Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 11 de junio de 2013

John Wayne



“He hecho más de 250 películas y nunca he disparado a ningún tipo por la espalda”.
 
JOHN WAYNE   (26 de mayo de 1907 – 11 de junio de 1979)






 Uno de los grandes mitos e iconos de la historia del cine. Símbolo por antonomasia del western, traspasa con creces ese distintivo para convertirse en uno de los personajes más queridos por el público cinéfilo estadounidense y una presencia ineludible para todos los amantes del séptimo arte.

El Duque nació el 26 de mayo de 1907 en Winterset, Iowa (Estados Unidos). Unos días después fue bautizado con el rimbombante nombre de Marion Michael Morrison.
  

En su temprana niñez Marion y sus padres, Clyde y Mary, decidieron trasladarse a California, debido al mejor clima que ofrecía para la salud de su padre, quien cambió su profesión de farmacéutico por la de ranchero en la parte sur del soleado estado.

En el rancho fue en donde el joven Marion aprendió a dominar con gran habilidad el arte ecuestre, pues acudía a todas partes montado en su caballo.

Tristemente, la aventura ranchera no le salió bien a Clyde Morrison y éste regresó a sus quehaceres de boticario en la ciudad de Glendale, en donde el mejor compañero de Marion, además de su hermano Robert, fue su perro "Duke" (de ahí viene su apodo aristocrático).

Gran aficionado a los deportes, Marion era un buen jugador de fútbol americano y no descuidaba sus estudios.

Después de terminar su etapa en el instituto, acudió a la Universidad de California del Sur en donde prosiguió su carrera deportiva y académica.

Su fortaleza física (atlético y con una altura superior al 1’90) hizo que el popular actor de westerns Tom Mix se fijase en él y le propusiera actuar como especialista en una de sus películas. A Marion no le pareció mal la idea y se pasó por los estudios de Hollywood en donde trabajó para la Fox como chico para todo.
  

En el estudio conoció a un joven director que comenzaba a hacerse un nombre en el cine llamado John Ford. Rápidamente congeniaron y entablaron una duradera amistad que les unió con éxito profesionalmente.

Ford le consiguió sus primeros papeles de figurante en varias producciones (suyas o de otros), debutando en un papel no acreditado de una película dirigida por Jack Conway que llevaba el título de "Brown of Harvard" (1926).

Después de estos primeros pasos, lo primero que hizo Morrison cuando vio la oportunidad de asentarse como actor fue reconsiderar su nombre auténtico.

Lo de Marion Morrison no le parecía demasiado masculino. Pensó en Tony Morrison, pero tampoco le convenció, así que sus primeras apariciones acabaron acreditadas con el nombre de Duke Morrison. Poco después Ford le recomendó que cambiara lo de Morrison por Wayne. John Wayne fue el nombre adoptado definitivamente.

  
El primer papel protagonista para el Duque llegó de nuevo por mediación de su amigo John Ford, quien le recomendó a Raoul Walsh para intervenir en "La Gran Jornada" (1930).

La película fue un fracaso comercial y Wayne regresó a las películas de serie B pero ahora ya como protagonista de innumerables westerns de escasa calidad.

Tras intervenir en cuantiosas cintas del Oeste para diversas productoras, entre ellas Republic, Lone Star, Monogram o Vitagraph, Wayne contó con otra oportunidad para dejar atrás la serie B cuando Ford le requirió para protagonizar "La Diligencia" (1939), la película que hizo de John Wayne una superestrella, estrellato del que nunca se apeó y que le convirtió en un auténtico ídolo y referencia de conducta para muchos de sus compatriotas.

Los años 40 y 50 transformaron al desconocido Wayne en uno de los actores más importantes que haya conocido el mundo cultural norteamericano, alcanzando tras su muerte un calificativo de leyenda que se acentuará todavía más con el paso del tiempo.

Asimismo, su capacidad como intérprete fue mejorando progresivamente con el paso del tiempo gracias a las enseñanzas de dos de (entre otros) los más grandes maestros que haya conocido el cine: el citado Ford y Howard Hawks (por no hablar de Raoul Walsh, Henry Hathaway o William Wellman).

Algunas de sus películas más importantes de estas dos décadas fueron "Mando Siniestro" (1940) de Raoul Walsh, "Hombres Intrépidos" (1940) de John Ford, "Siete Pecadores" (1940) de Tay Garnett, "Piratas Del Mar Caribe" (1942) de Cecil B. De Mille, "La Patrulla Del Coronel Jackson" (1945) de Edward Dmytryk, "Nosotros Fuimos Los Sacrificados" (1945) de John Ford, "Sucedió En El Tren" (1946) de Mervyn LeRoy, "Tres Padrinos" (1948) de Ford, "Fort Apache" (1948) de Ford, "Río Rojo" (1948) de Howard Hawks, "Arenas Sangrientas" (1949) de Allan Dwan, "La Legión Invencible" (1949) de John Ford, "Río Grande" (1950) de nuevo con Ford, "Bullfighter And The Lady" (1951) de Budd Boetticher, "Infierno En Las Nubes" (1951) de Nicholas Ray, "El Hombre Tranquilo" (1952) de John Ford, "The High And The Mighty" (1954) de William Wellman, "Callejón Sangriento" (1955), film también dirigido por Wellman con Lauren Bacall como co-protagonista, "Centauros Del Desierto" (1956) de John Ford, "Misión De Audaces" (1959) de Ford y "Rio Bravo" (1959) de Howard Hawks.

Wayne había diversificado sus funciones cinematográficas, ya que además de actor se introdujo en tareas de producción con su compañía Wayne-Felowes (que posteriormente se llamó Batjac y en la que se encontraban sus hijos), y a partir de los 60 también dirigió dos películas: "El Álamo" (1960) y "Boinas Verdes" (1968).

Como actor y al margen de sus propias cintas, John Wayne brilló en las décadas de los 60 y 70 con "Alaska, Tierra De Oro" (1960) de Henry Hathaway, "Los Comancheros" (1961) de Michael Curtiz, "Hatari" (1962) de Howard Hawks, las superproducciones "La Conquista Del Oeste" (1962) y "El Día Más Largo" (1962), "El Hombre Que Mató a Liberty Valance" (1962) de Ford, "La Taberna Del Irlandés" (1963) de nuevo bajo las órdenes del gran John Ford, "Los Cuatro Hijos De Katie Elder" (1965) de Hathaway, "El Dorado" (1967) de Hawks, "Ataque Al Carro Blindado" (1967) de Burt Kennedy, "Valor De Ley" (1969) de Hathaway, "Río Lobo" (1970) de Hawks y su último y valioso trabajo cinematográfico, "El Último Pistolero" (1976) de Don Siegel.
  

Por su actuación en "Valor De Ley" (1969) logró el Oscar al mejor actor, premio al que había sido nominado veinte años antes por la película de Allan Dwan "Arenas Sangrientas" (1949).

Wayne, que compartió créditos en varias ocasiones con Maureen O'Hara, contrajo matrimonio en tres ocasiones y siempre con mujeres de origen hispano (también tuvo romances varios, siendo el más sonado el llevado a cabo con Marlene Dietrich en sus años mozos).
La primera con Josephine Saenz, hija del cónsul de Panamá, en un enlace que duró desde 1933 hasta 1945. La segunda con la mexicana Esperanza Bauer, con quien se casó en el año 1946 para divorciarse en 1954, y la tercera y última con la peruana Pilar Palette, con quien estuvo casado desde 1954 hasta su muerte (aunque él mantenía una relación con su secretaria Pat Stacey).

Tuvo siete hijos, cuatro con Josephine: Michael (nacido en 1934), Mary Antonia (1936), Patrick (1939) y Melinda (1940), y tres con Pilar: Aissa (1956), John Ethan (1962) y Marisa (1966).

El fallecimiento de John Wayne se produjo a causa de cáncer el 11 de junio de 1979. El padecimiento del cáncer se achacó a su intervención en la película "El Conquistador De Mongolia" (1956), un film cuyo rodaje transcurrió en un espacio anteriormente utilizado para pruebas nucleares. El Duque tenía 72 años.

(Fuente: http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article184.html)







LA DILIGENCIA  (Stagecoach, 1939) es un clásico del cine filmado dentro del género del western, dirigido por John Ford y protagonizado por John Wayne. Ganó dos Oscars, al mejor actor de reparto (Thomas Mitchell), y a la mejor música, y obtuvo otras cinco nominaciones, a la mejor película, al mejor director, a la mejor dirección artística, a la mejor fotografía, y al mejor montaje.







The Quiet Man(1952), conocido en castellano como El hombre quieto (Argentina), Un hombre quieto (Venezuela) y EL HOMBRE TRANQUILO  (España), es un film costumbrista dirigido por John Ford que contiene una idílica visión de Irlanda por un "irlandés" (Ford) nacido en Estados Unidos. Ganó dos Oscar, al mejor director y a la mejor fotografía en color, y obtuvo otras cinco nominaciones: película, guion, actor de reparto (McLaglen), dirección artística y sonido.






EL ALAMO es un western de 1960 dirigido y protagonizado por John Wayne, con Richard Widmark y Laurence Harvey interpretando los papeles principales. La película fue nominada a diferentes categorías del Óscar de 1960: mejor película, mejor actor secundario (Chill Wills), mejor fotografía en color, mejor montaje, mejor guion original, mejor canción (Dimitri Tiomkin y Paul Francis Webster, por The Green Leaves of Summer); ganaría el Óscar al mejor sonido.






RIO LOBO
es un western procedente de Estados Unidos dirigido y producido por el conocido cineasta Howard Hawks en el año 1970, siendo la última película dirigida por éste, y que está protagonizada por los actores John Wayne, Jorge Rivero y Jennifer O'Neill.
Esta película supuso la quinta colaboración a lo largo de 22 años de John Wayne y del legendario director Howard Hawks, y cierra la trilogía comenzada con Río Bravo (1959) y El Dorado (1966).

Edith Piaf, según Marlene Dietrich



El gorrión de las calles de París. una niña abadonada. Un alma que nació herida [...] Una idealista, una optimista de ojos tristes, manos de princesa, un cuerpo frágil marcado por una infancia llena de hambre. Delicada y robusta, valiente y tímida, que canta desde el corazón, ofreciendo su amor, su amistad, su ayuda e inspiración, creyendo en todo con la poderosa fuerza de su espíritu romántico. El gorrión que se convierte en Fénix.
(Marlene Dietrich en Marlene Dietrich's ABC)

Horrorizada de verla tirar absurdamente el dinero y con tres amantes al mismo tiempo, me comportaba con ella como una prima de provincias. Pero no se daba cuenta. Siempre se mostraba preocupada por sus emociones, por su profesión, por su credulidad en todo tipo de originalidades, por su pasión por el universo en general y determinados seres en particular.
Yo la veía como el pájaro frágil cuyo nombre había adoptado, pero también como la Jezabel cuya insaciable sed de amor debía compensar un sentimiento de falta de integridad, con su 'deformidad' -así la llamaba ella-, su cuerpo frágil y menudo que enviaba al combate como Circe, las sirenas y Lorelei, seductora que prometía todas las delicias del mundo con aquella intensidad sin igual que le era tan característica. Me producían vértigo todos aquellos amantes que yo debía llevar a escondidas a sus apartamentos.



Le rendí los servicios que me pidió. Sin comprender jamás aquella terrible necesidad de amor que padecía, le serví bien. Me apreciaba; incluso es posible que me amara. Sin embargo, creo que sólo era capaz de amar a los hombres. La amistad era para ella un sentimiento vago, cuya sombra se prolongaba hasta el interior de su espíritu y de su corazón. Jamás tuvo tiempo de consagrarse exclusivamente a la amistad. Y tenía razón, porque sus reservas no eran inagotables. Fui su camarera en el teatro y en Versailles, el night-club de Nueva York donde cantaba.

Cuando irrumpió la tragedia, me hice cargo de sus asuntos. Teníamos que ir a buscar a Marcel Cerdan al aeropuerto; ella estaba durmiendo cuando me enteré de que el avión que le transportaba se había estrellado en las Azores y él había fallecido.

Hubo que despertarla a la hora prevista y comunicarle la desgracia. Luego llegaron los médicos y los medicamentos. Yo estaba convencida de que anularía su espectáculo en el Versailles, pero cuando lo discutí con ella por la tarde, me dijo que se atendría al contrato. Tuve que obedecer, juzgué absolutamente necesario pedir al director de orquesta que suprimiera del espectáculo el Hymne à l'amour. Luego acompañé al electricista del teatro a regular los proyectores para suavizar la iluminación. La encontré en su camerino: estaba tranquila. Había decidido cantar el Hymne à l'amour.

Como todo el mundo, tenía miedo de un pasaje de esta canción: Si mueres, yo moriré también. Cantó como si nada hubiera pasado porque nunca dio la impresión de doblegarse a la dura ley del mundo del espectáculo: El espectáculo debe continuar. Se sirvió de su dolor, de su sufrimiento, de su tristeza, para cantar aún mejor que de costumbre.

Durante las noches siguientes permanecimos las dos sentadas en la habitación del hotel sumergida en la oscuridad, cogidas de la mano por encima de la mesa; utilizó todos los medios propios de los desesperados para mantener a Cerdan a su lado. De repente exclamaba "Está aquí, ¿No has oído su voz?" Yo la metía en la cama, esperando que la locura de la desesperación acabara por desaparecer.

Desapareció.

Mucho antes de que tuvieran lugar estos acontecimientos, Edith Piaf anunció que se iba a casar. También afronté entonces la tempestad correspondiente. La ceremonia tendría lugar en una iglesia de Nueva York, y yo sería su testigo; como yo no era católica, Edith Piaf se las arregló para obtener una dispensa especial. Volvió al país de sus recuerdos y supersticiones infantiles y, en una oscura mañana neoyorquina, me dirigí a su habitación para ayudarla a vestirse. Al entrar en la habitación la encontré sentada en la cama, desnuda, conforme a la costumbre. La costumbre naturalmente, estaba relacionada con la creencia de que así la felicidad nunca abandonaría a la joven pareja de recién casados. Alrededor del cuello llevaba una cadenita con una pequeña cruz de esmeraldas que yo le había regalado; parecía estar desesperada en aquella habitación siniestra, a miles de kilómetros de su país natal.



Cuando todo acabó regresó a Francia. Mantuvimos una tierna relación que indudablemente nada tuvo que ver con el amor. Yo siempre respeté sus actitudes y sus decisiones.

Mucho más tarde, cuando se dedicó a la droga, dejé de serle fiel. Aquello era más de lo que yo podía soportar. Aunque comprendía su necesidad de drogarse, conocía mis límites. Pero comperneder no quiere decir aprobar. ¿Qué podía hacer? A pesar de todos mis esfuerzos por ayudar a Edith, topaba contra un muro infranqueable: la droga.

Me encontraba desesperada. Las drogas no eran entonces tan peligrosas como lo son las de hoy en día, pero a la postre eran drogas y renuncié a ayudarla. Seguí queriéndola, pero ahora mi amor era inútil. No estaba sola. Un hombre joven y devoto se encontraba a su lado.

Abandoné a Edith Piaf como a una niña perdida a la que siempre lloraré y echaré de menos, pero a la que también llevaré siempre en lo más hondo de mi corazón.
(Marlene Dietrich en sus memorias; Marlene D. por Marlene Dietrich)



(...Estuvo más cerca que nunca de la eterna sufridora Piaf, salvando la gira americana de la cantante por Estados Unidos en 1948 al presentarle a empresarios y periodistas. Aquellas Navidades en Roma, colgó una cruz de oro de Cartier con siete esmeraldas alrededor del delgado cuello de Piaf, con una nota aconsejándole "Debemos encontrar a Dios" [No estoy seguro del tono utilizado por Marlene] Cuando el boxeador Marcel Cerdan, amante de Piaf, murió en un accidente de avión en 1949, Marlene cuidó, consoló e hizo revivir al Gorrión, y luego la volvió a empujar a los escenarios. Las dos estrellas estaban tan mareadas con el amor que a veces olvidaban dónde estaban. Una famosa velada en el serio hotel Waldorf Astoria de Nueva York interpretaron una versión a dúo de Mon Légionnaire, "a cuatro patas como un par de perras en celo" El recuerdo las hizo ruborizarse durante un tiempo. [...] Su amada Edith Piaf murió en 1963 y fue enterrada con la cruz de Marlene alrededor del cuello.)
(Diana McLellan; Greta y Marlene: Safo va a Hollywood)

"El sueño": A codazos con Picasso



En 2006 el magnate de los casinos Steve Wynn estaba presumiendo ante sus amigos de haber vendido en subasta el cuadro "Le rêve" (El sueño) pintado por Picasso en 1932 por la increíble cifra de 139 millones de dólares a Steve Cohen, todo un record por entonces y entusiasmado -lo había comprado por solo 38'7 millones en 1997- lo mostraba a sus selectos acompañantes mientras les contaba la historia y detalles del cuadro, que si era un retrato de Marie-Thérèse Walter -una de las tantas musas del malagueño- que si aparecía dormida en un sillón con la cabeza vencida hacia atrás, los senos al descubierto y el rostro partido en dos, resultando una de las mitades un pene que parecía ser besado por la otra mitad -este Picasso como siempre con la sexualidad a flor de piel-, cuando sin querer hizo un movimiento inapropiado y pegó un soberano codazo al cuadro provocándole un agujero del tamaño de una moneda de dólar. "Menos mal que he sido yo" dijo ante el accidente, en una evidente muestra de la inmensa tranquilidad que da ser multimillonario. Parece que Wynn tenía retinitis pigmentosa lo que dañaba su visión periférica y fue motivo del accidente. Evidentemente la compra se suspendió y por momentos parecía que el codazo le iba a salir por un buen pellizco a Wynn, dado que se pretendía rebajar su valor en decenas de millones de dólares a pesar de su delicada restauración. Pero la ambición por tener algo que se desea puede ser algo muy peligroso y el pasado marzo, el propio Cohen, el comprador original, terminó pagando 155 millones de dólares por él, 16 más que el precio original, por un cuadro dañado…. -un caprichito- . De lo que no cabe duda es que el codazo de Wynn es el más rentable de la historia.
 

 

Carta de Óscar Kokoschka a Alma Mahler ("la novia del viento")





(Viena) 15 de julio de 1912

 Has de llevar una vida noble, Alma, para seguir siendo un símbolo para mí. Olvídate de intentar llevar una doble vida; debes dirigir todas tus fuerzas a un único fin. Quiero extraer de ti toda la Naturaleza y esperar de ti toda la delicadeza y sensibilidad. Odio encarecidamente mi vida actual, que sólo me permite avanzar a trompicones, poniendo en mi camino dificultades irrisorias. No quiero seguir llevando una de esas existencias mediocres. He venido a ti, pero tú has de ser fuerte en carácter y no mostrarme jamás una debilidad, como muchas mujeres hacen.

Cada confirmación de ti misma a través de otros, cada reflejo de tu belleza, hieren mi orgullo y sensibilizan mi confianza puesta en ti, a quien tengo por símbolo de máxima perfección. Si intentas afirmarte en un vano capricho de otros, entonces es que no crees en ti misma y das importancia a un momento insignificante -en el que te olvidas de mí-, ofendiendo tus sentimientos, mi valor, la belleza que yo veo en ti, mis posibilidades y mi verdadera importancia.

Ten presente que solamente tú me importas y que no debes vacilar ante tu decisión de asumir el peligro que supone para mí el perderte, pues ese peligro ya no será tal si realmente has decidido abandonarme. Pero, si utilizas la fuerza de tu alma y la belleza de tu cuerpo, tan importantes para mí, para hacer de mí una víctima viva y eficiente, entonces tú serás el motivo de mi vida, me darás fuerzas y tú y yo seremos uno. Lee esta carta cada día, Alma.



Traducción de Elisabeth Flores.

Cartas a Alma Mahler. 1905-1919.  Barcelona. Ediciones de Nuevo Arte Thor. 1986. Pág. 30-31.