Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 2 de marzo de 2014

John Wayne: Feo, Fuerte y Formal

John Wayne en "Centauros del desierto"

A John Wayne todos lo conocían por "Duke" - el duque-; el apodo le venía de un pequeño terrier, llamado Little Duke, que tenía siendo joven y del que no se separaba nunca. A él no le gustaba mucho su nombre -Marión Robert Morrison- así que aceptó alegremente seguir llevando este apodo de por vida.

El éxito de John Wayne como actor está estrechamente ligado a la confianza que le otorgó el grandísimo director John Ford, que lo tuvo como actor principal en no pocas de sus obras maestras. Su primera película juntos fue "La diligencia", pero en realidad se habían conocido un par de años antes, cuando John Wayne solo era un jovencito, que aunque ya había realizado no pocos trabajos en el cine, en aquellos momentos se dedicaba a labores de atrezzo en una película del mentado director. Un día que se encontraba cuidando un grupo de ocas que habían de utilizarse en el film, se le escaparon todas y empezaron a corretear por todo el set de rodaje mientras un hombretón de casi dos metros corría tras ellas. Las ocas con Wayne a la zaga terminaron por colarse en una complicada escena que estaba rodando Ford, echándola a perder. Ford, encolerizado empezó a escupir sapos y culebras, hasta que reparó en la cara de asustado que tenía Wayne. Algo debió de ver Ford en ese mocetón en aquel momento, que no dejo de reparar en él hasta que termino por darle el papel que le abriría las puertas de la fama con "La Diligencia". John Wayne siempre fue consciente de lo importante que fue aquella ridícula anécdota en su carrera y cuando ya famoso se compró un yate, le pareció oportuno llamarle. "La oca salvaje".

Wayne era un grandullón que llenaba la pantalla con su presencia, no le hacía falta hablar mucho para lograr transmitir lo que de él esperaba el director. En una ocasión, el director Raoul Walsh dijo de él: "Un simple paseo de Wayne, su forma de empuñar las armas, o su sola presencia ante la protagonista, dicen más que cualquier frase escrita por el mejor de los guionistas". Evidentemente no fueron pocos los que dudaron de sus cualidades interpretativas y el propio Wayne, uno de los actores más taquilleros de la historia del cine, dijo al respecto: “A nadie le gusta como actúo, salvo al público"

Con los años de experiencia, su forma de actuar fue ganando en matices y justamente en su última película, "Valor de Ley" gano el Oscar a la mejor actuación. "Si hubiera sabido esto me hubiera puesto el parche en el ojo 35 años antes" -dijo al recoger el galardón. Días después, como muestra de agradecimiento, hizo una copia de la estatuilla para cada uno de los intervinientes en el rodaje de "Valor de Ley", con la particularidad de que las llevaban un oportuno parche en el ojo. 

En las películas se mostraba normalmente como un tipo un tanto gruñón, pero parece que en la vida real era un pedazo de pan. Así quedó reflejado en el epitafio que figura en su tumba, que posiblemente en homenaje a sus tres esposas de origen hispano, figura en español: "Aquí yace un hombre feo, fuerte y formal", una sensacional descripción de sí mismo, que con el tiempo haría suya Loquillo en una de sus canciones.


John Wayne en una imagen promocional de "La Diligencia"

De él dijeron: 

Maureen O´Hara: "Somos como hermano y hermana. Tenemos esa especie de relación, y me siento celosa de todas sus otras partenaires. Es infantil, lo sé, pero no puedo remediarlo. Es el ser humano más tierno, gentil, simpático y leal que jamás he conocido".

Elizabeth Taylor: "John Wayne es duro como el acero por fuera y blando como la mantequilla por dentro".  




Las fotos que aparecen en esta entrada han sido tomadas de los fondos de la sensacional página Doctor Macro cuyos administradores nos han permitido hacer uso de sus fondos en este blog. Cualquier reutilización debe realizarse desde la fuente original. Link a la fuente:Doctor Macro