Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 12 de marzo de 2013

Vladimir Nabokov por él mismo



Su nombre completo era Vladímir Vladímirovich Nabókov, un escritor ruso nacionalizado estadounidense que nació en San Petersburgo un 22 de abril de 1899. Escribió sus primeras obras literarias en ruso, pero se hizo internacionalmente famoso como un maestro de la novela con su obra escrita en inglés, especialmente su novela "Lolita" (1955), un retrato de la sociedad estadounidense a través de la metáfora del viaje, en cuyo trama un hombre de mediana edad se enamora y sostiene una relación con una adolescente. Esta y sus otras novelas, especialmente "Pálido fuego" (1962) y, sobre todo, "Ada o el ardor" (1969), le proporcionaron un lugar entre los grandes novelistas del siglo XX. Los detractores de Nabókov le reprochan el ser un esteta y su excesiva atención al lenguaje y al detalle antes que al desarrollo del carácter de los personajes. Es conocido también por sus significativas contribuciones al estudio de las mariposas, en la fotografía que acompaña el texto lo podemos ver en plena faena entomológica. En la década de 1940 estuvo a cargo de la colección de mariposas de la Universidad de Harvard, y el género Nabokovia recibió este nombre en su honor. No es tampoco desdeñable su afición por la creación de problemas de ajedrez. Murió en la ciudad suiza de Montreux el 2 de julio de 1977.
 
Algunas citas suyas:

 "El romper de una ola no puede explicar todo el mar."

"Pienso como un genio, escribo como un autor distinguido, hablo como un niño"
 
"Sólo existe una escuela de literatura, la del talento."

"La curiosidad es insubordinación en su más pura forma."

"Las cosas que aborrezco son sencillas: la estupidez, la opresión, la guerra, el crimen, la crueldad. Mis placeres son escribir y cazar mariposas."

"Un cambio de ambiente es la falacia tradicional en la que confían los amores -y los pulmones- condenados."

"Un sentimental puede ser una perfecta bestia en sus ratos libres. Una persona sensible no será nunca cruel."

"Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta." De su obra "Lolita"

"Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita." - De su obra "Lolita"

"No pienso en lenguajes, sino en imágenes."

"El político sentimental puede acordarse del día de la madre y aniquilar implacablemente a un rival. A Stalin le encantaban los niños. Lenin lloraba en la ópera, sobre todo en La Traviata. Todo un siglo de autores cantaron la vida sencilla de los pobres. Por autores sentimentales nos referimos a la exageración no artística de emociones corrientes, que pretende provocar automáticamente la compasión tradicional en el lector."

"Un racimo de estrellas brillaba plácidamente sobre nosotros, entre siluetas de largas hojas delgadas; ese cielo vibrante parecía tan desnudo como ella bajo su vestido liviano." De su obra "Lolita"

"La existencia es una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra sin terminar."

"(...)Trato de imaginársela; todo lo que pudo visualizar fueron visiones fugaces de rasgos sin relación entre sí: el contorno suave de sus pómulos en el sol, la ambarina oscuridad de sus ojos vivos, sus labios en forma de sonrisa amistosa que siempre estaban prontos a cambiarse en un beso ardiente." De su cuento "La primavera en Fialta"

"¡Qué delicioso alborozo sentía correr por mis venas, cuan agradablemente todo mi ser respondía a las vibraciones y efluvios de aquel día gris saturado de una esencia primaveral, que en sí parecía lenta en percibirse!" De su cuento "La primavera en Fialta"

"La vida es una gran sorpresa, la muerte es aún más grande."

"La vida es un gran amanecer. No veo por qué la muerte no debe serlo aún mayor."

"Nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad"

"Sus ojos fijos en la parte inferior de mi cara como si me leyese los labios, y después de un momento de reflexión (su comprensión amatoria era incomparable) dio la vuelta rápidamente y cimbreándose sobre sus esbeltas caderas, me condujo por el pasillo alfombrado de azul." De su cuento "La primavera en Fialta"


Esta entrada está tomada de la página del escritor José Manuel Pérez Padilla, que os recomiendo sin reservas que visitéis. Os dejo el enlace: http://www.facebook.com/PerezPadilla.Novelas?ref=ts&fref=ts

No hay comentarios:

Publicar un comentario