Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

sábado, 20 de diciembre de 2014

¿Libertad vs. Igualdad?







¿Libertad vs. Igualdad?

"No voy a atacar tus doctrinas ni tus credos, si estas me conceden libertad. Pero si ellas profesan que el pensamiento es un peligro, si aseguran que la duda es un crimen, entonces las atacaré a todas y cada una de ellas, porque esclavizan la mente de los hombres " (Robert Green Ingersoll)

Defiendo la libertad, porque me espanta cualquier forma de manipulación y uniformidad. Trabajo, dentro de mis límites, por contribuir  a la formación crítica y libre de los individuos. Si al menos somos conscientes de quienes pretenden engañarnos, utilizarnos y sacar beneficio de nuestros sueños, muchas veces inculcados , podremos al menos elegir y  decidir quiénes queremos ser y  qué vida deseamos vivir.  Pero ¿debe la libertad tener límites? La de pensamiento, en absoluto. La de acción, necesariamente.  ¿Límites para qué? Para proteger la justicia y la igualdad; para impedir los abusos de los más fuertes, para proteger  a la mayoría.  Esas limitaciones a la libertad no deben ser arbitrarias ni depender de individuos que obtengan el poder por la fuerza o democráticamente, sino por las propias leyes. Leyes que protejan los derechos fundamentales e inalienables de los individuos, de todos los individuos, sea cual sea su sexo, color, creencia, orientación o ideas. En una democracia, todos los individuos sobre los que recae el verdadero poder, deberían esperar y exigir esto y llevar estos ideales a las urnas. Sólo así tendríamos políticos íntegros y justos, porque seríamos entonces un pueblo que merecería  gobernantes y oposición dignos, un pueblo que exigiría verdaderos representantes de sus derechos  más insobornables y humanos.  No soy liberal, aunque considero la libertad un valor fundamental, ni comunista, aunque  deseo la igualdad y la justicia. Todo ello es necesario, y su equilibrio es la meta que exijo en aquel en quien pueda depositar  mi voto. Si no hay políticos que luchen por una sociedad libre y justa, seguiré esperando y trabajando porque seamos muchos los que lo exijan y obtengamos por fin la política que entonces mereceremos. 

Imagen: el Roto

Celia Valdelomar

Hombre - Blas de Otero




HOMBRE

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte, 
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando, 
ahoga mi voz en el vacío inerte. 

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte. 

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos. 
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas. 

Esto es ser hombre: horror a manos llenas. 
Ser –y no ser – eternos, fugitivos. 
¡Ángel con grandes alas de cadenas!


Blas de Otero

El poema pertenece a su colección de poemas "Ángel fieramente humano". El cuadro que encabeza el poema es de Caspar David Friedrich y tiene por título: Caminante sobre el mar de nubes" (1817-18)

Virginia Woolf.- Las olas




"Quiero salir de estas aguas. Pero se amontonan sobre mí. Entre sus grandes hombros me llevan. Me obligan a dar un giro sobre mí misma, me derriban, estoy tendida entre esas largas luces, esas largas olas, esos interminables senderos, esas gentes que me persiguen, me persiguen.

…Me sentaré en la temblorosa orilla del río y contemplaré los nenúfares, anchos y luminosos, que con su aguda luz de luna iluminan en haces el roble que se cierne sobre el agua. Cogeré flores. Formaré con ellas un ramo, lo tomaré en la mano y lo ofreceré, ¡oh!¿a quién? Hay un obstáculo en el fluir de mi vida. Una profunda corriente tropieza con algo. Y ese algo se estremece. Tira. Un nudo en el centro opone resistencia. Es dolor. Es angustia.

…No sé cómo pasar de un minuto a otro, de una hora a otra, resolviendo minutos y horas gracias a cierta fuerza natural, hasta que constituyan esa masa indivisible y unitaria a la que vosotros denomináis vida…No tengo rostro, soy como la espuma que se desliza sobre la playa… "


(Monólogo de Rhoda)


Imagen: Christy Turlington by Herb Ritts