Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 19 de julio de 2016

Sobre Billy Wilder, Samuel Goldwyn y Nijinsky




"Me encanta contar historias cuando consigo que en una mesa grande todos suelten los tenedores para escucharme. Me imaginaba el público del cine de una manera parecida. También los espectadores debían olvidarlo todo escuchando y mirando: soltar los tenedores. Quizás sea ese el único motivo por el que muchas de mis películas empiezan con una historia que llama la atención."

Son palabras del genial Billy Wilder, uno de los mejores directores de la historia del cine, que de hecho era considerado el maestro de las escenas iniciales, dado el efectismo con el que conseguía atrapar la atención del espectador. Con recordar el inicio de "El crepúsculo de los Dioses" debería bastar para darles la razón. Hoy os traigo una anécdota que nos habla de esa habilidad suya para crear historias.

Billy WIlder y Samuel Goldwyn
"Durante el rodaje de "Bola de fuego" (Howard Hawks - 1941 - Wilder fue el guionista) me encontré al productor Samuel Goldwyn (famoso por sus dislates lingüísticos) en el estudio y me ofreció hacer con él una película. Un par de días más tarde, me presenté en su despacho y le dije que tenía algo para él.

-¿Cuál es el argumento?

-Una película sobre la vida de Nijinski, le dije.

-¿Quién es ese Nijinski?

Así que le conté que había sido el pobre hijo de un campesino que había soñado en convertirse en un gran bailarín. Y se convirtió en el mejor bailarín de la historia...

-¿Y la historia? -Repuso Goldwyn.

Yo le conté cómo Diaghilev descubrió a aquel joven campesino, hermoso y fuerte, en la escuela de ballet. 

-¿Sabe usted quién es Diaghilev? -Le pregunté a Goldwyn.

-¡Ni idea!-. Dijo él.

Le dije que era el mayor empresario del famoso ballet ruso, que vio al joven Nijinsky y se enamoró de él. Goldwyn me interrumpió.

Vaslav Nijinsky en "El preludio a la siesta de un fauno"
-Por favor, dígame, ¿Diaghilev era una mujer?

Yo le dije que no, que era un hombre. A esto repuso Goldwyn:

-¿Qué clase de historia es ésta?¿Dos hombres? ¿Dos maricas? ¡Cállese de una vez, Wilder!

Intenté explicarle que era más que una historia de amor. Le conté cómo Diaghilev convirtió a Nijinsky en la mayor estrella del ballet del mundo. Y cómo empezó la tragedia, cuando Nijinsky, se enamoró de una bailarina y se casó con ella. Diaghilev se enfureció y amenazó con destruir a Nijinsky, que al final se volvió loco. Goldwyn me interrumpió de nuevo:

-Un momento, un momento, hasta ahora tenemos a dos maricas, de los cuales uno además se vuelve loco, ¿y de esto quiere hacer una película? Tengo una mujer a la que quiero y a la que tengo que mantener y tengo un prestigio que no puedo perder. ¡Cállese de una vez, Wilder!

Yo le pedí que me dejara continuar la historia. Un día, Nijinsky fue internado en un sanatorio suizo y allí, llegó al convencimiento de que era un caballo. Desesperado, Goldwyn me miró fijamente:

-¿Un caballo?

-Sí -dije yo-, un caballo. Por las mañanas, cuando abrían las celdas, salía al jardín y galopaba feliz por él.

Al llegar aquí, a Goldwyn se le acabó la paciencia.

Nijinsky montado por Lester Piggott
-¡Un caballo que es marica y que galopa por el jardín! ¡Acabe usted con esta absurda historia! ¡Me está haciendo perder el tiempo!

Yo me levanté y mientras abandonaba el despacho le dije:

-¡Esta bien! Si quiere un happy end, mister Goldwyn, tengo una idea. Nijinsky no sólo cree ser un caballo, sino que además gana el Derby de Kentucky.

Goldwyn cogió un cenicero de su mesa y apuntó hacia mí. Tuve el tiempo justo para cerrar la puerta a mis espaldas."

Todo lo que contaba Wilder sobre Nijinsky era cierto, salvo, obviamente, el disparate de hacerlo ganar el Derby de Kentucky. Bueno... hubo un famosísimo caballo llamado "Nijinsky" en honor al bailarín que fue el primero en ganar la "Triple Corona" en la que se incluye el Derby de Kentucky. La historia viene recogida en una biografía de Wilder: "Nadie es Perfecto" de Hellmuth Karasek y en otra de Goldwyn: "Goldwyn- Una biografía" de Scott Berg,


Otras entradas relacionadas:

Billy Wilder por él mismo
Billy Wilder, Marilyn Monroe y los electricistas
Billy Wilder y los actores
Marilyn Monroe según Billy Wilder
Billy Wilder y la televisión
Billy Wilder y "Berlin Occidente"
Billy Wilder, Marilyn Monroe y la ley de la gravedad.
Billy Wilder habla sobre Eric von Stroheim
Billy Wilder, "Con faldas y a lo loco" y su "nadie es perfecto"
"La tentación vive arriba" - Billy Wilder
Hedy Lamarr, Marlene Dietrich y un sufriente Billy Wilder
Billy Wilder y el éxito
Así quería morir Billy Wilder
Wilder y "El toque Lubitsch"
Billy Wilder y "El crepúsculo de los dioses"