Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 2 de septiembre de 2013

Marilyn Monroe, Truman Capote y Miss Collier




Hace unos días compré el libro "Retratos" de Truman Capote y para ser sincero me fui directamente al capítulo "Una adorable criatura" que dedica a Marilyn. Tenía esperanzas de encontrar una chispeante semblanza de ella y ciertamente no me defraudó, demostrando el ingenio y frescura con la que escribía este Capote y que después también se me hizo palpable en los perfiles de Marlon Brando o Liz Taylor de los que igualmente recoge un acertado "retrato".

Capote conoció a Marilyn durante el rodaje de "La Jungla de Asfalto" y llegaron a trabar amistad. Todo el mundo tiene a Marilyn por una mala actriz, como una cara bonita adornada de unas oportunamente bien distribuidas curvas, pero el tiempo parece que va limando esa creencia general. De todos es conocido su paso por el Actors Studio cuando ya era una estrella y se sentaba al lado de simples alumnos con el afán de aprender, por cierto que cuando entró en dicha Academia le comentó a Capote: "Por una vez no me pidieron que abriera la boca o las piernas, ¡menuda suerte!". Bueno, a lo que iba, antes de entrar en el Actors Studio, fue recomendada por Capote a Miss Collier, Constance Collier (1878-1955) una prestigiosa actriz inglesa, que por aquellos años ya estaba anciana y achacosa, a fin de que esta le diera clases de interpretación y oratoria. Miss Collier había sido profesora de grandes figuras del cine, entre las que podemos mentar estrellas del calibre de Katherine Hepburn, Vivien Leigh o Audrey Hepburn. A Marilyn se refería como "Mi problema especial". No pudo disfrutar mucho tiempo Marilyn de las enseñanzas de Miss Collier ya que esta falleció al poco tiempo y de hecho el retrato que Capote hace de Marilyn comienza con el encuentro de los dos camino del funeral de aquella. En su narración hay un momento en el que Capote recoge textualmente la valoración profesional que la prestigiosa actriz y profesora tenía de su rubia alumna:

“Tiene algo. Es una hermosa niña. No lo digo por lo obvio, tal vez demasiado obvio. No es una actriz, en absoluto, en el sentido tradicional. Lo que ella tiene, esa presencia, esa luminosidad, esa inteligencia deslumbrante, nunca podría salir a relucir en el escenario. Es algo tan frágil, tan sutil, que sólo la cámara puede captarlo. Es como un colibrí en vuelo: sólo la cámara puede congelar su poesía. Pero quien piense que la chica es otra Harlow, o una puta, está loco. Hablando de locura, es de eso que nos estamos ocupando: de Ofelia. Supongo que la gente se reiría de sólo pensarlo, pero realmente podría ser la Ofelia más deliciosa del mundo. Estaba hablando con Greta la semana pasada, y le hablé de Marilyn como Ofelia, y Greta dijo sí, que lo creía porque la había visto en dos películas, muy comunes y vulgares, pero que de todos modos dejaban entrever las posibilidades de Marilyn. En realidad, Greta tiene una idea divertida. ¿Sabes que quiere hacer una película de Dorian Gray? Con ella como Dorian, por supuesto. Bueno, dijo que le gustaría que Marilyn fuera una de las chicas que Dorian seduce y destruye. ¡Greta! ¡Tan desaprovechada! Y qué talento, bastante parecido al de Marilyn, cuando se piensa. Por supuesto, Greta es una actriz consumada, de máximo control. Esta hermosa criatura carece de todo concepto de disciplina o sacrificio. No sé por qué, pero me parece que no llegará a vieja. Es absurdo que lo diga, pero siento que morirá joven. Espero, ruego, que viva lo suficiente para liberar ese talento tan extraño y encantador que es en ella como un espíritu prisionero.”

Terminaré esta entrada recogiendo un diálogo que tuvieron Capote y Marilyn sobre las puertas giratorias del Waldorf Astoria, hotel en que se alojaba nuestra amiga y desde el que se dirigía al mentado funeral. Marilyn le comentó a Capote que estas puertas giratorias le fascinaban y este le replicó:

"Son el símbolo perfecto de la vida. Creemos que vamos pero venimos. No sabemos si entramos o salimos".

Y Marilyn le respondió: "Tal vez lo sea para ti, pero para mí, las puertas giratorias son el símbolo del amor. Cada uno está solo entre dos puertas de cristal. Nos perseguimos y no nos alcanzamos jamás. Estamos lejos de nosotros mismos e imaginamos estar uno junto al otro. Nadie sabe quién va delante y quién detrás. Como los niños, nos preguntamos quién empezó a amar, quién a dejar de amar".

Ciertamente "Una criatura adorable"

En la foto Marilyn Monroe baila con Truman Capote

Bach, Glenn Gould y las Invenciones


“Creo que si se me requiriera para pasar el resto de mi vida en una isla desierta, y para escuchar o tocar la música de cualquier compositor durante todo ese tiempo, con seguridad que ese compositor sería Bach” (Glenn Gould)
Ya hacía tiempo que no escuchaba uno de mis discos preferidos: las Invenciones y Sinfonías del admirado Johann Sebastian Bach y hoy he vuelto a ellas, por supuesto en la susurrada versión de ese excéntrico genio que es el pianista canadiense Glenn Gould. La sonrisa de complacencia aun me dura. Esta colección de piezas para clavecín, ahora adaptadas para el piano, y también conocidas como "Invenciones a dos y tres voces" se compone de 30 pequeñas composiciones de dificultad variable, de las cuales quince son invenciones (BWV 772 a 786), nombre con el que distinguieron en los siglos XVII y XVIII a determinadas piezas de carácter contrapuntístico cuyo interés radicaba en "inventar" o desarrollar un breve motivo, que se complementan a la perfección con otras 15 sinfonías ( BWV 786-801), que no deben ser entendidas en el sentido moderno que damos al término, sino en su sentido griego que significa “que suenan juntos”, así Bach utilizaba el término sinfonía para denominar aquellas invenciones que eran a tres voces.


Bach compuso originalmente estas pequeñas piezas como ejercicios para enriquecer la educación musical de sus alumnos. Su esposa, Anna Magdalena Bach recoge esta pretensión en una anotación de su diario:

"….escribió para sus alumnos gran cantidad de pequeños ejercicios que, a pesar de que su objeto sólo era que adquiriesen ligereza en los dedos, alegraban sus espíritus, haciendo más agradable el trabajo con sus lindas melodías. Yo he presenciado cómo se apartaba del clavicordio donde un alumno luchaba con ciertas dificultades, se dirigía a la mesa, cogía un papel y, con la mano ligera,(…….) escribía una pequeña “invención” que contenía la dificultad con que luchaba el alumno, en la forma más clara y agradable para resolverla.”

En estas invenciones y sinfonías, Bach expone todos los procedimientos técnicos que conoce a fin de conseguir que estas piezas resultasen una verdadera herramienta de aprendizaje. El mismo Bach describió el propósito de la obra en unos manuscritos autógrafos de las Invenciones:

"Honesta guía que enseñará a los que aman el clavecín, y especialmente a aquellos que desean instruirse en él, un método sencillo para llegar a tocar limpiamente a dos voces y, después de haber progresado, ejecutar correctamente las tres partes obligadas. A su vez, aprenderán no sólo a crear nuevas ideas sino también cómo desarrollarlas; y sobre todo, a conseguir un estilo cantabile mientras obtienen una buena muestra de composición".

¡Una delicia!
El disco completo