Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 1 de octubre de 2013

Friedrich Nietzsche.- Ecce Homo





"El hielo está cerca, la soledad es inmensa; ¡mas qué tranquilas yacen todas las cosas en la luz!, ¡con qué libertad se respira!, ¡cuántas cosas sentimos debajo de nosotros! La filosofía, tal como yo la he entendido y vivido hasta ahora, es vida voluntaria en el hielo y en las altas montañas: búsqueda de todo lo problemático y extraño que hay en el existir, de todo lo proscrito hasta ahora por la moral. Una prolongada experiencia, proporcionada por ese caminar en lo prohibido, me ha enseñado a contemplar las causas a partir de las cuales se ha moralizado e idealizado hasta ahora, de un modo muy distinto a como tal vez se desea: se me han puesto al descubierto la historia oculta de los filósofos, la sicología de sus grandes nombres. ¿Cuánta verdad soporta, cuánta verdad osa un espíritu? Esto fue convirtiéndose cada vez más, para mí, en la auténtica unidad de medida. El error (el creer en el ideal) no es ceguera, el error es cobardía. Toda conquista, todo paso adelante en el conocimiento es consecuencia del coraje, de la dureza consigo mismo, de la limpieza consigo mismo. Yo no refuto los ideales, ante ellos, simplemente, me pongo los guantes. Nitimur in vetitum [nos lanzamos hacia lo prohibido]: bajo este signo vencerá un día mi filosofía, pues hasta ahora lo único que se ha prohibido siempre, por principio, ha sido la verdad”



Imagen: PIntura de Caspar David Friedrich

Hedy Lamarr: Una Dalila espectacular

 

El poderoso Sansón encontró una verdadera "femme fatale" en una traicionera Dalila que supo robarle el secreto de su fuerza sobrenatural. Evidentemente, cuando Cecil B. De Mille se embarcó en llevar a la pantalla la historia de esta parejita, era imprescindible encontrar una actriz que por su belleza representara a la vez el ángel y el diablo que a veces las mujeres guardan en su interior, a un ser capaz de conseguir que un hombre le entregue confiadamente el mayor de sus secretos para después robárselo. De Mille, que no era precisamente tonto, eligió a la maravillosa Hedy Lamarr para encarnar a Dalila y encandilar a Sanson, rol que corría a cargo del un tanto simplón Victor Mature. Y como las mujeres hermosas y peligrosas suelen ayudarse de un vestuario espectacular, Hedy Lamarr iba a contar para esta película con uno de los vestidos más sorprendentes de la historia del cine. La película se rodó en technicolor y el impacto visual era determinante. Cecil B.De Mille lo tenía todo bien preparado y amigo de los excesos como era, había estado diez años recogiendo y seleccionando plumas de los pavos reales que tenía en los jardines de un rancho de su propiedad y llegado el momento de preparar el vestuario para la película, entregó 1900 plumas rebosantes de color, para que fueran cosidas al más fastuoso traje que se hubiera ideado hasta la fecha. El resultado fue ciertamente espectacular. El resultado fue ciertamente espectacular y ni que decir tiene que se llevó el Oscar al mejor vestuario. En la foto, que por desgracia no he logrado encontrar en color, podemos ver a Hedy Lamarr con el trajecito.

FICHA DE SANSON Y DALILA:

TITULO ORIGINAL: Samson and Delilah
AÑO: 1949 - DURACIÓN: 128 minutos - EEUU

DIRECTOR: Cecil B. De Mille

REPARTO: Victor Mature, Hedy Lamarr, George Sanders, Angela Lansbury, Henry Wilcoxon, Olive Deering, Russ Tamblyn, Fay Holden

PRODUCTORA: Paramount Pictures
GUIÓN: Jesse L. Lasky Jr. & Fredric M. Frank
MÚSICA: Victor Young
FOTOGRAFÍA: George Barnes

PREMIOS:
1950: 2 Oscars: Mejor dirección artística, vestuario color. 5 nominaciones
1950: Globos de oro: Nominada Mejor fotografía - Color