Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 22 de febrero de 2013

Octave Mirabeau dixit:

Octave Mirabeau - aprox. 1895
 « Los corderos van al matadero. No se dicen nada ni esperan nada. Pero al menos no votan por el matarife que los sacrificará ni por el burgués que se los comerá. Más bestia que las bestias, más cordero que los corderos, el elector designa a su matarife y elige a su burgués. Ha hecho revoluciones para conquistar ese derecho » 

 Ahí queda eso.....

 

 El francés Octave Mirbeau (1848-1927) fue periodista influyente, crítico de arte con don de previsión, panfletario comprometido con la verdad o la justicia, y fue además un novelista de éxito así como un dramaturgo de fama europea que, aún triunfando en todas las grandes escenas, no dejó de seducir, lo que es muy raro, a las vanguardias artísticas y literarias.


Marlene Dietrich y su hija María Riva




En cierta ocasión hablaba la sensacional Marlene Dietrich con su preciosa hija Maria Riva, ambas juntas en la foto, y esta última le dijo:

-Hasta que no cumpla los veinticinco años, mamá, no tengo intenciones de casarme.

Su madre, experta en el arte de encandilar a los hombres mediante los más variados artificios le respondió:

No, hija mía, tú no debes cumplir los veinticinco años hasta que te hayas casado.
Anécdota que expresa muy bien como era el sentir de aquellos años 40 y 50 respecto al matrimonio y su importancia en la vida de una mujer.

Fragmento del poema "Ande yo caliente" - Luis de Góngora




LUIS DE GÓNGORA
ANDE YO CALIENTE... (fragmento)

Ande yo caliente
y ríase la gente.
Traten otros del gobierno,
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y en las mañanas de invierno
naranjada y aguardiente
y ríase la gente...

Parece que Góngora (1561-1627) lo escribió ayer…. Y aunque no son tiempos para pensar solo en uno mismo y olvidarnos de los problemas que nos rodean, también es cierto que tanto desatino generalizado termina por enervar a cualquiera y llega un momento en el que un poco de paz y recogimiento es imperativo. El cuadro titulado "El desayuno" es obra del pintor belga Joseph Albert, y al menos a mi me transmite ese sosiego por todos deseado en el que las críticas de los demás y la vorágine del día a día poco pueden afectarnos. Una alegría empezar la mañana con tanta serenidad


Con esta entrada continúa su andadura "Un mundo en la cocina" una página fantástica sobre todo lo relacionado con el mundo de la cocina, su historia, sus grandes chefs, trucos, recetas y todo aquello que hace de este mundo un verdadero arte. Os recomiendo que paséis por ella. El link:
http://www.facebook.com/UnMundoEnLaCocina
 
Para los curiosos, continuaría asi:

Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente.


Cuando cubra las montañas
de plata y nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente,
y ríase la gente.

Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles;
yo conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.

Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
que yo más quiero pasar
de Yepes a Madrigar
la regalada corriente,
y ríase la gente.

Pues Amor es tan cruel,
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada,
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel,
y la espada sea mi diente,
y ríase la gente.


Giulietta Masina




"Me arrepiento de haber rechazado papeles por miedo a fracasar."
 
GIULIETTA MASINA (22 de febrero de 1921 – 23 de marzo de 1994)




Actriz de cine italiana. Tras estudiar Filosofía y Letras en la Universidad de Roma, comenzó a trabajar en la radio como actriz de seriales escritos por Federico Fellini, su marido desde 1943. Debutó en el cine en una de las películas más emblemáticas del Neorrealismo cinematográfico, Paisa (1946), de Roberto Rossellini.

Si bien intervino en películas firmadas por Alberto Lattuada o Luigi Comencini, su carrera alcanzó un notable prestigio trabajando en una serie de películas de su marido. Aunque algunas de sus primeras intervenciones no fueron especialmente notables -como en Luces de variedad (1951)-, otras le permitieron ser admirada por los espectadores de todo el mundo.

A mediados de los cincuenta consiguió una interpretación memorable en La strada (1954), en el papel de Gelsomina. El conjunto de personajes que desfilan por la cinta, la relación sentimental -entre espiritual y masoquista- que Gelsomina mantiene con Zampano, papel que recayó en Anthony Quinn, el tono crítico, patético de La Strada, resaltaban más la interpretación de la Masina, una mujer dulce, enamorada, sumisa, que se adecuaba perfectamente al físico de la actriz. El tono de este personaje le permitirá desarrollar con gran fuerza e integridad a la protagonista de Las noches de Cabiria (1956), de Fellini.

Otro de los momentos cruciales en su carrera se produjo cuando rodó a las órdenes de su marido Giulietta de los espíritus (1965), película que marca un momento de inflexión en la carrera del director y del cine italiano. Lo ideológico queda escondido en beneficio de la estética, de la sugerencia, y el poder cautivador de una imágenes deslumbrantes. También trabajó en su última producción importante, Ginger y Fred (1986), donde Fellini aprovechó para dar una particular visión del mundo de la televisión. Como protagonistas contó con su esposa y con Marcello Mastroianni en un remedo de lo que fueron Ginger Rogers y Fred Astaire para la comedia musical clásica. Con sesenta y seis años, la actriz contribuía al tono crepuscular y ácido del argumento.

Aunque el prestigio le vino por los trabajos con su marido y por las películas realizadas en Italia, Giulietta Masina trabajó con directores de distintas nacionalidades. De estas colaboraciones cabe mencionar su participación en Landrú (1963), de Claude Chabrol, sobre la vida del famoso asesino francés, o el trabajo que realizó en La loca de Chaillot (1969), de Bryan Forbes, película que marcó el inicio de un largo paréntesis en su carrera, ya que no volvió a rodar hasta 1985, cuando, bajo la dirección de Juraj Jakubisko, intervino en Perinbaba. La influencia de Masina en su marido ha sido algo notable. Mujer de acendrado catolicismo, hizo que algunas de las ideas de su esposo pasasen por este tamiz y, posiblemente, no se explicarían aspectos de la cinematografía de éste sin la presencia de su esposa.
(Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/masina.htm)





LA STRADA es una película italiana de 1954 producida por Dino De Laurentiis y Carlo Ponti, dirigida por Federico Fellini y protagonizada por Anthony Quinn y por la esposa de Fellini, Giulietta Masina. Es un ejemplo clásico del período neorrealista del director y esta película es la que le otorgaría un sólido prestigio internacional.