domingo, 21 de enero de 2018

Genios y artistas infravalorados



El devenir de algunas de las mentes más preclaras de la historia de la humanidad o de algunos artistas famosos no siempre fue tan claro como sus logros finales demostraron. No pocos de ellos fueron etiquetados como personas del montón que poco o nada tenían que aportar. Por supuesto a los genios y a los artistas poco les importa la opinión que de ellos se pueda tener y por eso, por su singular forma de ver las cosas, sus ideas o forma de hacer y la inquebrantable fé en si mismos llegan a las cotas de excelencia que están totalmente vedadas para los simples mortales.

A Enrico Caruso hay quien le recomendó dejar las clases de tenor porque literalmente: "Usted no tiene suficiente voz para el canto", afortunadamente no le hizo caso y hoy todavía resuena el eco de sus "do de pecho".

De Albert Einstein se dice que sacaba malas notas, algo que no es del todo cierto si tenemos en cuenta la forma de calificar en aquella época. Sacaba muchos "6", pero olvidamos que donde el vivía esa era la más alta calificación. Lo que si parece cierto es que era incapaz de leer hasta los siete años y más tarde no se le apreció el nivel suficiente para ingresar en la Escuela Politécnica de Zurich, incluso su tesis doctoral fue rechazada de plano por la Universidad de Berna por considerarla de escaso interés. Tras empezar a trabajar como simple empleado de la Oficina de Patentes de Berna se desmarcó del todo el mundo, con tan solo 26 años, con la Teoría de la Relatividad Especial y el famoso  E=mc².

Thomas Alva Edisón tuvo que sufrir a unos profesores que le decían -y no era para motivarle- que era demasiado tonto para aprender. Su madre desesperada con el chico tomó la determinación de sacarlo de la escuela y enseñarle en casa.

Charles Darwin, un creyente que se convirtió en el azote de las ideas creacionistas con su Teoría de la evolución y de la selección natural, contaba en su biografía: "Mis profesores y mi padre me consideraban un chico común, más bien por debajo del nivel común del intelecto".

Fred Astaire, el más elegante de los bailarines que dio Hollywood, y un gran cantante tal y como reconocía Cole Porter, tuvo que soportar, en sus inicios ante las cámaras, el juicio de uno de los expertos de los estudios RKO que en una de las pruebas iniciales sentenció en su informe:  "No sabe cantar. No sabe actuar. Tiene bastantes entradas. Sabe bailar un poco". Un magnífico ojo clínico sin duda.

A Elvis Presley, le pusieron la cruz de forma rotunda a su incipiente carrera como cantante, cuando el mánager del famoso programa radiofónico de música "Grand Ole Opry" le dijo: "Hijo, no vas a llegar a ninguna parte. Te recomiendo que vuelvas a conducir un camión". No tardaría en llegar el tema "Heartbreak Hotel", los movimientos espasmódicos de cadera y toda aquella legion de jovencitas mochales por el del tupé. Elvis no solo fue el Rey del Rock'n Roll, además grabó éxitos country a porrillo.

A León Tolstoi, el famoso escritor ruso famoso por obras tan famosas como "Guerra y paz"o "Anna Karénina" fue expulsado de la escuela "por no tener capacidad ni voluntad para el aprendizaje"

Se cuenta -tengo mis dudas- que el famoso general Douglas MacArthur fue rechazado dos veces en su intento por ingresar en la Academia Militar de West Point, donde terminó sacando una notas espectaculares solo superadas por otros dos alumnos en toda su historia, uno de ellos el General Lee. Y decía que tenía mis dudas porque MacArthur como hijo de un condecorado con la Medalla de Honor tenía plaza gratuita en West Point.

El padre del maravilloso escultor Auguste Rodin decía de este: "Tengo un hijo idiota", despues de los tres intentos de ingreso de Rodin en la Escuela de Bellas artes de Paris"

Clint Eastwood, el ya más valorado como director que como actor y ya es decir, tuvo que aguatar el chaparrón cunaod uno de los ejecutivos de la Universal Pictures le soltó -sin anestesia-: "Usted no triunfará en el cine, tiene una patata en los dientes, su nuez de Adán sobresale demasiado y habla excesivamente lento". Yo, de ser Clint le hubiese hecho un visita durante el rodaje de "Harry el sucio".... "Sin perdón"

Woody Allen sigue incansablemente puntual con su entrega anual de un nuevo film que es esperado con impaciencia por legiones de seguidores (entre los que me incluyo), pero hubo un día en el que fue reprobado en la Escuela de Producción Cinematográfica de la Universidad de Nueva York. El City College pensó que tampoco daba la talla.

A Marilyn Monroe, antes de ser la tentación rubia e imagen icónica de todo un siglo, escuchó de Emmeline Snively, directora de la agencia de modelos neoyorkina Blue Book: "No tienes futuro como modelo ni actriz. Te recomiendo que aprendas secretariado o... '¡casate!"

Rudyard Kipling, el escritor de "El libro de la Selva", "Kim" o "Gunga Din" leía en una nota del director del San Francisco Examiner como se rechazaba su obra de este modo: "Señor Kipling, lo siento, pero usted no sabe usar el idioma inglés"

De Clark Gable, el rey de Hollywood, escuchó de uno de los ejecutivos de la Warner Brothers durante una prueba de cámara: "Sus orejas son muy grandes y además parece un mono".... por supuesto Clark Gable empezó aquí a ensayar aquella frase que tan famosa se haría con el tiempo y por lo "bajini" pudo responderle "Francamente querido,-su opinión- me importa un bledo"


Y es como decía el ensayista norteamericano Elbert Hubbard:
"Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos"


Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
01.- https://www.pinterest.es/pin/463730092864811058/
02.- https://www.pinterest.es/pin/522980575460574945/
03.- https://www.pinterest.es/pin/334251603578221372/
04.- https://www.pinterest.es/pin/195132596327942480/

No hay comentarios:

Publicar un comentario