Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 9 de junio de 2013

Aproximación a la historia de la bossa nova. Los orígenes

Tom Jobim, Pixinguinha, João da Baiana y Chico Buarque

En el origen fue el samba, un baile que se desarrolló a inicios del siglo XX en Río de Janeiro, São Paulo y Bahia, de movimiento rápido, ritmo sincopado y evidentes  raíces africanas, una danza que representaba el legado cultural de los negros llevados al país como esclavos. Su nombre, parece ser, viene de la coreografía de dicha danza, que incluía la frotación de los ombligos (semba significa ombligo en idioma bantú). Con las primeras manifestaciones a favor de la preservación de una cultura en vías de desintegración, en la primera década del siglo XX empezaron a aparecer los compositores, y las canciones –hasta entonces mero acompañamiento de la danza– se transformaron en obras de autor, dejando las letras de ser improvisadas.

Como expresión cultural de las clases populares que era, el samba no fue aceptado en sus inicios como parte de la cultura oficial, llegando a suceder en ocasiones incluso que la policía confiscara las guitarras de los sambistas. Pero el auge de los carnavales –que no tendrían sentido sin el samba– y la consagración a nivel popular de algunos músicos, como Pixinguinha, cambió las cosas. He aquí uno de los pocos documentos audiovisuales que hay disponibles sobre Pixinguinha, interpretando al saxofón (puede que sea en la década de los 40) su famoso tema Carinhoso, luego grabado por los mejores y más carismáticos intérpretes de bossa nova.


Con el auge de compositores y músicos, nació el samba-canção, más pausado y sentimental que el samba de carnaval, y el samba-exaltação, con temas que abordan la cultura propia del país más allá de su adscripción a un folclore específico. A partir de aquí, y en unos momentos en que se produjeron cambios políticos de gran calado en Brasil, la propia evolución del samba daría lugar a la bossa nova. Entre estos compositores juegan un papel destacado Ary Barroso y Dorival Caymmi. El primero es autor de sambas de elaboradas armonías como Na baixa do sapateiro (1938, conocida también como Bahia, tema que versionaría poco después nada menos que John Coltrane) y Aquarela do Brasil (1939). El segundo compuso algunos de los más hermosos sambas, como Samba da minha terra (1940). El samba se convertía, así, en un género popular cada día más aceptado. Como dice la letra de Samba da minha terra, “Quem não gosta de samba / bom sujeito não é / é ruim da cabeça / ou é doente do pé” (Quien no gusta del samba / no es buena persona / o está mal de la cabeza / o enfermo de los pies).
Vamos con algunos temas de estos dos sensacionales compositores. Los dos primeros vídeos recogen una versión de Aquarela do Brasil a cargo de Gal Costa y Na baixa do sapateiro, interpretada nada menos que por Elis Regina.



Los dos siguen corresponden a sendos temas de Caymmi: en el primero vemos a  Gal Costa en Saudade da Bahia; en el segundo son Alcione y Terra Samba quienes interpretan Samba da minha terra.




En la década de 1950 Brasil, tras haber roto relaciones diplomáticas con Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, conoció una forma de gobernar distinta con una nueva constitución de marcado carácter progresista que dejaba libertad de actuación a los sindicatos y toleraba la presencia en la escena política del Partido Comunista. No obstante, con el socialdemócrata Juscelino Kubitschek al frente el país conoció una fuerte inflación y una crítica situación financiera a causa de su política de grandes inversiones, como las que supuso la creación de la nueva capital: Brasilia. Le sucedió el laborista João Goulart después de una crisis político-militar, pero en 1964 sería destituido por un golpe de estado auspiciado por la oligarquía conservadora.
En estos años de mediados de los 50, en los que hubo una mayor libertad, irrumpió la bossa nova –“ritmo nuevo” –, una manera distinta de hacer música mucho más libre, alejada de los cánones imperantes, mezcla de mestizaje cultural, representativa de la diversidad del país, que entre sus innovaciones propagaba la práctica de acordes disonantes y armonías modulantes, interpretaciones intimistas a partir de un instrumental simple y un lirismo coloquial. Con raíces en el samba tradicional, y especialmente en el samba-canção, la bossa es un género más elaborado, desarrollado por músicos con base jazzística y erudita. Fue en un principio la música de la clase media.
Continuará...












Isadora Duncan



"Danzar es sentir. Sentir es sufrir. Sufrir es amar. Usted ama, sufre y siente. ¡Usted danza!"

(Isadora Duncan)

Imagen: Edward Steichen.- Isadora Duncan en el Partenón

Elías Querejeta




"Yo no sé nada de producción, jamás me acerqué a otros productores,pero sí soy un cineasta en cuanto a que aporto una forma de pensar,de entender el cine y este trabajo concreto."

              
ELIAS QUEREJETA ( 27 de octubre de 1934 -  9 de junio de 2013)







Elías Querejeta Gárate fue un productor de cine español. Ha trabajado también como guionista y documentalista. En su juventud fue futbolista de la Real Sociedad y jugó en la Primera división española. Padre de la actriz y directora de cine Gracia Querejeta.

En su juventud fue un futbolista de élite, aunque compaginó esta actividad con estudios de química y derecho. Jugó como delantero en la Real Sociedad de Fútbol durante 6 temporadas entre 1952 y 1958. Debutó muy joven; el 5 de abril de 1953 con solo 18 años de edad jugó su primer partido en la Primera división española. Su carrera como futbolista fue bastante irregular ya que en 6 años disputó sólo 41 partidos con la Real y marcó 6 goles; 39 de los partidos y 5 de los goles fueron en la Primera división española. De su carrera futbolística es recordado principalmente un gran gol que marcó el 9 de octubre de 1955 en el Estadio de Atocha al Real Madrid de Di Stéfano. Ese gol valió la victoria a la Real. En 1958 decidió dejar el mundo del fútbol prematuramente, con solo 23 años de edad y se marchó de su Guipúzcoa natal a Madrid para dedicarse profesionalmente al cine, su gran pasión.

Desde 1963, año en que crea su propia productora, produjo más de cincuenta películas, de las que una buena parte contribuyeron a la renovación de los temas y las formas del cine español del tardofranquismo y la transición. Continuó su labor produciendo películas de Fernando León de Aranoa (Familia y Barrio) y de su hija, Gracia Querejeta (Una estación de paso, El viaje de Robert Rylands y Cuando vuelvas a mi lado).

Pero sin duda, su más importante contribución al cine radica en las producciones que hizo para filmes de Carlos Saura, Víctor Erice, Manuel Gutiérrez Aragón o Julio Médem. Con respecto al primero, creó, junto con el director aragonés, un cine que analizaba con rigor intelectual la sociedad española del franquismo, todavía no recuperada de las heridas producidas por una situación moral represora. Con un estilo críptico, estas películas denunciaban la situación política y social consiguiendo burlar los mecanismos de censura de la época. Así figuran como hitos del cine de Saura y Querejeta La caza (1965), que obtuvo el premio al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine de Berlín; Peppermint frappé (1967), premiada con el Oso de Plata en dicho festival; Stress es tres, tres (1968), junto con La madriguera (1969) y El jardín de las delicias (1970), hacían un repaso de los problemas de pareja en la época.

Ana y los lobos (1972), La prima Angélica (1973) y Cría cuervos (1975), estas dos últimas galardonadas con el Premio del Jurado en el Festival de Cannes, podrían considerarse una disección de la familia en la España del tardofranquismo. Elisa, vida mía (1977), quizá la película más ambiciosa en su incisiva reflexión sobre los límites de la enunciación de la voz narradora en el cine. Con Los ojos vendados (1978), Mamá cumple cien años (1979), Deprisa, deprisa (1980), Oso de Oro en el Festival de Berlín y Dulces horas (1981) finalizaría su colaboración con Saura.

También produjo una de las obras maestras del cine español, la obra de Víctor Erice, El espíritu de la colmena, película que fue premiada en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 1973 con la Concha de Oro a la Mejor Película.

En enero de 2007 produce Noticias de una guerra, en la que se seleccionaron imágenes de archivos españoles y extranjeros para contar la historia de la Guerra Civil Española.

Entre sus premios destaca la medalla de oro de la Academia de Ciencias Cinematográficas española, que recibió en 1998.

El 9 de junio de 2013 fallece en Madrid.

(Fuente: Wikipedia)




EL ESPIRITU DE LA COLMENA
  es una película española dirigida por Víctor Erice y producida por Elías Querejeta.La película está ambientada en tierras castellanas nada más terminada la Guerra Civil. Rodada en el pueblo segoviano de Hoyuelos, donde se proyecta la película El doctor Frankenstein.


  Elías Querejeta y El espíritu de la colmena






CRIA CUERVOS
es una película española de 1975 escrita y dirigida por Carlos Saura,producida por Elías Querejeta. El título alude al refrán «Cría cuervos y te sacarán los ojos».




                                  Elías Querejeta - Carlos Saura - Esquivando la censura

Jean Jacques Rousseau y las mujeres

 
 
En cierta ocasión una señorita se dirigió al filósofo y escritor Jean Jacques Rousseau (1712-1778) que le preguntó:

- ¿Qué cualidades me son necesarias para hacer feliz a un hombre?

Rousseau tomó una hoja de papel y escribió en ella:
Belleza..........0
Laboriosidad..0
Educación......0
Bondad...........1

La muchacha quedó muy sorprendida con la nota y Rousseau, el autor de "El Contrato Social" pasó a explicársela:

- Cuando se posee bondad, su valor es igual a 1 para el hombre. Las demás cualidades de la mujer se le agregan como ceros al uno y de esta manera la mujer aumenta su valor hasta 10, 100, 1000 etc. Por tanto, si se carece del 1, de la bondad, las otras cualidades no son sino ceros sin valor. No es una formula extraña en alguien que defendía que "El hombre es bueno por naturaleza"