lunes, 10 de septiembre de 2018

Miguel Ángel: Sobre los detalles y la perfección



"La perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas" (Miguel Ángel)


En cierta ocasión un amigo del gran Miguel Ángel que llevaba tiempo sin pasar por el taller del artista, le hizo una visita y encontró al escultor contemplando una de sus famosas obras, aún inacabada. El amigo, que no encontró ningún avance sobre la obra desde la última vez que la vio, le dijo algo decepcionado:


- ¡Pero Miguel Ángel, no has avanzado nada!

El escultor pacientemente empezó a señalarle como había perfeccionado y pulido unos detalles de la mano, como había mejorado la sombra de determinados músculos para darle más sensación de vida o modificado alguna doblez del vestido para que la luz incidiera de forma diferente

Ante esta explicación, el amigo lo interrumpió y le dijo:

- Pero… eso son solo meros detalles, bagatelas.

- Ciertamente, son solo detalles, - le contestó Miguel Ángel mientras le miraba fijamente - pero la perfección se hace de detalles; y la perfección no es de ninguna manera una bagatela.

No es de extrañar que ante tal búsqueda de la perfección, una vez Miguel Ángel terminó su Moisés y viendo aquellas venas por las que sin duda debía correr la sangre, los cabellos de aquella barba que en modo alguno podrían ser de piedra y la vivacidad de aquel airado rostro, exclamara, tras golpear la rodilla de la obra: ¡Habla!

En la imagen de cabecera podemos ver un detalle del famoso Moisés, una obra maestra que bien pudiera ser -o también puede que no- la escultura sobre la que trabajaba Miguel Ángel en la anécdota anterior.


La imagen, de la que se ha ampliado un detalle, para el inicio de la entrada ha sido tomada de la siguiente página:
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/70/%27Moses%27_by_Michelangelo_JBU160.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario