Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 14 de abril de 2013

Atrapado en el tiempo (Groundhog day; Harold Ramis, 1993)




 "Tal vez el verdadero Dios usa trucos. Tal vez no sea omnipotente sino que lleva aquí tanto tiempo que lo sabe todo"

"Les daré un pronóstico para el invierno: será frío, oscuro y durará... el resto de sus vidas".

"No importa lo que pase mañana o el resto de mi vida. Ahora soy feliz, porque te quiero. "

Charlton Heston y Moisés unidos por una nariz



Uno nunca sabe qué hecho, en principio desafortunado, puede cambiar para bien nuestra suerte en el futuro. Según cuenta la leyenda, Charlton Heston se había roto la nariz en sus tiempos de estudiante, y parece que el hecho determinante por el que le dieron el papel de Moisés en "Los diez mandamientos" (1956) fue que tras una exhaustiva labor de documentación previa al rodaje, su director, Cecil B. DeMille se percató que Charlton Heston tenía la nariz rota de forma idéntica que la al Moisés de Miguel Ángel. Yo ciertamente nunca me había percatado que dicha escultura tuviera la nariz rota, pero eso es lo que se cuenta al respecto.
 

Julie Christie


"Creo que la fama es la maldición de la vida moderna, o, al menos, la publicidad, que es una rama de la fama. No me gusta formar parte de algo sucio".


 JULIE CHRISTIE






Julie Frances Christie (n. 14 de abril de 1941) es una actriz británica, ganadora de un Óscar en 1965.

Julie Christie nació en Assam, India (por entonces parte del Raj británico), del matrimonio formado por Rosemary Ramsden y Frank St. John Christie (un operario de una plantación de té ubicada en la India). Recibió clases en un convento de la India (del que fue expulsada) y posteriormente en la "Central School of Speech and Drama", antes de debutar en la serie de ciencia ficción de 1961 de la BBC "A for Andromeda". La grabación original completa se ha perdido, aunque todavía quedan los seis primeros episodios y parte del séptimo.
Su primer papel protagonista fue en la película de 1963 "Billy, el embustero", junto a Tom Courtenay. Dos años después interpretó el papel de Lara Antipova en "Doctor Zhivago" y el de Diana Scott en "Darling". Por este último papel ganó el Óscar a la mejor actriz. En 1967 protagonizó "Lejos del mundanal ruido". Christie fue una de las principales figuras en el Londres de los años 1960|60.

En los años 70 se trasladó a Hollywood, donde durante varios años mantuvo una relación con Warren Beatty. Después de su ruptura, volvió a vivir a Europa.

Christie nunca estuvo casada, hasta el año 2007, año en el que contrajo matrimonio con su compañero desde hacía tiempo, el periodista del diario "The Guardian" Duncan Campbell. Actualmente viven en España, en la costa alicantina.(Adsubia)

(Fuente: Wikipedia)



                           
                         

DOCTOR ZHIVAGO(1965) es una película dirigida por David Lean y protagonizada por Omar Sharif y Julie Christie. Se trata de un drama épico, basado en la novela homónima que publicó el ruso Boris Pasternak en 1957 y que le valió el Premio Nobel de Literatura un año más tarde. La película obtuvo cinco premios Óscar y fue nominada a otros cinco. Además, fue galardonada con cinco premios Globo de Oro, incluyendo los correspondientes a las categorías de mejor película dramática, mejor director y mejor guion. Fue una película muy popular durante décadas, y a partir de 2010 se la consideró en los Estados Unidos la octava película más taquillera de todos los tiempos, ajustadas las cifras por el índice de inflación.





DARLING (1965) es una película británica que cuenta la historia de una modelo amoral que lo intenta todo para triunfar. La película está dirigida por John Schlesinger y protagonizada por Laurence Harvey, Dirk Bogarde y Julie Christie.
La película ganó tres Oscars: a la mejor actriz (Julie Christie), mejor fotografía y mejor guion original.

Carta de Albert Einstein a Niels Bohr




¡No frunza el entrecejo! Esto no tiene nada que ver con nuestra vieja controversia sobre los
problemas físicos, sino con algo en que estamos completamente de acuerdo. Bertrand Russell
me escribió recientemente una carta que le incluyo en la presente. Intenta reunir un pequeño
grupo de científicos de renombre internacional para firmar y enviar a todos los países, a todos
los gobiernos, una declaración sobre la peligrosa situación creada con las armas atómicas y la
carrera de armamentos. Esta declaración ha de coincidir con la acción política iniciada por los
países neutrales.
Bertrand Russell sabe que le he escrito y está de acuerdo. Desde luego sabe que usted podría
ser una inmensa ayuda en el proyecto por su gran influencia, su experiencia y sus relaciones
personales con gente destacada; en realidad, cree que sus consejos y su participación activa
son virtualmente indispensables para el éxito de la empresa.
La acción de los científicos no debe limitarse a los representantes de los países neutrales; pero
la elección de los participantes debería demostrar claramente la ausencia de todo partidismo
político. Si no interpreto mal la intención de Russell, quiere hacer algo más que subrayar el
peligro que corre el mundo; quiere pedir que los gobiernos reconozcan públicamente la
necesidad de renunciar al uso de la fuerza militar como medio de resolver las disputas internacionales.
Si usted aprueba, en principio, el plan, ¿tendría la amabilidad de entrar en relación con
Bertrand Russell y decirle que está dispuesto a participar? Entre ustedes dos podrían decidir
entonces a qué personalidades debería invitarse. Entre los científicos de los Estados Unidos
pienso en Urey, Szilard y James Franck, pero quizá no sea conveniente que haya un número
excesivo de físicos. Estoy dispuesto a escribir a cualquiera de los que ustedes dos consideren
conveniente, pero vacilo en tomar la iniciativa, en dar el primer e irrevocable paso, hasta que
sepa cuál es su opinión.
En los Estados Unidos las cosas se complican porque lo más probable es que los científicos de
más renombre, que ocupan posiciones oficiales, no se decidan a participar en esta «aventura».
Mi propia participación puede tener una influencia favorable en el extranjero, pero no aquí,
donde se me considera como una oveja negra (y no sólo en cuestiones científicas).
Creo que habremos dado un gran paso si usted y Bertrand Russell se ponen de acuerdo sobre
los puntos fundamentales. De momento no es necesario que me escriba.
Con mis más cordiales saludos
ALBERT EINSTEIN


La carta de Einstein a Niels Bohr fue  enviada al Instituto de Física Teórica de Copenhague,
con  fecha de 2 de marzo de 1955