Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 21 de septiembre de 2016

El principito de Saint Exupéry y el bebedor de Picasso



"El planeta siguiente estaba habitado por un bebedor. Esta visita fue muy corta, pero sumergió al principito en una gran melancolía.

- ¿Qué haces ahí? - preguntó al bebedor, a quien encontró instalado en silencio, ante una colección de botellas vacías y una colección de botellas llenas.

- Bebo -respondió el bebedor, con aire lúgubre.

- ¿Por qué bebes? -le preguntó el principito.

- Para olvidar -respondió el bebedor.

- ¿Para olvidar qué? -inquirió el principito, que ya le compadecía.

- Para olvidar que tengo vergüenza -confesó el bebedor bajando la cabeza.

- ¿Vergüenza de qué? -preguntó el principito que deseaba socorrerle.

- ¡Vergüenza de beber! -concluyó el bebedor, que se encerró definitivamente en el silencio.

Y el principito se alejó, perplejo.

"Las personas mayores son ciertamente muy, muy extrañas" - se dijo a si mismo durante el viaje."

El fragmento está tomado del libro "El principito", obra de Antoine de Saint Exupéry

El cuadro que abre la entrada es una obra del periodo azul de Picasso y tiene por título "El bebedor de absenta" (1903) que se vendió en 2010 por 42'1 millones de euros. El bebedor retratado era un artista  amigo de Picasso llamado Ángel Fernández de Soto, del que se hizo amigo en la época en la que  el pintor malagueño frecuentaba el famoso café barcelonés "Els quatre gats", convirtiéndose durante una época en inseparables. 


La fotografía ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/8585055509849992/