Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

sábado, 17 de marzo de 2018

Michael Jordan, un ejemplo de superación



Mucho antes de que fuera considerado el mejor jugador de baloncesto del mundo, de sus seis anillos de campeón de la NBA con los Chicago Bulls y ese abrumador promedio de más de 30 puntos por partido, Michael Jordan fue un niño más, un chaval que no hacía presagiar el enorme talento que mostraría con los años. De hecho, en su juventud fue apartado de su equipo de baloncesto escolar por su "falta de habilidad" y a que, a pesar de sus por entonces 180 centímetros, no estaba en la forma necesaria para dar la talla en ese equipo y formar parte de él. 

Puede que esto hubiera acabado con las ilusiones de cualquiera, pero Jordan apeló a su yo interior, se fijó unas metas y se decidió a poner todos los medios para conseguirlas. Mientras se mantenía firme en sus estudios comenzó a entrenar más de diez horas diarias en solitario intentando fortalecer sus puntos débiles y a perfeccionar aun más sus habilidades. Cuando el éxito empezó a sonreirle le gustaba recordar aquellos tiempos:

"He fallado más de nueve mil tiros en mi carrera. He perdido casi trescientos partidos. En veintiséis ocasiones se me ha confiado el balón para lanzar el tiro que ganaba el partido, y fallé. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Por eso tengo éxito. Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda"

Sin duda unas palabras realmente inspiradoras para todos aquellos que quieren llegar arriba, que nos hablan de que la mayoría de las veces los dioses del deporte no nacen sino que se hacen, unas palabras que hoy dedicamos a Rafael Millán, nuestro número 25 que sé positivamente que nos dará muchas alegrías en el mundo del baloncesto. ¡A entrenar se ha dicho campeón!

Y ahora un vídeo de Jordan que se que es un jugador que te encanta: 




Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/812196114018228374/
https://www.pinterest.es/pin/445926800587451946/

2 comentarios:

  1. ¡El más grande de todos! No me canso jamás de ver todas esas jugadas.
    Y me acuerdo de ver en vivo y no perderme ni un segundo los playoff de los noventa (aquellos contra Utah, contra Indiana...). Por un lado quería que alguien lo venciera a Jordan, poder decir "bueno, nada es imposible" pero él seguía ganando e igualmente me ponía contento por eso de la superación "¿hasta dónde va a llegar?"

    Me gusta muchísimo el basquet, hoy mi San Lorenzo anda muy bien (va por el tricampeonato de la Liga argentina) y ha ido de gira por España y ganado al Barça y al Real Madrid -ya había perdido con los Rockets-

    Más allá de mi equipo algunos de los que salieron de acá se que andan bien por tus tierras, Campazzo como abanderado. Cada tanto veo partidos de la ACB, uds tienen un muy buen basquet, no tan espectacular como la NBA, pero me encanta.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa siempre gustó el baloncesto, pero ahora con mi hijo mayor practicándolo es un no parar. Vivimos de canasta en canasta (y no de vino). ¡Un saludo Frodo!

      Eliminar