Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 4 de octubre de 2013

John Ford y los retrasos

John Ford en el rodaje de "La Diligencia"

John Ford, reconocido por la mayoría como el mejor director de cine de la historia, era ciertamente un tipo con las cosas muy claras y con pocas tonterías, de este modo si podía resolver una escena con una toma lo hacía y evitaba repetir por repetir y gastar metros de película por si acaso. Solía moverse dentro del calendario de rodaje prefijado, pero si era necesario sabía cortar por lo sano para no salirse de presupuesto. Hay una anécdota famosa al respecto que cuenta el cámara Joseph La Shelle en el libro que Peter Bogdanovich le dedica a John Ford:

"Estábamos haciendo una película y el jefe del estudio envió a su ayudante a decir a Ford que llevaba un día de retraso.
-"Ah -dijo Ford muy cortés-. ¿Y cuántas páginas se figura que podemos rodar al día?"
-"Unas ocho, supongo" - dijo el tío-.
-"¿Quiere darme el guión?" - preguntó Ford, y el ayudante se lo dio. Contó ocho páginas que todavía no se habían rodado, las arrancó y le devolvió el guión- "Ahora puede decirle a su jefe que ya estamos al día" - le dijo. Y ya no rodó las ocho páginas" 

Marilyn según Billy Wilder (Citas):




Me gustan sobremanera todas las películas del gran director de cine norteamericano Billy Wilder, quien contó en dos de sus mejores trabajos con Marilyn Monroe, las inolvidables "La tentación vive arriba" y "Con faldas y a lo loco". Su relación no era fácil dado el perfeccionismo de Wilder y la volubilidad, digámoslo así, de Marilyn. El director se mostraba muy preocupado por el estado de la actriz, que a pesar de avanzar claramente en su ascenso hacia el estrellato, continuaba presentando unas conductas altamente autodestructivas, mostrándose muy desorientada y retrasándose continuamente en los rodajes en los que tras esperarla horas se olvidaba continuamente los diálogos….. Así, Wilder, mi director favorito, comentaba de Marilyn (a lo largo del tiempo):

"Da igual lo que sufrieras intentando arrancarle los diálogos como si fueras un dentista... cuando los decía parecían realmente espontáneos. Te encantaba, y eso es lo que ha perdurado"

"Sobre la impuntualidad de Marilyn debo decir que tengo una vieja tía en Viena que estaría en el plató cada mañana a las seis y sería capaz de recitar los diálogos incluso al revés. Pero, ¿quién querría verla?... Además, mientras esperamos a Marilyn Monroe todo el equipo, no perdemos totalmente el tiempo... Yo, sin ir más lejos, tuve la oportunidad de leer "Guerra y Paz" y "Los miserables"

"Marilyn Monroe era de carne, y se fotografiaba de carne. Tenías la impresión de que bastaba con alargar la mano para poder tocarla".

"El problema de Marilyn es que se enamoraba con mucha rapidez. No era la clase de mujer que se supone que debe ser un símbolo sexual, y eso la mató... Marilyn era una mezcla de pena, amor, soledad y confusión"

"Existen más libros sobre Marilyn Monroe que sobre la II Guerra Mundial. Hay una cierta semejanza entre las dos: era el infierno, pero valía la pena".

"Me han preguntado si volveré a trabajar con M. M. (Marilyn Monroe), y tengo una respuesta clara. Lo he discutido con mi médico, mi psiquiatra y mi contable, y todos me han dicho que soy demasiado viejo y demasiado rico para someterme de nuevo a una prueba semejante". Tras rodar "Con faldas y a lo loco"

"Marilyn era un absoluto genio como actriz cómica, con un sentido extraordinario para los diálogos cómicos. Tenía ese don. Nunca después he vuelto a encontrar una actriz así"

"Marilyn no necesita lecciones de interpretación; lo que necesita es ir al colegio Omega, en Suiza, donde dan cursos de puntualidad superior"