Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 17 de junio de 2014

Chick Webb: Un gigante del Jazz



Chick Webb se llamaba en realidad William Henry Webb (1905-1939) y desde luego no era de ese tipo de hombre que se amilana ante las adversidades; una tuberculosis de la espina dorsal le había jorobado la espalda y su estatura era casi la de un enano. Podía parecer flacucho y poquita cosa pero esas sólo eran las apariencias, dentro de aquel menudo cuerpo habitaba un verdadero genio al que sus acusados problemas físicos no le impidieron ponerse a trabajar desde muy joven como repartidor de periódicos para con el dinero ahorrado comprarse su primera batería y a través de ella cambiar de vida. 

Y es que Chick Webb es uno de los grandes del jazz, tanto tocando la betería, instrumento en el que es considerado uno de los mejores intérpretes de la historia, como liderando, con una técnica, energía y potencia casi sobrehumanas una big band desde su instrumento, labor para la que utilizaba todo tipo de artificios con la batería, dotando a su formación de una personalidad inconfundible. 
       Empezó a tocar la batería en cruceros de placer con tan sólo 11 años y no tardaría en formar su propia banda, los "Harlenm Stompers", con la que actuaría en todos los locales destacados de Nueva York, especialmente en el Savoy Ballroom, que es con el que se asocia su banda. El caso es que el prestigio y admiración por Chick Webb crecía día a día, por lo que incluso su banda terminó por adoptar su nombre, pasando a ser conocida como "Chick Webb & his Orchestra", resultando, a partir de 1934 una de las grandes sensaciones del jazz. Pero lo mejor aun estaría por llegar. 

Gene Krupa, otro de esos genios que como Webb dirigía su orquesta desde la batería, contaba con una maravillosa cantante indisolublemente asociada a su formación, la genial Anita O'Day, una verdadera máquina de producir swing y alegría, pero Webb le ganaría con mucha ventaja en este aspecto, ya que su orquesta fue en la que debutó y empezó a despuntar una jovencísima Ella Fitzgerald. Y no solo le mojo la oreja en este aspecto en lo que a las vocalistas se refiere, sino tambien en los habituales mano a mano que se daban entonces entre grandes orquestas, Webb tuvo el suyo con el sensacional Krupa y parece que salió airoso del envite con él.

Webb con Ella Fitzgerald
La llegada de Ella Fitzgerald a la orquesta de Webb, es digna del cuento de Cenicienta. Ella Fitzgerald contaba tan sólo con 16 añitos cuando su madre la animó a presentarse como !bailarina! a un célebre concurso llamado "Amateur Night Show" que cada semana organizaba el Teatro Apolo de Harlem, algo así como el "Tu sí que vales" de hoy día. El caso es que cuando a aquella muchachita le tocó salir a escena se quedó paralizada por el miedo y no eran precisamente pasos de baile lo que ocupaba su cabeza, así que para encontrar una salida a tan embarazosa situación, no se le ocurrió otra cosa que ponerse a cantar la canción "Judy" al estilo de su admirada Connee Boswell. Todos los que allí estaban quedaron boquiabiertos con la naturalidad con la que cantaba aquella muchachita, por su frescura y su envidiable sentido del ritmo. El triunfo fue sensacional y se puede decir que llegó como aspirante a bailarina y salió del teatro como una prometedora cantante. Evidentemente el primer premio fue suyo y además tuvo la suerte que entre los presentes estaba gran Benny Carter, un sensacional saxofonista para el que no pasaron desapercibidas las capacidades de aquel diamante en bruto.

Benny Carter intentó primero convencer para que la contratara a Benny Goodman y después a Fletcher Henderson, que no supieron ver lo que se les ofrecía, un talento que no dejo escapar Chick Webb una vez que se la ofrecieron, a pesar de que en principio lo que buscaba era una voz masculina. En su elección pesó mucho la insistencia de un músico bengalí de su banda, Bardu Ali, que no cesaba de decirle:  "Jefe esta chica tiene algo". Con ella la Orquesta de Webb era todavía mejor y poco a poco tomó confianza hasta aparecer en la mayoría de los temas de la orquesta. 

El crítico George T. Simon, de la prestigiosa revista "Metronome" escribía sobre ella: «Aquí tenemos a la número uno de 1936... Ella Fitzgerald... la joya de 17 años que canta en el Harlem' Savoy Ballroom con la estupenda orquesta de Chick Webb, con su gran aptitud natural para el canto... una de la mejores... no hay razón para pensar que no llegue a ser la mejor dentro de un tiempo».

Webb, Ellington y Artie Shaw
En aquella época Ella Fitzgerald todavía no era dada a improvisar o a utilizar el scat, pero era insuperable en las baladas y en el swing que rezumaban sus interpretaciones. Con Webb grabó algunas grandes canciones como "If You Can't Sing It, You'll Have to Swing It", pero no fue hasta la grabación de su versión de la nana "A Tisket A Tasket" en 1938 cuando alcanzó directamente el estrellato.

En ese mismo año de 1938, Chick Webb cayo enfermó y tras varias recaídas terminaría falleciendo en 1939, con tan solo 34 años. Ella Fitzgerald no se amilanó y a pesar de su juventud se decidió a no dejar desamparada y sin lider a la formación, ocupando ella ese papel durante dos años, conociéndose a dicha banda como "La gran orquesta de Ella Fitzgerald", una verdadera excepción esta en el mundo del jazz, dado que no se estilaban las orquestas dirigidas por mujeres. 

En 1942, agotada por el esfuerzo que suponía simultanear su faceta de cantante con la de directora de orquesta, Ella Fitzgerald disuelve la misma y comienza su carrera en solitario.

!Que buen gusto tenía House cuando adornaba su habitación con un poster de Chick Webb!


"Chick Webb, Ella Fitzgeral, el Savoy..... St. Louis Blues"


"I got a guy"


"When I get low I get high"



2 comentarios: