Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

jueves, 4 de agosto de 2016

Fragmento de "El lector" (Bernhard Schlink - 1995)



"Años más tarde comprendí que lo que había cautivado mi mirada no había sido su figura, sino sus posturas y sus movimientos. Durante un tiempo, cada vez que tenía novia le pedía que se pusiera medias, pero no me apetecía explicar el motivo de mi ruego, revelar el enigma de aquel encuentro entre la cocina y el pasillo. Así, todas entendieron mi ruego como un capricho, una afición a la ropa interior picante, una extravagancia erótica, y cuando complacían mi deseo, se deshacían en poses coquetas. Y no era eso lo que había cautivado mi mirada. Ella no posaba, no coqueteaba. Tampoco recuerdo que lo hiciera ninguna otra vez. Recuerdo que su cuerpo, sus posturas y sus movimientos me parecían a veces torpes. No es que fuera torpe. Más bien parecía que se recogiera en el interior de su cuerpo, que lo abandonara a sí mismo y a su propio ritmo pausado, indiferente a los mandatos de la cabeza, y olvidara el mundo exterior. Fue ese mismo olvido del mundo lo que vi en sus posturas y movimientos al ponerse las medias. Pero entonces no era torpe, sino fluida, graciosa, seductora; una seducción que no emanaba de los pechos, las piernas y las nalgas, sino que era una invitación a olvidar el mundo dentro del cuerpo."

El texto pertenece al libro "El lector" del escritor y juez alemán Bernhard Schlink, obra que fue llevada al cine con tremendo acierto en 2008 por Stephen Daldry y que tras cinco nominaciones a los premios Oscar le procuró el de mejor actriz a Kate Winslet en su papel de Hanna Schmitz.

La fotografía que acompaña este texto es de Helmut Newton (Calendario Lavazza - 1994). 

2 comentarios:

  1. No he tenido ocasión de leer el libro y como en tantas ocasiones me quedo en lo visual de la película, que para mi gusto es una obra de arte del buen gusto y la sensibilidad. Una historia con "pellizco".

    ResponderEliminar
  2. Sin duda es una gran película que además invitaba a leer. Por ejemplo, uno de los relatos que aparecen en el film: "La dama del perrito" animó a muchos a leer a Chejov, uno de los grandes hacedores de cuentos de la historia de la literatura. Me alegra mucho leerte por aquí. Un saludo Joaquin!

    ResponderEliminar