Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 28 de mayo de 2013

Haruki Murakami: Literatura Pop

Haruki Murakami fotografiado por Markus Jans para Vogue.

The Beatles, Bob Dylan o Pearl Jam interpretan algunos de los pasajes de las novelas de este japonés introvertido que corre maratones y es fanático del jazz.

Murakami, a quién se le atribuyen las influencias de Francis Scott Fitzgerald, John Irving o Raymond Carver, a los que él mismo ha traducido, parece haber dado con la clave para unir el carácter asiático y la cultura occidental. Personajes solitarios, reflexivos, con una sensibilidad especia,l que buscan respuestas y avanzan por el mundo con una brújula sin norte.

Fragmentos “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”

“Cuando nos abandonan, resulta durísimo permanecer en el mismo lugar y seguir viviendo solo. Esto lo sé muy bien. Pero, en este mundo, nada hay tan cruel como la desolación de no desear nada.“

“El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al tiempo que herimos al contrincante, nos herimos a nosotros mismos. Cuanto más grave es la herida que le infligimos, más grave es la nuestra. Puede llegar a ser fatal. Pero no es fácil librarse de él.”

“Me imaginé convertido en el pájaro-que-da-cuerda, surcando el cielo del verano, posándome en la rama de un árbol, dándole cuerda al mundo. Si era cierto que el pájaro había desaparecido, alguien tenía que asumir sus funciones.”

Fragmentos “Tokio Blues”

“Ahora la primera imagen que perfila en mi memoria es la de aquel prado. El olor de la hierba, el viento gélido, las crestas de las montañas, el ladrido de un perro. Esto es lo primero que recuerdo. Con tanta nitidez que tengo la impresión de que si alargara la mano, podría ubicarlos, uno tras otro, con la punta del dedo. Pero este paisaje está desierto. No hay nadie. No está Naoko.”

“Leía mucho, lo que no quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado. (...) Así pues, no tenía este punto en común con los demás, y leía mis libros a solas y en silencio. Los releía y cerraba los ojos y me llenaban de su aroma. Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz.”


Esta entrada está tomada de la página del escritor José Manuel Pérez Padilla, que os recomendamos sin reservas que visitéis. Os dejo el enlace: http://www.facebook.com/PerezPadilla.Novelas?ref=ts&fref=ts

1 comentario:

  1. De Murakami os recomiendo 'De qué hablo cuando hablo de correr'. Sobre todo si os gusta correr, claro. http://deporadictos.com/correr-no-es-de-cobardes/

    ResponderEliminar