Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 31 de julio de 2013

Un hombre soltero (Tom Ford, 2009)



"Me toma tiempo en la mañana en convertirme en George, tiempo para ajustarme a lo que se espera de George y cómo se comporta. En el tiempo que me lleva vestirme y ponerle la última mano de pintura al poco rígido pero bastante perfecto George, sé perfectamente que parte se supone que debe jugar."

"Por primera vez en mi vida no puedo ver el futuro. Todos los días pasan en una bruma. Pero hoy he decidido que será diferente. "

"Un par de veces en mi vida, he tenido momentos de claridad absoluta, cuando por unos breves momentos, unos segundos, el silencio ahoga el ruido y puedo sentir más que pensar. Y las cosas parecen tan precisas y el mundo tan fresco. Nunca pude hacerlo últimamente. Me aferro a ellos pero, como todo, se desvanece. He vivido mi vida por esos momentos. Ellos me llevaron hasta el presente y me doy cuenta que todo es como debía ser. "

martes, 30 de julio de 2013

Frases de "La leyenda de la ciudad sin nombre" - 1969 - Joshua Logan

Clint Eastwood, Jean Seberg y Lee Marvin

"Minero 1.- ¿Qué es un fornicador?
  Minero 2.- No lo sé, no soy hombre religioso."

"Las chicas inventadas son las mejores, pero yo ahora necesito una de las peores"

Horace Tabor (William O'Connell): ¿Te marchas, Ben?
Ben Rumson (Lee Marvin): No.
Horace Tabor: Yo tampoco. Creo que hay dos clases de gente en el mundo: los que se marchan y los que se quedan. ¿No es cierto?
Ben Rumson: No, yo no lo creo.
Horace Tabor: Pues, ¿qué crees tú?
Ben Rumson: Pues que hay dos clases de gente: los que van a alguna parte y los que no van a ninguna. Eso sí que es cierto.
Horace Tabor: No estoy de acuerdo, Ben.
Ben Rumson: Porque no sabes de qué demonios estoy hablando. Soy un ex ciudadano de ninguna parte. A veces echo de menos mi hogar.


Señora Fenty (Paula Trueman): Señor Rumson, ¿es que cree usted que todo lo que produce la tierra debe usarse para hacer licor?
Ben Rumson (Lee Marvin): Si, siempre que sea posible.
Señora Fenty: Debería leer la Biblia, señor Rumson.
Ben Rumson: Ya he leído la Biblia, señora Fenty.
Señora Fenty: ¿Y no le animó a dejar la bebida?
Ben Rumson: No, pero frenó mi interés por la lectura.


- ¡No se puede comprar a una mujer con dinero!
- ¡Pues inténtelo usted sin dinero, je, je! ¡Yo ofrezco 250 dólares por ella!


"La leyenda de la ciudad sin nombre" (Paint your wagon - 1969) es una película dirigida por Joshua Logan e interpretada por Lee Marvin, Clint Eastwood, Jean Seberg, Harve Presnell, Ray Walston y Tom Ligon en los papeles principales. El guion está adaptado por Paddy Chayefsky del musical de 1951 "Paint your wagon", de los autores Alan Jay Lerner y Frederick Loewe.


Es memorable la canción Wandering Star (estrella errante) que canta con voz profunda el actor Lee Marvin. La letra es digna de recordarse traducida:
Nací marcado por una estrella errante
Nací marcado por una estrella errante
Las ruedas estan hechas para rodar,
las mulas para cargar,
Nunca encontré un paisaje
que no mejorara al mirar atrás
Nací marcado por una estrella errante
El barro puede aprisionarte,
las llanuras pueden abrasarte,
la nieve puede quemarte los ojos,
pero solo la gente te hace llorar
El hogar existe para partir,
para soñar con regresar a él,
Con un poco de suerte
esos sueños no se harán realidad.
Nací marcado por una estrella errante
Nací marcado por una estrella errante
Yo se donde esta el infierno,
el infierno es una bienvenida
El Cielo es un adiós para siempre,
es mi hora de partir.


Nací marcado por una estrella errante
una estrella errante, errante…


El barro puede aprisionarte,
las llanuras pueden abrasarte,
la nieve puede quemarte los ojos,
pero solo la gente puede hacerte llorar
El hogar existe para partir,
para soñar con regresar a él,
Con un poco de suerte
esos sueños no se harán realidad.
Nací marcado por una estrella errante
Nací marcado por una estrella errante
Cuando llegue al Cielo,
que me aten a un árbol
O comenzaré a vagabundear
y pronto sabrás de mi
Nací marcado por una estrella errante
una estrella errante, errante…


La vida de Pí (Ang Lee,2012)






"Los animales tienen alma. Lo he visto en sus ojos."

"Sé que Richard Parker es un tigre, pero... deseo poder haber dicho: “Terminó, sobrevivimos... Gracias por salvar mi vida. Te amo, Richard Parker. Siempre estarás conmigo”.

"Los dioses eran mis superhéroes mientras crecía. Hanuman, el dios mono, levantando una montaña completa para salvar a su amiga, Laksh. Ganesha, el cabeza de elefante, arriesgando su vida para defender el honor de su madre, Parvati. Vishnú, el alma suprema, el origen de todas las cosas. Vishnú duerme, flotando en el cósmico océano sin costas. Y somos el resultado de sus sueños."

"No dejen que las historias y mentiras bonitas los engañen, chicos. Religión es oscuridad."

"-No puedes profesar tres religiones diferentes al mismo tiempo, Piscine.
-¿Por qué no?
Porque creer en todo al mismo tiempo es lo mismo que no creer en nada. "

"Tu padre tiene razón. La ciencia puede enseñarnos más sobre que hay allá afuera. Pero no lo que hay aquí dentro."

"Si Dios es tan perfecto, y nosotros no… ¿por qué habría de crear todo esto?"

"-Me dijo que tienes una historia que me haría creer en Dios.
-Él diría eso sobre una buena comida. En cuanto a Dios, yo solo puedo contarte mi historia. Tú decidirás por ti mismo en qué creer.
-Suena justo."

-"No sabía que los hindúes decían “Amén”.
-Los hindúes católicos sí.
-¿Hindúes católicos?
-Tenemos la oportunidad de ser culpables delante de cientos de dioses. No solo de uno."

"Ninguno de nosotros conoce a Dios hasta que alguien nos lo presenta."


"El hambre puede cambiar todo lo que alguna vez pensaste saber de ti mismo."

"-Te conté dos historias sobre lo que pasó en el océano. Ninguna explica que causó que el barco se hundiera. Y nadie puede probar cuál historia es verdadera y cuál no lo es. En ambas historias, el barco se hunde, mi familia muere y yo sufro. Entonces… ¿qué historia prefieres?
-La que tiene al tigre. Ésa es la mejor historia.
-Gracias. Y así es con Dios."

"-Así que tu historia sí tiene un final feliz.
-Bueno... eso depende de ti. La historia es tuya ahora."

lunes, 29 de julio de 2013

Virginia Woolf.- Las olas



…Me sentaré  en la temblorosa orilla del río y contemplaré los nenúfares, anchos y luminosos, que con su aguda luz de luna iluminan en haces el roble que se cierne sobre el agua. Cogeré flores. Formaré con ellas un ramo, lo tomaré en la mano y lo ofreceré,  ¡oh!¿a quién? Hay un obstáculo en el fluir de mi vida. Una profunda corriente tropieza con algo. Y ese algo se estremece. Tira. Un nudo en el centro opone resistencia. Es dolor. Es angustia.

…No sé cómo pasar de un minuto a otro, de una hora a otra, resolviendo minutos y horas gracias a cierta fuerza natural, hasta que constituyan esa masa indivisible y unitaria a la que vosotros denomináis vida…No tengo rostro, soy como la espuma que se desliza sobre la playa…

Imagen.- Ofelia, de John Jules Victor Clairin

Billy Wilder y la televisión



"He vivido la época en que se temió que el cine se viera desplazado por la novedad de la televisión. Pero no he compartido ese miedo porque sé que la radio y los discos no pueden destruir la ópera. La televisión no ha podido acabar con el cine porque la gente quiere estar allí, quieren ser los primeros, quieren oír las risas de otras personas".

Son palabras del admirado director de cine Billy Wilder, al que en la foto podemos ver junto a Shirley McLaine en un descanso del rodaje de la memorable "Irma la dulce" (1963)

Amadeus - 1984 - Milos Forman - EEUU - 1581

 
 
Algunas frases de la película:

 "Yo puedo ser vulgar pero os aseguro que mi música no lo es" Mozart (Tom Hulce)

El director ha destruido un fragmento de mi partitura. Dice que tengo que volver a escribir la ópera. Pero, ¡ si es perfecta así !. No puedo reescribir lo perfecto." Mozart (Tom Hulce)
 
"La melodía verdadera son cuatro notas, el resto es repetición" Mozart (Tom Hulce)

"No era Mozart el que reía, padre, era Dios. Dios se reía de mi a través de aquella obscena risa. ¡ Adelante Signore, reid !. Mostrad mi mediocridad y que la vean todos. Algún día me reiré yo. Antes de abandonar este mundo me reiré yo de Vos" Salieri (F. M. Abraham)

(Dirigiéndose a un crucifijo) "A partir de ahora somos enemigos. Tú y yo. Porque escogiste como tu instrumento a un niño fanfarrón, lujurioso, obsceno e infantil, y a mí sólo me diste como recompensa la habilidad de reconocer que él es la encarnación. Salieri" (F. M. Abraham)

"Vuestro Dios misericordioso. El destruyó a su propio amado en vez de dejar que una mediocridad compartiera mínimamente su gloria. El mató a Mozart y me dejó vivo para torturarme. Treinta y dos años de tortura. Treinta y dos años de observar lentamente mi propia extinción. Mi música, cada vez más, desaparece. Cada vez más, hasta que nadie la toque. Y la suya... ¡Hablaré en vuestro lugar, Padre! ¡Hablaré por todos los mediocres del mundo! ¡Soy su defensor! ¡Soy su santo protector! ¡Mediocres de todo el mundo, yo os absuelvo! Salieri" (F. M. Abraham).—

"Amadeus" es una película estadounidense de 1984, dirigida por Miloš Forman, y a pesar de la importancia que ha tomado como referencia en el publico en general, en realidad solo se basa vagamente en la vida de los compositores Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart. El guion de la película, escrito por Peter Shaffer, es una adaptación de su propia obra de teatro Amadeus. Y es necesario aclarar que la supuesta rivalidad Mozart-Salieri es un recurso literario, trasladado al guion cinematográfico, sin ningún fundamento histórico. Salieri era además un grandioso músico, y no un tuercebotas como aparece en la película... solo que frente a Mozart todos parecen pequeños.

Reparto: Tom Hulce, F. Murray Abraham, Elizabeth Berridge, Simon Callow, Roy Dotrice, Christine Ebersole, Jeffrey Jones, Charles Kay, Richard Frank, Cynthia Nixon, Vincent Schiavelli, Kenneth McMillan, Kenny Baker

Sinopsis: Antonio Salieri es el músico más destacado de la corte del Emperador José II de Austria. Entregado completamente a la música, le promete a Dios humildad y castidad si, a cambio, conserva sus extraordinarias dotes musicales. Pero, después de la llegada a la corte de un joven llamado Wolfang Amadeus Mozart, Salieri queda relegado a un segundo plano. Enfurecido por la pérdida de protagonismo, hará todo lo posible para arruinar la carrera del músico de Salzburgo. Mientras tanto, Mozart, ajeno a las maquinaciones de Salieri, sorprende a todos con su genialidad como músico, pero también con sus excentricidades. (FILMAFFINITY)

Premios:
1984: 8 Oscars, incluyendo película, director, actor (F. Murray Abraham), guión adaptado
1984: 4 Globos de Oro, incluyendo Mejor película - Drama. 6 nominaciones
1985: 4 Premios BAFTA, incluyendo Mejor fotografía. 9 nominaciones
1984: Premios David di Donatello: Mejor film, director y actor extranjeros (Tom Hulce)
1984: Premios César: Mejor película extranjera

El hombre que mató a Liberty Valance (John Ford, 1962)


"En el Oeste, cuando la leyenda supera a la verdad, publicamos la leyenda. "

“La educación es la base de la ley y el orden”

"Durante las elecciones el bar está cerrado. Échele la culpa a su amigo, el abogado. Dice que es una de las leyes fundamentales de la democracia."

"Vivo allí donde cuelgo mi sombrero."

"Si supieras cuántas veces he soñado con eso. Este es mi lugar y también mi corazón. Sí, volveremos. Antaño era un desierto, hoy es un jardín. ¿No estás orgulloso?"

 “¿No hay excepciones, ni siquiera para la prensa? ¡Eso es llevar la democracia al extremo!”

 “Lo hacemos todo muy a gusto por el hombre que mató a Liberty Valance”,

Carta de Arthur Rimbaud a Georges Izambard


Charleville, el 2 de noviembre de 1870

Señor:
A únicamente usted.

(...) ¡he mantenido mi promesa! Muero, me descompongo en la banalidad, la maldad, la monotonía. Qué quiere, me obceco horriblemente en adorar la libertad libre y... un montón de cosas que producen piedad ¿No es así?
Podría volver a marcharme hoy mismo, debería hacerlo: me he vestido, he vendido mi reloj ¡y viva la libertad! ¡Pero me he quedado!, ¡me he quedado!
Y me gustaría poder marcharme, todas las veces que haga falta. Vayámonos, gorro, capota, las manos en los bolsillos ¡y salgamos! Pero me quedaré, me quedaré. No lo he prometido,
pero lo haré para merecer su afecto. Usted me lo pidió... lo mereceré.
La admiración que tengo por usted, no soy capaz de expresarla hoy más de lo que lo hice el otro día. Se lo probaré, si puedo hacer algo por usted, moriré por hacerlo, doy mi palabra, tengo
tantas cosas que decirle...

Este descorazonado de:
A. Rimbaud

Guerra: no hay sitio en Mézières. Pero ¿para cuándo? Hice vuestro pedido al Sr. Deverriére y si hay algo mas que hacer, lo haré. Por aquí y por allá, francotiradores. Abominable prurito del idiotismo, ese es el espíritu de la población. Se oyen las bellas. Id.
Es disolvente.

Imagen: Jean Louis Forain.- Retrato de Rimbaud

Luis Buñuel



“Dios y Patria son un equipo imbatible; baten todos los records de opresión y derramamiento de sangre”.
 
LUIS BUÑUEL (22 de febrero de 1900 -  29 de julio de 1983)




Luis Buñuel Portolés nació el 22 de febrero de 1900 en la población de Calanda, Teruel (España), era el mayor de siete hermanos, hijo de un ferretero llamado Leopoldo Buñuel y de María Portolés, una mujer que solamente tenía diecisiete años cuando contrajo matrimonio con Leopoldo, casi treinta años mayor que ella.
Después de estudiar con los Jesuitas, recibiendo una educación religiosa que lo marcaría en su devenir personal y artistica, Buñuel se trasladó a Madrid en 1917 para iniciar la carrera de Ingeniería Agrónomo, instalándose en la Residencia de Estudiantes en donde entablaría amistad con Salvador Dalí y Federico García Lorca. En la capital de España Buñuel abandona Ingeniería para terminar licenciándose en Filosofía y Letras.


Con el incipiente mundo del celuloide en auge, será la visión de la película “Las tres luces” (1921), obra de su gran ídolo cinematográfico, el director alemán Fritz Lang, el detonante para que Luis Buñuel comenzara a dedicarse al séptimo arte.
En 1925 Buñuel contrajo matrimonio con Jeanne Rucar.

Tras ocuparse como asistente de dirección y guionista de Jean Epstein y Mario Nalpas y estudiar técnica cinematográfica en la Academia de Cine de París, Buñuel realizó junto a Dalí el famoso corto experimental “Un perro andaluz” (1928), título que se convertiría inmediatamente en pieza clave en la historia del cine por su inmersión en el estilo surrealista.
El surrealismo en los años 20 desarrollaba una creatividad intelectual plena de imaginería visual, que destrozaba los tradicionales conceptos de expresión y narrativa, concediendo una importancia esencial a los mundos oníricos como reflejo de una lógica que dormita bajo la capacidad subsconciente del individuo. La obra clave y comienzo del cine surrealista fue "Un perro andaluz", en donde salvajemente se rechazan los valores fílmicos prevalentes y se acometía una nueva forma de narrar dentro de la capacidad coherente de la imaginería surrealista, basada en una extraordinaria fuerza visual que servía para provocar ansiedad en el espectador, una autocapacidad creativa propia y subvertir la realidad cotidiana.
  

Tras “Un perro andaluz” Buñuel dirigiría obras tan significativas como "La edad de oro" (1930), una sátira surrealista recibida con entusiasmo por la crítica del momento, lo que le supuso una oferta de la Metro Goldwyn Mayer. Tras viajar a Hollywood sin rodar con el estudio del león Buñuel retornó a España para rodar el documental "Las Hurdes/Tierra sin pan" (1932), censurado en España, y varios trabajos como productor.
Con el estallido de la Guerra Civil española el autor aragonés se exilió en el continente americano antes de colaborar con el gobierno republicano, para el que trabajó en un documental titulado “España leal en armas”. Trabajó durante un período en el MOMA y pasó de nuevo brevemente por Hollywood sin terminar de llegar a concretar varios proyectos que manejaba.
Tras un largo período sin estrenar Luis Buñuel se asentó definitivamente en México, estrenando su primer film en tierras aztecas, "Gran Casino" (1947), una película de encargo protagonizado por Jorge Negrete y Libertad Lamarque. En 1949 se nacionaliza mexicano, consiguiendo la doble nacionalidad.

  

Después de “Gran Casino” vendrían títulos como la comedia “El gran calavera” (1949), “Los Olvidados” (1950), “Susana” (1951), con el protagonismo de Rosita Quintana, “Don Quintín el amargao” (1951), “Una mujer sin amor” (1951), “Subida al cielo” (1951), “El Bruto” (1952), la co-producción mexicano-estadounidense “Robinson Crusoe” (1952), “Él” (1953), con Arturo de Córdova y Delia Garcés, “Abismos de pasión” (1953), “La ilusión viaja en tranvía” (1953), “El río y la muerte” (1954) o “La vida criminal de Archibaldo de la cruz o Ensayo de un crimen” (1955), fenomenal comedia de humor negro con Ernesto Alonso de protagonista.
Su cine, surreal, original y simbólico, aborda diversos géneros y subgéneros, como farsas, sátiras, comedias negras, dramas de corte neorrealista o pasionales melodramas, enfocando sus puyas críticas principalmente en el catolicismo y la burguesía. Admirado tanto en Hollywood como en Europa, Buñuel, en muchas ocasiones ayudado en el guión por Luis Alcoriza, trabajará a partir de mediados de los años 50 también en el viejo continente, principalmente en Francia.

En el año 1955 rueda “Así es la aurora”, una película franco-italiana protagonizada por Lucía Bosé y George Marchal. Más tarde con capital galo y mexicano estrena “La muerte en el jardín” (1956), con Simone Signoret, Marchal, Michel Piccoli y Charles Vanel. En 1959 filmó con el protagonismo de Paco Rabal “Nazarín” (1959), adaptación de Benito Pérez Galdós, uno de sus escritores favoritos, y “Los ambiciosos” (1959), co-producción franco-mexicana con la pareja María Félix y Gerard Philipe.

Tras dirigir “La Joven” (1960), un drama realizado con producción estadounidense, Buñuel es invitado por el gobierno español para dirigir “Viridiana” (1961). El film, una sátira religiosa, se convirtió en un escándalo, siendo de nuevo censurado por la Iglesia católica. La película, protagonizada por Fernando Rey, Silvia Pinal y Paco Rabal, ganaría la Palma de Oro en el Festival de Cannes.
“El ángel exterminador” (1962), película con Silvia Pinal de nuevo como principal protagonista, fue otra brillante sátira, ahora con la burguesía como punto de mira. “Diario de una camarera” (1964), con Jeanne Moreau, adaptaba de manera estupenda el libro homónimo de Octave Mirbeau. En 1965 rodaría su última película mexicana, “Simón del desierto” (1965), una divertida sátira con la religión de nuevo como principal protagonista.
  

Catherine Deneuve sería la hermosa protagonista de “Belle de Jour” (1967), un drama erótico con ribetes surrealistas que se convirtió en uno de los títulos más sobresalientes de su carrera. Los años 60 concluyeron para Buñuel con “La vía láctea” (1969), film episódico sobre las vivencias de dos peregrinos.
Galdós volvió a ser adaptado por Buñuel en “Tristana” (1970), película que estaba protagonizada por Fernando Rey, Catherine Deneuve y Franco Nero. Rey fue un actor asiduo de Luis Buñuel, y en casi todas sus apariciones la obsesión sexual fue el basamento de su comportamiento, como en “Ese oscuro objeto del deseo” (1977), última película de Buñuel en la cual empleaba a dos actrices, Angela Molina y Carole Bouquet, para un único papel.

Con anterioridad Fernando Rey también había protagonizado “El discreto encanto de la burguesía” (1972), película que consiguió el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Buñuel, tanto en este título, como en “Ese oscuro objeto del deseo”, lograría ser nominado al premio Oscar como mejor guionista.
Cuando le fue concedido este Oscar, George Cukor organizó una cena homenaje a Buñuel en noviembre de 1972, a la que asistieron personajes tan importantes del mundo del cine como Alfred Hitchcock, George Stevens, John Ford, William Wyler, Robert Mulligan, Robert Wise, Billy Wilder o Rouben Mamoulian.
Su penúltima película como director, antes de “Ese oscuro objeto del deseo”, fue “El fantasma de la libertad” (1974), una de sus títulos más vanguardistas.
Luis Buñuel fallecería en Ciudad de México el 29 de julio de 1983. Tenía 83 años.

(Fuente:  alohacriticon.com)




 

 
UN PERRO ANDALUZ
(en francés Un chien andalou) es un cortometraje de diecisiete minutos, mudo (no fue hasta la versión de 1960 que se incorporaron los motivos de Tristán e Isolda de Richard Wagner y un tango), escrito, producido, dirigido e interpretado por Luis Buñuel en 1929 con la colaboración en el guion de Salvador Dalí, gracias a un presupuesto de 25.000 pesetas que aportó la madre de Luis Buñuel. Fue estrenada el 6 de junio de 1929 en el cine Studio des Ursulines de París (Francia). Posteriormente se exhibió durante nueve meses ininterrumpidamente en el Studio 28 de la misma ciudad.
 "Un perro andaluz fue un film antivanguardista, nada tenía que ver con la vanguardia cinematográfica de entonces. Ni en el fondo ni en la forma". Luis Buñuel




 

LAS HURDES,TIERRA SIN PAN
es una película documental de 27 minutos, dirigida por el cineasta español Luis Buñuel y rodada entre el 23 de abril y el 22 de mayo de 1932.

Originalmente muda, en 1935 obtuvo dinero de la embajada de España en París para sonorizar la película (narrada en francés por una voz en off).






VIRIDIANA
  es una película hispano-mexicana de 1961, dirigida por Luis Buñuel, con Silvia Pinal, Francisco Rabal y Fernando Rey en los papeles principales.
Está basada en la novela Halma, de Benito Pérez Galdós, concebida como una continuación de Nazarín.1 2
La película recibió el máximo galardón del Festival de Cannes, la Palma de Oro, así como la ovación unánime de público y jurado.

'Viridiana': blasfemia, sacrilegio... cine libre y hermoso
Ahí están todos, reunidos para La Última Cena. Tragando como desesperados, burlándose unos de otros, retratados por la entrepierna de la indigente menos virginal que imaginar quepa. Que ‘Viridiana’ (1961) llegara a existir, de la forma en que existe, es un milagro en sí mismo, prueba suprema de que si existe Dios también permite que el Diablo obre alguna acción divertida, de cuando en cuando. La historia de su creación es tan apasionante, retorcida e ingeniosa como la propia película, y que se filmase en nuestro país tres lustros antes de la muerte del Generalísimo da para otra película. Por supuesto, no se estrenaría en España hasta después del fallecimiento del dictador. La veríamos concretamente el 23 de Mayo de 1977. Para entonces ya hacía mucho que había sido considerada una de las más importantes obras paridas por Luis Buñuel, cuyo regreso a España, tantos años después de su exilio, no pudo ser más sonado. Hablamos de una leyenda del cine. Puro arte subversivo, dinamitero, imprescindible.(fuente:blogdecine.com/)





SIMON DEL DESIERTO
  es un mediometraje dirigido por el realizador español Luis Buñuel en 1965, sobre una historia del propio Buñuel.








TRISTANA
  es una película de 1970 del director español Luis Buñuel. Está basada en la novela homónima de Benito Pérez Galdós. Fue candidata al Óscar de Hollywood.






ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO es una película franco-española, la última dirigida por Luis Buñuel. Se trata de una muy libre adaptación de la novela de Pierre Louys La mujer y el pelele (La femme et le pantin).




                                    Días de cine: 30 años sin Luis Buñuel

 Para recordar a Luis Buñuel, os ofrecemos una entrevista exclusiva con el que fuera el guionista de sus últimas películas, Jean-Claude Carriere.

domingo, 28 de julio de 2013

Sospechosos Habituales (Bryan Singer, 1995)



"El mejor truco que el diablo inventó fue convencer al mundo de que no existía. "

- "¿Conoce usted la frase "temor de Dios"? Pues bien, yo creo en Dios... y sin embargo temo a Keyser Soze".

Tres colores: Blanco (K. Kieslowski, 1994)


"¿Dónde está la igualdad?"

"Rompe la puerta, llega hasta aquí y cásate conmigo. ¿Lo harás?" (En lenguaje de signos)

Carta de Charles Bukowski a Sheri Martinelli



tal vez 29 de abril, sesntyuno, estados nidos

Sí, Shed:
Dile (...) que soy un viejo silencioso que bebe cerveza por galones porque le faltan tripas
la gente que viene a verme (e intento que no ocurra tal cosa) dice lo mismo que el poeta William Pillin,
vaya, creía que eras MÁS JOVEN...
o como una mujer con la que viví:
dijo:
no sé, creía que serías más...
¿Más QUÉ?
¡Bueno, más fogoso! o algo así. Al leer tus poemas me pareció...
No entienden que un hombre puede estar sentado en una silla parpadeando igual que una rana sobria y es un lento filtrarse de la luz, hacia el interior... y si alguna vez por fin te pones histérico como toda criatura debe hacer al cabo cuando los nervios están a flor de piel... corren al amante secreto para hablarle de la bestia.
;;;este cabezón no quiere leer; lucho a brazo partido con cantidad de mierda en otras partes, y tengo que establecer mis propias leyes para las horas en que no trago mierda para así poder respirar.


Charles Bukowski

Doris Lessing.- El cuaderno dorado



" Idealmente, lo que debería decirse y repetirse a todo niño a través de su vida estudiantil es algo así:
Estáis siendo indoctrinados. Todavía no hemos encontrado un sistema educativo que no sea de indoctrinación. Lo sentimos mucho, pero es lo mejor que podemos hacer. Lo que aquí se os está enseñando es una amalgama de los prejuicios en curso y las selecciones de esta cultura en particular.
La más ligera ojeada a la historia os hará ver lo transitorios que pueden ser. Os educan personas que han sido capaces de habituarse a un régimen de pensamiento ya formulado por sus predecesores. Se trata de un sistema de autoperpetuación.
A aquellos de vosotros que sean más fuertes e individualistas que los otros, los animaremos para que se vayan y encuentren medios de educación por sí mismos, educando su propio juicio. Los que se queden deben recordar, siempre y constantemente, que están siendo modelados y ajustados para encajar en las necesidades particulares y estrechas de esta sociedad concreta. "

Berlín Occidente - Billy Wilder


Jane Arthur, John Lund y Marlene Dietrich en una imagen promocional de la película

"Tengo una dama que tiene miedo de mirarse en un espejo y otra que no deja de mirarse"

Con esas palabras definió Billy Wilder a las dos actrices que protagonizaban su película "Berlín Occidente" (A foreign affaire - 1948), nada más y nada menos que Jane Arthur, que ya asomaba a sus 48 años alguna arruguilla a pesar de mostrarse guapísima en su rol de damita puritana y la camaleónica Marlene Dietrich, con 47 años y que se mostraba como una verdadera mujer fatal, capaz de todo por sobrevivir.
Marlene Dietrich y Billy Wilder en un descanso del rodaje

Es curioso que esta sensacional comedia guarde en su interior un documento tan estremecedor como las imágenes de un Berlin totalmente destruido y los juegos malabares que sus ciudadanos tenían que hacer para sobrevivir, sometiéndose a los caprichos de los que podían ofrecerle algo de comida a cambio de los pocos objetos valiosos que pudieran quedarles. Y sin embargo es eso, una genial comedia, llena de momentos y frases agudas al más puro estilo de Billy Wilder. Para ello se sirve como siempre de un gran guión en el que un comité de congresistas se traslada a Berlin para investigar la moral de las tropas norteamericanas, que por supuesto entre tanta "Fräulein" ávida de medias, azúcar y chocolate, no la tenía precisamente por los suelos. De la comisión forma parte la almidonada y reprimida Phoebe Frost (Jane Arthur) que se mostrará decidida a desenmascarar el estilo de vida de los soldados americanos en Berlín, y sobre todo descubrir la identidad de un alto mando que daba cobertura a una peligrosa cabaretera de dudoso pasado nazi. Sólo cambiará su forma de ver todo cuando el amor entre también en su vida al enamorarse del galán de la película, precisamente el Capitán John Pringle (John Lund), que a su vez hace todo lo posible para que no se descubra su relación con la misteriosa cantante Erika von Schlütow (Marlene Dietrich). El enredo ya está servido.

Un lugar destacado en la trama de la película es el cabaret "Lorelei" en el que canta Marlene Dietrich, y donde rusos y americanos pasan sus juergas. Curiosamente, en 1953 Marilyn Monroe se llamaría "Lorelei Lee" en "Los caballeros las prefieren rubias". El que toca el piano en la foto es el famoso Frederik Hollander, compositor de las canciones de la película.

 Es reseñable el papel de nazi que hace Marlene Dietrich, como una cantante que antes fue amiga de los jerarcas del partido, sabiendo que la actriz marchó de Alemania en oposición al régimen y luchó activamente contra él desde su posición de renombre. Les costó mucho a los alemanes perdonarla.


Wilder, de origen austríaco, hace gala de su capacidad para las frases con dobles sentidos e incluso lanza algún mensaje sorprendente, como cuando enfoca a el Capitan John Pringle y justo debajo de su figura se puede leer en el jeep que conduce la palabra "Killer" (asesino). Una gran película a pesar de no ser de las mejores de Wilder.



 "¡Moral! Puede que algún día podamos enviar un comité nuestro a investigar la moral en Washington"




Fellini y el cine

 
"Creo que el mundo del cine debe ser análogo al del circo, donde el vínculo entre la mujer barbuda, los enanos, los trapecistas y los payasos es mucho mayor que el que tienen con sus hermanos normales que viven vidas "civiles" lejos del circo"

Son palabras de Federico Fellini al que podemos ver en la foto junto a su esposa, Giulietta Masina, en un descanso de "La strada" que giraba en torno al mundo del circo y en la que Gelsomina y Zampano entraron en nuestras vidas.

Marilyn Monroe, Billy Wilder y la ley de la gravedad



En uno de los rodajes en los que Billy Wilder tuvo la oportunidad de dirigir a Marilyn, esta había de aparecer en escena con un camisón y Wilder viendo la turgencia de los pechos de la Monroe -ligeramente caídos hacia arriba-, tuvo dudas al respecto y según nos relata el propio director le comentó a la actriz:

"Nadie lleva sujetador debajo del camisón", "no llevo", repuso ella. Cogió mi mano y la puso sobre su pecho. No llevaba sujetador. Sus pechos eran un milagro de forma, firmeza y una pública resistencia contra la fuerza de la gravedad"

Las cosas de Marilyn..... Arriba podemos ver la rubia excepción de las leyes de Newton, en un descanso de "La tentación vive arriba" 1955.

Fragmentos de "Tokio Blues" - Haruki Murakami

 
"Sin embargo, ahora la primera imagen que se perfila en mi memoria es la de aquel prado. El olor de la hierba, el viento gélido, las crestas de las montañas, el ladrido de un perro. Esto es lo primero que recuerdo. Con tanta nitidez que tengo la impresión de que, si alargara la mano, podría ubicarlos, uno tras otro, con la punta del dedo. Pero este paisaje está desierto. No hay nadie. No está Naoko, ni estoy yo. «¿Adonde hemos ido?», pienso. «¿Cómo ha podido ocurrir una cosa así? Todo lo que parecía tener más valor —ella, mi yo de entonces, nuestro mundo— ¿adónde ha ido a parar?». Lo cierto es que ya no recuerdo el rostro de Naoko. Conservo un decorado sin personajes.
 
Aunque, si me tomo el tiempo suficiente, puedo revivir su imagen. Sus manos pequeñas y frías, su pelo liso, tan bonito y agradable al tacto; los lóbulos de sus orejas, suaves y carnosos, y el lunar que tenía debajo; el elegante abrigo de piel de camello que solía llevar en invierno; su costumbre de mirar fijamente a los ojos cuando hacía una pregunta; el ligero temblor que, por una u otra razón, vibraba en su voz (como si estuviera hablando en lo alto de una colina barrida por un fuerte viento). Al sobreponer estas imágenes, su rostro emerge de repente. Primero se dibuja su perfil. Tal vez porque Naoko y yo solíamos andar el uno al lado del otro. Por eso el perfil es lo que primero emerge en mi recuerdo. Después ella se vuelve hacia mí, me sonríe, ladea la cabeza, me habla y me mira fijamente a los ojos. Tal vez esperaba ver en ellos el rastro de un pececillo que cruzaba, veloz como una centella, el fondo de un manantial de aguas cristalinas.

Me lleva tiempo evocar su rostro. Y conforme vayan pasando los años, más tiempo me llevará. Es triste, pero cierto. Al principio era capaz de recordarla en cinco segundos, luego éstos se convirtieron en diez, en treinta segundos, en un minuto. El tiempo fue alargándose paulatinamente, igual que las sombras en el crepúsculo. Puede que pronto su rostro desaparezca absorbido por las tinieblas de la noche. Sí, es cierto. Mi memoria se está distanciando del lugar donde se hallaba Naoko. De la misma forma que se está distanciando del lugar donde estaba mi yo de entonces."


“En una caja de galletas hay muchas clases distintas de galletas. Algunas te gustan y otras no. Al principio te comes las que te gustan y al final sólo quedan las que no te gustan. Pues yo cuando lo estoy pasando mal, siempre pienso: Tengo que acabar con esto cuando antes y ya vendrán tiempos mejores. Porque la vida es como una caja de galletas”


 “Me pareció una mujer extraña. Tenía el rostro surcado de arrugas. Sin embargo, las arrugas lejos de envejecerla le conferían una juventud que transcendía la edad. Formaban parte de su rostro, como si ya hubiese nacido con ellas. Cuando sonreía, las arrugas sonreían; cuando ponía cara seria, las arrugas también ponían cara seria. Y cuando no sonreía ni estaba seria, las arrugas se esparcían por todo el rostro, irónicas y cálidas. Debía rondar la cuarentena; era una mujer agradable y atractiva. Sentí hacia ella una simpatía instantánea.”


"Leía mucho, lo que no quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado. (...) Así pues, no tenía este punto en común con los demás, y leía mis libros a solas y en silencio. Los releía y cerraba los ojos y me llenaban de su aroma. Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz"


 "Tokio Blues" (Norwegian Wood) es una novela escrita en 1987 por Haruki Murakami. Su título original en japonés es "Noruwei no mori" que es la traducción habitual que se le da a la canción de los Beatles "Norwegian Wood", que resulta uno de los temas favoritos de Naoko, uno de los personajes de la novela. El libro, de tono nostálgico trata los temas de la pérdida y la sexualidad a través de la narración que hace su protagonista Toru Watanabe, ya con 37 años, después de escuchar una versión orquestal del tema que da título al libro a su llegada a Hamburgo (Alemania). Toru recuerda los últimos años setenta, cuando pasaron tantas cosas que afectaron a su vida. Rememora su paso como estudiante universitario por la ciudad de Tokio, en una época en la que los estudiantes se involucraron en protestas contra el orden establecido y que en el libro quedan descritos como un movimiento pusilánime e hipócrita. Entrelazados quedarán también en el relato sus recuerdos de la relación con dos mujeres muy distintas: Naoko, una chica bella, con una vida emocional agitada, y la sociable y animada Midori.



sábado, 27 de julio de 2013

Fragmentos de "El lobo estepario" - Herman Hesse



 
De todas las novelas se aprende algo; de esta se puede aprender mucho. De parte de la forma: estilo, estructura, tono, ritmo,…; de parte del fondo: contenido filosófico y reflexiones humanas que siguen plenamente vigentes como los problemas del individuo con la sociedad y consigo mismo. La novela, además, va degradándose conforme avanza la narración transformando la realidad en fantasía o mezclando ambas. No es un libro fácil, pero su lectura merece mucho la pena.

Fragmentos de “El lobo estepario”.

"… abrí mi cuarto, mi pequeña apariencia de hogar, donde me esperaban el sillón y la estufa, el tintero y la caja de pinturas, Novalis y Dostoyevski, igual que a los otros, a los hombres verdaderos, cuando vuelven a sus casas, los esperan la madre o la mujer, los hijos, las criadas, los perros y los gatos."

“El lobo estepario tenía, por consiguiente, dos naturalezas, una humana y otra lobuna; ése era su sino. Y puede ser también que este sino no sea tan singular y raro. Se han visto ya muchos hombres que dentro de sí tenían no poco de perro, de zorro, de pez o de serpiente, sin que por eso hubiesen tenido mayores dificultades en la vida. En esta clase de personas vivían el hombre y el zorro, o el hombre y el pez, el uno junto al otro, y ninguno de los dos hacía daño a su compañero, es más, se ayudaban mutuamente, y en muchos hombres que han hecho buena carrera y son envidiados, fue más el zorro o el mono que el hombre quien hizo su fortuna”.

“¿Cómo no había yo de ser un lobo estepario y un pobre anacoreta en medio de un mundo, ninguno de cuyos fines comparto, ninguno de cuyos placeres me llama la atención? No puedo aguantar mucho tiempo ni en un teatro ni en un cine, apenas puedo leer un periódico, rara vez un libro moderno; no puedo comprender qué clase de placer y de alegría buscan los hombres en los hoteles y en los ferrocarriles totalmente llenos, en los cafés repletos de gente oyendo una música fastidiosa y pesada; en los bares y varietés de las elegantes ciudades lujosas, en las exposiciones universales, en las carreras, en las conferencias para los necesitados de ilustración, en los grandes lugares de deportes; no puedo entender ni compartir todos estos placeres, que a mí me serían desde luego asequibles y por los que tantos millares de personas se afanan y se agitan. Y lo que, por el contrario, me sucede a mí en las raras horas de placer, lo que para mí es delicia, suceso, elevación y éxtasis, eso no lo conoce, ni lo ama, ni lo busca el mundo más que si acaso en las novelas; en la vida, lo considera una locura. Y en efecto, si el mundo tiene razón, si esta música de los cafés, estas diversiones en masa, estos hombres americanos contentos con tan poco tienen razón, entonces soy yo el que no la tiene, entonces es verdad que estoy loco, entonces soy efectivamente el lobo estepario que tantas veces me he llamado, la bestia descarriada en un mundo que le es extraño e incomprensible, que ya no encuentra ni su hogar, ni su ambiente, ni su alimento.”
 
Esta entrada está tomada de la página del escritor José Manuel Pérez Padilla, que os recomiendo sin reservas que visitéis. Os dejo el enlace: http://www.facebook.com/PerezPadilla.Novelas?ref=ts&fref=ts

Robert de Niro en "El cabo del miedo"

 
 
Es conocida la meticulosidad con la que Robert de Niro prepara sus personajes y buena prueba de ello es que cuando se decidió a dar vida al vengativo Max Cady en "El cabo del miedo" (1991 - Martin Scorsese), tuvo la impresión que su dentadura no podía ser la que correspondería a una persona que había pasado años en la cárcel y le restaría credibilidad a su personaje lleno de torpes tatuajes carcelarios. Ni corto ni perezoso pagó 5.000 dólares a su dentista para que le estropeara su dentadura y la hiciera acorde a su personaje. Evidentemente tras el rodaje fue necesario pasar de nuevo por la consulta, aunque restaurar todo el destrozo le salió un poco más caro, esta vez la factura subió a 20.000 dólares.
 

 
La famosa escena en la que llama al "abogaaaadooo"
 

Persépolis (Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud, 2007)



"Teníamos tantas ganas de ser felices que acabamos olvidando que no eramos libres "

"Escúchame, no me gusta sermonear pero te daré un consejo que te servirá para siempre: en la vida te encontrarás a muchos gilipollas. Si te hacen daño piensa que es su estupidez la que les impulsa a hacerte daño, así no responderás a su maldad... porque no hay nada peor en el mundo que la amargura y la venganza. Se siempre digna e íntegra contigo misma. "




Joseph Bédier.- Tristán e Isolda




"como nace un deseo sobre torres de espanto "

(Luis Cernuda)


Pero no, el camino no tiene vuelta. Ya la fuerza del amor os arrastra y no tendréis jamás goce sin dolor. Es el vino de hierbas que os embriaga, es el brebaje de amor que vuestra madre, Isolda, me había confiado. Sólo el rey Marés lo había de beber con vos; pero el Enemigo se ha burlado de los tres y vosotros habéis apurado la copa. ¡Amigo Tristán, Isolda amiga, en castigo de la mala custodia que he hecho, os abandono mi cuerpo y mi vida; ya que por mi culpa, en la copa maldita, habéis bebido el amor y la muerte!
Los enamorados se abrazaron; sus hermosos cuerpos palpitaban de deseo y de vida. Tristán dijo:
—¡Venga, pues, la muerte!
Y al morir el día, sobre la nave que avanzaba más rápida que nunca hacia la tierra del rey Marés, unidos para siempre, se abandonaron al amor.



Imagen: "Tristán e Isolda" (Rogelio Egusquiza)

viernes, 26 de julio de 2013

Susan Sontag.- El amante del volcán


Me cuentas un chiste. Me encanta tu chiste. Me hace reír tanto que me duelen los costados y se me humedecen los ojos. Y es muy agudo y sutil. Incluso bastante profundo. Todo esto en un chiste. Debo pasarlo.
Aquí viene otra persona. Le contaré tu chiste. Quiero decir, el chiste. No es tuyo, claro. Alguien te lo contó. Y ahora lo contaré a otra persona si puedo recordarlo. Antes de que lo olvide. Quiero compartirlo con alguien, ver que esa persona reacciona como yo (ruge de risa, asiente apreciativa con la cabeza, se le humedecen los ojos), pero para ser el lanzador, no el receptor, no debo estropear su gracia. Debo contarlo como tú lo contaste, por lo menos tan bien. Debo estar al volante del chiste y conducirlo adecuadamente sin atascar las marchas o precipitarlo en una zanja.
[...]
Un chiste nunca es mío. Párame si ya lo conoces, dice quien cuenta chistes, cuando se dispone a compartir su última adquisición. Está en lo cierto al asumir que otros también deben contarlo: un chiste circula.
El chiste es esta posesión impersonal. No lleva la firma de nadie. Me lo contaron, pero no lo inventé; estaba bajo mi custodia y decido pasarlo, que circule. No se refiere a ninguno de nosotros. No habla de ti ni de mí. Tiene una vida propia.
Sale… como una detonación, como una risa, un estornudo; como un orgasmo, como una pequeña explosión, un desbordamiento. Contarlo quiere decir: aquí estoy. Sé lo suficientemente como para apreciar este chiste. Soy lo suficientemente sociable y expresiva como para contarlo a otros. Me encanta divertir. Me encanta figurar. Me encanta que me valoren. Me encanta sentirme competente. Me encanta estar detrás de mi cara y conducir este pequeño vehículo hasta su pronto destino… y luego salirme. Estoy en el mundo, que tiene muchas cosas que no son yo y que yo valoro.
Pásalo.

Imagen: Susan Sontag, por Annie Leibovitz

miércoles, 24 de julio de 2013

Peter Sellers




"Si me pidieran que me interpretara a mí mismo no sabría qué hacer. No sé quién soy."

 PETER SELLERS

(8 de septiembre de 1925- 24 de julio de 1980)





Richard Henry Sellers (nombre real de Peter Sellers) nació el 8 de septiembre de 1925 en Southsea (Inglaterra), en el seno de una familia dedicada al teatro cómico.

Desde su infancia comenzó a trabajar junto a sus padres, siguiendo con posterioridad una carrera en solitario que le llevó al mundo de la radio. En este medio consiguió la fama en su país gracias al programa de humor "The Goon Show".

En el año 1951 debutó en el cine británico con la película "Penny Points to Paradise", una comedia dirigida por Tony Young.

A partir de mediados de los años 50, Sellers alcanzó la celebridad rodando algunas películas en los estudios Ealing, la más conocida fue "El Quinteto De La Muerte" (1955), comedia negra dirigida por Alexander McKendrick.

Otros films de su primera etapa son el título de espionaje "El Hombre Que Nunca Existió" (1956) de Ronald Neame, el musical "El Pequeño Gigante" (1958) de George Pal y las comedias "Despiste Ministerial" (1959) de Jeffrey Dell y Roy Boulting, "Un Golpe De Gracia" (1959) de Jack Arnold, "I'm Alright, Jack" (1959) de John Boulting, "La Extraña Prisión De Huntleigh" (1960) de Robert Day, "La Batalla De Sexos" (1960) de Charles Chrichton, o "La Millonaria" (1961) de Anthony Asquith.

Tras convertirse en estrella local en el Reino Unido, Sellers logró la fama internacional en el siguiente decenio, convirtiéndose en uno de los rostros de comedia más populares de la gran pantalla.

Curiosamente, la película que forjó su popularidad en todo el mundo fue "Lolita" (1962), un film dirigido por Stanley Kubrick que no era precisamente muy humorístico.


Sí lo fueron títulos como "El Mayor Mujeriego" (1962) de John Guillermin, "El Honrado Gremio Del Robo" (1962) de Cliff Owen, "Teléfono Rojo: Volamos Hacia Moscú" (1964) de Kubrick, o "El Irresistible Henry Orient" (1964), una película dirigida por George Roy Hill que estaba co-protagonizada por Paula Prentiss y Angela Lansbury.



1964 fue uno de los mejores años de su vida personal y profesional. Se casó con su segunda esposa, la actriz Britt Ekland (la primera había sido Anne Howe), con quien apareció en "Tras La Pista Del Zorro" (1966) y "The Bobo" (1967). Su matrimonio se rompió en 1968.

También en 1964 obtuvo una nominación al premio Oscar por sus múltiples personalidades en la citada sátira de Kubrick "Teléfono Rojo: Volamos Hacia Moscú" (consiguio la estatuilla Rex Harrison por "My Fair Lady") y fue elegido por Blake Edwards para encarnar al Inspector Clouseau en su película "La Pantera Rosa" (1964).

El film se convirtió en un gran éxito mundial que provocó varias secuelas y una serie de dibujos animados.

Otros títulos importantes de finales de los años 60 fueron "El Nuevo Caso Del Inspector Clouseau" (1964) de Blake Edwards, "¿Qué Tal, Pussycat?" (1965) de Clive Donner, "La Caja De Las Sorpresas" (1965) de Bryan Forbes, la parodia de James Bond "Casino Royale" (1967), la referida "The Bobo" (1967), comedia de Robert Parrish en la que interpretaba a un torero, "El Guateque" (1968) de Edwards y "I Love You, Alice B. Toklas" (1968), sátira hippie de Hy Averback.

En 1969 Peter Sellers se casó con Miranda Quarry. El matrimonio duró escaso tiempo, ya que en 1971 se separaron.

Su carrera cinematográfica en los años 70 disminuyó en calidad y lo más destacable son sus apariciones como Clouseau en los diversos títulos de Edwards: "El Regreso De La Pantera Rosa" (1975), "La Pantera Rosa Ataca De Nuevo" (1976) y "La Venganza De La Pantera Rosa" (1978).

Su última gran película fue "Bienvenido, Mr. Chance" (1979) de Hal Ashby, film por el que fue nominado en segunda ocasión al Oscar de Hollywood. El ganador fue Dustin Hoffman por "Kramer Contra Kramer".


Peter Sellers falleció a la edad de 54 años el 24 de julio de 1980 en Londres de un ataque al corazón, dejando viuda a su cuarta esposa, Lynne Frederick. Con esta actriz compartió créditos con su marido en "El Estrafalario Prisionero De Zenda" (1978), un título dirigido por Richard Quine.

Tuvo tres hijos. Dos con Anne Hayes, su primera mujer, Michael y Sarah, y uno con Britt Ekland, Victoria.

Fuente:  alohacriticon.com







                                                    EL GUATEQUE (1968)
Magnífica película de Blake Edwards, que se inicia con una hilarante parodia/tributo al famoso título de aventuras de George Stevens "Gunga Din".
El protagonista es el irrepetible Peter Sellers, actor fetiche de Edwards y principal valedor de sus mejores trabajos cómicos

martes, 23 de julio de 2013

Rocky Balboa (2006) - Rocky VI -


"Te diré algo que ya sabes, este mundo no es un arcoíris y nubes rosas. Es un mundo malo y salvaje, y no importa que tan rudo seas, te pondrá de rodillas y te dejará así permanentemente si lo dejas. Ni tú, ni yo, ni nadie golpeará tan duro como la vida, pero no importa que tan duro lo hagas, importa lo duro que resistas y sigas avanzando. Cuánto resistirás y seguirás avanzando, así es como se gana. Y si sabes cuánto vales sal a buscar lo que mereces, pero debes ir dispuesto a que te den golpes. Y no a culpar a otros y decir no soy lo que quiero ser por él, por ella o por nadie, los cobardes lo hacen y tú no lo eres. ¡Tú eres mejor que eso!"

"Seguir cuando crees que no puedes más, es lo que te hace diferente a los demás"

Cita de "Rocky Balboa" (2006) -conocida como "Rocky VI"- película dirigida por el propio Silverster Stallone y en la que se recupera el buen tono del primer film de la saga, resultando en su día un éxito de crítica y público.

La cita está tomada de la siguiente página: https://www.facebook.com/lawebdel.oscar

Azorín por él mismo (Citas)

 
 
Todos lo conocemos por "Azorín", pero en realidad este escritor se llamaba José Martínez Ruiz (1873-1967). Azorín fue junto con Baroja y Maeztu fue uno de "Los Tres" representantes más importantes de la generación del 98, un movimiento literario que el propio Azorín definió, conceptualizó y defendió.

Fue hombre silencioso, alto, algo grueso en sus años jóvenes, delgado y erguido en su ancianidad, de gran timidez y cortesía, lleno de bondad y mesura, a veces con una inocente ironía. Su vida fue tranquila y metódica a pesar de lo cual era un viajero incansable y tuvo breves incursiones en la política llegando a ser diputado durante varios años. Como escritor supo introducir un estilo literario nuevo y vigoroso en la prosa española, resultando el tema dominante de sus escritos la eternidad y la continuidad, simbolizadas en las costumbres ancestrales de los campesinos. Aunque obtuvo reconocimiento por sus ensayos, entre los que destacan "El alma castellana" (1900), "Los pueblos" (1904) y "Castilla" (1912), es conocido principalmente por sus obras autobiográficas: "La Voluntad" (1902), "Antonio Azorín" (1903) y "Las confesiones de un pequeño filósofo" (1904). Es también destacable su faceta como articulista y crítico.

En los últimos años vivió muy recluido en sus lecturas y paseos solitarios, animados por una tardía y vivísima afición al cine, del que se convirtió en incansable espectador y comentador.
Algunas de sus citas:

"La vejez es la pérdida de la curiosidad."

"Vivir es volver".
"¿Y es que saben muchos de los que atacan el motivo por el que atacan? Unas palabras cordiales, un simple apretón de manos, disiparían en el enfurruñado su encono. "

"Los hombres de acción, si tuvieran sensibilidad, no serían hombres de acción. No podrían hacer nada. La sensibilidad es el disolvente de la acción. "

"Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día"

"Si lo pensamos, veremos que muchos de los disgustos que nos sobrevienen lo son por palabras innecesarias. "

"El viejo es un enfermo sano. "

"La sensibilidad levanta una barrera que no puede salvar la inteligencia. "

"¿Qué sería un escritor sin esa traba que le obliga a sutiles vueltas y revueltas para decir lo que no se puede decir? La técnica literaria sale ganando. "

"El cine tiene que producir sosiego. "

"Entre todas las alegrías, la absurda es la más alegre; es la alegría de los niños, de los labriegos y de los salvajes; es decir, de todos aquellos seres que están más cerca de la naturaleza que nosotros."

"Las lecturas que se hacen para saber no son, en realidad, lecturas. Las buenas, las fecundas, las placenteras son las que se hacen sin pensar que vamos a instruirnos. "

"Lo contrario de la hipérbole es el trabajo: exactitud, reflexión, precisión. Es difícil hacer del idioma un instrumento exacto y dúctil; y es fácil salir del paso con un superlativo que no dice nada. "

"Lo que más ávidamente amamos: lo pintoresco y lo imprevisto."

"La vida fluye incesable y uniforme; duermo, trabajo, discurro por Madrid, hojeo al azar un libro nuevo, escribo bien o mal -seguramente mal- con fervor o con desmayo. De rato en rato me tumbo en un diván y contemplo el cielo, añil y ceniza. ¿Y por qué había de saltar de improviso el evento impensado? "

"No hay más realidad que la imagen ni más vida que la conciencia."

"La sinceridad cuesta mucho. Creemos muchas veces que somos sinceros y no lo somos."

"La elegancia es fuerza contenida."

"No hay más realidad que la imagen, ni más vida que la conciencia."

"¿Qué sería de un escritor sin esa traba que lo obliga a sutiles vueltas y revueltas para decir lo que no se puede decir? La técnica literaria sale ganando."

 

lunes, 22 de julio de 2013

Friedrich von Schiller.- Oda a la alegria



ORIGINAL ALEMÁN

 Freude, schöner Götterfunken

Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder,
Wo dein sanfter Flügel weilt.

Chor

Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein,
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer´s nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!

Chor

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses

hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado,
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.



Quien haya alcanzado la fortuna
de poseer la amistad de un amigo, quien
haya conquistado a una mujer deleitable
una su júbilo al nuestro.
Sí, quien pueda llamar suya aunque
sólo sea a un alma sobre la faz de la Tierra.
Y quien no pueda hacerlo,
que se aleje llorando de esta hermandad.



Todos los seres beben la alegría
en el seno de la naturaleza,
todos, los buenos y los malos,
siguen su camino de rosas.
Nos dio ósculos y pámpanos
y un fiel amigo hasta la muerte.
Al gusano se le concedió placer
y al querubín estar ante Dios.



Gozosos, como los astros que recorren
los grandiosos espacios celestes,
transitad, hermanos,
por vuestro camino, alegremente,
como el héroe hacia la victoria.



¡Alegría, hermosa chispa de los dioses
hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado,
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.



¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.



¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?
Búscalo sobre la bóveda estrellada.
Allí, sobre las estrellas, debe vivir.



¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,
hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¿Os prostráis, criaturas innumerables?
¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?
¡Búscalo sobre la bóveda estrellada!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.



¡Alegría, hija del Elíseo!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.



¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.



¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,
hija del Elíseo!
¡Alegría, hermosa chispa de los dioses!

Imagen: Gustav Klimt, Friso de Beethoven

Desayuno con diamantes (Fragmentos del guion)




"No soy Holly, ni siquiera Lullaby, no sé quién soy. Soy como éste gato, somos un par de infelices sin nombre, no pertenecemos a nadie ni nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro. "



"- ¿Sabes lo que te pasa?. No tienes valor. Tienes miedo!. Miedo de enfrentarte contigo misma y decir: Está bien, la vida es una realidad. Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad. Tú te consideras un espíritu libre, un ser salvaje y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula. ¡Bueno nena! Ya estás en una jaula. Tú misma la has construido, y en ella seguirás vayas a donde vayas porque no importa a donde huyas, siempre acabarás tropezando contigo misma. "
Álbum dedicado a la película

 https://www.facebook.com/media/set/?set=a.323780617634468.89198.281230495222814&type=3

El beso de "Encadenados" según Ingrid Bergman



"Un beso sólo podía durar tres segundos. Nos besamos y hablamos, nos separamos y volvimos a besarnos. El teléfono medió entre nosotros y nos trasladamos al otro lado del aparato. Fue un beso que empezaba y concluía; los censores no tuvieron motivo para suprimir la escena, porque nunca nos besamos más de tres segundos. Hacíamos otras cosas: nos mordisqueábamos las orejas y nos besábamos la mejilla, por lo cual pareció interminable y se convirtió en la sensación de Hollywood"

Hitchcock logró de esta forma, tal y como cuenta la preciosa Bergman en sus memorias, sortear el puritanismo e hipocresía hollywoodiense que todavía en la fecha de esta película ("Encadenados" es de 1946)  seguía atenazando a directores y guionistas con el conjunto de normas morales que se habían autoimpuesto en el mundo del cine a través del conocido Codigo Hays. Un codigo que todavía estaría dando serios coletazos hasta 1966.

Y ahora que menos que disfrutar de esa escena….
 

Sir Alec Guinness y la fama


Sin duda es curioso el caso de Alec Guinness, uno de los grandes actores de la historia, que terminó ganando más dinero por su intervención como Obi Wan Kenobi en "La guerra de las Galaxias" que por toda su abundante y valiosa carrera cinematográfica anterior. El actor solía comentar que en muy raras ocasiones era reconocido en público ni sufría por tanto las molestias de la fama, puede que por su extraordinaria capacidad para transformarse en cada uno de sus papeles.

De una manera u otra todo el mundo tiene su pequeño orgullo y si no hay demasiados inconvenientes tampoco desagrada una pequeña pizca de reconocimiento y adulación. En esta línea Guinness solía contar la anécdota de cuando fue a un restaurante y al dejar el sombrero y el abrigo en el guardarropa, el empleado que se encargaba del mismo le dijo con mucha amabilidad que no sería necesario resguardo alguno. Guinness pensó de inmediato que había hecho esa salvedad con él al haberlo reconocido. Cuando concluyó la velada y solicitó sus prendas en el guardarropa esta le fue entregada al instante y sin ningún tipo de error, sintiéndose el actor por unos momentos halagado por lo que él entendía un trato especial, aunque fuera en un detalle tan pequeño.

La magia se esfumo cuando metió la mano en uno de los bolsillos y encontró una nota del empleado del guardarropa que ponía: "Calvo con gafas"


domingo, 21 de julio de 2013

Franz Kafka.- Carta al padre



"Sólo guardo memoria directa de un episodio de mis primeros años. Quizá también tú lo recuerdes. Una noche no cesaba de lloriquear pidiendo agua. . Estoy seguro de que no lo hacía porque tuviera sed, sino, tal vez, en parte por incomodar y en parte para distraerme. Como tus gritos de amenaza no tenían efecto, me sacaste de la cama, me llevaste a la terraza y allí me dejaste un rato solo, en camisón, ante la puerta cerrada. No diré que estuvo mal hecho -tal vez no hubiera otra forma de restablecer la calma nocturna-, pero, si lo menciono,  es porque resulta típico de tus métodos educativos y de su efecto en mí. Me atrevo a decir que, después de aquello, fui muy obediente durante ese periodo de mi vida, pero quedé herido en lo más profundo. Lo que para mí era natural, el pedir agua sin más ni más, y, como resultado, el extraordinario terror de que me sacases afuera, fueron dos cosas que, al ser yo como era, en el fondo nunca pude relacionar. Incluso al cabo de los años seguía atormentándome la idea de que el hombre gigantesco, mi padre, la máxima autoridad,  venía casi sin motivo, me sacaba de la cama por la noche y me llevaba a la terraza, y que, por tanto, yo no significaba absolutamente nada para él"

Imagen: Kafka de niño

Zsa Zsa Gabor, la eterna recien casada



No fue una gran actriz de cine y a pesar de ello ha sido toda una celebridad en el mundillo hollywoodiense. Su mejor papel puede que sea aquel en el que encarnaba a Jane Avril, la cantante que era musa de Toulouse-Lautrec, en la película "Moulin-Rouge" (1952) tras la cual hasta el director, John Huston, llegó a decir de ella que era "como actriz, digna de crédito".
 
Pero si por algo se hizo famosa, esta actriz que fue Miss Hungría en su juventud, fue por su vida social y amorosa. Batió el record de Elizabeth Taylor y ha llegado a casarse hasta en nueve ocasiones, con personajes tan dispares como el playboy Porfirio Rubirosa, el gran actor George Sanders (que después se casaría con su hermana) o un poco creíble príncipe con el que se fotografió entre oropeles.

Visto lo visto es innegable que resultaba sincera cuando decía: "Creo en la familia numerosa; toda mujer debería tener como mínimo tres maridos", y claro para conseguir algo así una mujer debe estar siempre muy atenta. Se cuenta que en una revista femenina se realizó una encuesta entre mujeres famosas a la que se proponía la siguiente pregunta: "¿Qué es lo primero que mira en otra mujer?". La sensacional María Callas contestó que eran las manos lo que primero llamaba su atención, Agatha Christie se decantó por su forma de hablar, pero Zsa Zsa Gabor tenía muy claro que lo que lo primero en que se fijaba de una mujer era en su marido.

Tras nueve matrimonios, era una experta en estas lides y tenía algunas cosas claras. Sabía que es importante llegar a un buen acuerdo: "Debo de ser una buena ama de casa, porque cuando me divorcio, siempre me quedo con la casa"

Y por supuesto sabía que no se debe guardar rencor: "Nunca he odiado lo bastante a un hombre como para devolverle sus diamantes".
 
Todo un ejemplo de conciliación post-matrimonial.....