Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 14 de julio de 2013

Cantos de los Vedas (Fragmentos)





También Dios está escondido en el océano de una gota de agua.


I

Nada más grande que yo.
De mí pendientes están
Los seres, como las perlas
Suspendidas del collar,
Soy aroma en las flores,
En el sol la luz vital,
En los labios la plegaria
Y en los pechos la bondad.
Yo soy la simiente eterna,
Quien la vida a todo da,
Principio y fin de las cosas
Y espíritu universal.
Entre todas las especies
Soy una especie sin par;
Entre los cuatro elementos,
El fuego ardiente y voraz;
Entre los astros radiantes,
El eterno luminar;
Entre los montes, el cano
Himalaya colosal;
Entre las sierpes, aquella
Que enroscada al mundo está;
Entre los ríos, el Ganges;
Entra las aguas, la mar,
Y entre todas las palabras
La divina, la verdad.




II

Cuando ni cielo ni tierra,
Ni ser ni no ser había;
Cuando ni el agua ni el fuego,
Ni la muerte ni la vida,
Ni el placer ni los dolores
Eran verdad ni mentira,
Dios sólo consigo mismo
Y sin alentar vivía.
-¿Quién soy yo?-se preguntaba-
Y en la extensión infinita,
Oscura, callada y sola,
Nadie a su voz respondía.
Y girando en torno suyo
Atribulado la vista,
Sintió miedo al ver que solo
A si mismo se veía.
¡Por eso es miedoso el hombre
Si en la soledad se mira!
Pensó entonces, y se dijo:
-¿Por qué el terror me domina
Si fuera de mí no hay nada?-
Y del espanto se libra;
Pero, en vez de miedo, entonces
Sintió tristeza infinita.
¡Por eso el hombre está triste
Si en la soledad se mira!

Arthur Schopenhauer.- sobre el egoísmo



“Inspira tal horror el egoísmo, que hemos inventado la urbanidad para ocultarlo como una parte vergonzosa. Pero sobresale a través de todos los velos y se denuncia en todo encuentro, donde instintivamente nos esforzamos por utilizar cada nuevo conocimiento para servirnos en uno de nuestros innumerables proyectos.

Siempre es nuestra primera idea saber si tal hombre puede sernos útil para alguna cosa. Si no nos puede servir, ya no tiene ningún valor… Y tanto sospechamos ese mismo sentimiento en los demás, que si nos acontece pedir un consejo o un informe, perdemos toda la confianza en lo que se nos dice, a poco que supongamos que hay en ello algún interés.

Al punto pensamos que nuestro consejero quiere valerse de nosotros como instrumento suyo, y atribuimos su parecer, más que a la prudencia de su razón, a sus intenciones secretas, por grande que sea la primera, por débiles y lejanas que fuesen las segundas”.


Arthur Schopenhauer.-  “El amor, las mujeres y la muerte.”

Deacon Blue


Deacon Blue fue fundado a finales de 1985 por el cantante y compositor Ricky Ross y el percusionista Dougie Vipond, a quienes se unieron Graeme Kelling, el bajista Ewen Vernal y Jim Prine a los teclados.
Todos ellos vivían en Glasgow y pronto se integró en la banda Lorraine McIntosh, esposa de Ross, que en los coros dio la contrapartida colorista a la sobriedad propia del grupo.

Deacon Blue saltó a la fama a finales de los ochenta y principios de los noventa con canciones como «Dignity», «Wages Day», «Real Gone Kid» o «Fergus Sings The Blues» que tuvieron un gran éxito en el Reino Unido y Europa.
El grupo siempre intentó alejarse de las etiquetas, elaborando una música fresca y vibrante y unos textos cargados de contenido, lo que dio lugar a un estilo que la prensa calificó como «delicado pop otoñal», por sus sonidos nostálgicos y ligeramente tristes.
La banda, que llegó a publicar cuatro discos, se disolvió en 1994, tras la edición de Whatever you say, say nothing (1993), aunque se reunió, con algunos cambios, en 1999 para ofrecer una serie de conciertos y grabar un álbum de baladas titulado Walking Back Home.











El primer álbum del grupo, llamado “Raintown”, fue lanzado al mercado en el Reino Unido. Pero no fue hasta sacar el segundo álbum, al que llamaron When The World Knows Your Name “ cuando realmente empezaron a escarlar posiciones y alcanzar los primeros puestos en las listas del Reino Unido. El tema “Real gone kid”, que iba incluido en dicho álbum, les hizo muy populares en Europa y en muchos otros países.


En el año 1991, sacan el álbum “Fellow Hoodlums “, que destaca por el cambio de estilo musical, el cual pasa a ser blues y rock. Las críticas fueron muy buenas, y consiguieron varios contratos para actuar por toda Europa.

Al cabo de un año de que lanzasen su tercer álbum, “Whatever You Say, Say Nothing”, el batería, Dougie Vipond, decidió marcharse del grupo. Esto provocó una crisis dentro de la banda, que se separaron durante 5 años, a pesar de que fueron sacando algunos recopilatorios.

Sus intentos de triunfar en solitario no dieron resultado, y en el año 1999 el grupo volvió a unirse, aunque sólo con el objetivo de realizar un concierto multitudinario en el cual presentaron su nuevo álbum “Walking Back Home”.

Napoleón y sus generales

 
 
En cierta ocasión Napoleón pasaba revista a sus tropas en compañía de un capitán que no dudó en aprovechar la cercanía del emperador para intentar promocionarse y le dijo con osadía:

-Majestad, a pesar de que tan sólo soy un oficial de no muy alta graduación, sabed que hay en mí madera de general.

- Me doy por enterado -le respondió Napoleón esbozando mínimamente una sonrisa-, la próxima vez que necesite generales de madera, no dudaré en recurrir a usted.
El cuadro es "El emperador Napoleón en su estudio de las Tullerias", obra de Jacques-Louis David que se expone en la National Gallery of Art de Washington.

Luis Mariano





LUIS MARIANO


(13 de agosto de 1914 -14 de julio de 1970)



Mariano Eusebio González y García, conocido artísticamente como Luis Mariano, fue un cantante español nacido en Irún (España) el 13 de agosto de 1914 y fallecido en París el 14 de julio de 1970.

Alcanzó gran notoriedad como tenor y cantante de operetas y películas musicales durante los años cincuenta y sesenta, especialmente en Francia que lo consideró también suyo.


Su padre se exilió a Francia con su familia al comenzar la Guerra Civil Española. Marcharon desde Irún a Bayona, donde Mariano formó parte como cantante junto con otros músicos aficionados vascos, también exiliados, de una pequeña orquesta que tocaba en los restaurantes. Luego marchó a Burdeos, donde su padre trabajó como mecánico. En la escuela se sintió más interesado por el canto y la música que por la gramática y la aritmética. Fue admitido en el Conservatorio de Burdeos y tomó la decisión de ser cantante de ópera.

En 1940, conoció a Jeanne Lagiscarde, directora de la casa de discos Bermond. Ésta le introdujo en los medios artísticos de Burdeos. En 1941, durante la II Guerra Mundial, se inscribió en la escuela de Bellas Artes para evitar ser enviado al trabajo obligatorio a Alemania. Lagiscarde le convenció para probar fortuna en París. Allí viajaron ambos con una recomendación para el tenor y profesor de canto Michel Fontécha. Los primeros meses fueron muy duros, sobreviviendo los dos con lo justo.

En 1943, gracias a Guy Lafarge, conocieron a Max de Rieux quien lo contrató para hacer el papel de «Ernesto» en Don Pasquale. Posteriormente se entrevistó con el compositor de origen vasco Francis López. Los programas de variedades y las galas se sucedieron, alcanzando su primer éxito el 24 de diciembre de 1945 con la opereta La Bella de Cádiz.

En 1946, Luis Mariano rodó su primera película, Carga clandestina. Durante los años siguientes su popularidad fue en aumento. Su colaboración con Francis López, quien fue el autor de muchas de la letras escritas en francés, consiguió los efectos deseados: el éxito en el teatro con Cantor de México (1951) y en el cine junto a Carmen Sevilla en Violetas imperiales (1952). Las letras de López fueron traducidas al español por José María Arozamena.

Entre 1946 y 1958, Luis Mariano hizo quince operetas musicales y películas; operetas creadas por López o por otros, como, entre otras, Cuatro días en París o A Jamaica , y películas musicales como Carga clandestina, Historia del cantar, Violetas imperiales, El aventurero de Sevilla, Sérénade en Texas o Tzarevitch.

A comienzos de los sesenta, la opereta comenzó a refugiarse en los teatros especializados. Luis Mariano fue solicitado por las televisiones y sus actuaciones continuaron teniendo éxito.

En ciertos momentos se especuló con la posibilidad de que Luís Mariano se retirara del mundo del espectáculo, para hacerse monje o sacerdote. Esta falsa creencia se debió a que Mariano se retiraba frecuentemente, para descansar, a algún monasterio.

A finales de los sesenta Luis Mariano se sentía cansado y enfermo. La enfermedad no le permitió acabar una serie de actuaciones, abandonando definitivamente la escena el 10 de mayo de 1970. Murió el 14 de julio de 1970 en París.

Sus restos descansan en el cementerio de Arcangues, en el País Vasco francés, donde Luis Mariano tenía una casa. Su tumba siempre está cubierta de flores y recibe la visita de numerosos admiradores, a pesar de los años transcurridos desde su muerte.

    Luis Mariano no fue solamente un astro de la opereta. Fue ante todo un chanteur de charme (vocalista melódico), con todos los atributos de esta función: voz de terciopelo, físico agradable, sonrisa deslumbrante. Talento de múltiples facetas, hablaba varios idiomas, diseñaba sus decorados, su vestuario, los planos de sus mansiones e incluso escribió la letra de algunos de sus cantables. Jean Gabin dijo que hay artistas a quienes se admira y otros a quienes se ama. Luis Mariano pertenecía a las dos categorías.Henri Bourtayre (compositor de música)

Fuente: Wkipedia
 
 
 
 
 
VIOLETAS IMPERIALES
  es una co-producción hispano-francesa dirigida por Fernand Janisse y estrenada el 12 de diciembre de 1952.

Violeta (Carmen Sevilla) es una humilde gitana granadina que por azar augura tras leerle la mano a una joven llamada Eugenia de Montijo que a ésta le espera subir a un trono. Cuando Eugenia, tras su boda con Napoleón III se instala en París, no duda en contratar a Violeta como su asistenta privada. Allí la joven se enfrenta a los avances amorosos de Juan de Ayala (Luis Mariano), primo de la emperatriz.





EL CANTOR DE MEXICO (1957) es una opereta famosa que se ha llevado a la escena, a la televisión (por el mismo Luis Mariano) y el cine en una versión de Richard Pottier. La versión cinematográfica en color y cinemascope fue coproducida entre España y Francia y estrenada con notorio éxito.
En su reparto, además del mencionado Mariano, estaban dos pesos pesados del cine francés, Bourvil y Annie Cordy. Por la parte española estaba Manolo Morán, secundario imprescindible en numerosas películas españolas de la época.



GLORIA LASSO y LUIS MARIANO - Canastos






OH PARIS! (I LOVE PARIS) LUIS MARIANO




LUIS MARIANO - Maite