Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 19 de noviembre de 2013

Magnolia (Paul Thomas Anderson, 1999)




"Tengo mucho amor que dar, pero no sé dónde colocarlo. "

"Hay historias de coincidencias, y casualidades, y cruces, y cosas extrañas, y de tal y cual, y de quien sabe. Y generalmente decimos, bueno, si eso saliese en una película no me lo creería. No se quien conoce a no se cual y tal y tal y tal. Y, en la humilde opinión de este narrador, ocurren cosas extrañas a todas horas. Y así es, y así es. Y la vida dice, quizá nosotros hayamos acabado con el pasado pero el, no ha acabado con nosotros. "


" Vayamos al grano. Los hombres son cerdos. LOS HOMBRES SON CERDOS! ¿no es eso lo que dicen? Porque hacemos cosas malas, hacemos cosas horribles, espantosas, atroces y terribles cosas que una mujer jamas haría...Las mujeres no mienten...Las mujeres no engañan...Las mujeres no nos manipulan... "


"Perdonar a alguien que te ha jodido es duro, pero es más duro saber que le puedes perdonar "


"¿Que es lo que quieren las mujeres?." "Siempre más".


"¿En que estas pensando? Te estoy juzgando en silencio".


"¡Él necesita pastillas, yo necesito respuestas!. "


Prólogo:


"En el New York Herald del 26 de Noviembre del año 1911, hay una noticia del ahorcamiento de tres hombres, murieron por el asesinato de Sir Edmund William Godfrey, esposo, padre, farmacéutico y todo un caballero residente en Greenberry Hill, Londres. Fue asesinado por 3 vagabundos cuyo móvil fue simple robo. Fueron Identificados Como Joseph Green, Stanley Berry y Daniel Hill. Green, Berry, Hill. Me gustaría pensar que fue solo una cuestión de azar.

Tal y como informa el "Reno Gazette" en Junio de 1983, hay una historia de un incendio, el agua necesaria para apagar el fuego y de un buzo llamado Delmer Darion. Era empleado del Hotel y casino Nugget en Reno, Nevada dónde trabajaba como couprier. Muy Apreciado y considerado como un hombre dinámico, alegre y deportivo. La verdadera pasión de Delmer era el lago. Según el acta del forense Delmer murió de un ataque al corazón, pero lo más curioso es la nota aparte del suicidio, al día siguiente, de Craig Hansen, un voluntario para combatir el incendio, padre de cuatro hijos abandonados y con cierta tendencia a la bebida.

El Sr. Hansen fue el piloto del avión que por accidente sacó a Delmer Darion del agua. Además la atormentada vida del Sr. Hansen se había cruzado con la de Delmer Darion tan solo dos noches antes.

-Solo necesito un dos.

-Solo necesita un dos.

-Eso es todo lo que necesito.

-Muy bien llego el momento de la verdad.

-Eso es un ocho.

Ante el peso de la culpabilidad y la magnitud de tamaña coincidencia Craig Hansen se quito la vida. Y yo intento pensar que fue solo una cuestión de azar.


La anécdota que contó en 1961 durante una entrega de premios de la Asociación Americana de Ciencias Forenses, el Dr. John Harper, presidente de la asociación, empezó con un simple intento de suicidio. Sydney Barringer de 17 años, En la ciudad de Los Angeles el 23 de Marzo, de 1958.

El forense dictaminó que el suicidio sin éxito se había convertido de repente en un homicidio con éxito. Me explico, el suicidio quedó confirmado con una nota hayada en el bolsillo derecho de Sydney Barringer. Al mismo tiempo que el joven Sydney estaba en la cornisa de aquel edificio de nueve pisos una discusión subía de tono tres más abajo.

Los vecinos escucharon, como ya era habitual, las discusión de los inquilinos y no era nada extraño que se amenazasen con una escopeta o con una de las muchas pistolas que guardaban en la casa.

- ¡Atrévete!

Y cuando la escopeta se disparó por accidente...

- ¡Cállate! ¡Eres un cerdo!

... Sydney pasaba por allí.

- ¿Qué? - ¡Calla de una puta vez!

Además, los dos inquilinos resultaron ser Fay y Arthur Barringer. La madre de Sydney. Y el padre de Sydney.

Al ser acusada de los cargos, después de que la policia le diera muchas vueltas a la situación. Fay Barringer juró que no sabía que el arma estaba cargada.

- No lo sabía - Siempre me amenaza con un arma, pero no las tengo cargadas. - ¿Y usted no cargó el arma? - ¿Porqué iba a cargarla?

Un niño que vivía en el edificio, visitante ocasional y amigo de Sydney Barringer dijo que había visto seis días antes como cargaban la escopeta.

- Ricky, ven aquí un momento

Al parecer las discusiones y peleas y tanta violencia era demasiado para Sydney Barringer y conociendo la tendencia de sus padres a pelearse decició hacer algo.

- Dijo que quería que se mataran entre sí, que lo único que deseaban hacer era matarse. Que él los ayudaría si eso era lo que querían.

Sydney Barringer salta de la azotea del noveno piso. Sus padres discuten tres pisos más abajo. El disparo por accidente de su madre alcanza a Sidney en el estomago cuando pasa por la ventana del sexto piso. Muere al instante pero sigue cayendo, para dar tres pisos más abajo con una red de seguridad instalada tres días antes, para un grupo de limpiaventanas, que hubiera amortiguado su caida, y le hubiera salvado la vida de no ser por el agujero que tenía en el estomago.

De modo que Fay Barringer fue acusada del asesinato de su hijo y Sydney Barringer fue declarado cómplice de su propia muerte.

Y en la humilde opinión de este narrador, eso no es algo que simplemente pasó. Esto no puede ser una de esas cosas. Esto, por favor, no puede ser eso. Y por lo que a mí respecta, no puede ser. Esto no fue solo una cuestión de azar. No. Estas cosas extrañas suceden a todas horas."

Rainer Maria Rilke.- Cuadernos de Maite Laurids Brigge




“Para escribir un solo verso, es necesario haber visto muchas ciudades, hombres y cosas; hace falta conocer a los animales, hay que sentir cómo vuelan los pájaros y saber qué movimiento hacen las pequeñas flores al abrirse por la mañana. Es necesario poder pensar en caminos de regiones desconocidas, en encuentros inesperados, en despedidas que hacía tiempo se veían llegar; en días de infancia cuyo misterio no está aún aclarado; [...] en mañanas al borde del mar, en la mar misma, en mares, en noches de viaje que temblaban muy alto y volaban con todas las estrellas -y no es suficiente incluso saber pensar en todo esto. Es necesario tener recuerdos de muchas noches de amor, en las que ninguna se parece a la otra, [...] Es necesario aún haber estado al lado de los moribundos, haber permanecido sentado junto a los muertos, en la habitación, con la ventana abierta y los ruidos que vienen a golpes. Y tampoco basta tener recuerdos. Es necesario saber olvidarlos cuando son muchos, y hay que tener la paciencia de esperar que vuelvan. Pues, los recuerdos mismos, no son aún esto. Hasta que no se convierten en nosotros, sangre, mirada, gesto, cuando ya no tienen nombre y no se les distingue de nosotros mismos, hasta entonces no puede suceder que en una hora muy rara, del centro de ellos se eleve la primera palabra de un verso…”



Imagen: Emil Nolde

Roberto Fernández Retamar.- Felices los normales

"Felices los normales, esos seres extraños, los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente, una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida, los que no han sido calcinados por un amor devorante, los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más, los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros, los satisfechos, los gordos, los lindos, los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí, los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura, los flautistas acompañados por ratones, los vendedores y sus compradores, los caballeros ligeramente sobrehumanos, los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos, los delicados, los sensatos, los finos, los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles. Felices las aves, el estiércol, las piedras. Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños, las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan y nos construyen, los más locos que sus madres, los más borrachos que sus padres y más delincuentes que sus hijos y más devorados por amores calcinantes. Que les dejen su sitio en el infierno, y basta…"

Imagen: Van Gogh.- autorretrato (detalle)

Lizzie Miles y Woody Allen



Una de las cosas buenas que tiene ver una película de Woody Allen es que siempre nos descubre alguna joyita musical que se encontraba perdida para la mayoría. En este caso, con Blue Jasmine, el gran descubrimiento ha sido la desconocida para mi, Lizzie Miles, una cantante nacida en 1895 en Nueva Orleans y que se movió con soltura tanto por el blues, como por el jazz y el gospel. Es curioso que tras enfermar en los años 30 decidió retirarse de la música y en los 40 cuando se recuperó volvió a cantar, pero como quiera que había prometido que si recobraba la salud nunca más se subiría a un escenario, cantaba desde un lado del mismo o desde abajo. Murió en 1963 de un ataque al corazón Un gran descubrimiento este tema "A good man is hard to find" o lo que es lo mismo "Un buen hombre es difícil de encontrar". 



Espero que os guste tanto como a mí. 

El Cristo de San Juan de la Cruz - 1951 - Salvador Dali

 


El mismo Salvador Dali explica su cuadro:
"La posición de Cristo ha provocado una de las primeras objeciones respecto a esta pintura. Desde el punto de vista religioso, esa objeción no está fundada, pues mi cuadro fue inspirado por los dibujos en los que el mismo San Juan de la Cruz representó la Crucifixión. En mi opinión ese cuadro debió ser ejecutado como consecuencia de un estado de éxtasis. La primera vez que vi ese dibujo me impresionó de tal manera que más tarde, en California, vi en sueños al Cristo en la misma posición pero en paisaje de Port Lligat y oí voces que me de decían: "¡Dalí tienes que pintar ese Cristo!".


Dibujo original de San Juan de la Cruz
Y comencé a pintarlo al día siguiente. Hasta el momento en que comencé con la composición, tenía la intención de incluir todos los atributos de la crucifixión –clavos, corona de espinas, etc.- y de transformar la sangre en claveles rojos sujetos en las manos y los pies, con tres flores de jazmín sobresaliendo de la herida del costado. Las flores hubieran sido realizadas a la manera ascética de Zurbarán. Pero justo antes de finalizar mi cuadro, un segundo sueño modificó todo esto, tal vez a causa de un proverbio español que dice: A mal Cristo, demasiada sangre.
 
 En ese segundo sueño, vi el cuadro sin los atributos anecdóticos: sólo la belleza metafísica del Cristo-Dios. También había tenido al principio la intención de tomar como modelos para el fondo a los pescadores de Port Lligat, pero en ese sueño, en lugar de ellos, aparecía en un bote un campesino francés pintado por Le Nain, del cual sólo el rostro había modificado a semejanza de un pescador de Port Lligat. Sin embargo, visto de espadas, el pescador tenía una silueta velazqueña. Mi ambición estética en ese cuadro era la contraria a la de todos los Cristos pintados por la mayoría de los pintores modernos, que lo interpretaron en el sentido expresionista y contorsionista, provocando la emoción por medio de la fealdad. Mi principal preocupación era pintar a un Cristo bello como el mismo Dios que él encarna"
 
El cuadro, pintado al óleo y de unas dimensiones de 205x116 cms se conserva en el múseo Kelvingrove de Glawgow - Reino Unido. La imagen no solo presenta un enfoque novedoso en cuanto a la perspectiva desde la que vemos a Jesús, además este presenta el pelo corto, alejándose de la representación clásica en la que presenta el pelo largo, su posición es relajada y sin sufrimiento y en su cuerpo no se ven marcas de su martirio, ni llagas ni heridas ni siquiera sangre. Parece flotar sobre la cruz en una idealización total de su figura. Se cuenta que Dalí utilizó como modelo al famoso doble de Hollywood Russ Saunders aunque también se afirma que el modelo fue un trapecista llamado Diego Schmiedl