Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 25 de noviembre de 2013

Ellas de rosa, ellos de celeste




No siempre fue esta la adjudicación de colores tradicional, según su sexo, para vestir a los bebes recién nacidos. Es más, hace poco más de un siglo ni tan siquiera se pensaba en algo parecido. El caso es que el origen de esta forma de vestir a los bebes viene del ámbito militar británico, aquellos de "la delgada línea roja" vestían a sus bebes de rosa por ser una versión light del rojo de las guerreras rojas de sus soldados, aunque a finales del siglo XIX cambiaron las tornas y las ropas azules de los marinos de los barcos de su majestad se convirtieron en tendencia, por lo que ahora la ropa de los varones recién nacidos paso a ser celeste. En Estados Unidos, en los primeros años del siglo XX todavía había publicaciones que reservaban el rosa para los niños por parecerles un color "más decidido y fuerte" y el celeste para las niñas. Siguiendo la línea de los británicos pronto se asentó el celeste para los niños y el rosa para las niñas, ayudando a ello el "Think pink" de la campaña con la que se estimulaba a las mujeres a volver a sus hogares después de haber participado muy activamente en la industria armamentística durante la guerra, o los diseños de modistos como Christian Dior y películas como "Una cara con ángel" que hacían del rosa un color marcadamente femenino. En la foto podemos ver a Audrey Hepburn, por supuesto, de rosa.

A partir de un artículo de la revista "Historia y vida" - nº 549