Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 26 de marzo de 2013

La filematología.- la ciencia de los besos



Según parece existe  una ciencia que se dedica al estudio de los besos y  se llama filematologia. Su origen se sitúa  en la época de los romanos, quienes  se tomaron la molestia de clasificarlos en tres tipos: el osculum (en la mejilla), que seria el de la amistad, el basium (de ahí la palabra beso, en los labios) que seria el del amor y el savolium (de ahí la palabra saliva), que es el beso apasionado. El Kamasutra enumera más de 30 tipos de besos, algunos de los cuales son:


 Beso ladeado: Cuando las cabezas de los dos se inclinan en direcciones opuestas y en esta postura se produce el beso.
 Beso inclinado: Cuando uno de los dos echa la cabeza hacia atrás y el otro que lo sujeta por el mentón, lo besa.

 Beso presión: Se presionan los labios fuertemente con la boca cerrada. Es un beso para iniciar la relación o para terminarla, no conviene mantenerlo durante mucho tiempo. Los dientes se clavan en la parte interior de los labios y puede salir sangre.
 Beso superior: Cuando uno de los dos toma con sus dientes el labio superior y el otro le devuelve el beso besándole en el labio inferior.

Beso para encender la llama: es el beso en las comisuras de los labios
Beso nominal: cuando uno se limita a tocar la boca del otro, después de besarla, con dos dedos. 
Beso con las pestañas. Cuando se recorre los labios o la cara del otro y se acarician las pestañas con besos. ....


De los romanos vino también la costumbre de los novios de besarse después de la boda, teniendo su origen en el hábito que tenían aquéllos de sellar con un beso la firma de un contrato (sin palabras.......).

Aunque no en todas las culturas los besos apasionados son los que se dan en la boca. En Japón se dan en el cuello o en las manos, en las islas Tinquia del Pacífico las chicas besan a sus chicos pegando su nariz a la de ellos y aspirando durante unos minutos. Y algunas tribus africanas piensan que besarse es un peligro porque creen que el alma se les puede escapar por la boca.
¡Y hasta en el reino animal existen los besos! Existen unos peces que se llaman “besadores”  que nadan juntos largas horas mientras mantienen sus bocas unidas