Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 3 de marzo de 2013

Octavio Paz.- La llama doble. Amor y Erotismo (y una pizca de Bataille)




El encuentro erótico comienza con la visión del cuerpo deseado. Vestido o desnudo, el cuerpo es una presencia: una forma que, por un instante, es todas las formas del mundo. Apenas abrazamos esa forma, dejamos de percibirla como presencia y la asimos como una materia concreta, palpable, que cabe en nuestros brazos y que, no obstante, es ilimitada. Al abrazar a la presencia, dejamos de verla y ella misma deja de ser presencia. Dispersión del cuerpo deseado: vemos sólo unos ojos que nos miran, una garganta iluminada por la luz de una lámpara y pronto vuelta a la noche, el brillo de un muslo, la sombra que desciende del ombligo al sexo. Cada uno de estos fragmentos vive por sí solo pero alude a la totalidad del cuerpo. Ese cuerpo que, de pronto, se ha vuelto infinito. El cuerpo de mi pareja deja de ser una forma y se convierte en una substancia informe e inmensa en la que, al mismo tiempo, me pierdo y me recobro. Nos perdemos como personas y nos recobramos como sensaciones. A medida que la sensación se hace más intensa, el cuerpo que abrazamos se hace más y más inmenso. Sensación de infinitud: perdemos cuerpo en ese cuerpo. El abrazo carnal es el apogeo del cuerpo y la pérdida del cuerpo. También es la experiencia de la pérdida de la identidad: dispersión de las formas en mil sensaciones y visiones, caída en una substancia oceánica, evaporación de la esencia. No hay forma ni presencia: hay la ola que nos mece, la cabalgata por las llanuras de la noche. Experiencia circular: se inicia por la abolición del cuerpo de la pareja, convertido en una substancia infinita que palpita, se expande, se contrae y nos encierra en las aguas primordiales; un instante después, la substancia se desvanece, el cuerpo vuelve a ser cuerpo y reaparece la presencia.

Octavio Paz.- La llama doble. Amor y erotismo. Seix Barral, 1993.


" El erotismo --escribió Bataille-- es la aprobación de la vida hasta en la muerte."

Imagen: fotografía de Edward Weston

Argo (Ben Affleck, 2012)




Militantes de la Revolución iraní asaltan la embajada de EE.UU. en Teherán el 4 de noviembre de 1979 en represalia por el apoyo del país al recientemente depuesto Mohammad Reza Pahlavi. Antes de que entren en el edificio, el personal intenta destruir los documentos clasificados que hay en la embajada. Aunque la mayor parte del personal de la embajada es tomado como rehén, seis escapan y se esconden en la casa del embajador canadiense Kenneth D. Taylor (Victor Garber). Con la situación de los prófugos mantenida en secreto, el Departamento de Estado comienza a explorar opciones para sacarlos de Irán. El especialista de la CIA, Tony Mendez (Ben Affleck) señala las debilidades fundamentales en todas las propuestas, pero no encuentra una alternativa hasta que se le ocurre una idea mientras ve La batalla por el planeta de los simios en la televisión con su hijo: crear un tapadera en la que los fugados son cineastas canadienses, explorando localizaciones "exóticas" en Irán para una película de ciencia-ficción similar.
Mendez y su supervisor, Jack O'Donnell (Bryan Cranston), contactan con John Chambers (John Goodman), un maquillador de Hollywood que previamente ha elaborado disfraces para la CIA. Chambers los pone en contacto con el productor de cine, Lester Siegel (Alan Arkin). Juntos crean un estudio de cine falso y siguen con éxito la pretensión de desarrollar Argo, una película de "ciencia ficción fantástica" al estilo de Star Wars, para dar credibilidad a la tapadera. Mientras tanto, crece la ansiedad de los fugados en la residencia del embajador. La documentación destrozada de la embajada de EE.UU. está siendo reensamblada, proporcionando a los revolucionarios la evidencia de que hay personal de la embajada que ha escapado.
Haciéndose pasar por un productor de Argo, Mendez entra en Irán y se reúne con los seis fugitivos, proporcionándoles pasaportes canadienses y amplia información sobre sus identidades falsas para ayudarlos a engañar a la seguridad del aeropuerto. A pesar de que tienen miedo en confiar en el montaje de Mendez, acuerdan ir con él, sabiendo que Méndez está arriesgando su propia vida también, y convencidos de que es su única opción. Una visita al bazar para hacer creíble su tapadera está a punto de acabar mal, pero su contacto iraní los aleja de la multitud hostil.
Mendez es informado de que la operación ha sido cancelada, para evitar conflictos con un rescate militar planeado de los rehenes. Él, no obstante, sigue adelante obligando a O'Donell a exigir apresuradamente a sus superiores que reactiven el apoyo logístico. En el aeropuerto hay tensiones con las reservas de vuelo de los fugitivos, al final, reservan un vuelo de Swissair. Una vez todos a bordo del avión, los revolucionarios descubren el engaño y rápidamente tratan de detenerlos.
Para proteger a los demás secuestrados en Teherán de más represalias, se suprime toda participación de EE.UU. en el lío, dando todo el crédito al gobierno canadiense y su embajador (que huyó de Irán con su esposa bajo sus propias credenciales mientras la operación estaba en marcha, su ama de llaves iraní, que había conocido a los fugados y mintió a los revolucionarios para protegerlos, se escapa a Irak). Mendez recibe la Estrella de Inteligencia, pero debido a la naturaleza confidencial de la misión, no puede mantener la medalla hasta que los datos se hicieron públicos en 1997. Todos los rehenes son liberados más tarde el 20 de enero de 1981. La película termina con Jimmy Carter dando una charla sobre la crisis y la farsa canadiense, con capturas de pantalla de la película siendo en contrastada con las imágenes de las personas y los sucesos reales durante la crisis.

Dirigida por Ben Affleck. ha ganado el Oscar a la Mejor Película en la edición de los Oscar número 85, celebrados el 24 de febrero de 2013. Esta dramatización de la participación del ex-agente de la CIA Tony Mendez en el histórico rescate de seis diplomáticos de Estados Unidos, durante los primeros meses de la Crisis de los rehenes en Irán, está  protagonizada por Ben Affleck, Bryan Cranston, Alan Arkin y John Goodman. Ha sido  coproducida por George Clooney y Grant Heslov, quienes previamente habían colaborado en la aclamada película Buenas noches, y buena suerte.


(Para quienes hayan visto la película y quieran saber cuánta verdad esconde,  añado un enlace a una página donde uno de los protagonistas de la historia real lo relata de primera mano, señalando  los momentos de la película que son ficticios:  http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/01/130114_cultura_cine_argo_historia_real_nc.shtml  )

Carta de Julio Cortázar a Edith Aron




"Querida Edith: No sé si se acuerda todavía del largo, flaco, feo y aburrido compañero que usted aceptó para pasear muchas veces por París, para ir a escuchar Bach a la Sala del Conservatorio, para ver un eclipse de luna en el parvis de Notre Dame, para botar al Sena un barquito de papel, para prestarle un pulóver verde (que todavía guarda su perfume, aunque los sentidos no lo perciban).


Yo soy otra vez ése, el hombre que le dijo, al despedirse de usted delante del Flore, que volvería a París en dos años. Voy a volver antes, estaré allí en noviembre. Pienso en el gusto de volverla a encontrar, y al mismo tiempo tengo un poco de miedo de que usted esté ya muy cambiada, de que no le divierta la posibilidad de verme. Por eso le pido desde ahora y se lo pido por escrito porque me es más fácil que si usted está ya en un orden satisfactorio de cosas, si no necesita este pedazo de pasado que soy yo, me lo diga sin rodeos. Sería mucho peor disimular un aburrimiento. Me gustaría que siga siendo brusca, complicada, irónica, entusiasta, y que un día yo pueda prestarle otro pulóver."

(Edith Aron es, según muchos, la mujer que se convertiría en  la Maga de Rayuela)


Cartas de Frederick Chopin a Delfina Potocka (fragmentos)





Fidelina, mi única, única amada:

"Te aburriré de nuevo con mis reflexiones sobre inspiración y creatividad, pero como te habrás dado cuenta, estas reflexiones están directamente ligadas a ti.
He reflexionado largamente sobre la inspiración y la creatividad, y lenta, lentamente descubrí la naturaleza esencial de estos dones.
La inspiración y la creatividad vienen a mí sólo cuando me abstengo de una mujer por un largo período.
Cuando, con pasión, he vaciado mi fluido en una mujer hasta secarme, la inspiración me rehuye y las ideas no avanzan en mi mente. ¡Considera cuán extraño y maravilloso es que las mismas energías que van a fertilizar a una mujer y crear un ser humano puedan destinarse a crear una obra de arte! Y aún un hombre gasta el precioso fluido de la vida por un momento de éxtasis [...]"

"Sólo Dios sabe cuantas de mis inspiraciones y mis creaciones musicales, las mejores de ellas, se han perdido de este modo. Baladas, polonesas y, hasta donde puedo saber, tal vez todo un concierto, se hundieron... Así, estáis repleta de música, y encinta de mis obras. Tal vez mi idea es extravagante, pero reconoced por lo menos que es original".


“Paso noches enteras con mujeres amadas, mujeres que cantan, porque, después de todo ¿no son mujeres mis estudios? Seguramente tú no estarás celosa de ellas. Los estudios son mis hijas. Amo más que a ninguno el en La menor y el en Do menor. Son los últimos que he compuesto. Los padres siempre prefieren a sus hijos más pequeños”.

“¿Recuerdas la pieza que compuse cuando nos peleamos y nos reconciliamos, 3 días antes de que tú te fueses? Se ha convertido en mi Estudio en Mi bemol mayor; estoy seguro que te gustará”


"No os aflijáis por mi, mi amor. Con toda sinceridad, puedo deciros que los Estudios no atacaron mi salud. Sólo las mujeres mueren a veces durante el parto. Pero yo sobreviviré sin ninguna duda al nacimiento de mis trabajos".

"En los salones me admiran, me elogian por mi buen aspecto y mi mirada profunda. Las mujeres giran al rededor de mi como moscas en torno a la miel. Sabéis bien que no exagero, y que querría que fueseis tan fiel como yo soy con vos, aunque me vea expuesto a tan crueles tentaciones..."

"Cuando sucumbo a un gran amor, cuando no puedo resistir a la pasión, cuando las tentaciones me desgarran como podrían hacerlo los colmillos de un perro, olvido el mundo, como ocurrió con vos; y entonces estoy dispuesto a darlo todo a una mujer, a sacrificar mi vida y mi obra. No ocurrió así con las otras mujeres; con ellas, nunca perdí la cabeza..."


"Cuando pienso en Liszt como artista creador, me lo represento maquillado, montado en zancos y soplando, fortíssimo y pianissimo, en las trompetas de Jericó... o bien lo veo hacer grandes discursos sobre el arte, discutir sobre la potencia creadora y sobre el mejor método para crear. ¡Y sin embargo, en materia de creación es un asno! Sabe todo mejor que nadie. Quiere llegar a la cima del Parnaso montado en el pegaso de otro. Esto entre nosotros... Es un excelente encuadernador que pone bajo cubiertas las obras ajenas".

"Hay personas que lo admiran, pero yo afirmo que es un hábil obrero que no tiene ni rastros de talento; disfraza con ropajes diestros la pobreza de su inspiración, lo hechiza y enceguece a uno tan bien con sus acrobacias, que uno juraría que se encuentra ante un artista de genio, cuando sólo se trata de un estafador muy astuto. Liszt caga una obra con un gran esfuerzo y un horrible hedor."



(En 1945 la señora Pauline Czernika, musicóloga y descendiente de la condesa Delfina Potocka declara en Radio Poznan que encontró un fajo de cartas dirigidas a la condesa, cuyo remitente es Federico Chopin.
En ellas Chopin se refiere a la condesa como Findelka, anagrama de Delfinka, diminutivo polaco de su nombre. Una serie de características y de situaciones hacen afirmar a serios y excelentes estudiosos de Chopin, que estas cartas no son auténticas.)