Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

jueves, 16 de mayo de 2013

Greta Garbo y la luz



"Lo que uno ve en otra mujer cuando está borracho, lo ven en Garbo cuando está sobrio." 


 Son palabras del crítico Kenneth Tynan, posiblemente el más reputado de los comentaristas de teatro y cine de los años cincuenta. Y ciertamente, sus palabras, no están muy lejos de la realidad, Garbo, la divina, solo necesitaba un hilo de luz para mostrar su belleza. La fotografía es obra de Clarence Bull y fue tomada como parte de la campaña de promoción de la película "Ninotchka" (Lubitsch -1939), donde la Garbo que había sido publicitada como "La Garbo habla" en Anna Christie y sorprendió a todos con su profunda y personalísima voz, ahora seguía llamando la atención de todos con aquello de "La Garbo rie". Nunca hubo una agente rusa tan hermosa…. aunque Cyd Charisse en "La dama de Moscú" (remake de Ninotchka) estuviera realmente tentadora. Bueno, la cosa era buscar una excusa para disfrutar de esta soberbia foto, ahí os la dejo.
 



Y como final, una delicia, los besos de Greta Garbo y la música de Louis Armstrong: "Kiss to build a dream on

 
 

Walt Disney y la fama



Walt Disney llegó a ser una persona inmensamente popular gracias a sus dibujos animados y en universo creado para los más pequeños de la casa. En cierta ocasión le preguntaron como era su vida desde que era tan famoso y si la fama le suponía una carga. Disney respondió asi:

"La celebridad no se lleva mal, sobre todo, cuando te sirve para que te den mesa en los mejores restaurantes sin problemas, sin embargo debo confesar que ser famoso no ayuda a hacer las cosas bien, ni siguiera a conseguir que me obedezca mi hija; de mi fama no se han enterado las moscas que molestan a mis perros, ni sirve la fama para ser más sabio, sino acaso sólo para ser más discreto, ya que nos observan muchos ojos y nos señalan muchos más dedos" 

Nace el fauvismo: Mujer con sombrero - Henri Matisse




Es una obra del pintor francés Henri Matisse (1869-1954) datada en 1905. Se piensa que la retratada es la propia mujer de Matisse, Amelie. El cuadro fue expuesto junto a la obra de otros artistas en el Salón D'Automne en 1905. Fue en esta exposición en la que se acuño el termino de "Fauve" que se puede traducir como "salvaje" o "bestial", a raíz de los comentarios emitidos por el crítico de arte Louis Vauxcelles. Sus palabras fueron posteriormente trasladadas a la prensa escrita y dio nacimiento a una nueva denominación en el mundo del arte, el fauvismo, con el que se empieza a superar el impresionismo para utilizar el color de forma provocativa, una explosión cromática que inunda todo el lienzo y en la que se busca la liberación del color respecto del dibujo exaltando los contrastes. Los "fauvistas", de los cuales Matisse fue el más claro precursor, tuvieron sus claros detractores pero también rendidos admiradores, tanto que esta obra fue finalmente comprada por Gertrude y Leo Stein, suponiendo dicha adquisición una bocanada de aire fresco para Matisse que venía recibiendo críticas muy negativas de sus últimas obras. Actualmente la obra, se expone en el Museo de Arte Moderno de San Francisco.