Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 30 de septiembre de 2014

Charles Chaplin por él mismo (Citas):

Charlot en "El boxeador"

Podría decirse que se ha perdido un poco de magia en este mundo en que vivimos, ese en el que los chavalillos ya no saben quien es Charlot. Hubo un tiempo en el que todos querían ser como aquel héroe del bombín, tanto que proliferaban sus imitadores por todas partes y si hubiese habido una "comic con" en aquellos años, el disfraz ganador hubiese vestido con toda seguridad de vagabundo. Cuenta una anécdota muy conocida que en cierta ocasión Charles Chaplin se presentó a un concurso de imitadores de Charlot y quedó tercero, es una historia que siempre da la sensación de que aunque bien traída es incierta, pero el caso es que fue una situación real. 

Imitadores de Charlot
El suceso tuvo lugar en 1915, fecha en la que Charlot era ya todo un suceso y el siempre inquieto Chaplin decidió presentarse a un concurso celebrado en San Francisco ataviado con las ropas de su personaje y en tal sentido lo recogió un artículo del periodico Chicago Herald Tribune. Chaplin contó al respecto: “...fui tentando a darles lecciones de la caminata de Chaplin, por pena y también deseando ver la cosa hecha correctamente”, pero o no tenía su día o el ganador del concurso ya estaba decidido desde antes de empezar, tanto que el jurado estimó que el verdadero Charlot no daba bien el tipo de su personaje y fue eliminado en primera ronda con las puntuaciones más bajas de la misma. Este fiasco no deja de ser una metáfora magnífica que ilustra a la perfección como funciona todo, ayer y hoy. Más allá de la anécdota, puede resultar interesante repasar algunas de las palabras que fuera del escenario mudo de la pantalla nos dejó este gran hombre: 


"Sé tú, e intenta ser feliz, pero sobre todo, sé tú." 

"Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da tiempo para más"

"Aprende como si fueras a vivir toda la vida y vive como si fueras a morir mañana" 

"Sin haber conocido la miseria es imposible valorar el lujo"

"Ríe y el mundo reirá contigo; llora y el mundo, dándote la espalda, te dejará llorar"

"Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso" 

"La vida es una obra de teatro que no permite ensayos... Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida... Antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos"

"Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido" 

Charlot con Edna Purviance y el perrito "Scraps" en "El chico"
"El auténtico creador desdeña la técnica entendida como un fin y no como un medio" 

"Lo realmente importante es luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla, perder con dignidad y atreverse de nuevo. La vida es maravillosa si no se le tiene miedo." 

"Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia."

"A fin de cuentas, todo es un chiste." 


"No esperes a que te toque el turno de hablar; escucha de veras y serás diferente."

"El verdadero significado de las cosas se encuentra al tratar de decir las mismas cosas con otras palabras."

"Todo lo que necesito para hacer una comedia es un parque, un policía y una chica guapa."

"El día en el que el hombre se dé cuenta de sus profundas equivocaciones, se habrá acabado el progreso de la ciencia." 

"El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto."

"Existe algo tan inevitable como la muerte: la vida." 

"No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente"

"Por simple sentido común no creo en dios, en ninguno."


Charlot Policía - Easy street
"La vida no es significado; la vida es deseo" 

"La vida ha dejado de ser un chiste para mí; no le veo la gracia."

"Luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla..."

"Si lloras por haber perdido el sol, tus lagrimas no te dejaran ver las estrellas"

"Yo soy lo que soy: un individuo, único y diferente"

"Lo malo de ser viejo es que uno no tiene cómo defenderse."

"A medida que un hombre entra en años, quiere vivir profundamente. Un sentimiento de triste dignidad invade su alma, y esto es fatal para un cómico."


Y todavía hay quien se pregunta ¿Qué película podría ver hoy con los niños????

lunes, 29 de septiembre de 2014

Roman Hoffstetter, el compositor que quería ser como Haydn



El compositor clásico Roman Hoffstetter (1742-1815) es un verdadero desconocido para la inmensa mayoría de los aficionados a la música y sin embargo de su mano nació una obra que cuando escuchamos nos hace caer irremediable y gozosamente en sus redes y nos tendrá por un buen rato tarareando incansablemente su pegadiza y elegante melodía. Esta pieza no es otra que la Serenata (Andante cantabile) de su Cuarteto para Cuerdas op. 3 nº 5.  Hoffstteter era un monje benedictino que profesaba una rendida admiración por el gran Haydn, contemporáneo suyo, hasta tal punto que en sus composiciones intentaba imitar el estilo de este, logrando en esta Serenata tal grado de excelencia que durante mucho tiempo la obra fue atribuida a Haydn y resultaba de las más apreciadas por el público de su repertorio. Como quiera que Haydn ya tiene sobrados meritos para estar en el Olimpo de los Dioses de la Música, devolvamos al Cesar lo que es del Cesar y demos la bienvenida, los poco avisados que no sabíamos de él, a este maravilloso Hoffstetter.


domingo, 28 de septiembre de 2014

W. Butler Yeats, Chopin y Bouguereau



El vino entra en la boca 
Y el amor entra en los ojos; 
Esto es todo lo que en verdad conocemos 
Antes de envejecer y morir. 
Así llevo el vaso a mi boca, 
Y te miro, y suspiro.


El verso tiene por nombre "El vino entra en la boca" y es obra del poeta y dramaturgo irlandés William Butler Yeats (1865-1939). Envuelto en un halo de misticismo, Yeats ha sido una de las figuras más representativas del renacimiento literario irlandés y uno de los fundadores del Abbey Theatre. Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1923. 

El cuadro que acompaña el texto tiene como título "El crepúsculo" y es obra del pintor francés William-Adolphe Bouguereau (1825–1905), un artista de estilo academicista muy valorado en su época,  Entre las personalidades que confesaron admiración por su obra cabe destacar el pianista y compositor romántico Chopin, así que os dejamos el siguiente vídeo en el que se repasa la obra de este genial pintor con la música de fondo del primer movimiento - Allegro maestoso- de la Sonata nº 3 - Op. 58 de Don Federico. Al piano Idil Biret



sábado, 27 de septiembre de 2014

Psicosis y los temores a ducharse de Janet Leigh



Janet Leigh se ganó el rol de Marion en "Psicosis" a fuerza de gritos y el momento en el que tuvo que ponerlos en juego fue en la inolvidable escena de su muerte en la ducha, una secuencia que le dejaría secuelas de por vida. El caso es que no inmediatamente, el rodaje no tuvo nada que ver, sino con el posterior visionado de la escena completa, Janet Leigh desarrolló un agudo temor a ducha al interiorizar de forma traumática la vulnerabilidad en la que se encuentra una persona cuando se encuentra duchándose. Hay quien mantiene que no volvió a ducharse jamás.

Por cierto, la última imagen de Marion ya muerta es al aparecer una imagen congelada, ya que la esposa de Hitchcock, Alma, apreció claramente en la prueba de cámara el pulso en el cuello de Janet, algo que era inadmisible y que fue eliminado con esa pequeña argucia. La escena es tan perfecta que ha sido estudiada desde todos los ángulos y claro siempre hay quien encuentra alguna pega, así varios oftalmólogos comentaron a Hitchcock que las pupilas de Janet Leigh aparecían contraídas en los planos siguientes a su muerte cuando realmente debían de aparecer dilatadas, para evitarlo le aconsejaron hacer uso de unas gotas de belladona. Hitchcock parece que no echó el consejo en saco roto y lo tuvo muy presente en películas posteriores. que en el.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Palabra de Cine: Drácula de Bram Stoker (1992 - Francis Ford Coppola)



"No hay vida en este cuerpo. Yo soy nada, sin vida, sin alma (..) odiado y temido, estoy muerto para todo el mundo. Escúchame.. yo soy el monstruo al que los hombres vivos matarían. Yo soy Drácula."

Y a pesar de palabras tan oscuras una de las grandes películas de amor de la historia, algo que podemos comprobar con tan solo recordar escenas como esta:

Mina (Wynona Ryder): Quiero ser lo que tu eres, ver lo que tu ves, amar lo que tu amas... Tú eres mi amor y mi vida para siempre.
Drácula (Gary Oldman): !Oh, Mina bebe y únete a mi en la vida eterna... Nooo, no puedo permitirlo!
Mina: Por favor, no me importa, hazme tuya.
Drácula: Mina estarás condenada como yo a caminar por la sombra de la muerte para toda la eternidad... Yo te amo demasiado para condenarte.
Mina: Entonces apartame de toda esta muerte


Otras frases dignas de recordar:


"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae."

"He cruzado océanos de tiempo para encontrarte."


“En la vida hay tinieblas, mi niña, pero también hay luces. Y tu eres la luz de toda luz.”

“¿Cree usted en el destino, que incluso los poderes del tiempo pueden modificarse por un sólo propósito? El hombre más afortunado que pisa esta tierra es aquél que encuentra el amor verdadero.” 

Drácula (Gary Oldmann): " Absenta es el afrodisíaco del alma. El hada verde que vive en la absenta quiere tu alma, pero tú estás a salvo conmigo. "
Mina (Wynona Ryder): "Háblame, príncipe, háblame de tu hogar. "
Drácula: "El lugar más hermoso de toda la creación."
Mina: "Sí, tiene que serlo. Una tierra más allá de un bosque grande y vasto, rodeada de montañas majestuosas, ubérrimos viñedos, flores de tal fragilidad y belleza como no se encuentran en ningún sitio."
Drácula: "Has descrito mi lugar como si lo conocieras perfectamente."
Mina: "Es tu voz, tal vez. Es tan familiar. Es... como una voz en un sueño que no puedo situar, y me conforta."
Ambos: "Cuando estoy a solas."
Mina: "¿Y que me cuentas de la princesa?"
Drácula: "¿Princesa?"
Mina: " Siempre hay una princesa con deslizantes vestidos bancos y su rostro, su rostro es un río. La princesa es un río lleno de lágrimas de tristeza y congoja."
Drácula: " Hubo una princesa,...Elisabetta. Era la mujer más radiante de todos los imperios del mundo. El engaño humano se la arrebató a su antiguo príncipe, saltó hacia su muerte en el río del que has hablado. En mi lengua materna se le llama Arges, Río Princesa. "





Ficha de la película


Título original: Bram Stoker's Dracula
Año: 1992
Duración: 130 min.
País: Estados Unidos 

Director: Francis Ford Coppola

Reparto: Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins, Keanu Reeves, Richard E. Grant, Cary Elwes, Sadie Frost, Tom Waits, Bill Campbell, Monica Bellucci, Jay Robinson

Productora: Columbia Pictures / American Zoetrope / Osiris Films

Guión: James V. Hart (Novela: Bram Stocker)

Música: Wojciech Kilar
Fotografía: Michael Ballhaus

Premios: 1992: 3 Oscars: Mejor vestuario, maquillaje, efectos de sonido. 4 Nominaciones


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Fragmento de "El cine, instrumento de poesía - 1954 - Luis Buñuel




"El misterio, elemento esencial de toda obra de arte, falta, por lo general, en las películas. Ya tienen buen cuidado autores, directores y productores de no turbar nuestra tranquilidad abriendo la ventana maravillosa de la pantalla al mundo libertador de la poesía. Prefieren reflejar en aquella los temas que pudieran ser continuación de nuestra vida ordinaria, repetir mil veces el mismo drama, hacernos olvidar las penosas horas del trabajo cotidiano. Y todo esto, como es natural, bien sancionado por la moral consuetudinaria, por la censura gubernamental e internacional, por la religión, presidido por el buen gusto y aderezado con humor blanco y otros prosaicos imperativos de la realidad. 

Si deseamos ver buen cine, raramente lo encontraremos en las grandes producciones o en aquellas otras que vienen sancionadas por la crítica y el consenso de los públicos. La historia particular, el drama privado de un individuo, creo que no puede interesar a nadie digno de vivir su época; si el espectador se hace partícipe de las alegrías, tristezas o angustias de algún personaje de la pantalla, deberá ser porque ve reflejadas en aquel las alegrías, tristezas o angustias de toda la sociedad, y, por tanto, las suyas propias. La falta de trabajo, la inseguridad de la vida, el temor a la guerra, la injusticia social, etc., son cosas que, por afectar a todos los hombres de hoy, afectan también al espectador; pero que el señor X no sea feliz en su hogar y se busque una amiga para distraerse, a la que, finalmente, abandonará para reunirse con su abnegada esposa, es algo moral y edificante, sin duda, pero nos deja completamente indiferentes."


Imagen de Lado Tevdoradze (2012).

Manuel Cerdà

August Landmesser, uno frente a la multitud




Uno sólo entre la multitud, uno sólo entrecruza sus brazos y elude realizar el saludo nazi de rigor, un individuo que se niega a dejarse llevar por la masa y el miedo y mantiene un criterio propio. Era tan singular su actitud, en aquel 1936 en el que el nacional-socialismo estaba en pleno auge, que su gesto termina por concitar todas las miradas sobre su persona y nos lleva a preguntarnos: ¿Cuál era la razón de su gesto? ¿Cuál sería la historia de este hombre que se convertía por decisión propia en el verso suelto de un poema negro? Este pequeño héroe, ya que también se puede ser héroe por gestos pequeños pero valientes, se llamaba August Landmesser, y hasta 1991 fue solamente un obrero anónimo que durante un acto en los astilleros Blohm und Voss de Hamburgo se negó a levantar su brazo. Pero en esa tardía fecha una de sus hijas le puso nombre al reconocerle en la foto y de camino nos trajo su historia y el porqué de su comportamiento. Nuestro protagonista había sido miembro del partido nazi entre 1931 y 1935, algo obligado para quien pretendiera tener un trabajo en aquellos difíciles años. El caso es que Landmesser mantenía una relación con una mujer de ascendencia judía, Irma Eckler, con la que tuvo dos hijas en 1935 y 1937, y con la que quiso casarse en 1935, siéndole denegada su solicitud de matrimonio por contravenir la "Ley de Nuremberg" que prohibía relaciones con mujeres judías en "pro" de su pretendida pureza de la raza aria. No se rindió y tras varios juicios en los que intentó formalizar la relación con su pareja, fue definitivamente condenado a trabajos forzados en el campo de concentración de Börgemoor, mientras su mujer fue trasladada al de Ravensbrück donde finalmente murió en 1942 a la vez que sus hijas fueron separadas. En 1941 August fue liberado y obligado a trabajar en una fabrica de vehículos militares para poco después enrolarlo en el 1er Batallón de Libertad Condicional "999", en el que se pierde el rastro de su persona teniéndose por segura su muerte en combate. La foto como contábamos corresponde a 1936 fecha posterior a la decisión de las autoridades alemanas de no dar vía libre a su matrimonio, cuando ya se había desligado del partido nazi, con lo que podemos presuponer que su gesto estaba presidido por la crítica hacía aquel sistema que le impedía de forma irracional casarse con su pareja. Una vez más una historia de amor. 

lunes, 22 de septiembre de 2014

Miguel de Unamuno.- Niebla



MIGUEL DE UNAMUNO.- NIEBLA

" No hacemos sino representar cada uno su papel. ¡Todos personas, todos caretas, todos cómicos. Nadie sufre ni goza lo que dice y expresa y acaso dice que goza y acaso cree que goza y sufre; si no, no se podría vivir. En el fondo estamos tan tranquilos. Como yo ahora aquí, representando a solas mi comedia, hecho actor y espectador a la vez. No mata más que el dolor físico. La única verdad es el hombre fisiológico, el que no habla, el que no miente. "

Imagen: James Ensor.- Autorretrato con máscaras

domingo, 21 de septiembre de 2014

Orson Welles por él mismo (Citas):




"Muchas personas son lo bastante educadas como para no hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza vacía".

"Comencé muy alto y me he labrado mi decadencia".

"Mi médico me ha dicho que no vuelva a organizar cenas privadas para cuatro personas. A menos que tenga tres invitados que me acompañen."

"Sólo hay una persona que puede decidir lo que voy a hacer, y soy yo mismo".

"Ya he dicho que no trabajo bastante. Estoy frustrado, ¿me entiende? Y creo que mi obra muestra que no filmo lo suficiente. Mi cine es quizá demasiado explosivo, porque espero mucho tiempo antes de hablar. Es terrible. He comprado cámaras pequeñas para hacer un filme si puedo encontrar el dinero. Lo rodaré en 16 milímetros. El cine es un oficio... Nada se puede comparar con el cine. El cine pertenece a nuestra época. Es la "cosa" que hay que hacer."

"Para mí, Kubrick es mejor director que Huston. (…) Hitchcock es un director extraordinario. William Wyler es un productor brillante."

"Lo primero que oí cuando aún estaba en la cuna fue la palabra “genio” murmurada en mi oído. ¡Por eso no se me ocurrió pensar que lo era hasta que fui un hombre adulto!

"Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos. Sólo a través de nuestro amor y amistad podemos crear la ilusión por un momento que no estamos solos»

"Crea tu propio estilo visual. Hazlo único para ti mismo e identificable para los demás».

"Hay dos tipos de escritores: el escritor que lee todo lo interesante que se publica y mantiene correspondencia con otros escritores, y otros que no leen en absoluto a sus contemporáneos. Yo me encuentro entre estos últimos. Raramente voy al cine, y no es porque no me guste, sino porque no me ofrece ninguna satisfacción. Creo que no soy muy inteligente para los filmes. Sé que hay obras que son buenas, pero no las puedo aguantar."

"No es que yo fuera superior. Es que los demás eran inferiores."

"En asuntos de vital importancia, el estilo, y no la sinceridad, es lo verdaderamente vital"

"Creo que todo buen artista se siente aislado. Y debo pensar que soy un buen artista, porque de lo contrario no podría trabajar y pedirles perdón por tomarme la libertad de creer esto; si alguien quiere dirigir un filme, debe creer que es bueno. Un buen artista debe estar aislado. Si no está aislado, algo va mal."

"Si no fuera por las mujeres, nosotros aún estaríamos en cuclillas, en una caverna, comiendo carne cruda, debido a que hemos hecho la civilización a fin de impresionar a nuestras novias."

"!No creo en el cine a menos que haya movimiento en la pantalla. Por eso, no estoy de acuerdo con ciertos directores a quienes, sin embargo, admiro, y que se contentan con un cine estático. Para mí todo eso son imágenes muertas. Oigo detrás de mí el ruido del proyector, y cuando veo esos paseos larguísimos por las calles, estoy siempre esperando oír la voz del director que dice: "¡Corten!". El único director que no mueve mucho ni la cámara ni los actores, y en el que creo, es John Ford. Logra hacerme creer en sus filmes, aun cuando en ellos hay poco movimiento. Pero con los otros tengo siempre la impresión de que están intentando, desesperadamente, hacer arte. Sin embargo, deberían estar haciendo drama; y el drama debería estar lleno de vida."

"No te creas que la experiencia lo hace todo más fácil. Cuanta más experiencia tienes más te das cuenta de todas las opciones que hay"

"¿Mis tres directores favoritos?: “John Ford, John Ford y John Ford"

"Me parece maravilloso que el público pueda escoger con sus ojos lo que quiera ver de un plano. Yo no le fuerzo, y el uso de los primeros planos equivale a forzarle, no se puede ver otra cosa. En "El Ciudadano", por ejemplo, se habrán fijado en que hay muy pocos primeros planos, apenas algunos."

"Hoy en día, el interés de la gente en las películas se reduce a querer saber si el pelo de Verónica Lake es todo suyo. No veo como puede serlo."

"Tuve mucha suerte al trabajar con Mankiewicz: todo lo referente a Rosebud le pertenece. En cuanto a mí, sinceramente no me gusta mucho; funciona, es verdad, pero nunca he confiado plenamente en él. Sirve de guión entre todos los elementos. En cambio, tuve la buena suerte de tener a Gregg Toland, que es el mejor director de fotografía que ha existido, y también tuve la suerte de dar con actores que no habían trabajado nunca en películas; ninguno de ellos se había visto delante de una cámara hasta entonces. Todos procedían de mi teatro. Nunca habría podido hacer Ciudadano Kane con actores experimentados en el cine, porque en seguida me habrían dicho: "¿Qué se cree que estamos haciendo?" El que yo fuera un recién llegado los habría puesto en guardia, y por ese motivo habría echado a perder el filme."

"No me gusta presentar el sexo en la pantalla crudamente. No por moralidad ni por puritanismo; mi objeción es de orden puramente estético. En mi opinión, hay dos cosas que no se pueden llevar de ningún modo a la pantalla: la presentación realista del acto sexual y el hecho de orar a Dios."

"La comedia me llena de entusiasmo pero nunca he conseguido que un productor me dejara hacer una."

“En Italia, durante 30 años gobernaron los Borgia, hubo guerras, terror, asesinatos, sangre. Ellos produjeron a Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza, tuvieron amor fraternal, 500 años de democracia y paz. ¿Y qué produjeron? Relojes cucú”. Parlamento de Orson Welles en “El tercer hombre” película de Carol Reed sobre el libro de Graham Greene.

"Siempre comienzo por el diálogo. Y no entiendo cómo algunos se atreven a escribir la acción antes que el diálogo. Es una concepción muy rara. Sé que, en teoría, la palabra es algo secundario en el cine, pero el secreto de mi obra es que todo se basa en la palabra. No hago filmes mudos. Debo comenzar por lo que dicen los personajes. Debo saber lo que dicen antes de verlos hacer lo que hacen."

"Todo es posible a condición de ser lo suficientemente insensato."

"París es la delicia de los dramaturgos. Nueva York es el hogar de los directores. Londres, sin embargo, es la ciudad de los actores. En Londres, los actores son libres de hacer lo que quieran."

"Estoy en completo desacuerdo con esas obras de arte, novelas y filmes que, en nuestra época, hablan de la desesperación. Creo que un artista no puede adoptar como tema la desesperación total: estamos demasiado cerca de ella en la vida cotidiana. Se puede utilizar un tema de ese género sólo cuando la vida es menos peligrosa y más claramente afirmativa."

"Lo peor es cuando has terminado un capítulo y la máquina de escribir no aplaude".

"Hoy creo que el hombre no puede escapar a su destino de crear, cualquiera sea lo que haga, jazz, cucharas de madera o un grafitti en la pared. Todas ellas son expresiones de la creatividad del hombre, prueba de que aún no ha sido destruido por la tecnología. Pero, ¿hacemos esas cosas para la gente de nuestra época o repetimos lo que ya ha sido hecho? Debemos preguntarnos eso. Lo más importante es siempre dudar de la importancia de esa pregunta."

"Hollywood espera que experimentes, en un film que hace dinero. Y si no haces dinero, la culpa es tuya. Tu trabajo es hacer dinero."

"Parece que no tengo ningún sentido del vestir. Acabo de ser elegido entre los 10 hombres peores vestidos de Nueva York. Alguien me describió alguna vez como: “parece una cama deshecha”. ¡Tenía razón!."

"Hay tres cosas insoportables en la vida: café frío, champagne tibio y una mujer sobreexcitada."

"Lo maravilloso del cine, lo que le hace superior al teatro, es que tiene muchos elementos que pueden coartar, pero que también pueden enriquecernos, ofrecernos una vida imposible en ninguna otra parte. El cine debería ser siempre el descubrimiento de algo."

"Lo más personal que he puesto en “Sed de mal” es mi odio al abuso policial. Es mejor ver a un asesino irse libre que a los policías abusar de su poder."

"Amo la informalidad. Odio vestirme. Odio ser convencional y odio toda clase de snob."

"Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta."

"Por celos y envidias, el ser humano es capaz de todo, desde el crimen hasta la santidad. Es terrorífico".

"No creo que seré recordado por siempre. Pero no pienso en mi trabajo en esos términos. Es tan vulgar trabajar para la seguridad de la posteridad como hacerlo para la seguridad del dinero."

"Si quiero dedicarme a la pintura, la música, la escritura o la escultura, requiero solo de mi tiempo y de unos pocos dólares para materiales. Ahora, si quiero producir una película, tengo que irme y obtener un millón de dólares."

"Sería mejor que los críticos vinieran, no en las primeras noches, sino en las últimas, así podrían ejercitar sus indudables talentos para las oraciones fúnebres."

"Odio a las mujeres, las odio en general, no en particular, sino en un modo abstracto. Las odio porque nunca se puede aprender algo de ellas. Son inescrutables."

"El truquito de Rosebud es lo que menos me gusta de la película. Parece sacado de un librito de tercera sobre Freud para principiantes."

"Vivir en la falda de la lujuria no es malo, excepto que nunca sepas cuando la lujuria se pone de pie."

"El problema con las películas es que son viejas antes de estrenarse. No en vano vienen en lata."

"Todo actor cree, en su corazón, cada cosa mala que se imprime de ellos."

"Mi definición de éxito, es que no te arrojen cosas."

"Setenta por ciento de lo que he dicho en las entrevistas es falso."

"Hollywood es un dorado barrio adecuado para golfistas, jardineros, agentes de bolsa y complacidas estrellas de cine. Yo no soy ninguna de esas cosas."

"Las películas hacen esa clase de comentarios que sólo una novela puede hacer, la alusión al mundo en el que vive la gente, sus motivaciones psicológicas y económicas, las influencias del período en el que han vivido."

"Descubrí a los 6 años que todo era una farsa, trabajando con espejos. Desde entonces, siempre he querido ser mago."

"Hay miles de formas de representar un buen clásico. Si fuera efectivo, podría representar “Hamlet” en un trapecio."

"Cada artista debe ser, a su propio modo, un mago, un charlatán."

"La crítica es la esencia de la creación."


sábado, 20 de septiembre de 2014

Lord Cavendish, el colmo de la timidez

A todos nos suena, al menos de nuestra época de estudiantes, el nombre de Henry Cavendish (1731-1810), un gran físico y químico inglés, que ha pasado a la historia por sus adelantados experimentos y descubrimientos en el campo de la electricidad, además de por aislar el hidrógeno o cuantificar la constante gravitatoria. Cavendish tenía el tratamiento de Lord y era Duque de Devonshire ¡qué bien suena este nombre en inglés! y de él se decía que era el más sabio de todos los ricos y el más rico de todos los sabios, pero más allá de su probada inteligencia, de sus posesiones, riquezas y títulos también tenía una timidez que rayaba en lo patológico y que muy posiblemente estuviera acentuada por una ligera tartamudez, de modo que intentaba rehuir cualquier contacto social, de hecho hay muy pocas imágenes suyas. Algún contemporáneo suyo escribió: "probablemente haya pronunciado menos palabras que cualquier otro hombre en el curso de su vida, sin exceptuar a los monjes trapenses".

A tal punto llegaba la cosa que se comunicaba con su servidumbre a través de notas y llegó a hacerse construir entradas particulares y exclusivas a sus dependencias a fin de no tener que encontrarse con nadie. La comida y la ropa limpia le era dejada en una habitación aparte a una hora determinada a la que solo accedía cuando habían marchado los sirvientes. Tenía prohibido que nadie le tocara y de tener que hablar con alguien de temas científicos pedía que no le miraran a los ojos, cosa que por supuesto sus sirvientes tenían prohibido terminantemente. La cosa ya pasaba a mayores si el encuentro se producía con una mujer, situación en la que su timidez se volvía totalmente insoportable para él y provocaba que la mujer fuera despedida inmediatamente del servicio, supongo que para no tener cercano a un testigo de ese momento de suprema flaqueza de ánimo. 

Y ciertamente sería tímido para las relaciones humanas, pero era realmente arrojado para sus investigaciones. Ya hemos dicho que el campo más señalado de sus trabajos era el de la electricidad y como quiera que no tenía ningún tipo de instrumental que le permitiera medir la intensidad de la corriente, Cavendish la media a través de un curioso método, simplemente se aplicaba la corriente a sí mismo y la cuantificaba según la grado de dolor que le provocaba la descarga, lo que demuestra lo distintos que podemos ser las personas según el ámbito de nuestras vidas al que nos refiramos. Su propia timidez le impidió publicar muchos de sus grandes trabajos en vida lo que durante un tiempo otorgó la paternidad y fama por algunos descubrimientos a Faraday, Ohm o Coulomb, cuando en realidad las aportaciones de estos ya figuraban desde muchos años antes en los escritos no publicados de nuestro timorato Cavendish. Si duda, todo un personaje

lunes, 15 de septiembre de 2014

Hermann Hesse.- Carta a una joven confusa




Se encuentra usted en una etapa de la vida en la que los jóvenes, siempre que la naturaleza les haya prodigado suficientes dones, tratan de convertirse en individuos, en desarrollar su personalidad. Un noventa y nueve por ciento abandona pronto este intento porque es incómodo e impone severas exigencias, mientras que el camino hacia la adaptación, a la burguesía, al ganar dinero, etc. es mucho más fácil. Pero siempre existirá ese uno por ciento que no abandona su derrotero sino que prosigue fiel por él. El camino ancho ejerce en él una gran atracción sin duda, pero no tiene alternativa pues está predestinado a otra cosa y ello lo separa del noventa y nueve por ciento restante y así seguirá durante toda su vida.

Hubiera podido leer esto en mis libros, sin molestar a este viejo, pero ya le he ahorrado el esfuerzo.


Hermann Hesse (31-12-47)



Imagen: Salvador Dalí.- Niño geopolítico observando el nacimiento del hombre nuevo

domingo, 14 de septiembre de 2014

Boyhood (Momentos de una vida).- Richard Linklater, 2014



"¿Sabes? Dicen que "agarres el momento" . Estoy pensando que es al revés. Que el momento nos agarra a nosotros.

-Sí, lo sé. “[La vida] es constante, son momentos, es como si siempre fuera ahora mismo”


 "Este es el peor día de mi vida -(la marcha de su hijo a la universidad)- Sabía que este día llegaría, pero no pensé que estarías tan feliz de irte.
Acabo de darme cuenta de que mi vida se irá, así...Casarse, tener hijos, divorciarse.. cuando te enseñé a montar en bicicleta, divorciarme otra vez. Obtener el título, el trabajo que quería, mandar a Samantha a la universidad, a ti también ¿Sabes qué sigue? Mi maldito entierro
-¿No estás saltándote como 40 años?
-Sólo pensé que serían más»

“La vida consiste en improvisar”.


"Cualquiera puede hacer fotos. El arte es especial "


" ¿Por qué lloras?

Porque no tengo todas las respuestas. "


"¡Adiós patio! ¡Adiós buzón! ¡ Adiós, caja de cosas que mami no nos permitirá llevar con nosotros, pero que nosotros no queremos tirar! ¡Adiós casa! Nunca perdonaré a mami por hacernos mudar"

Albert Einstein, una anécdota y un reto




Hace algún tiempo que conocía esta anécdota que os voy a contar sobre Einstein (después vendrá el reto) y ciertamente la tenía por una leyenda urbana, muy bien traída y poco más. Pero el caso es que hace poco repasando una revista de historia (Historia y Vida nº 451) me la encontré allí y entonces me decidí a darle un poco más de crédito, pensando que una revista de su prestigio no se haría eco de asuntos poco fiables sin al menos reseñarlo. 

El caso es que Einstein no sabía conducir y se ayudaba de un conductor para que le llevara a las distintas Universidades, foros y auditorios donde de forma continua tenía que ir presentándose para explicar su reciente y controvertida Teoría de la Relatividad. El caso es que la conferencia se repetía tan continuamente que su chófer le preguntó si no se cansaba de contar siempre lo mismo. Einstein le respondió que si bien era un poco tedioso, era un reto el hacer llegar su Teoría todos, dada su complejidad. El chófer le contestó, que había escuchado ya tantas veces la conferencia, que por difícil que pudiera parecerle la teoría a Einstein, él (el chófer) podría repetirla sin problema alguno. El caso es que Einstein le hizo caso y se intercambiaron las ropas, entrando en el auditorio Einstein vestido de chófer, y el chófer de profesor. 

Corrían por entonces los años 20, cuando todavía no nos había invadido la televisión y la prensa llevaba más bien pocas fotografías, así, el rostro de Einstein no era muy conocido aun, y el cambio no fue percibido por los asistentes ya que nadie conocía cual era su aspecto, ni le conocía personalmente. El caso es que el chófer, que se sabía la conferencia tantas veces oída en sus esperas, de memoria, desarrollo esta de manera impoluta y sin errores. 

Pero claro, una cosa es contar las cosas como un papagayo y otra saber todos sus vericuetos. Llegado el momento de las preguntas uno de los asistentes le lanzó una duda sobre un determinado aspecto de la teoría. El chófer sin perder la calma y no sabiendo la respuesta, se dirigió a quien le preguntaba y le dijo inspiradamente "Esa es una cuestión tan sencilla, que dejaré que mi chófer que está presente en la sala la responda por mi". 

El chófer no sería un genio como Einstein, pero desde luego nadie negará que era agudo y dotado de buenos reflejos. Las cosas.....

Ahora os propongo este acertijo que según se cuenta, elaboró el propio Einstein de joven (no hay certeza de su autoría). Del problemilla se cuenta que sólo el 2% de la población llega a resolverlo (no sé, no sé…….) en cualquier caso los retos siempre están bien, y más cuando nos ponen una cota a alcanzar tan jugosa ¿Seremos de ese 2%? Si os animáis ahí os lo dejo. Al final para los que desesperen dejo la página con la solución. Si das con ella no la pongas en comentarios, por si alguien quiere seguir con el reto.

El acertijo dice así: 

" En una calle hay cinco casas, pintadas de diferentes colores, en una fila de izquierda a derecha. En cada casa vive una persona de diferente nacionalidad. Los dueños de estas cinco casas beben distintas bebidas, fuman distintas marcas de cigarros y tienen una mascota diferente"

Tenemos las siguientes claves: 

- El británico vive en la casa roja. 
- El sueco tiene un perro.
- El danés bebe té.
- La casa verde está a la izquierda de la casa blanca.
- El dueño de la casa verde bebe café.
- La persona que fuma Pall Mall cría pájaros.
- El dueño de la casa amarilla fuma Dunhill.
- El hombre que vive en la casa del centro toma leche.
- El noruego vive en la primera casa.
- El hombre que fuma Blends vive al lado del que tiene gatos.
- El hombre que tiene caballos vive al lado del hombre que fuma Dunhill.
- El hombre que fuma Blue Master bebe cerveza.
- El alemán fuma Prince.
- El noruego vive al lado de la casa azul.
- El hombre que fuma Blends tiene un vecino que bebe agua

Y la pregunta es: ¿Quién es el dueño del pez? 

Yo diría que para empezar a tirar del hilo no es mala idea empezar por el color de las casas….. lo demás…. es pura lógica.

Solución en: 

viernes, 12 de septiembre de 2014

Antonio Machado habla de sí mismo

Antonio Machado visto por Leandro Oroz - 1925


"Cuando nos alejamos de la juventud, que es casi toda ella anhelo de porvenir y, por ende, ansia de todo lo posible, limitamos el campo de nuestras aspiraciones; creemos conocer ya, no sólo el ritmo, sino la ley que ha de regir la totalidad de nuestra vida, y renunciamos a hacemos ilusiones, quiero decir que aspiramos a vivir de realidades. Pensamos entonces que lo real de nuestra vida es solamente aquello que no pugna con la norma ideal que habíamos sacado, por abstracción, de nuestra experiencia. Es la edad en que, fatalmente, desconfiamos de merecer todo honor y toda ventura que no esperábamos. Así, el hombre que en plena juventud no logró inquietar demasiado el corazón femenino, y ya en su madurez vio claro que los caminos de Don Juan no eran los suyos, se siente algo desconcertado y perplejo si, candidior postquam tondenti barba cadet (algo así como "cuando , afeitándome, ya más canosa caía su barba"), alguna bella dama le brinda sus favores. Y pongo este ejemplo, aparentemente inadecuado, para demostraros que no es menosprecio del honor que no se espera o de la dicha inopinada la causa de nuestro desconcierto y perplejidad porque ¿quién habrá que desdeñe el amor aunque le llegue cuando el sueño perdurable comienza a enturbiarle los ojos? Es que, en verdad, lo que no estaba ya en el campo de nuestras esperanzas, si por azar nos aparece, no logra convencemos de su realidad. Por eso habéis de perdonarme, señores, este rubor y esta timidez con que llego ante vosotros y el que yo, académico electo desde el día, ya lejano, en que vertisteis sobre mí la cornucopia de vuestras bondades, me haya preguntado muchas veces y me pregunte todavía si merezco serlo, si, en realidad, lo soy.

No creo poseer las dotes específicas del académico. No soy humanista, ni filólogo, ni erudito. Ando muy flojo de latín, porque me lo hizo aborrecer un mal maestro. Estudié el griego con amor, por ansia de leer a Platón, pero tardíamente y, tal vez por ello, con escaso aprovechamiento. Pobres son mis letras en suma, pues, aunque he leído mucho, mi memoria es débil y he retenido muy poco. Si algo estudié con ahínco fue más de filosofía que de amena literatura. Y confesaros he que con excepción de algunos poetas, las bellas letras nunca me apasionaron. Quiero deciros más: soy poco sensible a los primores de forma, a la pulcritud y pulidez del lenguaje, y a todo cuanto en literatura no se recomienda por su contenido. Lo bien dicho me seduce sólo cuando dice algo interesante, y la palabra escrita me fatiga cuando no me recuerda la espontaneidad de la palabra hablada. Amo a la naturaleza, y al arte sólo cuando me la representa o evoca, y no siempre encontré la belleza allí donde literalmente se guisa."

El fragmento pertenece al discurso, datado en 1931, que Antonio Machado preparó para su ingreso en la Real Academia de la Lengua Española (se elección produjo en 1927) y que por diversas circunstancias nunca llegó a leer ni a formalizarse su incorporación a la Institución.

Os dejo un interesante vídeo sobre este sensacional poeta:


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Vigilando la moral - Beach Policeman (Policía de playa) - 1922




Hoy en día las medidas de los trajes de baño son más fuente de intranquilidad para los hombres que para las mujeres, pero hubo un tiempo y un lugar en el que las mujeres no las tenían todas consigo para conseguir un relajado día de baño. Es lo que ocurrió a las bañistas de la playa Tidal Basin en Washington (al fondo de la foto puede apreciarse el obelisco que adorna la ciudad), desde que el Superintendente Col. Sherrrill, gran vigía de la moralidad, lanzó una orden por la cual los trajes de baño no podían dejar sin cubrir más de seis pulgadas de muslo desde la rodilla hasta el borde del bañador, y claro, como las ordenes están para cumplirlas, alguien tiene que vigilarlas y ahí podemos ver, rodilla en tierra, con su placa al cinto al agente Bill Norton, aparentemente meticuloso al milímetro, en plena faena. Y es que los locos años veinte eran locos en muchos sentidos.

No tenemos constancia del autor de la fotografía.

martes, 9 de septiembre de 2014

Fragmento de "Momo" (1973) - Michael Ende



"—Querido amigo —contestó el agente, alzando las cejas—, usted sabrá cómo se ahorra tiempo. Se trata, simplemente, de trabajar más deprisa, y dejar de lado todo lo inútil. En lugar de media hora, dedique un cuarto de hora a cada cliente. Evite charlas innecesarias. La hora que pasa con su madre la reduce a media. Lo mejor sería que la dejara en un buen asilo, pero barato, donde cuidaran de ella, y con eso ya habrá ahorrado una hora. Quítese de encima al periquito. No visite a la señora Daria más que una vez cada quince días, si es que no puede dejarlo del todo. Deje el cuarto de hora diario de reflexión, no pierda su tiempo precioso en cantar, leer o con sus supuestos amigos. Por lo demás, le recomiendo que cuelgue en su barbería un buen reloj, muy exacto, para poder controlar mejor el trabajo de su aprendiz.

—Está bien —dijo el señor Fusi—, puedo hacer eso. Pero, ¿qué haré con el tiempo que me sobre?¿Tengo que depositarlo?¿Dónde?¿O tengo que guardarlo?¿Cómo funciona todo eso?

—No se preocupe —dijo el hombre gris, mientras sonreía por segunda vez—. De eso nos ocupamos nosotros. Puede usted estar seguro de que no se perderá nada del tiempo que ahorre. Ya se dará cuenta de que no le sobra nada. Hágalo tranquilo, querido amigo. Puedo, pues darle la bienvenida a la gran comunidad de los ahorradores de tiempo. Ahora también usted, señor Fusi, es un hombre realmente moderno y progresista. ¡Lo felicito!"



La fotografía es obra de Brian Day y tiene por título "Todo va a estar bien"

lunes, 8 de septiembre de 2014

Imágenes y Palabras: Robert Doisneau versus Lope de Vega




LOPE DE VEGA
Soneto 

Desmayarse, atreverse, estar furioso, 
áspero, tierno, liberal, esquivo, 
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.


En esta nuevo duelo de imagen y fotografía nos pareció buena idea retar el maravilloso "Soneto" de Lope de Vega con la imagen de uno de esos maravillosos besos que tan espléndidamente sabía fotografiar Robert Doisneau, en este caso el titulado "El beso en la Opera" (París - 1950). Decidan ustedes que propuesta les gusta más.


Hace poco pudimos disfrutar de una interesante película sobre la juventud de Lope de Vega y en el se recitaba el soneto de arriba. Os dejo las imágenes:








domingo, 7 de septiembre de 2014

El campeonato mundial de pajaritas (microrrelato) - Luis Britto Garcia (Venezuela - 1940)




Abierto oficialmente el campeonato mundial de pajaritas el señor Pereira se dirige al proscenio, toma una hoja de papel, la dobla, la vuelve a doblar, y de los pliegues surgen lentamente una montaña, y un arroyo, y un arco iris que desciende hasta que junto a él fulguran las nubes y finalmente las estrellas. Un gran aplauso resuena, el señor Pereira se inclina y baja lentamente a la sala.

Acto seguido se instala en el proscenio el señor Noguchi, quien toma en cada mano una hoja de papel, la mano izquierda dobla dobla, sale una paloma, sosteniendo el pico con los dedos anular y meñique y tirando de la cola con los dedos índice y medio las alas suben bajan suben bajan, la paloma vuela, entretanto la mano derecha dobla, dobla, sale un halcón, colocando el dedo índice en el buche y presionando con el pulgar en las patas, las poderosas alas suben bajan bajan suben, el halcón vuela, persigue a la paloma, la atrapa, cae al suelo, la devora.
Grandes y entusiásticos aplausos. 

Sube al proscenio el señor Iturriza, quien es calvo, viejo, tímido y usa unos lentencitos con montura de oro. En medio de un gran silencio el señor Iturriza se inclina ante el público, hace una contorsión, se vuelve de espaldas. La segunda contorsión la despliega, asume una forma extraña, y luego viene la tercera, la cuarta, la quinta contorsión, la apertura del pliegue longitudinal, y la vuelta del conjunto. La sexta y la séptima contorsiones son apenas visibles pero definitivas, la gente va a aplaudir pero no aplaude, en el proscenio el señor Iturriza deshace su último pliegue y se transforma en una límpida, solitaria, gran hoja cuadrada de papel blanco.



Luis Britto García, nació en Caracas en 1940, y además de su labor como abogado, sociólogo y profesor en la Universidad de Venezuela ha desarrollado una interesante labor como escritor de novelas, cuentos y ensayos que le han valido importantes premios como el de "Casa de las Américas", el "Andrés Bello" de teatro o el "Nacional de Literatura" de Venezuela. Son destacables sus obras "Rajatabala", "Abrapalabra", "Pirata" o "Pare de sufrir".

sábado, 6 de septiembre de 2014

Meryl Streep y "La decisión de Sophie"



Meryl Streep ha ido forjando una carrera realmente maravillosa y el que ella participe en una película ya es suficiente para que sepamos que es interesante verla, que algo vamos a encontrar allí que va a merecer la pena. Para mi una de sus mejores escenas se encuentra en "La decisión de Sophie" (1982-Alan Pakula) película por la que ganó merecidísimamente el Oscar a la mejor actriz. Curiosamente la misma actriz se refirió a esa misma escena en una entrevista como uno de los momentos más tristes y decepcionantes de toda su carrera. En la escena, Sophie es obligada a elegir entre uno de sus hijos por un oficial alemán; todos nos podemos imaginar la sensación de abismo que puede suponer una decisión así, pero ¿cómo se lleva esto a la pantalla, de donde se sacan referencias, recursos o experiencias que sirvan para construir un momento tan al límite?. Meryl Streep hizo la escena de su vida, volcó en ella todo un caudal de sentimientos, dudas y miedos. Todos somos padres o madres y todos tuvimos ocasión de meternos bajo su piel y pensar en tan horrenda decisión. La escena logró tal nivel de tensión dramática que había quedado impregnada de ella todo el plató, pero cuando terminó la escena faltaba algo…. no se había oído el "corten" de rigor. Meryl Streep permaneció un tiempo esperando en el plató y por su cabeza solo paso un "Dios mio, ha quedado abrumado", al ser consciente de que lo había dado todo en aquella toma. Pasado un tiempo se acercó al lugar donde se solía colocar el director, Alan Pakula y su ayudante, y una vez en el lugar se encontró con la tremenda decepción de sorprender ambos sujetos con sus cabezas inclinadas hacia atrás, totalmente dormidos. ¡Increible! Ellos se lo perdieron…. 






Ficha de la película:

TÍTULO ORIGINAL: Sophie's Choice
AÑO: 1982
DURACIÓN: 157 min.
PAÍS: EEUU

DIRECTOR: Alan J. Pakula

REPARTO: Meryl Streep, Kevin Kline, Peter MacNicol, Rita Karin, Stephen D. Newman, Greta Turken, Josh Mostel, John Rothman, Eugene Lipinski

PRODUCTORA: Universal Pictures / ITC Entertainment

PREMIOS: 1982: Oscar: Mejor actriz (Meryl Streep). 5 nominaciones
GUIÓN: Alan J. Pakula (Novela: William Styron)
MÚSICA: Marvin Hamlisch
FOTOGRAFÍA: Néstor Almendros

miércoles, 3 de septiembre de 2014

William Butler Yeats.- Cuando seas vieja



Cuando seas vieja, gris y cansada,
y cabeceando junto al fuego, tomes este libro,
y lentamente leas, soñando con la mirada suave
que tus ojos un día tuvieron, con sus profundas sombras;

Cuántos adoraron tus instantes de alegre gracia,
y amaron tu belleza con amor falso, o verdadero;
pero un hombre amó el alma peregrina en ti,
y amó las penas de tu rostro que cambiaba.

E inclinándote junto al resplandor de los leños,
murmures, un poco triste, cómo huyó el amor,
cómo flotó lejos sobre las montañas,
y escondió su rostro entre una multitud de estrellas.

Imagen: Whistler.- retrato de su madre

Voltaire, Federico II y los asnos



En cierta ocasión, Federico II de Prusia invitó a Voltaire a cenar. La admiración que aquel tenía por el filósofo era grande aunque a veces le hacía blanco de sus bromas y sátiras. En aquella ocasión le dejó una nota sobre su plato que decía:

"Voltaire es el primero de los asnos. Federico II"

Voltaire no se inmuto al ver la nota, simplemente se limitó a leerla en voz alta ante el resto de las personalidades presentes en aquella cena:

"Voltaire es el primero de los asnos. Federico, el segundo"


El busto de Voltaire que acompaña la anécdota es obra del escultor Jean-Antoine Houdon (1741-1828)

martes, 2 de septiembre de 2014

Las añoranzas de Fernando Pessoa




"¡Añoranzas! Las tengo hasta de lo que no ha sido nunca mío, debido a una angustia de fuga del tiempo y una enfermedad del misterio de la vida. Caras que veía habitualmente en mis calles habituales, si dejo de verlas, me entristezco; y no han sido nada mío, a no ser el símbolo de toda la vida. ¿El viejo sin interés de las polainas sucias, que se cruzaba frecuentemente conmigo a las nueve y media de la mañana? ¿El vendedor de lotería cojo que me molestaba inútilmente? ¿El vejete redondo y colorado del puro a la puerta de la tabaquería? ¿El dueño pálido de la tabaquería? ¿Qué se ha hecho de todos ellos, que, porque los vi y volví a verlos, fueron parte de mi vida? Mañana también desapareceré yo de la Calle de la Plata, de la Calle de los Doradores, de la Calle de los Lenceros. Mañana, también yo —el alma que siente y piensa, el universo que soy para mí— sí, mañana yo también seré el que dejó de pasar por estas calles, el que otros vagamente evocarán con un «¿qué será de él?» Y todo cuanto hago, todo cuanto siento, todo cuanto vivo, no será más que un transeúnte menos en la cotidianeidad de las calles de una ciudad cualquiera."


Fragmento tomado de "El libro del desasosiego", escrito por Fernando Pessoa, utilizando en esta ocasión el heterónimo de Bernardo Soares del que decía el propio Pessoa:  «semiheterónimo porque no siendo su personalidad la mía, es no diferente de la mía, sino una mutilación de ella. Soy yo, menos el raciocinio y la afectividad». En el libro se recogen un buen número de aforismos y pensamientos sobre lo divino y lo humano recogidos de manera dispersa por el autor entre 1913 y 1935 y que hoy se consideran su obra en prosa mas valorada. 

En la foto podemos ver a Fernando Pessoa caminando por la calle Rua Garret de Lisboa, 1928