miércoles, 19 de septiembre de 2018

Risa en la oscuridad - Vladimir Nabokov



"Sin más techo que un cielo profundamente azul, Margot se hallaba tumbada con los brazos y piernas extendidos sobre la arena de color platino; con el rico tono melado de sus miembros y el fino cinturón de goma blanca que daba vida al negro de su traje de baño, componía la imagen perfecta para un cartel de reclamo turístico. Tendido junto a ella, Albinus tenía apoyada la mejilla en el suelo y contemplaba con un placer inextinguible el brillo oleoso de sus cerrados párpados y sus labios recién maquillados. Su pelo oscuro y húmedo aparecía echado hacia atrás, despejando la redondeada frente y en sus orejitas resplandecían granitos de arena."

Por supuesto los de arriba no son Margot y Alibinus, los protagonistas de este maravilloso fragmento del libro de Vladimir Nabokov titulado "Risa en la oscuridad" (1932). Son los inconfundibles Burt Lancaster y Deborah Kerr segundos después de darse aquel tórrido beso bañado por las olas en "De aqui a la eternidad". Ella no es morena, ni el reposa con la mejilla en el suelo, pero el texto me recordó la imagen y servirá seguro para despedir un verano que ya está dando sus últimos coletazos. Yo seguiré buscando granitos de arena en el pelo de mi lady, aún a sabiendas de que ya no habrá ninguno.

La imagen está tomada de la siguiente página:
https://www.pinterest.es/pin/343540277799031454/