Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 14 de enero de 2018

James Stewart & Anthony Mann: Una historia del Western

James Stewart en una imagen promocional de "Winchester 73"

"Dadle a Mann un paisaje, una montaña y un itinerario. Y ya tendremos una obra maestra".

Eso decía el sabio André Bazin acerca de la pericia del director Anthony Mann con las películas del Oeste. Y es que si bien no se equivocaba John Ford cuando se definía personalmente como un hombre que hacia western -magníficos por cierto-, no habría faltado a la verdad tampoco Anthony Mann si se hubiese presentado de la misma forma, reconociendo por supuesto la maestría de ambos directores en otros géneros.

James Stewart y Anthony Mann durante un rodaje
Mann decía acerca del western:

"El western es el género más popular, y otorga más libertad que los otros para poner en escena todo tipo de pasiones y acciones violentas. Creo que es también el género que envejece de forma menos rápida, porque resulta esencialmente primitivo. No tiene ninguna regla y todo es posible. De él, sobre todo, surge la leyenda, y es la leyenda lo que ofrece un cine mejor, lo que excita la imaginación”.

“El western goza de tanto éxito porque en él un hombre dice: voy a hacer algo, y lo hace. Todos queremos ser héroes. Esto es el drama. Esto es de lo que trata el cine”.

"¡Nunca entendí porqué todos los westerns están rodados en paisajes desiertos! John Ford, por ejemplo, adora Monument Valley, pero yo conozco Monument Valley muy bien y no todo el Oeste es así. De hecho, el desierto sólo representa una parte del Oeste americano. Yo quería mostrar las montañas, las cataratas, las áreas boscosas, las cumbres nevadas: […] los personajes emergen más detalladamente en un entorno así. En ese sentido, el rodaje de The naked Spur (Colorado Jim) me dio verdaderas satisfacciones"

James Stewart recibiendo instrucciones de A. Mann
Mann nació en 1906 y se llamaba en realidad Emil Anton Bundsman. Intentó hacer sus pinitos como actor pero pronto le atrajo más colocarse detrás de la cámara. No le fue mal con el cine negro durante los años cuarenta con películas como "Desesperado", "La brigada suicida", "El reinado del Terror" o "Border Incident" y más tarde, durante los 60, poco antes de morir, logró dos exitazos tremendos dentro del cine épico con "El Cid" o "La caída del imperio Romano", pero fue sin duda la etapa intermedia en la que se volcó en el género del western la que más alegrías le reportó.

Su primer western fue "La puerta del diablo" (1950) donde ya marcaba la sensibilidad con la que afrontaría el género, resultando patente su crítica del racismo y la intolerancia y esbozando una visión más humanizada del pueblo indio, tradicionalmente tan maltratado por Hollywood. Y aunque hizo otros wester con actores como Glenn Ford en "Cimarron", Gary Cooper en "El hombre del oeste"Henry Fonda en "Cazador de forajidos", parece que lo tenía muy claro y pronto eligió a su héroe particular, al que sería el protagonista regular de sus aventuras, el larguirucho James Stewart, al que le vino de perillas convertise en el actor fetiche de Mann y darle así un giro a su carrera que peligraba con encasillarse en el territorio de la comedia romántica y en otros filmes en los que era especialista en dar el tipo perfecto del americano medio. Martin Scorsese decía:

“Si el Stewart de antes de la Guerra representaba algo esencialmente Norteamericano, el Stewart de la posguerra representó algo completamente universal. Es difícil pensar de otra estrella americana que rehiciera su propia imagen tan a fondo, con tanta valentía”

James Stewart y Ruth Roman en "Tierras lejanas"
No era previsible que Stewart diera tan bien el tipo para este tipo de películas, pero es que sus andares deslabazados a veces y hasta el sombrero vaquero terminaron por sentarle bien. Con el tiempo todos llegamos a saber que Stewart era capaz de dar vida a cualquier tipo de personaje con solvencia y una naturalidad apabullantes. 

La historia empezó tras la mencionada "La puerta del diablo", momento en el que James Stewart le pidió a Mann que dirigiese la fenomenal "Winchester 73"  (1950) con él como actor y con este trabajo empezaría una colaboración fantástica que uniría a director y actor en otros siete films, entre los que se cuentan 5 obras cumbres del western: el ya mentado "Winchester 73", "Horizontes Lejanos" (1952), Colorado Jim (1953), Tierras lejanas (1953) y la fantástica "El hombre de Laramie" (1955). 

Anthony Mann y Sara Montiel
Curiosamente James Stewart no rodó su mejor western con Mann, para ello hizo una excursión a los territorios del gran John Ford y nos regaló la sensacional película: "El hombre que mató a Liberty Valance". Fue una infidelidad consentida y dado lo maravilloso del resultado, no creo que Mann le guardara rencor. Las otros tres trabajos que Stewart hizo con Mann fueron: La película de aventuras "Bahía negra",  el entretenido musical "Música y lágrimas" en la que da vida al director de big band Glenn Miller y la bélica "Strategic Air Command" género en el que Mann también dejo perlas como "La colina de los diablos de acero" o su último trabajo, la entretenida "Los héroes de Telemark". A Mann le daba igual el género, era un todo terreno que igual hacía un peliculón de cine negro, aventuras, drama (como "La pequeña tierra de Dios"), musical, peplum, épicas... era sin dudas un director total.

Durante el rodaje del drama sobre un aspirante a tenor "Dos pasiones y un amor"(1956), conoció a nuestra "Saritísima" que trabajaba en este film como secundaria. Por aquella epoca Sara Montiel, un verdadero bellezón, era un valor en alza en Hollywood y Mann se enamoró de ella. No tardaría en abandonar a su primera esposa, Mildred, con la que tenía una hija, y se acabaría casando con Sara Montiel, pero a su manera y así se unió a la actriz española "en articulo mortis", porque el realizador había sufrido un infarto, y los médicos temían por su vida. Pero sobrevivió... y estuvieron casados durante 6 años. En 1967 otro infarto acabó su vida.


Y a pesar de tantas maravillas que salieron de su buen hacer, decía:

"No soy un genio, solo un trabajador"




Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
01.- https://www.pinterest.es/pin/392939136224563820/
02.- https://www.pinterest.es/pin/502644008392040618/
03.- https://www.pinterest.es/pin/329536897717085701/
04.- https://www.pinterest.es/pin/369998925609886797/
05.- https://www.pinterest.es/pin/25543922869342369/

No hay comentarios:

Publicar un comentario