Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 7 de marzo de 2014

¿Somos lo que la educación ha hecho de nosotros?




Hace unos días una compañera de trabajo me hablaba de un niño que “era malo” . Su madre se sentía impotente ante su comportamiento y hacía todo lo que estaba en su mano por cambiarlo. Como educadora siempre he querido creer que la educación puede moldearnos, cambiarnos, o al menos limar nuestros rasgos más conflictivos o antisociales. Pero como profesora de filosofía nunca he podido evitar cuestionarme si no hay algo irremediable, irreductible, en nuestra persona, algo que está más allá de la labor de educadores y circunstancias y que constituye nuestra individualidad. En muchas de mis lecturas y en la propia carrera he podido observar cómo domina la idea de que la educación nos humaniza, nos convierte en lo que somos: a partir de una naturaleza egoísta, agresiva y caprichosa-según Hobbes- o egoísta con ciertos buenos sentimientos según otros, la sociedad nos transforma en seres civilizados e incluso solidarios, y todo ello gracias a la educación... es la cultura la que nos enseña a pensar en los demás, a acatar normas y autoridades, a no hacer siempre o casi siempre lo que nos apetece o antoja pensando en las consecuencias para nuestra convivencia social. Una película reciente - “Tenemos que hablar de Kevin”- me ayudó a profundizar aún más en esta cuestión : un joven asesina a varios compañeros y profesores de su instituto. Desde su infancia, el chico tuvo malos instintos, malos sentimientos, y su madre, que era consciente de ello, hizo todo lo que pudo por eliminarlos. Después de la tragedia, todos los vecinos y amigos la culpan a ella: con manchas de pintura roja en su casa o en su coche, con insultos, con la marginación... la sociedad la responsabiliza del comportamiento de su hijo como si la educación fuera la respuesta, como si fuera la culpable, para bien o para mal, de lo que somos, de las personas en las que nos convertimos. ¿Es siempre así? ¿Son los hijos barro sin forma alguna  en las manos de sus padres? Más aún ¿sería positivo que fuera así en todos los casos? ¿Son todos los padres los mejores escultores imaginables  de ese material dúctil  que tienen en sus manos? ¿Es positivo que la individualidad oponga resistencia a la educación, que se rebele a lo que,  en muchas ocasiones, intenta uniformarnos, conviertiéndonos  en todo lo que la sociedad espera de nosotros? ¿Cómo valorar la educación y qué debemos esperar de ella?

Por Celia Valdelomar

2 comentarios:

  1. Creo que este texto muestra que el ser humano no está determinado de ninguna manera, ni siquiera de forma cultural. Si bien es cierto que pueden existir esos "instintos", un determinismo animal o biológico, también es cierto que esa cultura que nos civiliza ha sido inventada por el hombre, luego este mismo tuvo que civilizarse sin cultura. Es ahora cuando entonces tocaría hablar de un determinismo cultural o educativo, pero tampoco funciona, porque cada individuo se desarrolla de una manera y lo malo del planteamiento educativo es que impone un molde común a todos, y no todos son, somos, iguales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Intentaré ver la película. Me parece un tema interesantísimo. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar