Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

martes, 22 de enero de 2013

Jean Simmons



JEAN SIMMONS 
(31 de enero de 1929 - 22 de enero de 2010)





Belleza morena y talentosa intérprete británica, Jean Simmons nació el 31 de enero de 1929 en Londres (Inglaterra).

Desde niña dirigió sus pasos hacia el mundo de la actuación, logrando debutar en el cine en su adolescencia con una aparición en la película "Give Us The Moon" (1944), comedia dirigida al alimón por Val Guest y Caryl Brahms.

La revelación británica de Jean Simmons se produjo gracias a su intervención en la película de David Lean "Cadenas Rotas" (1946).

A partir de ese momento se convirtió en una estrella del cine de su país, destacando en producciones como "César y Cleopatra" (1946) de Gabriel Pascal, "Narciso Negro" (1947) de Michael Powell y Emeric Pressburger, y sobre todo "Hamlet" (1948), adaptación de la obra homónima de William Shakespeare dirigida y protagonizada por Laurence Olivier.

Jean fue nominada al Oscar como mejor actriz secundaria por su interpretación y, aunque finalmente no se llevó la estatuilla (que fue para Claire Trevor por "Cayo Largo"), sí que el hecho de ser candidata al premio sirvió para que la actriz fuese considerada como protagonista por las productoras de Hollywood.

En el año 1950 se casó con el actor Stewart Granger, con quien había coincidido por primera vez en "César y Cleopatra" (1946) y con el que volvió a compartir créditos en las películas "Adán y... Ella" (1949), "La Reina Virgen" (1953), film histórico en el que Jean interpretó a la reina Isabel I de Inglaterra, y "Pasos En La Niebla" (1955). En 1960 se divorciaron.

La llegada de Simmons a los Estados Unidos reforzó aún más su estrellato a nivel internacional con títulos como "Androcles y El León" (1952) de Chester Erskine, "Cara De Ángel" (1953) de Otto Preminger, "La Túnica Sagrada" (1953) de Henry Koster, "Sinuhé, El Egipcio" (1954) de Michael Curtiz, "Desirée" (1954), película de Koster con Marlon Brando en el papel de Napoleón Bonaparte, "Ellos y Ellas" (1955), musical de Joseph L. Mankiewicz, la citada "Pasos En La Niebla" (1955) de Arthur Lubin, "Horizontes De Grandeza" (1958) de William Wyler o "Esta Tierra Es Mía" (1959) de Henry King.

En el año 1960 y tras el divorcio de Granger, Jean Simmons se casó con el director Richard Brooks, quien le dirigió en una de sus mejores películas, "El Fuego y la Palabra" (1960), título con Burt Lancaster y Shirley Jones.

En 1969 Brooks volvió a coincidir con Simmons en "Con Los Ojos Cerrados" (1969), trabajo por el que Jean volvió a ser nominada al Oscar, ahora en la categoría de mejor actriz principal. Tampoco tuvo fortuna, ya que el dorado galardón fue a parar a manos de Maggie Smith por su interpretación en "Los Mejores Años De Miss Brodie".

Los años 60, además de los títulos citados, le depararon buenos papeles en películas como "Espartaco" (1960), film de Stanley Kubrick en el que hacía pareja con Kirk Douglas, la comedia con Cary Grant "Página En Blanco" (1961), dirigida por Stanley Donen, o "El Novio De Mi Mujer" (1967), película de Bud Yorkin con Debbie Reynolds y Dick Van Dyke.

Con posterioridad Jean fue apartándose del cine y encontrando acomodo en la televisión. En este medio apareció en conocidas series como "Norte y Sur" o "El Pájaro Espino".

Jean Simmons continuó felizmente casada con Richard Brooks hasta la muerte de este último el 11 de marzo de 1992. La actriz londinense falleció a causa de un cáncer de pulmón el 22 de enero del año 2010. Tenía 80 años.
(Enlace al blog: http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article159.html)





ELLOS Y ELLAS
(Guys and Dolls,1955) de Joseph L. Mankiewicz.Adaptación del famoso musical de Broadway, fue la penúltima película del mítico productor Samuel Goldwyn, que no escatimó en gastos a la hora de juntar a dos mitos como Marlon Brando y Frank Sinatra. Jean Simmons y Vivian Blaine sustituyeron a Grace Kelly y Betty Grable, las actrices que Goldwyn quería para haber formado un cuarteto de lujo. El hecho de que el productor consiguiese no sólo que Brando cantase y bailase, sino que participase activamente en la promoción del film, no hicieron más que aumentar la leyenda del enorme poder de persuasión de Goldwyn. El flamante descapotable que le regaló “desinteresadamente” a Brando algo tuvo que ver.







No hay comentarios:

Publicar un comentario