Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 3 de septiembre de 2013

Bette Davis: ¡Cuidado que araña!

 
 

Prácticamente todos los aficionados al cine si tuviéramos que hacer mención rápida de una gran actriz es posible que coincidiéramos en un mismo nombre: Bette Davis. Durante su carrera abordó un amplísimo abanico de papeles y así la pudimos ver como mujer fría e insensible, calculadora, endiosada, asesina, adultera, alcohólica, egoísta, lúbrica, torturadora y por supuesto cuando el guión lo requirió también fue capaz de los papeles opuestos a los citados. Era una actriz de carácter, difícil de tratar y de dominar que con el tiempo y dos Oscar ya en su haber por la recreaciones logradas en "Peligrosa" y "Jezabel" amén de 9 nominaciones más confesaba:

"He llegado a la cumbre a fuerza de mucho arañar, e incluso el asesinato hubiese empleado para conseguirlo" "Cuando el público me ve en la pantalla está viendo muchos años de sudor"

Y no pararía de luchar nunca, así cuando su carrera sufrió un lento pero inexorable declive, no se le ocurrió otra cosa que poner un anuncio en la revista "Variety" en el que decía:

«Busca empleo actriz. Madre de tres hijos -10, 11 y 15 años-. Divorciada. Americana. Treinta años de experiencia en el cine. Capaz aún de moverse y más afable de lo que dicen los rumores. Desea empleo estable en Hollywood (estuvo ya en Broad­way). Bette Davis. c/o Martin Baum G. A. G. Referencias so­bre la demanda»

Y el caso es que le sirvió, tras ese anuncio llegaron papeles como "Que fue de Baby Jane" (que da para un jugoso post con la cantidad de cosas que ocurrieron en el rodaje con su enemiga Joan Crawford) o "Canción de cuna para un cadáver" que la llevarían de nuevo a la cumbre de la actuación…..esta vez un poco más arrugada, pero desde luego siempre arañando!

Jean-Paul Sartre.- La Náusea (Fragmentos)






La realidad es un presente perpetuo. Presente, nada más que presente… las cosas son en su totalidad lo que parecen, y detrás de ellas… no hay nada”

“Yo me saco de la nada a la que aspiro; el odio, el asco de existir son otras tantas maneras de hacerme existir, de ahí la ironía y tragedia de ese paródico: existo porque pienso.”

“Pero tengo miedo de lo que va a nacer, de lo que va a apoderarse de mí, ¿y arrastrarme a dónde?”

Siempre es demasiado tarde o demasiado temprano para lo que uno quiere hacer.”

“Veo el encadenamiento riguroso de las circunstancias. He cruzado mares, he dejado atrás ciudades y he remontado ríos; me interné en las selvas buscando siempre nuevas ciudades. He tenido mujeres, he peleado con individuos, y nunca pude volver atrás, como no puede girar un disco al revés. ¿Y adónde me lleva todo aquello? A este instante, a esta banqueta, a esta burbuja de claridad rumorosa de música.”

“Ya no veo nada; es inútil que hurgue en el pasado, sólo saco restos de imágenes y no sé muy bien lo que representan, ni si son recuerdos o ficciones.”


“Sueño basándome en palabras. Construyo mis recuerdos con el presente.”


“Algo comienza para terminar: la aventura no admite añadidos; sólo cobra sentido con su muerte. Hacia esta muerte, que acaso sea también la mía, me veo arrastrado irremisiblemente. Cada instante aparece para traer los siguientes. Me aferro a cada instante con toda el alma; sé que es único, irreemplazable y, sin embargo, no movería un dedo para impedir su aniquilación. El último minuto que paso en brazos de una mujer conocida la antevíspera –minuto que amo apasionadamente, mujer que estoy a punto de amar- terminará, lo sé. Me inclino sobre cada segundo, trato de agotarlo; no dejo nada sin captar, sin fijar para siempre en mí, nada, ni la ternura fugitiva de esos hermosos ojos, y sin embargo, el minuto transcurre y no lo retengo; me gusta que pase.

Y entonces de pronto algo se rompe. La aventura ha terminado, el tiempo recobra su blandura cotidiana. Ahora el fin y el comienzo son una sola cosa. Aceptaría revivirlo todo, en las mismas circunstancias. Pero una aventura no se empieza de nuevo ni se prolonga.”

“Para que el suceso más trivial se convierta en aventura, es necesario y suficiente contarlo. Esto es lo que engaña a la gente; el hombre es siempre un narrador de historias; ve a través de ellas todo lo que sucede, y trata de vivir su vida como si la contara.”

“Nada ha cambiado y sin embargo todo existe de otra manera. No puedo describirlo; es como la Náusea y sin embargo es precisamente lo contrario: al fin me sucede una aventura, y cuando me interrogo veo que me sucede que yo soy yo y estoy aquí; me siento feliz como un héroe de novela.”


“El pasado es un lujo de propietario. Un hombre sólo, con su cuerpo, no puede detener recuerdos; le pasan a través. No debería quejarme: sólo quise ser libre.”


“Yo no tenía derecho a existir. Había aparecido por casualidad, existía como una piedra. Mi vida crecía en todas direcciones.”


“¿No sería yo simplemente una apariencia?”


“Cuando el derecho se apodera de un hombre, no hay exorcismo que pueda expulsarlo.”

“Si por lo menos pudiera dejar de pensar. Los pensamientos son lo más insulso que hay, más aún que la carne. Son una cosa que se estira interminablemente, y dejan un gusto raro. Y además, dentro de ellos están las palabras inconclusas, las frases esbozadas que retornan sin interrupción. Sigue, sigue y no termina nunca. Yo alimento esta especie de rumia dolorosa: existo. ¡Qué larga serpentina es esa sensación de existir!”

“A veces se me ocurren… no me atrevo a decir pensamientos. Es muy curioso; estoy así, leyendo y de golpe no sé qué pasa, me siento como iluminado. Primero no hice caso, después me decidí a comprar una libreta.”

“Cada uno tiene su pequeño empecinamiento personal que le impide darse cuenta de que existe; no hay una que no se crea imprescindible para algo o para alguien.”

“Náuseas; de vez en cuando los objetos se ponen a existir en la mano.”

“Las cosas se han desembarazado de su nombre. Están ahí, grotescas, obstinadas, y parece imbécil llamarlas: estoy en medio de las Cosas. Sólo son palabras, sin defensa. No exigen nada, no se imponen, están ahí.”


Un gesto en el pequeño mundo coloreado de los hombres nunca es absurdo sino relativamente: con respecto a las circunstancias que lo acompañan.”

“Ante aquella pata rugosa, ni la ignorancia ni el saber tenían importancia; el mundo de las explicaciones y de las razones no es el de la existencia. Un círculo no es absurdo: se explica por la rotación de un segmento de recta. Pero además un círculo no existe. Aquella raíz, por el contrario, existía en la medida en que yo no podía explicarla.”

“Simplemente, yo no veía ese negro; la vista es una invención abstracta, una idea limpia y simplificada....

Edgar Allan Poe al desnudo

 
 
Los poemas y relatos de terror de Edgar Allan Poe le han procurado una fama imperecedera, pero a pesar de su talento con la pluma y el papel, en su juventud se vio en la necesidad de enrolarse en el ejército para poder sobrevivir. Tras un par de años alcanzó el grado sargento mayor de artillería (el más alto rango de suboficiales), ingresando posteriormente en la Academia Militar de West Point, lugar en el que su dudosa vocación militar se tambaleó y le hizo buscar desesperadamente su expulsión, comenzando desde entonces a faltar a determinadas clases o a no ir a la iglesia. Cierto día, las instrucciones diarias para la formación le indicaban que debía llevar cintos blancos con guantes y armas, algo que hizo pensar a Poe. El poeta se presentó a la formación desnudo pero por supuesto con su cinto, los guantes y las armas, lo que evidentemente provocó la ansiada expulsión poco después.

No parece que dejara muy mal recuerdo entre sus compañeros de milicia y así para publicar su tercer libro de poemas, titulado "Poems", tuvo la ayuda de todos ellos (cada uno puso 75 centavos, con los que llegaría a sumar 170 dólares). Sus compañeros, acostumbrados a los poemas satíricos que dedicaba en la Academia a sus superiores se sorprendieron gratamente con la enorme calidad de los versos publicados y Poe en agradecimiento colocó en el libro la siguiente dedicatoria: "Este libro está respetuosamente dedicado al Cuerpo de Cadetes de los Estados Unidos"