Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 10 de septiembre de 2013

Alexandre Dumas (Padre) y el vacío



En cierta ocasión, Alexandre Dumas (padre), el autor de obras tan célebres como "Los tres mosqueteros" o "El Conde de Montecristo", acababa de publicar un libro con el curioso título de "El vacío doloroso" cuando recibió la visita de un amigo que le refirió que el título que le había dado a su obra le parecía un sinsentido, argumentando que el vacío no puede ser doloroso. Dumas, en una muestra más de su ingenio se limitó a responderle:

- ¿Que no? ¡ Cómo se ve que nunca os ha dolido la cabeza, amigo mío!

¡Touche!
 

Roberto Bolaño.- 2666


"(...) La gente sana rehuye el trato con la gente enferma. Esta regla es aplicable a casi todo el mundo. Hans Reiter era una excepción. No les temía a los sanos ni tampoco a los enfermos. No se aburría nunca. Era servicial y tenía en alta estima la noción, esa noción tan vaga, tan maleable, tan desfigurada, de la amistad. Los enfermos, por lo demás, siempre son más interesantes que los sanos. Las palabras de los enfermos, incluso de aquellos que sólo son capaces de balbucear, siempre son más importantes que las palabras de los sanos. Por lo demás, toda persona sana es una futura persona enferma. La noción del tiempo, ah, la noción del tiempo de los enfermos, qué tesoro escondido en una cueva en el desierto. Los enfermos, por lo demás, muerden de verdad, mientras que las personas sanas hacen como que muerden pero en realidad sólo mastican aire. Por lo demás, por lo demás, por lo demás (...)".


Fragmento de La parte de Archimboldi, 2666.

Sylvia Plath.- Canción de amor de la joven loca




Cierro los ojos y el mundo muere;
Levanto los párpados y nace todo nuevamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Las estrellas salen valseando en azul y rojo,
Sin sentir galopa la negrura:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Soñé que me hechizabas en la cama
Cantabas el sonido de la luna, me besabas locamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Dios cae del cielo, las llamas del infierno se debilitan:
Escapan serafines y soldados de satán:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Imaginé que volverías como dijiste,
Pero crecí y olvidé tu nombre.
(Creo que te inventé en mi mente).

Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti;
Al menos cuando la primavera llega ruge nuevamente.
Cierro los ojos y el mundo muere.
(Creo que te inventé en mi mente)

Los hijos del tercer reich (Unsere mütter, unsere väter).- Miniserie, 2013






La serie televisiva «Hijos del Tercer Reich« («Unsere Mütter, unsere Väter», «Nuestras madres, nuestros padres» en su título original en alemán), llegó a las pequeñas pantallas de Alemania a mediados del pasado marzo de la mano del canal público de televisión ZDF. Esta serie, que está haciendo historia en Alemania, aborda el nazismo desde las vivencias personales de cinco amigos en distintas circunstancias aunque todos ellos profundamente marcados -y transformados- por la guerra y el nazismo. Se trata de una miniserie de tres capítulos (de más de una hora y media cada uno) que ha supuesto un importante punto de inflexión a nivel televisivo y se ha convertido en una de la mejores series europeas de los últimos años.

'Hijos del Tercer Reich' ('Unsere Mütter, unsere Väter') está situada en el Berlín de 1941 y sigue las trayectorias de los cinco entusiastas amigos partiendo de una noche de verano en la que se reúnen para despedirse antes de marcharse a sus respectivos destinos, con la promesa de volver a reencontrarse después de la guerra. Sin embargo, ignoran lo que ésta supondrá a nivel mundial y, sobre todo, a nivel personal. Un viaje en el que los principios, los valores humanos y la amistad se vuelven difusos hasta límites a los que ninguno esperaba llegar.

Debido a la dura historia moderna de Alemania, todavía fresca en la política, la memoria y la intelectualidad del país, cualquier intento de abordar aquella oscura fase desde una perspectiva que vaya más allá de la pura condena moral suele se recibida con críticas bien desiguales. Así ocurrió con la película «El hundimiento», en la que el actor Bruno Ganz encarnó brillantemente a Adolf Hitler en sus últimos días, antes de la caída de Berlín en manos de las tropas aliadas y soviéticas.

No pocos criticaron que el director del filme, Oliver Hirschbiegel, mostrase el lado humano de Hitler: el genocida aparecía en situaciones de lo más cotidianas e incluso podía mostrar ternura para con sus allegados. El estreno de «Hijos del Tercer Reich» provocó reacciones similares. No en vano, la serie presenta el nacionalsocialismo desde las perspectivas personales de cinco protagonistas (uno de ellos judío), lo que no deja de tener un componente humano similar al argumento de «El hundimiento».

Las críticas a la serie destacaron, por tanto, por su disparidad: Frank Schirrmachen, del diario conservador «Frankfurter Allgemeine Zeitung», escribió: «Pocas veces antes se había entendido tan bien el funcionamiento de la maquinaria adoctrinadora del nacionalsocialismo. Y nunca antes se había podido ver tan claramente que los enemigos de los nazis no tenían por qué ser precisamente amigos de sus víctimas». Schimmachen hace así referencia al antisemitismo mostrado por la miniserie entre, por ejemplo, los partisanos polacos que combatieron la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial.


El historiador Ullrich Herbert, por contra, criticó duramente la serie en un artículo publicado por el diario berlinés «Taz»: «La película es un fracaso, no sólo por su falta de precisión o porque disimule los crímenes del nacionalsocialismo. El problema es su perspectiva histórica, tanto general como individual». Para Herbert, la serie no es capaz de recrear la esencia de la generación de jóvenes que le tocó vivir la dictadura de Hitler: «Una generación fuertemente ideologizada y politizada que quería la victoria de la Alemania nacionalsocialista por considerarla lo correcto».