Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 13 de enero de 2013

Las manos de Orlac (Robert Wiene, 1924)






Cuando se estrenó en la primavera de 1924  esta joya  del cine expresionista el público austriaco quedó tan impresionado por la película que al final se escucharon gritos de enojo. El principal actor, Conrad Veidt, tuvo que subir al escenario para explicar cómo se había hecho la filmación. El gran actor, con el poder de su presencia y su voz, logró calmar a la gente que se había exaltado al ver las impactantes imágenes.

Las manos de Orlac aborda el fenómeno al que Freud había denominado como “lo siniestro”. Para el  el “Umheimlich” ó “lo siniestro” es una presencia inexplicable, ajena y terrorífica en tanto que invade nuestra “intimidad”. Es decir, su presencia se nos hace familiar aunque no es parte de nosotros.



La película tiene un argumento de hierro: un pianista, felizmente casado y potencialmente exitoso, pierde sus manos en un accidente de tren. Para aliviar su tragedia, su médico decide implantarle las manos de un asesino semejante al para aquel entonces famoso anti-héroe literario “Raskolnikoff” de Dostoievsky: un joven estudiante que mató a una vieja usurera y explotadora, y que ante la presencia de un testigo inocente, no tuvo más remedio que ejecutar un doble crimen.



La historia, cuyo guión está repleto de infinidad de giros o “vueltas de tuerca”, inicia un tortuoso camino  cuando el protagonista empieza por desconocer sus extremidades: el anillo de casado no le entra; al llegar a su casa desea tocar el piano y no puede hacerlo pues sus manos no le obedecen... Decide entonces retirarse a un café y ahí, leyendo la prensa, lo invade algo terrible, la confirmación de lo que hasta entonces era una simple sospecha: sus manos son las de un asesino. El protagonista entra entonces en posesión de ese “otro” que ahora es parte de él mismo.


Ficha de la película:


TÍTULO ORIGINAL Orlacs Hände
AÑO                          1924
DURACIÓN                  92 min.
PAÍS
DIRECTOR                 Robert Wiene
GUIÓN                         Louis Nerz (Novela: Maurice Renard)
MÚSICA                        Película muda
FOTOGRAFÍA        Hans Androschin, Günther Krampf (B&W)
REPARTO               Conrad Veidt, Alexandra Sorina, Fritz Kortner, Carmen Cartellieri, Fritz Strassny,  
                                       Paul Askonas
PRODUCTORA       Coproducción Alemania-Austria; Berolina Film GmbH / Pan Films
GÉNERO                       Terror | Cine mudo. Expresionismo alemán
SINOPSIS Orlac, un pianista famoso, pierde ambas manos en un accidente. Los médicos deciden trasplantarle las manos de Vasseur, un asesino condenado a muerte. La operación es un éxito, pero desde ese momento el pianista comienza a verse embargado por impulsos criminales. Tiene pesadillas y ve el rostro de un hombre que cree que es Vasseur... (FILMAFFINITY)



James Joyce


"Los genios no cometen errores. Sus errores son siempre voluntarios y originan algún descubrimiento."
 
JAMES JOYCE (2 de febrero de 1882 –  13 de enero de 1941)


James Augustine Aloysius Joyce fue un novelista y poeta irlandés cuya agudeza psicológica e innovadoras técnicas literarias expresadas en su novela épica Ulises le convierten en uno de los escritores más importantes del siglo XX. Joyce nació en Dublín el 2 de febrero de 1882. Hijo de un funcionario acosado por la pobreza, estudió con los jesuitas, y en la Universidad de Dublin. Educado en la fe católica, rompió con la Iglesia mientras estudiaba en la universidad. En 1904 abandonó Dublín con Nora Barnacle, una camarera con la que acabaría casándose. Vivieron con sus dos hijos en Trieste, París y Zürich con los escasos recursos proporcionados por su trabajo como profesor particular de inglés y con los préstamos de algunos conocidos. En 1907 Joyce sufrió su primer ataque de iritis, grave enfermedad de los ojos que casi le llevó a la ceguera.

Siendo estudiante universitario, Joyce logró su primer éxito literario poco después de cumplir 18 años con un artículo, 'El nuevo drama de Ibsen', publicado en la revista Fortnightly Review de Londres. Su primer libro, Música de Cámara (1907), contiene 36 poemas de amor, muy elaborados, que reflejan la influencia de la poesía lírica isabelina y los poetas líricos ingleses de finales del siglo XIX. En su segunda obra, un libro de 15 cuentos titulado Dublineses (1914), narra episodios críticos de la infancia y la adolescencia, de la familia y la vida pública de Dublín. Estos cuentos fueron encargados para su publicación por una revista de granjeros, The Irish Homestead, pero el director decidió que la obra de Joyce no era adecuada para sus lectores. Su primera novela, Retrato del artista adolescente (1916), muy autobiográfica, recrea su juventud y vida familiar en la historia de su protagonista, Stephen Dedalus. Incapaz de conseguir un editor inglés para la novela, fue su mecenas, Harriet Shaw Weaver, directora de la revista Egoist, quien la publicó por su cuenta, imprimiéndola en Estados Unidos. En esta obra, Joyce utilizó ampliamente el monólogo interior, recurso literario que plasma todos los pensamientos, sentimientos y sensaciones de un personaje con un realismo psicológico escrupuloso. También de esta época data su obra de teatro Exiliados (1918).

Joyce alcanzó fama internacional en 1922 con la publicación de Ulises, una novela cuya idea principal se basa en la Odisea de Homero y que abarca un periodo de 24 horas en las vidas de Leopold Bloom, un judío irlandés, y de Stephen Dedalus, y cuyo clímax se produce al encontrarse ambos personajes. El tema principal de la novela gira en torno a la búsqueda simbólica de un hijo por parte de Bloom y a la conciencia emergente de Dedalus de dedicarse a la escritura. En Ulises, Joyce lleva aún más lejos la técnica del monólogo interior, como medio extraordinario para retratar a los personajes, combinándolo con el empleo del mimetismo oral y la parodia de los estilos literarios como método narrativo global. La revista estadounidense Little Review empezó en 1918 a publicar los capítulos del libro hasta que fue prohibido en 1920. Se publicó en París en 1922. Finnegans Wake (1939), su última y más compleja obra, es un intento de encarnar en la ficción una teoría cíclica de la historia. La novela está escrita en forma de una serie ininterrumpida de sueños que tienen lugar durante una noche en la vida del personaje Humphrey Chimpden Earwicker. Simbolizando a toda la humanidad, Earwicker, su familia y sus conocidos se mezclan, como los personajes oníricos, unos con otros y con diversas figuras históricas y míticas. Con Finnegans Wake, Joyce llevó su experimentación lingüística al límite, escribiendo en un lenguaje que combina el inglés con palabras procedentes de varios idiomas.

Las otras obras publicadas son dos libros de poesía, Poemas, manzanas (1927) y Collected Poems (1936). Stephen, el héroe, publicada en 1944, es una primera versión de Retrato. Además, en 1968, su biógrafo Richard Ellman publicó un original inédito Giacomo, pequeña obra considerada el antecedente del Ulises. Joyce empleaba símbolos para expresar lo que llamó 'epifanía', la revelación de ciertas cualidades interiores. De esta manera, sus primeros escritos describen desde dentro modos individuales y personajes, así como las dificultades de Irlanda y del artista irlandés a comienzos del siglo XX. Las dos últimas obras, Ulises y Finnegans Wake, muestran a sus personajes en toda su complejidad de artistas y amantes desde diversos aspectos de sus relaciones familiares. Al emplear técnicas experimentales para comunicar la naturaleza esencial de las situaciones reales, Joyce combinó las tradiciones literarias del realismo, el naturalismo y el simbolismo plasmándolos en un estilo y una técnica únicos. Después de vivir veinte años en París, cuando los alemanes invadieron Francia al principio de la II Guerra Mundial, Joyce se trasladó a Zürich, donde murió el 13 de enero de 1941.  © eMe (Fuente:http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1875)




DUBLINESES (1987),de John Huston.
La película de John Huston, basada en el relato de James Joyce ´Los muertos ` tomó en España el título del libro, ´Dublineses`, en que figura dicho relato. Acaso la distribuidora entendió que aquello de los muertos podía prometer al público estremecimientos góticos y terrores que, por supuesto, no tienen nada que ver con la historia que se narra.
Huston hizo una cuidadísima ilustración del texto de Joyce, que está prácticamente reproducido en la película, con muchas líneas de diálogo idénticas. Y, más aun, consiguió plasmar la atmósfera del relato, haciendo una dirección de actores extraordinaria. La fluidez con la que se desarrolla la fiesta de la noche de reyes que ocupa casi toda la historia produce una sensación de intimidad y verosimilitud absoluta.






Pablo Neruda.- Poema 12





Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.
Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.
He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto como un viaje.
Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

Imagen: Toni Frissell