Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 25 de octubre de 2013

El travieso Alfred Hitchcock






En nuestra historia, Alfred Hitchcock tenía tan sólo 5 años, allá por 1904, conviviendo en su hogar familiar londinense con un padre aficionado a la disciplina más exacerbada que uno pueda imaginar. Un buen día el niño cometió una pequeña travesura; no está registrado qué fue exactamente pero según todos los indicios se trató de una tontería sin ninguna importancia, propia de un niño tan pequeño. El padre de Alfred Joseph, que además profesaba una religiosidad radical, temeroso de que su niño anduviera camino del fuego eterno, se fue a su despacho y escribió una carta. A continuación llamó al pequeño Alfred y le ordenó que se acercara a la comisaría de policía que estaba cerca de casa y le diera al responsable que era amigo del padre la carta. Alfred se fue a la comisaría y le doy la carta al comisario.

En la carta el padre había cometido la salvajada de pedir al comisario que encerrara a su hijo de tan sólo cinco años aquella noche en la cárcel para que mientras le encerraba le dijera que "así terminan los chicos malos" y aprendiera la lección. Está claro que en realidad al que debían haber llevado al Juzgado de Guardia y haber encerrado urgentemente es al padre, pero el caso es que el pequeño Alfred fue llevado a una celda hasta la mañana siguiente. Aquello marcó a ese niño para siempre como él mismo reconoció, causándole una fobia a la cárcel. Según muchos de sus biógrafos aquella experiencia infantil le marcó tanto que las fobias creadas salieron a relucir en el comportamiento de muchos de aquellos criminales que poblaron su filmografía




Imagen: el pequeño Alfred Joseph Hitchcock

Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960)




"Creo que... todos tenemos nuestra "trampa" privada. Estamos atrapados en ellas y ninguno de nosotros puede liberarse. Arañamos y rascamos pero sólo contra el aire, sólo contra nosotros mismos. Y a pesar de todo eso no nos movemos un solo centímetro. A veces, nos metemos en esas trampas a propósito. Yo nací en la mía. Ya no me importa."

"- Marion, quiero verte cada vez que sea posible. Y en las circunstancias que sean. Incluso de forma respetable.
- Haces que la respetabilidad parezca irrespetuosa.
- No, estoy a favor de ella. Requiere paciencia, abstinencia y mucho trabajo. De lo contrario, se sufre mucho. Pero si puedo verte y tocarte aunque sólo sea de esta forma no me importará.


También sufren los que se ven en habitaciones de hoteles."


"- ¿Puedo canjear mi auto por otro?
- Haga lo que quiera. Siendo mujer, es lo que hará."


"- ¡No! ¡Te digo que no! ¡No traerás a jovencitas a casa a cenar! ¡A la luz de las velas, supongo... de forma baja y erótica como los hombres con mentes bajas y eróticas!
- ¡Mamá, por favor!
- ¿Y después de cenar qué? ¿Música? ¿Susurros?
- Mamá, sólo es una extraña. Tiene hambre y está lloviendo.
- "Mamá, sólo es una extraña". Como si los hombres no desearan a las extrañas. "


"- La gente siempre llama a los manicomios "algún lugar", ¿verdad? Métela en "algún lugar".
- Lo siento. No quise parecer fría.
- ¿Qué sabe usted sobre el cariño? ¿Ha visto unos de esos lugares por adentro? Las risas, las lágrimas... y los ojos crueles estudiándote."


"La gente siempre tiene buenas intenciones. Chascan con la lengua, sacuden la cabeza y hacen sugerencias y de qué forma tan delicada."


"Es triste cuando una madre debe decir las palabras que condenan a su propio hijo. Pero no podía permitir que creyeran que yo soy una asesina. Ahora, lo internarán, como debí hacer yo hace años. Siempre fue malo. Y al final, iba a decirles que yo maté a esas chicas y a ese hombre... como si yo fuese capaz de otra cosa que no sea quedarme sentada y mirar. Como uno de sus pájaros disecados. Saben que no puedo mover un solo dedo y no lo haré. Me quedaré aquí sentada y callada... por si acaso sí sospechan de mí. Seguramente, me estarán observando. Que me observen. Que vean la clase de persona que soy. Ni mataré a esa mosca. Espero que estén mirando. Lo verán. Lo verán y lo sabrán. Y dirán... "Vaya, pero si es incapaz de hacerle daño a una mosca".

Amparo Soler Leal



"Yo soy una  actriz de tripas, no de métodos, porque la interpretación me sale muy espontáneamente". 


AMPARO SOLER LEAL 


(23 de agosto de 1936 - 25 de octubre de 2013)






Nació el 23 de agosto de 1936 en Madrid en el seno de una familia de actores.

 Rostro conocido del teatro comprometido, del cine que fue capaz de brillar en la larga noche del franquismo y, ya en democracia, de la televisión, con ella se va una de las últimas de una estirpe de artistas que supo llevar a las más altas cotas la interpretación haciendo uso de la intuición. Así se definió en cierta ocasión, como una "actriz de tripas y no de métodos” “La interpretación me sale muy espontáneamente", explicó en una entrevista con EL PAÍS en 1986.

Maestra tanto de los registros cómicos como dramáticos, resultan memorables sus participaciones en películas de maestros del cine español de la segunda mitad del siglo XX como José María Forqué (Usted puede ser un asesino), Luis Buñuel (El discreto encanto de la burguesía), Luis García Berlanga (en la trilogía Nacional), Pilar Miró (El crimen de Cuenca y Hablamos esta noche), Jaime Chávarri (Bearn y Las bicicletas son para el verano) o Pedro Almodóvar (¿Qué he hecho yo para merecer esto?). De los muchos halagos que de sus compañeros recibió en vida, resuena en la memoria de los aficionados a su arte el lanzado por Berlanga durante la entrega de un premio. "Es la única actriz a la que piropeó Bette Davis", dijo entonces el director de El verdugo.

Empezó su carrera a los 13 años en la Compañía Nacional María Guerrero y obtuvo el Premio Nacional de Teatro en 1959. Estuvo casada con el actor Adolfo Marsillach, del que obtuvo la nulidad matrimonial en 1965. Cuatro años después, contrajo matrimonio con el productor Alfredo Matas, del que enviudó en 1996.
Ha muerto sin dejar descendencia el 25 de octubre de 2013, en Barcelona, tras sufrir una insuficiencia cardíaca


Premios:

Fotogramas de Plata

2003 — Toda una vida
1983 — Mejor actriz de cine — Bearn o La sala de las muñecas
1963 — Mejor intérprete de cine español — La gran familia

Círculo de Escritores Cinematográficos

1983 — Mejor actriz principal — Bearn o La sala de las muñecas
1975 — Mejor actriz de reparto — Jo, papá
1962 — Mejor actriz principal — La gran familia

Premios ACE

1980 — Mejor actriz — El crimen de Cuenca


Filmografía seleccionada:

1999 Paris-Tombuctu
1995 El Ángel De La Guarda
1991 Los Papeles De Aspern
1990 La Telaraña
1986 Hay Que Deshacer la Casa
1986 Cara de Acelga
1985 La Vaquilla
1984 Las Bicicletas Son Para El Verano
1984 Que He Hecho Yo Para Merecer Esto?
1983 Bearn o la Sala de las Muñecas
1982 Hablamos Esta Noche
1981 Tac-Tac
1981 Nacional 3
1981 Gary Cooper, Que Estás En Los Cielos
1981 Las Aventuras De Enrique y Ana
1980 El Crimen De Cuenca
1980 Patrimonio Nacional
1980 127 Millones Libres de Impuestos
1978 Vámonos, Barbara
1978 La Escopeta Nacional
1977 Mi Hija Hildegart
1976 Nosotros Que Fuimos Tan Felices
1976 Retrato de Familia
1974 El Amor del Capitán Brando
1974 Los Nuevos Españoles
1972 Marianela
1972 El Discreto encanto de la burguesía
1970 El Bosque De Ancines
1965 La Familia Y...Uno Más
1964 Amador
1962 Vuelve San Valentín
1962 La Gran Familia


(Fuentes:*buscabiografias.com,elpais.com )




                                                        EL CRIMEN DE CUENCA

Película española dirigida por Pilar Miró en 1979, basada en hechos reales sucedidos a principios del siglo XX en los municipios de Tresjuncos y Osa de la Vega, en la provincia de Cuenca. El Crimen de Cuenca es también el título del libro escrito por la guionista de la película, Lola Salvador Maldonado en 1979 y en el que narra los hechos reales en los que está basada la película.
Reparto:
    Amparo Soler Leal, Héctor Alterio, Fernando Rey, Daniel Dicenta, José Manuel Cervino, Mary Carrillo, Assumpta Serna, Nicolás Dueñas






LAS  BICICLETAS SON  PARA EL VERANO
(1984), adaptación de Jaime Chávarri de la obra homónima de Fernando Fernán Gómez






PLACIDO 
es una película española dirigida en 1961 por Luis García Berlanga.

De gran repercusión internacional en su momento y una de las mejores y más redondas comedias de su director, el film estuvo nominado al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, finalmente derrotada por otra obra maestra de temática y estilo completamente distinto, Como en un espejo, de Ingmar Bergman. El Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía (IVAC) obtuvo una copia de la película en 2009, de la que no existían negativos, para lo que invirtió 20.000 euros.