Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 20 de febrero de 2017

Fragmentos de "El guardián entre el centeno" (1951 - J. D. Salinger)




"¿Sabes lo que de verdad me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (...) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en el. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura."


"―Me da la sensación de que avanzas hacia un fin terrible. Pero, sinceramente, no sé qué clase de... ¿Me escuchas?
―Sí.
 Se le notaba que estaba tratando de concentrarse. 
―Puede que a los treinta años te encuentres un día sentado en un bar odiando a todos los que entran y tengan aspecto de haber jugado al fútbol en la universidad. O puede que llegues a adquirir la cultura suficiente como para aborrecer a los que dicen “Ves a verla”. O puede que acabes de oficinista tirándole grapas a la secretaria más cercana. No lo sé. Pero entiendes adónde voy a parar, ¿verdad? [...]
―Está bien. Puede que no me exprese de forma memorable en este momento. Dentro de un par de días te escribiré una carta y lo entenderás todo, pero ahora escúchame de todos modos –me dijo. Volvió a concentrarse. Luego continuó–. Esta caída que te anuncio es de un tipo muy especial, terrible. Es de aquellas en que el que cae no se le permite llegar nunca al fondo. Sigue cayendo y cayendo indefinidamente. Es la clase de caída que acecha a los hombres que en algún momento de su vida han buscado en su entorno algo que éste no podía proporcionarles, o al menos así lo creyeron ellos. En todo caso dejaron de buscar. De hecho, abandonaron la búsqueda antes de iniciarla siquiera. ¿Me sigues? 
―Sí, señor. 
―¿Estás seguro?
―Sí. 
Se levantó y se sirvió otra copa. Luego volvió a sentarse. Nos pasamos un buen rato en silencio. 
―No quiero asustarte –continuó–, pero te imagino con toda facilidad muriendo noblemente de un modo o de otro por una causa totalmente inane. 
Me miró de una forma muy rara y dijo:
―Si escribo una cosa, ¿la leerás con atención?
―Claro que sí –le dije. Y así lo hice. Aún tengo el papel que me dio. Se acercó a un escritorio que había al otro lado de la habitación y, sin sentarse, escribió algo en una hoja de papel. Volvió con ella en la mano y se instaló a mi lado. 
―Por raro que te parezca, esto no lo ha escrito un poeta. Lo dijo un psicoanalista que se llamaba Wilhelm Stekel. Esto es lo que... ¿Me sigues?
―Sí, claro que sí. 
―Esto es lo que dijo: “Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspirar a vivir humildemente por ella”.


El esquivo Salinger tuvo con "El guardián entre el centeno" (The Catcher in the Rye) -1951- un éxito tan sonoro (lleva vendidos alrededor de 60 millones de ejemplares en todo el mundo y aún se venden 250.000 más cada año) que terminó por alejar a su autor de todo y de todos. "El guardián entre el centeno" nos cuenta la historia de Holden Caufield, un chico de 16 años, al que no se le dan nada bien los estudios y al que lo expulsan sistemáticamente de cada Instituto al que va, algo que ha vuelto a ocurrir y será el detonante de la historia. Su lenguaje provocador, la forma de tratar sin tapujos la sexualidad y el pensamiento adolescente sobre asuntos de lo más diversos, hizo de esta obra un libro ideal para que los jóvenes se inicien en la lectura, a pesar de ese aura de malditismo que la ha rodeado desde hace tiempo.


Las imagenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/199073246000162549/
https://es.pinterest.com/pin/516999232196088103/

1 comentario:

  1. Me debo desde hace mucho la lectura de este libro.
    Ese aura de malditismo que mencionás tuvo su ápice con Mark Chapman

    Abrazo!

    ResponderEliminar