Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

sábado, 26 de enero de 2013

Woody Allen.- Diario de rodaje de "Vicky Cristina Barcelona"



 QUERIDO DIARIO ESPAÑOL:

2 de enero.
He recibido una oferta para escribir y dirigir una película en Barcelona. Tengo que ser precavido. España es soleada y yo pecoso. El dinero no es mucho, pero mi agente se las ingenió para darme un décimo del uno por ciento de todo lo que la película recaude una vez que sobrepase los cuatrocientos millones de dólares. No tengo idea alguna para Barcelona salvo la de dos judíos que inician una firma de entrega de embalsamamientos. Puedo llegar a cambiarla.

5 de marzo.
Me he reunido con Penélope Cruz y Javier Bardem. Ella es arrebatadora y más sexual de lo que imaginaba. Durante la entrevista, mis pantalones echaban fuego. Bardem es uno de esos actores de genialidad desbordante que claramente necesitan mi mano dura.

2 de abril.
Le he ofrecido un papel a Scarlett Johansson. Antes de aceptar, me dice que el guión debe ser aprobado por su agente y por su madre. Luego tendrá que aprobarlo el agente de su madre. En plena negociación, cambia de agentes, luego ambos cambian de madre. Scarlett tiene talento, pero da mucho trabajo.

1ro de junio.
Llegada a Barcelona. Asientos en primera clase. Hotel prometido de media estrella, el año que viene instalarán el agua corriente.

5 de junio.
La filmación ha comenzado agitada. Rebecca Hall, muy joven y en su primer rol importante, es un poco más temperamental de lo que pensé y me barrió del set. Le expliqué que el director debe estar presente para dirigir el film. Por más que traté no pude convencerla y debí disfrazarme del hombre que entregaba la comida para poder entrometerme nuevamente en el set.

15 de junio.
El trabajo finalmente se encarrila. He rodado una tórrida escena de amor entre Scarlett y Javier. Hace unos años hubiese interpretado yo su papel. Cuando se lo he dicho a Scarlett, ha soltado un enigmático "uh-huh". Scarlett llegó tarde al set y la he regañado, explicándole que no tolero retrasos de mis actores. Ha escuchado con respeto, aunque me ha parecido que mientras yo hablaba, ella ha encendido su iPod.

20 de junio.
Barcelona es una ciudad maravillosa. Multitudes salen a las calles para vernos trabajar. Por suerte se dan cuenta que no tengo tiempo para firmar autógrafos, entonces se los piden a los miembros del elenco. Más tarde traigo unas fotos mías de 8 por 10 en la que le doy la mano a Spiro Agnew (vicepresidente durante el gobierno de Nixon en USA) y me ofrezco a firmárselas, pero para entonces la multitud se había dispersado.

26 de junio.
Filmamos en La Sagrada Familia, la obra maestra de Gaudí. Pensaba que tengo mucho en común con el gran arquitecto español. Los dos desafiamos las convenciones, él con sus asombrosos diseños y yo usando un babero para langostas en la ducha.

30 de junio.
Las tomas diarias se ven bien. Y aunque la idea de Javier de agregar una escena con una invasión masiva de marcianos con miles de extras y elaborados platillos voladores no me pareció muy buena, igual la filmaré para dejarlo contento y quedará en el cuarto de edición.

3 de julio.
Scarlett ha venido hoy con una de esas preguntas que hacen los actores. "¿Cuál es mi motivación?". He dado un respingo: "Tu salario". Entonces me ha dicho que estaba bien pero que necesitaba mucha más motivación para continuar. El triple. De lo contrario amenazaba con irse. Le gané de mano con su treta y me fui primero. Luego se fue ella. Ahora estamos tan alejados que necesitamos gritar para oírnos. Entonces ella dijo que iba a saltar. Yo salté también... Pronto estábamos en un impasse. En el impasse corrí hacia mis amigos y bebimos juntos. Por supuesto quedé atascado con la cuenta.

15 de julio.
Otra vez he tenido que ayudar a Javier con las escenas de sexo. La secuencia requiere que él agarre a Penélope Cruz, le arranque la ropa y la arrastre a la cama. Ha ganado un Oscar y todavía necesita que le enseñe a interpretar una pasión. Agarré a Penélope y le arranqué la ropa sin saber que todavía no se había cambiado y que era su caro vestido el que había destrozado. Sin dudarlo la llevé frente a la chimenea y me eché sobre ella. Escurridiza como es, rodó a un lado una fracción de segundo antes que yo aterrizara en el piso causándome la fractura de ciertos dientes clave. Buen día de trabajo. Volveré a comer sólido en agosto.

30 de julio.
Las tomas diarias lucen brillantes. Probablemente sea muy temprano para planear la campaña para los Oscars. Sin embargo algunas notas para el discurso de agradecimiento, me ahorrarán tiempo más tarde.

3 de agosto.
Supongo que es parte de esta profesión. Como director uno es en parte maestro, en parte psicólogo, figura paterna, gurú. ¿Con el paso de las semanas ambas, Scarlett y Penélope, han desarrollado un enamoramiento hacia mí? El frágil corazón femenino. Me doy cuenta por el pobre Javier que observa envidioso cuando las actrices me regalan ciertas miradas, pero yo le explico que ese desenfrenado deseo femenino por un icono del cine, particularmente por uno que utiliza un desprecio de frío comando, es de esperarse. Mientras cuando me acerco al set cada mañana bañado y frescamente perfumado, entre Scarlett y Penélope hay un frenesí virtual. Nunca me ha gustado mezclar negocios con placer, pero quizá deba hacerme cargo de la pasión de cada una por una buena llegada a término del film. Tal vez le pueda dar a Penélope miércoles y viernes, satisfaciendo a Scarlett martes y jueves. Como en un estacionamiento alternativo. Esto dejaría el lunes libre para Rebecca, a quien detuve justo cuando se iba a tatuar mi nombre en su nalga. He bebido unos tragos con las damas del elenco para fijar algunas reglas. El viejo sistema de los cupones de racionamiento podría funcionar.

10 de agosto.
Escena emocional de Javier. He tenido que darle unas pautas. Mientras me imita, todo va bien, pero en el momento en que intenta su propia actuación, se pierde. Entonces solloza y se pregunta cómo sobrevivirá cuando ya no le dirija. Intento explicarle con educación y firmeza que debe hacerlo lo mejor que pueda sin mí y que debe intentar recordar mis consejos. Sé que le he animado, porque al dejar su camerino he escuchado sus risas y las de sus amigos.

20 de agosto.
He hecho el amor simultáneamente con Scarlett y Pénelope en un esfuerzo para mantenerlas felices. El trío me dio una idea para el clímax de la película. Rebecca golpeaba y golpeaba la puerta. Finalmente la dejé entrar, pero estas camas españolas son tan pequeñas que no entrábamos los cuatro y cuando ella se nos unió yo no paraba de rebotar en el piso.

25 de agosto.
Hoy terminamos la filmación. Con la fiesta usual y su tristeza. Baile suave con Scarlett. Se le quiebra un dedo. No es mi culpa. Cuando ella me empujó para alejarme se lo pisé. Penélope y Javier están ansiosos por trabajar conmigo nuevamente. Dijeron que si alguna vez tengo otro guión trate de encontrarlos. Trago del adiós con Rebecca. Momento sentimental. El equipo completo entra al lugar y me regala una birome. Hemos decidido llamar a la película "Vicky Cristina Barcelona". Las cabezas de estudio han visto todo el material. Aparentemente aman el filme y están en conversaciones para estrenarla en una colonia de leprosos. Se está muy solo en la cima.

Con amor, Woody Allen.

Scarface y los singulares funerales de la máfia

Al Capone era tambien apodado "Scarface" (caracortada) por la cicatriz de su mejilla

La mafia siempre ha sido una organización llena de códigos y tradiciones no escritas y una de ellas es la curiosa forma en la que se celebraban los funerales de los capos mafiosos, fallecidos por asi decirlo, a causa de un "accidente laboral", sobre todo a partir de que Alphonse Capone (Al Capone) -le diera una especial notoriedad a este tipo de eventos. Así se fue conformando una especie de liturgia muy singular.

Por ejemplo los amigos del difunto en señal de duelo dejaban de afeitarse desde el momento en que sabían la noticia hasta después del entierro, a fin de una vez llegado el momento del sepelio, mostrar un rostro en el que resultase más patente el dolor por la pérdida del "supuesto" amigo, costumbre que no era sino el eco de un uso napolitano. La pompa y boato con la que podía llegar a adornarse uno de estos funerales a veces rayaba en lo absurdo como veremos a continuación.

Uno de los funerales más sonados fue el de Dion O'Bannion, el gran rival de Al Capone en Chicago. Aquel tenía como tapadera de sus oscuras actividades una floristería (que curiosamente era la que surtía de flores a todos los funerales del gremio), hasta que unos secuaces de Al Capone entraron en la mentada tienda y le dieron "matarile" al competidor de Scarface. Flores como supondréis no faltaron, pero además se le agasajo con un ataúd de bronce y cristal de 10.000 dólares de entonces, adornado por dos ángeles de oro macizo y cuatro candelabros de plata. Se instalo una capilla ardiente por donde desfilaron hasta 40.000 personas (no sabemos si todas iban sin afeitar) y no faltaron ofrendas florales de su grande "Amigo" Al Capone en las que se podía leer cintas con la leyenda "From Al to Pal" algo así como "De Al a un amigo" que era la formula con la que habitualmente Scarface solía despedirse de los competidores en el negocio, y con la que además intentaba escurrir el bulto de posibles implicaciones en la muerte del gangster en cuestión. No se sabe si en las balas que ordenó dispararle mandó grabar algo similar.

El desfile ya fue el acabose y el cortejo iba acompañado de la Chicago Symphony Orchestra interpretando piezas a apropiadas a las circunstancias y seguido por más de 20.000 dolientes, poniendo el broche final un escuadrón de la Policía Montada enviado por el Alcalde de la ciudad de Chicago que por lo visto también estaba en la nomina de Capone. Como podéis suponer la policía no logró resolver este asesinato…


Hasta parece buen chico este Capone en la foto. Las cosas…
 

Paul Newman




"Si al mirar a tu alrededor cuando juegas al poker no adivinas quien es el perdedor, es que el perdedor eres tú." PAUL NEWMAN

 
 (26 de enero de 1925 - 26 de septiembre de 2008)





Paul Leonard Newman nació el 26 de enero de 1925 en Shaker Heights, Ohio (Estados Unidos), en una familia acomodada que se dedicaba al comercio de productos deportivos. Sus padres se llamaban Arthur y Theresa. Tenía un hermano mayor de igual nombre que su progenitor.

Al joven Newman no le atraía demasiado el mundo de los negocios y a pesar de que estudió Económicas en la Universidad Kenyon nunca llegó a ejercer la profesión de su padre.

Cuando ingresó en 1951 en la Escuela de Interpretación de Yale ya tenía experiencia como actor amateur en su etapa colegial y universitaria. En Yale y posteriormente en el famoso Actors Studio fue perfeccionando sus aptitudes interpretativas.

En la ciudad de Nueva York logró debutar como actor en series de televisión y en Broadway, consiguiendo un notorio éxito crítico con su participación en la obra "Picnic".

Esa interpretación teatral y su atractivo físico fueron claves para abrirle las puertas del mundo del cine.

La productora Warner Bros fue la primera en interesarse por Paul Newman, quien debutó en la gran pantalla en "El cáliz de plata" (1954), una película de tema histórico dirigida por Victor Saville que estaba co-protagonizada por Jack Palance y Virginia Mayo. El film no era nada del otro mundo pero sirvió al intérprete de Ohio para afianzarse definitivamente en el séptimo arte.

Su gran oportunidad llegó cuando fue elegido para encarnar al boxeador Rocky Graziano en "Marcado por el odio" (1956), un título dirigido por Robert Wise que supuso el debut cinematográfico de Steve McQueen.
  
A raíz de esta interpretación Newman fue escalando posiciones dentro del estatus de Hollywood hasta convertirse en una de las grandes estrellas en la historia del séptimo arte.

En 1949 el actor de Ohio contrajo matrimonio con Jackie Witte. La pareja permaneció casada hasta finales de los años 50, época en la que se enamoró de Joanne Woodward, una actriz a la que había conocido en el Actors Studio. Paul y Joanne se casaron en el año 1958.

En la década de los 50 Newman apareció en películas como "The Rack" (1956) de Arnold Laven, "El zurdo" (1958) de Arthur Penn, "La gata sobre el tejado de zinc" (1958), película de Richard Brooks que adaptaba una obra teatral de Tennessee Williams, "La ciudad frente a mí" (1959) de Vincent Sherman, y dos films con su mujer Joanne: la comedia "Un marido en apuros" (1958) de Leo McCarey, y el drama "El largo y cálido verano" (1958), un título dirigido por Martin Ritt.

Su categoría como actor fue valorada por sus compañeros con su primera nominación al Oscar por su interpretación junto a Elizabeth Taylor en "La gata sobre el tejado de zinc". El galardón se lo llevó David Niven por su actuación en "Mesas separadas".

Esta trayectoria espléndida en los últimos años del decenio prosiguió durante los años 60, período en el que Newman dejó atrás la primera influencia de Marlon Brando y alcanzó un gran reconocimiento profesional gracias a sus apariciones en "Desde la terraza" (1960) de Mark Robson, "Éxodo" (1960) de Otto Preminger, "Un día volveré" (1961) de Martin Ritt, o "El buscavidas" (1961), un film de Robert Rossen por el que volvió a ser nominado al Oscar. La estatuilla fue a parar a manos de Maximiliam Schell por "Vencedores o vencidos".

Otros títulos importantes en esta década fueron "Dulce pájaro de juventud" (1962), película dirigida por Richard Brooks, "Hud" (1963), de nuevo bajo la mirada de Martin Ritt, "El premio" (1963) de Mark Robson, "Cortina rasgada" (1966), film de Alfred Hitchcock, "Harper, investigador privado" (1966) de Jack Smight, "La leyenda del indomable" (1967) de Stuart Rosenberg, "Hombre" (1967) de Ritt, o el estupendo western "Dos hombres y un destino" (1969), primera y exitosa colaboración con el director George Roy Hill y el actor Robert Redford, trío que repetiría unos años después con "El golpe" (1973).

Nominado otra vez como actor por "Hud" y "La leyenda del indomable", Paul Newman optaría también al premio al mejor film del año 1968 por su primera película como director, titulada "Rachel Rachel" (1968) e interpretada por su esposa Joanne Woodward.

Este film y otros que dirigiría con posterioridad, como"El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas" (1972), eran proyectos alejados de la comercialidad que sí poseían muchas de sus películas como intérprete.
  
Para desarrollar sus proyectos como autor creó junto a personajes destacados del espectáculo estadounidense, como Barbra Streisand, Steve McQueen o Sidney Poitier, la compañía First Artists.

Aunque su carrera prosiguió con productividad a principios de los 70, Paul Newman abandonó la regularidad manifiesta en la década anterior a mediados del nuevo decenio.

Sus películas eran también de menor calidad, destacando "El juez de la horca" (1972) y "El hombre de Mackintosh" (1973), ambas dirigidas por John Huston, "Con el agua al cuello" (1975) de Rosenberg, o "El golpe" (1973) y "El castañazo" (1977), las dos con dirección de George Roy Hill.

Newman también apareció en la exitosa película de catástrofes "El coloso en llamas" (1974).

En las siguientes décadas no abandonó la pantalla grande, aunque sus apariciones fueron menos constantes.

Su talento como actor fue relevante en "Ausencia de malicia" (1981), un drama de Sydney Pollack, o en "Veredicto final" (1982), un fenomenal título judicial dirigido por Sidney Lumet.

Por estas dos últimas películas volvió a ser nominado al Oscar, un premio que se le resistió hasta el fin de su carrera.

En 1985 fue galardonado con una estatuilla honorífica y un año después logró el Oscar al mejor actor por "El color del dinero" (1986), una película dirigida por Martin Scorsese y co-protagonizada por Tom Cruise.

Con posterioridad fue nominado como mejor actor principal por "Ni un pelo de tonto" (1995) y como actor secundario por "Camino a la perdición" (2002).

Progresista (es simpatizante del partido demócrata), inteligente, atractivo (su físico sirvió de base para el personaje de cómic "La linterna verde"), simpático ("realmente estoy avergonzado de que mis ensaladas tengan más éxito comercial que mis películas", había dicho irónicamente), amante de los deportes, los coches y la velocidad (nunca se doblaba en las escenas de acción), Paul Newman siempre se ha mostrado preocupado por los asuntos sociales que le rodean, no en vano todo el dinero que produce con las ventas de sus productos alimenticios van destinados a obras de caridad.
Además ha fundado un campamento de verano para niños enfermos de cáncer en Connecticut, el estado en el que reside actualmente.

El último período de la vida de Paul Newman vino marcado por el padecimiento de un cáncer de pulmón que provocó el cese de sus proyectos teatrales y, tras un tratamiento ineficaz de quimioterapia, el confinamiento en su hogar para terminar sus días rodeado de su familia.

El 26 de septiembre del año 2008 falleció a la edad de 83 años.(Fuente:http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article1541.html)





EL GOLPE (título original The Sting) es una película de cine dirigida por George Roy Hill en 1973. La película reunió de nuevo a Paul Newman y Robert Redford después de haber protagonizado conjuntamente Dos hombres y un destino. La película ganó siete Óscar, entre ellos el Óscar a la Mejor Película, y obtuvo otras tres nominaciones. La película ganó otros nueve premios y otras tres nominaciones.



Edward G. Robinson


“Algunas personas ofrecían juventud. Otras belleza.Yo representaba amenaza. A la gente le gusta verme en el cine, porque me pueden odiar”.EDWARD G. ROBINSON 
 
(12 de diciembre de 1893 - 26 de enero de 1973)




Edward Goldenberg Robinson,conocido como Edward G. Robinson y cuyo verdadero nombre era Emanuel Goldenberg, fue un actor de teatro y cine estadounidense de origen rumano.

Emanuel Goldenberg nació en una familia judía en Bucarest y durante su infancia vivió en una comunidad Yiddish. En 1903, emigró con su familia a Nueva York situándose en el East End. No pudo obtener sus estudios y estaba decidido a convertirse en rabino o abogado. Pero consiguió una beca para entrar en la Academia Americana de Artes Dramáticas, donde transformaría su nombre por el de Edward G. Robinson.

Comenzó su carrera como suplente en 1913 e hizo su debut en Broadway en 1915, donde entre otras obras interpreta El hombre del destino, de George Bernard Shaw. Su primer papel en el cine fue un papel secundario en 1916. En 1923 debutaba como E. G. Robinson en The Bright Shawl. Pero la interpretación que le lanzaría a la fama sería la de Rico Bandello en Hampa dorada (Little Ceasar) de Mervyn LeRoy lo que le llevaría a ser el hombre duro de la década de los 30. Así, Robinson pasó de hacer tres películas al año a hacer más de 14 en los dos años siguientes. Durante esa época se casa con la actriz Gladys Lloyd en 1927 con la que tiene un hijo, Manny Robinson (1933-1974).

Durante los años 40 y después de una buena actuación en Dr. Ehrlich's Magic Bullet (1940), su perfil encajaría con el de dramas psicológicos como el de Perdición (Double Indemnity) (1944) de Billy Wilder o La mujer del cuadro (The Woman in the Window) (1945) y Perversidad (Scarlet Street) (1945) de Fritz Lang. Pero continuó aceptando papeles de gangsters como el de Johnny Rocco en el clásico Cayo Largo (Key Largo) de John Huston (1948), la última de las cinco películas que haría con Humphrey Bogart.

No comenzaron muy bien las cosas para Robinson en la década de los 50. Primero, sería acusado de comunista, teniendo que testificar ante el comité de la famosa Caza de Brujas y posteriormente el actor tuvo que vender parte de su inmensa colección de arte para sufragar los gastos del divorcio con Gladys Lloyd. En 1956 volvió a Broadway para interpretar Middle of the Night. Pero ese fue el momento en el que Cecil B. DeMille decide trabajar con él en Los diez mandamientos (The Ten Commandments). A partir de aquí llegarían sus papeles más notables: Millonario de ilusiones (A Hole in the Head) (1959) de Frank Capra al lado de Frank Sinatra y El rey del juego (The Cincinnati Kid) (1965), de Norman Jewison con Steve McQueen.

Robinson llegó a ser enormemente popular en los años 30 y 40 con una carrera de más de 90 películas en 50 años de profesión. Su última escena sería un suicidio en el clásico de culto de la ciencia ficción Cuando el destino nos alcance (Soylent Green) (1973), de Richard Fleischer. Moriría dos meses después de haber rodado esta película y dos meses antes de que se le concediera un Óscar honorífico a su carrera. Robinson nunca llegó a ser nominado por sus intervenciones. Tiene su nombre en una estrella del Paseo de la Fama de Hollywood situada en el 6233 de Hollywood Boulevard.(Fuente:Wikipedia)






Double Indemnity (llamada Pacto de sangre en Hispanoamérica y PERDICION en España) es una película estadounidense de cine negro, dirigida en 1944 por Billy Wilder y protagonizada por Fred MacMurray, Barbara Stanwyck y Edward G. Robinson.

El guion es una adaptación de Billy Wilder y Raymond Chandler de la novela Pacto de sangre (cuyo título original era también Double Indemnity) del escritor James M. Cain.


William Shakespeare.- Othelo




(Acto III, escena III)

YAGO.- Señor, temed mucho a los celos, pálido monstruo, burlador del alma que le da abrigo. Feliz el engaño que descubre el engaño y consigue aborrecer a la engañadora, pero ¡ay del infeliz que aún la ama, y duda, y vive entre amor y recelo!

OTELO.- ¡Horrible tortura!

YAGO.- Más feliz que el rico es el pobre, cuando está resignado con su suerte. Por el contrario el rico, aunque posea todos los tesoros de la tierra, es infeliz por el temor que a todas horas le persigue, de perder su... ¡Dios mío, aparta de mis amigos, los celos!

OTELO.- ¿Qué quieres decir? ¿Imaginas que he de pasar la vida entre sospechas y temores, cambiando de rostro como la luna? No: la duda y la resolución sólo pueden durar en mí un momento, y si alguna vez hallares que me detengo en la sospecha y que no la apuro, llámame imbécil. Yo no me encelo si me dicen que mi mujer es hermosa y alegre, que canta y toca y danza con primor, o que se complace en las fiestas. Si su virtud es sincera, más brillará así. Tampoco he llegado a dudar nunca de su amor. Ojos tenía ella y entendimiento para escoger. Yago, para dudar necesito pruebas, y así que las adquiera, acabaré con el amor o con los celos.

YAGO.- Dices bien. Y así conocerás mejor la lealtad que te profeso. Ahora no puedo darte pruebas. Vigila a tu esposa: repárala bien cuando hable con Casio, pero que no conozcan tus recelos en la cara.
No sea que se burlen de tu excesiva buena fe. Las venecianas sólo confían a Dios el secreto, y saben ocultársele al marido. No consiste su virtud en no pecar, sino en esconder el pecado.

OTELO.- ¿Eso dices?

YAGO.- A su padre engañó por amor tuyo, y cuando fingía mayor esquiveza, era cuando más te amaba.

OTELO.- Verdad es.

YAGO.- Pues la que tan bien supo fingir, hasta engañar a su padre, que no podía explicarse vuestro amor sino como obra de hechicería...
Pero ¿qué estoy diciendo? Perdóname si me lleva demasiado lejos el cariño que te profeso.

Imagen: fotograma de la película de Orson Welles, Othelo, el moro de Venecia