viernes, 14 de septiembre de 2018

¿Era Harpo Marx mudo de verdad?



En la historia del cine pocos nos han hecho reír más que Harpo, el "mudo" de los Hermanos Marx, Siempre nos sorprendía con las cosas que era capaz de sacar de aquella mágica gabardina donde parecía que cupiera todo. Como olvidar su peluca naranja, sus gestos y señas adobados con bocinazos y silbidos ininteligibles para los demás pero clarísimos en su caótica expresión para su hermano Chico, que se convertía así en el mejor traductor del mundo. Siempre tentado por las damiselas a las que correteaba febrilmente, era además aficionado a cortar cualquier cosa con sus tijeras, o a eso que algunos llaman "legging", esa manía de hacerse sujetar la pierna para poner nervioso a cualquiera que se le cruzara por delante. Era capaz de tocar cualquier instrumento y en sus películas no faltaban sus numeritos de harpa (instrumento que le daba nombre artístico), y que ciertamente estaban siempre metidos con calzador en la trama del film y era la parte donde la mayoría de nosotros, que no queríamos perdernos un segundo de sus absurdos diálogos, iba al baño.

Pero el caso es que Harpo evidentemente era mudo por elección, de hecho fuera de las películas era muy hablador y se codeaba con toda la intelectualidad neoyorkina. El propio Harpo, nos cuenta como llegó a la decisión de convertir su personaje en mudo: 

"Un crítico escribió en el periódico, refiriéndose a mi papel en una función, que los efectos de mi caracterización se perdían cuando abría la boca. Cuando leí la reseña comprendí que no podía superar a Groucho o Chico hablando y era ridículo por mi parte intentarlo. Sin embargo, fue un duro revés para mi orgullo. Cuando dije a Minnie, mi madre, que nunca volvería a decir una sola palabra en el escenario se dio cuenta de que me sentía herido y me miró con tristeza, pero no intento hacerme cambiar de opinión. Enmudecí. Nunca más dije una palabra -ni en el escenario ni frente a las cámaras- como Hermano Marx. Volcado en cuerpo y alma a la pantomima busque recursos escénicos que no requiriesen parlamentos. Así que robe de un taxi una bocina de bulbo y me la puse bajo el cinturón. Así nació Harpo Marx". 

Y es que a veces menos es más, sólo hay que tener la visión para advertirlo. Se convirtió de este modo y a través de sus gags, en un eco del cine mudo, en pleno cine sonoro y a todos nos encantaba.


Las imágenes están tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/327636941631734403/
https://www.pinterest.es/pin/AZnI7kmkD0Lzwcd_K5aLeXwxUO_F6uOpYyas2nVhfpi-C6IANBOgcbo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario