Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

sábado, 10 de noviembre de 2012

Richard Burton



“Un actor es algo menos que un hombre, mientras que una actriz es algo más que una mujer”.
       

RICHARD BURTON (10 de noviembre de 1925 -  5 de agosto de 1984)




Richard Walter Jenkins Jr. nació el 10 de noviembre de 1925 en Pontrhydfen, Gales (Gran Bretaña). Su padre era un minero que tuvo que trabajar duro para sustentar a su extensa descendencia, nada más y nada menos que trece hijos, siendo Richard el penúltimo de la prole.

Desde niño su principal afición era la lectura, devoraba libros y libros y resultaba bastante aplicado en el colegio.

En el instituto conoció a una persona muy importante en su vida, el profesor Phillip Burton, quien le introdujo en el mundo de la interpretación y de quien tomó prestado su apellido artístico.

Tras ganar una beca, Richard acudió a la Universidad de Oxford y poco después ya se subió a un escenario para interpretar obras de William Shakespeare.

Con su estupenda actuación de la función de Christopher Fry "The lady's not for burning" llamó la atención de los productores cinematográficos británicos, quienes se fijaran en su presencia para hacerle debutar en el cine en 1949 con la película "The last days of Dolwyn", un drama dirigido e interpretado por Emlyn Williams.

Tres años después comenzó su carrera en Hollywood con "Mi prima Rachel" (1952), film que le proporcionó una nominación al Oscar como mejor secundario, premio que se llevó Anthony Quinn por "Viva Zapata".
   
Las películas más importantes de Burton en los años 50 fueron "La túnica sagrada" (1953) de Henry Koster, "Las ratas del desierto" (1953) de Robert Wise, "Alejandro Magno" (1956) de Robert Rossen y "Mirando hacia atrás con ira" (1958), un drama británico dirigido por Tony Richardson que estaba co-protagonizado por Claire Bloom.

Por su actuación en "La túnica sagrada" recibió otra nominación al Oscar (premio que no conseguiría nunca), esta vez al mejor actor principal. El ganador fue William Holden por "Traidor en el infierno".

   
La década de los 60 supuso su afianzamiento como estrella de Hollywood, especialmente tras su asociación sentimental y profesional con Elizabeth Taylor, de quien se enamoró perdidamente mientras ambos rodaban "Cleopatra" (1963), el agitado biopic filmado por Joseph L. Mankiewicz.

Unos años antes había regresado con éxito al teatro, especialmente con su protagonismo en la producción musical "Camelot".

Richard abandonó en el año 1963 a su esposa Sybil Williams, con quien se había casado en 1948, para vivir una intensa relación con Liz Taylor, contrayendo la pareja su primer matrimonio en 1964.

Diez años después se divorciaron y se volvieron a casar en 1975, aunque el segundo enlace no duró ni un año (con constantes discusiones y problemas con el alcohol), separándose de nuevo en agosto de 1976.

Juntos aparecieron en la pantalla en diez ocasiones: "Cleopatra" (1963), "Hotel internacional" (1963) de Anthony Asquit, "Castillos de arena" (1965) de Vincente Minnelli, "¿Quién teme a Virginia Woolf?" (1966) de Mike Nichols, "La mujer indomable" (1967) de Franco Zeffirelli, "The Comedians" (1967) de Peter Glenville, "La mujer maldita" (1968) de Joseph Losey, "Doctor Fausto" (1968) de Neville Coghill y el propio Burton, "Pacto con el diablo" (1972) de Peter Ustinov y "Bajo el bosque lácteo" (1973) de Andrew Sinclair. Además, co-protagonizaron el telefilm dirigido por Waris Hussein "Divorce his- Divorce hers" (1973).

Sin su esposa como compañera, Richard Burton brilló en excelentes películas como "La noche de la iguana" (1964) de John Huston, Zulú (1964) de Cy Endfield, "Becket" (1964) de Peter Glenville , "El espía que surgió del frío" (1965) de Martin Ritt o "Ana de los mil días" (1969) de Charles Jarrott.

En los años 60 fue nominado en cuatro ocasiones más al Oscar, por Becket (ganó Rex Harrison por "My fair lady"), "El espía que surgió del frío" (logró la estatuilla Lee Marvin por "La ingenua explosiva"), "¿Quién teme a Virginia Woolf?" (el que se llevó la estatuilla fue Paul Scofield por "Un hombre para la eternidad") y "Ana de los mil días" (consiguiendo el Oscar John Wayne por "Valor de ley").
   

Richard continuó trabajando en producciones generalmente de poco valor artístico a lo largo de los años 70 y 80, logrando su última nominación por "Equus" (1977), un film dirigido por Sidney Lumet.

La Academia de Hollywood no recompensó su trabajo y el Oscar se lo llevó Richard Dreyfuss por "La chica del adios".

Sus últimas películas fueron títulos como "El exorcista 2: El hereje" (1977) de John Boorman o "1984" (1984), película realizada por Michael Radford y co-protagonizada por John Hurt.

En cuanto a su vida sentimental, Richard se casó en dos ocasiones más tras su fracasado segundo intento con Liz Taylor. La primera con la actriz Susan Hunt (1976-1982) y la última con la productora de televisión Sally Hay, con quien estuvo casado desde 1983 hasta el día de su muerte, acontecida a causa de un derrame cerebral en la ciudad suiza de Ginebra el 5 de agosto de 1984. Tenía 58 años.
(Fuente:www.alohacriticon.com/elcriticon/article269.html )




                      MUERTE EN ROMA (1973),de  George P. Cosmatos.

Versión cinematográfica de los acontecimientos reales que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial cuando, en plena guerra civil italiana, el oficial nazi Erich Priebke asesinó a 335 civiles italianos como venganza por la muerte de un grupo de 33 soldados alemanes por un grupo de partisanos comunistas. El hecho, conocido como “La masacre de las Ardenas”, conmocionó al pueblo italiano siendo uno de los crímenes más terribles de la contienda. El filme fue prohibido en España y no pudo verse hasta 1976.

Protagoniza Richard Burton, en una etapa de su vida bastante azarosa en la que vivía continuos romances y escándalos varios con su esposa Elizabeth Taylor, y donde profesionalmente andaba perdido en Europa con otras películas bélicas como La quinta ofensiva (que rodó en Yugoslavia) y Cerco roto, que se filmó en Alemania.

Gran Torino (Clint Eastwood, 2009).- Fragmentos del guion




“ ¿Quieres saber que se siente al matar un hombre? Pues algo horrible, maldita sea. Lo único peor es que te den una medalla de valor para matar a un pobre crío que lo único que quería era rendirse. Sí, un amarillo joven y asustado como tú. Le disparé en toda la cara con esa arma que tenías en las manos hace un segundo. No hay un solo día que no lo recuerde y no querrás vivir con eso. Yo ya me he manchado las manos de sangre, las tengo sucias, por eso voy a ir solo esta noche.”


"Y quiero dejar mi casa a la Iglesia porque a Dorothy le hubiera gustado".
- Y llegamos al último punto. Y una vez más, disculpen el lenguaje del testamento del señor Kowalski, simplemente leo lo que él ha dejado escrito:
"Y me gustaría dejar mi Gran Torino de 1972 a alguien muy especial, Tao, siempre que no le arranques el techo como uno de esos chicanos, ni le pintes ridículas llamas como un blanco paleto, ni le pongas un enorme alerón de marica atrás como hacen todos los rollitos de primavera, es horrible. Si puedes evitar hacer todo eso, es tuyo".





“- Es Tao.
- ¿Qué?
- No es Atontao, es Tao. Me llamo Tao.
- Si, bueno. La has cagado con esa chica que estaba ahí. No es que me importe una mierda un atontao como tú.
- No sabe lo que está diciendo.
- Te equivocas, pato laqueado. Sé perfectamente lo que estoy diciendo. Puede que no sea la persona más agradable del mundo, pero me casé con la mejor mujer que ha pisado la faz de la tierra. Y me esforcé, es lo mejor que me ha pasado con diferencia. Pero tú vas y dejas que Bruce Lee, Fu Man Chu y Jackie Chan se larguen con como se llame. Le gustas, cosa que no entiendo, la verdad.
- ¿A quién?
- ¡A Yogurt! La chica que llevaba una camiseta morada. No ha dejado de mirarte, estúpido.
- ¿Se refiere a Youa?
- Sí, a Yogurt, es simpática, una chica encantadora, he hablado con ella. Si, y tu dejas que se largue con los tres tontos muy tontos. Y ¿sabes por qué? Por qué no eres más que un marica.”


“- Hola, me llamo Walt
- Hola Walt, yo soy Youa.
- Yogurt, un placer.
- No... Youa.
- Ah, Youa.. vale, vale.
- Bueno, ¿a qué se dedica?
- Arreglo cosas y poco más.
- ¿Como qué?
- Bueno, acabo de arreglar esa secadora de ahí, le arreglé el fregadero a la amiga de mi mujer y llevé a la tia Mary al médico a por unas recetas...y arreglado. Y hasta arreglé una puerta antes de que se rompiera.
- Jaja, es gracioso.
- Me han llamado de todo, pero gracioso nunca.
- Bueno, me voy, que se divierta.
- Vale, Yogurt, un placer.”

Miriam Makeba




“Me volví voz e imagen de África sin ser consciente del significado.No soy activista,canto sobre verdades”


MIRIAM MAKEBA  (4 de marzo de 1932 - 10 de noviembre de 2008)




Zensile Miriam Makeba (Johannesburgo, 1932 - Castel Volturno, Italia, 2008) Cantante sudafricana. Con su voz cálida y agresiva se consolidó a nivel internacional gracias a un repertorio compuesto tanto por cantos populares africanos y afroamericanos como por canción ligera. Conocida como Mamá África, fue además una destacada activista antiapartheid condenada al exilio durante más de tres décadas.

Hija de un sangoma o chamán de la tribu xhosa, Miriam Makeba pasó su infancia en Pretoria y comenzó a cantar en Sophiatown, un suburbio de Johannesburgo famoso por ser un vibrante centro multicultural antes de que el gobierno del apartheid obligara a sus residentes negros a abandonar la zona bajo los términos de la Ley de Áreas de Grupos. Grabó su primer single, Lakutshona Llange, en el año 1953, como vocalista del grupo Manhattan Brothers, donde conocería al trompetista Hugh Masekela, quien más tarde se convertiría en su primer marido. En 1958 fundó su propia banda, The Skylarks, una formación íntegramente femenina que mezclaba jazz con música tradicional sudafricana.


La gran oportunidad le llegó en 1959 cuando, junto a los Manhattan Brothers, protagonizó el musical King Kong. En una de sus actuaciones llamó la atención del cineasta estadounidense Lionel Rogosin, quien la incluyó en el controvertido documental Come Back, Africa, un alegato antiapartheid que causó conmoción ese mismo año en el Festival Internacional de Cine de Venecia y que dio a la cantante renombre internacional.

Tras el éxito del filme, Makeba fue invitada a dar conciertos en Europa y Estados Unidos, donde el cantante y activista social afroamericano Harry Belafonte le pidió que lo acompañara en una serie de actuaciones en el Carnegie Hall de Nueva York. Cuando intentó regresar a su país para asistir al funeral de su madre, descubrió que le habían revocado el pasaporte. Comenzaba así un largo exilio (Venecia, Londres, Estados Unidos, Guinea-Conakry) que duraría más de tres décadas. Su aparición ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1963 denunciando la política del apartheid suscitó aún más las iras del gobierno sudafricano, que respondió prohibiendo sus grabaciones.

Entretanto, la carrera artística de Makeba progresaba en Estados Unidos al mismo ritmo que su popularidad, a tal punto que incluso llegó a cantar en la fiesta de cumpleaños de John Fitzgerald Kennedy (1962) y su corte de pelo dio origen al afro look, que adoptaron los afroamericanos. Su relación con Harry Belafonte fructificaría en un doble álbum, An evening with Belafonte/Makeba (1965), que abordaba la apremiante situación política de los sudafricanos negros bajo la segregación racial, y por el que obtuvieron el premio Grammy a la mejor grabación de folk en 1966. Unos años después se reencontrarían en un nuevo álbum, Miriam Makeba and Harry Belafonte (1972).

Pero el mayor éxito de Makeba en esos años fue, sin duda, Pata Pata. El tema, compuesto por la vocalista en 1957 cuando aún se hallaba en Sudáfrica, apareció en 1967, y se convirtió en la primera canción africana en alcanzar los primeros lugares de los rankings musicales. De estos años son también The Click Song y Malaika, títulos imprescindibles de su discografía.

La vida de la artista daría un nuevo vuelco a finales de los años sesenta. En 1969 contrajo matrimonio con el activista pro derechos civiles Stokely Carmichael, líder de la organización radical afroamericana Panteras Negras que había acuñado el concepto de Black Power. Bajo su influencia, la lucha de Miriam Makeba por la emancipación de los negros se intensificó y sus canciones pasaron a tener un mayor contenido político. Eso puso a Makeba en la lista negra. Las autoridades estadounidenses obligaron a la discográfica RCA a rescindirle el contrato, y sus conciertos fueron cancelados.

El matrimonio decidió entonces emigrar a Guinea-Conakry, donde Carmichael, que había adoptado el nombre de Kwame Ture, llegaría a ejercer de ayudante del primer ministro Ahmed Sekou Touré, mientras Makeba continuaba con sus recitales por el mundo. En 1975, la cantante trabajó durante un año como delegada de Guinea en las Naciones Unidas. De la unión con Carmichael, que acabaría en divorcio, nació su única hija, fallecida en un accidente en 1985.

La carrera de Miriam Makeba no se detuvo en las décadas siguientes, si bien pareció estancarse. Aunque siguió grabando (The Many Voices of Miriam Makeba, 1962; Miriam Makeba Live in Africa, 1967; The Word of Miriam Makeba, 1968; A Promise, 1975), sólo experimentó un nuevo repunte a finales de los años ochenta, cuando participó en la exitosa gira Graceland, con Paul Simon y el grupo Lady Smith Black Mambazo. Graceland (una fusión de los ritmos de la música negra con la occidental, editada en formato disco en 1986) vendió más de 15 millones de ejemplares y ganó varios Grammy, entre ellos el de Álbum del Año en 1987. La gira se prolongaría durante dos años (1987-1988).

En 1988 se levantó en Sudáfrica la prohibición que pesaba sobre sus discos. Esto dio a Makeba la oportunidad de grabar, tras muchos años de silencio, un disco con canciones de su tierra, Sangoma, con el que en junio de ese mismo año participó en el macroconcierto Mandela: 70th Birthay Tribute en el estadio londinense de Wembley, un reivindicativo homenaje al líder sudafricano encarcelado desde hacía más de dos décadas. Dos años después, en febrero de 1990, el nuevo régimen de Pretoria liberó a Mandela. En diciembre de ese mismo año Mamá África pisaba de nuevo suelo sudafricano.

En abril de 1991, después de más de tres décadas de exilio, Makeba ofreció su primer recital en su país natal. Al año siguiente protagonizó el musical Sarafina, y en 1994 se unió a su primer marido, el trompetista Hugh Masekela, en la denominada Gira de la Esperanza. Más adelante fundó una organización para recaudar fondos para la protección de las mujeres sudafricanas, y en 1997 el Madison Square Garden de Nueva York volvió a recibirla en un nuevo concierto con su amigo Harry Belafonte. En 2000 se editó Homeland, su primer disco de estudio en diez años, que fue nominado al Grammy.

En 1998 Makeba publicó una primera autobiografía, Makeba: My Story, en la que daba cuenta de su experiencia en Estados Unidos. La segunda, Makeba: The Miriam Makeba Story, coescrita con Nomsa Mwamuka, apareció en 2004. En la presentación, Makeba contaba que a los treinta y tres años le diagnosticaron un cáncer cervical, que logró vencer. Esta luchadora incansable que, en palabras de su segundo esposo, Kwame Ture, “cantó en Nairobi con motivo de la independencia de Kenya, en Luanda con la independencia angoleña, en la inauguración de la Organización de la Unión Africana en Addis Abeba, para Samora Machel en Mozambique y en el Vaticano”, fue recibida por líderes mundiales como John F. Kennedy, Fidel Castro, Hailé Selassie de Etiopía y François Mitterrand.

A lo largo de su carrera recibió numerosos galardones, muchos de ellos por su contribución a la defensa de los derechos humanos. Entre ellos destacan el Premio de la paz Dag Hammerskjold (1986), el premio Polar de música (2002) y el premio por la Paz de la Asociación para las Naciones Unidas en España (2007). Poseía además la Orden francesa de las Artes y las Letras. El 10 de noviembre de 2008, poco después de participar en un concierto en favor del escritor Roberto Saviano, amenazado por la mafia, en Castel Volturno, en la Italia meridional, se sintió indispuesta y sufrió un paro cardíaco. Trasladada rápidamente a un hospital de Nápoles, su corazón dejó de latir definitivamente poco después. Sus restos fueron repatriados a la República de Sudáfrica, donde recibieron honores de estado. (Fuente:http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/makeba.htm)





"NKOSI SIKELEL' IAFRICA" ("Dios bendiga a África" en idioma xhosa) es un himno compuesto por Enoch Sontonga en 1897 en una escuela metodista de Johannesburgo. Desde 1994 forma parte del multilingüe Himno Nacional de la República Sudafricana.
Durante el apartheid fue considerado por muchos el himno no oficial de Sudáfrica, en representación del sufrimiento de los oprimidos. En 1994, el recién elegido presidente Nelson Mandela declaró que tanto "Nkosi Sikelel' iAfrika" como el anterior himno nacional, "Die Stem" ("La voz de Sudáfrica"), serían himnos oficiales, como símbolo de la tolerancia y coexistencia racial del nuevo régimen democrático. Finalmente, en 1996 se realizó una versión abreviada y combinada de ambos himnos como nuevo y oficial himno nacional, según la Constitución de Sudáfrica.
Con diferentes letras, la canción es también himno de Tanzania y Zambia, como lo fue anteriormente de Zimbabue y Namibia. Desde 1925 es el himno del Congreso Nacional Africano.


Ennio Morricone


"A genio, como a santo, sólo se llega después de muerto, después de resistir todos los estudios, todos los análisis... Nunca me ha gustado que me llamen así."


 ENNIO MORRICONE





Ennio Morricone (Roma, 10 de noviembre de 1928) es un compositor y director de orquesta italiano. Es mundialmente conocido por haber compuesto la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión. Sus composiciones han formado parte de más de 20 películas galardonadas como también piezas sinfónicas y corales. Destacan, entre otros, sus trabajos en películas del Spaghetti western de la mano de su amigo Sergio Leone, como Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965), El bueno, el feo y el malo (1966) o Hasta que llegó su hora (1968). No obstante, su obra se extiende a multitud de géneros de composición convirtiéndolo así en uno de los compositores más versátiles de la historia del cine y también de los más influyentes del siglo XX. Sus composiciones para Días del cielo, La misión o Cinema Paradiso son catalogadas como auténticas obras maestras.

Nacido en Roma, Morricone comenzó a tocar la trompeta cuando era niño y lo estudió en la Academia Nacional de Santa Cecilia a la edad de nueve años. Cuando contaba con doce, entró en un conservatorio inscribiéndose en un programa de armonía de cuatro años. Su diploma de trompeta lo recibió en 1946 y a partir de ese año comenzó a trabajar profesionalmente componiendo la música de Il Mattino ("La Mañana"). Pronto ganó popularidad debido a la composición de música de fondo para programas de radio y poco después daría el salto a la gran pantalla.

En la década de los 50 recibió el "Diploma en Instrumentación para Banda". También le fue otorgado por el también compositor Goffredo Petrassi un diploma en composición. En 1955, Morricone se dedicó a arreglar la música de otros compositores que ya estaban establecidos en el cine. Al poco tiempo, Sergio Leone, un amigo de la infancia de Morricone, lo requeriría para que fuese el compositor de las bandas sonoras de sus películas. Juntos crearon un punto de vista diferente del Western tradicional con la película Un puñado de dólares.

En los años 80 y 90, Morricone continuó componiendo para Leone, como en Érase una vez en América (1984). También compuso para otros directores como Roland Joffé en La misión (1986), Brian de Palma en Los intocables de Eliot Ness (1987) o Giuseppe Tornatore en Cinema Paradiso (1988). Otras composiciones más recientes de carácter notable son en las películas Malèna (2000), Campos de Esperanza (2005) o Baarìa (2009).

Morricone ha recibido dos premios Grammy, dos Globos de Oro, cinco BAFTA, siete David de Donatello, ocho Nastro d'argento y el Premio de Música Polar en 2010, considerado este último como el Nobel de la música. En 2007, recibió el Óscar honorífico "por sus magníficas y polifacéticas contribuciones en el arte de la música de cine", además de ser nominado al Óscar cinco veces en la categoría de Mejor banda sonora original. A lo largo de su carrera, Morricone ha vendido más de 70 millones de discos.(Fuente:Wikipedia)
 
 


 
LA MISION
es una película británica de 1986, dirigida por Roland Joffé, protagonizada por Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally y Aidan Quinn en los papeles principales, ganadora de varios premios cinematográficos internacionales. Para darle un hilo conductor al drama de una época toma como fuente de inspiración la intensa vida del sacerdote jesuita, misionero y escritor peruano Antonio Ruiz de Montoya (Lima, 1585 – Lima, 11 de abril de 1652), si bien desdobla su personalidad en dos personajes y sitúa el desarrollo en un tiempo posterior.La B.S.O.,ganadora de varios premios,fue compuesta por ENNIO MORRICONE.


Julio Cortázar.- Discurso del oso




Soy el oso de los caños de la casa, subo por los caños en las horas de silencio, los tubos de agua caliente, de la calefacción, del aire fresco, voy por los tubos de departamento en departamento y soy el oso que va por los caños.

Creo que me estiman porque mi pelo mantiene limpios los conductos, incesantemente corro por los tubos y nada me gusta más que pasar de piso en piso resbalando por los caños. A veces saco una pata por la canilla y la muchacha del tercero grita que se ha quemado, o gruño a la altura del horno del segundo y la cocinera Guillermina se queja de que el aire tira mal. De noche ando callado, y es cuando más ligero ando, me asomo al techo por la chimenea para ver si la luna baila arriba, y me dejo resbalar como el viento hasta las calderas del sótano. Y en verano nado de noche en la cisterna picoteada de estrellas, me lavo la cara primero con una mano, después con la otra, después con las dos juntas, y eso me produce una grandísima alegría.

Entonces resbalo por todos los caños de la casa, gruñendo contento, y los matrimonios se agitan en sus camas y deploran la instalación de las tuberías. Algunos encienden la luz y escriben un papelito para acordarse de protestar cuando vean al portero. Yo busco la canilla que siempre queda abierta en algún piso; por allí saco la nariz y miro la oscuridad de las habitaciones donde viven esos seres que no pueden andar por los caños, y les tengo algo de lástima al verlos tan torpes y grandes, al oír como roncan y sueñan en voz alta, y están tan solos. Cuando de mañana se lavan la cara, les acaricio las mejillas, les lamo la nariz y me voy, vagamente seguro de haber hecho bien.




Julio Cortázar (De Historias de Cronopios y Famas)