Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Fragmento del libro "El viaje a ninguna parte" - Fernando Fernán Gómez



"– ¡Bandoleros de hoy! ¡Cientoveintiocho, primera!

– ¡Acción!

Mi padre comenzó a hablar. Yo ya le había oído hablar muchas veces de aquella manera. Sobre todo en los pocos dramas que llevábamos de repertorio. Nunca me había parecido mal, ni siquiera extraño. Pero allí, en la plaza, sin público, delante de la cámara, al oírle empezó a entrarme cierto temor. Aquella voz profunda, cavernosa, alternando con otra muy aguda con la que pronunciaba sólo alguna palabra… Aquella solemnidad, aquel énfasis…

No había concluido la primera frase, cuando gritó el director:

– ¡Corten! Le dije a usted antes, en el ensayo, que hablara más bajo, que no lo dijera todo a voces.

– Sí, señor; sí, señor.

– Vamos. Otra. ¡Motor!

– Rueda — repitió su anuncio el de la claqueta y pidió de nuevo acción el director.

José Suárez dijo su frase:

– “Buenos días, Jesús.”

Mi padre le repondió, interpretando su papel casi igual que la vez anterior.

– “Estaba deseando que viniera usted por acá –comenzó con una voz profunda, subterránea, que iba ascendiendo poco a poco para acabar en una especie de chillido histérico al decir: –¡señorito!… para decirle… una cosa un tanto… ¡delicá! — A partir de aquí se desmelenó…– El Blas… ¡¡es una mala persona!! –Atronó la plaza con sus gritos– ¡¡En esta casa no hay sitio!!…–hizo una pausa en la que nos tuvo a todos con el alma en un hilo, y remató sumergiéndose de nuevo en el averno–: ¡para los dos! O él… ¡¡O YO!!”

El director se había levantado de su silla, miraba a un lado y a otro, manoteaba, indignado, rugiendo:

– Pero, ¿¡de dónde habéis sacado a ese monstruo!? ¡Corten!

El ayudante de dirección se acercó a él y le informó en voz  baja:

– Es un actor que estaba trabajando aquí y que…

– ¡Vete a la mierda, joder! — y se volvió hacia mi padre–. ¿No puede usted hablar seguidito?

Aturdido, tembloroso, contestó mi padre:

– Yo pensé que como la situación era dramática…"

Así fue como la imaginó Fernando Fernán Gómez en el libro que después se convertiría en película, donde curiosamente la escena es aun mejor. Os dejo el video:


!Señoriiiiito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada