Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 24 de diciembre de 2012

Proverbio chino



"Le pedí a Dios todo para gozar la vida y  él me dio vida para gozarlo todo."

(Proverbio chino)

Imagen: Van Gogh.- Almendro en flor

Ava Gardner

"Si los actores no se estuviesen besando contínuamente ante la cámara, se tirarían al cuello para morderse. "

AVA GARDNER (24 de diciembre de 1922 - 25 de enero de 1990)





Ava Lavinia Gardner, una de las diosas de la belleza de Hollywood, nació el 24 de diciembre de 1922 en Grabtown, Carolina del Norte (Estados Unidos), en el seno de una familia numerosa dedicada a tareas agrícolas en una plantación sureña de tabaco.
Cuando creció y se convirtió en una hermosa adolescente, su cuñado, dedicado a la fotografía, le tomó una instantánea para colocarla en el escaparate de su establecimiento. La casualidad fue que un ejecutivo de la Metro Goldwyn Mayer se quedó prendado de la chica que aparecía en la fotografía y quiso de inmediato contratarla para hacerle una prueba. Era el año 1940 y Ava se trasladó a Hollywood sin dudarlo ni un momento.

Durante los primeros años de su contrato las apariciones de Ava Gardner fueron muy breves, apareciendo en títulos como "H.M. Pulham Esq." (1941), un film de King Vidor, o "Kid Glove Killer" (1942) de Fred Zinneman.
Su estatus en Hollywood fue creciendo con títulos como "Three Men In White" (1944) y "She Went To The Races", ambos dirigidos por Willis Goldbeck.

Su gran oportunidad llegaría con la película "Forajidos" (1946), un film realizado por Robert Siodmak que supuso también el descubrimiento de Burt Lancaster. A partir de "Forajidos" Ava Gardner se consolidó como protagonista y en los últimos años de la década de los 40 intervino en títulos como "The Hucksters" (1947) de Jack Conway, "Venus Era Mujer" (1948), fantasía romántica de William A. Seiter con Robert Walker, "Mundos Opuestos" (1949) de Mervin Leroy, "Soborno" (1949) de Robert Z. Leonard, o "El Gran Pecador" (1949) de Siodmak.
  
En 1942 Ave se casó con Mickey Rooney, pero su matrimonio resultó un fracaso y duró escasamente un año. Posteriormente mantuvo un romance con Howard Hughes. Su segundo marido fue el músico Artie Shaw, con quien contrajo matrimonio en 1945 para divorciarse en 1946.

La década de los 50 fue la mejor época profesional para Ava Gardner ya que intervino en proyectos cinematográficos tan relevantes como "Magnolia" (1950) de George Sidney, "Pandora y el Holandés Errante" (1951) de Albert Lewin, "Las Nieves Del Kilimanjaro" (1952) de Henry King, "Los Caballeros Del Rey Arturo" (1953) de Richard Thorpe, "Mogambo" (1953), película de John Ford por la que fue nominada al premio Oscar, "Melodías De Broadway" (1953) de Vincente Minnelli, "La Condesa Descalza" (1954) de Joseph L. Mankiewicz, "La Cabaña" (1957) de Mark Robson, "Fiesta (The Sun Also Rises)" (1957), adaptación de Hemingway con Tyrone Power y Mel Ferrer, o "La Hora Final" (1959), film dirigido por Stanley Kramer.

En 1951 se casó con Frank Sinatra en un tortuoso matrimonio que duró hasta 1957. Cuando rodó "La Condesa Descalza" Ava se enamoró de España y desde ese momento pasaría largas temporadas en tierras españolas admirando el arte del toreo y bailando flamenco.
En España se enamoró y mantuvo varias relaciones, siendo las más sonadas las mantenidas con los toreros Luis Miguel Dominguín y Mario Cabré. Esta estancia permanente en la península conllevó su alejamiento de Hollywood, retornando en los años 60 al cine en contadas ocasiones.
Dentro de las pocas películas que hizo en esta década son destacables "55 Días En Pekín" (1963) de Nicholas Ray, "La Noche De La Iguana" (1964) a las órdenes de John Huston y "Siete Días De Mayo" (1964), film dirigido por John Frankenheimer.

A finales de los años 60 Ava Gardner dejó España debido a problemas con el fisco y se trasladó a Gran Bretaña, en donde permaneció hasta su muerte.
Ava protagonizaría varios títulos cinematográficos de poco interés y trabajó en series televisivas hasta su fallecimiento a causa de una neumonía en Londres el 25 de enero de 1990. Tenía 67 años. (Fuente:alohacriticon.com y wikipedia)







MOGAMBO
  es una película estadounidense de 1953, dirigida por John Ford, con Clark Gable, Ava Gardner y Grace Kelly, basada en la obra de teatro del mismo título de Wilson Collison. Obtuvo dos nominaciones al Oscar, a la mejor actriz principal (Ava Gardner), y a la mejor actriz de reparto (Grace Kelly



José Saramago.- Defensa de la filosofía



"Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte”,

Las hadas.- Un mito universal


Nils Blommer.- El baile de las hadas (1850)

Un hada (del latín fatum: hado, destino) es una criatura fantástica y etérea, personificada generalmente en forma de mujer hermosa, que según la tradición son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y perteneciente a ese fabuloso mundo de los elfos, gnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y mitologías de todos los pueblos antiguos. Se puede provocar el contacto con ellas desarrollando la visión etérea según las leyendas. La mayoría de ellas se representan con alas.

Las leyendas celtas hablan del reino de los Áes Sídhe (pronunciado Os Shi) también conocido en idioma inglés como Fairy Folk, y donde la mejor traducción a nuestro idioma sería Hadas. Los Áes Sídhe, son seres semidivinos que viven entre este y el otro mundo, con conexiones importantes con la naturaleza y las deidades, la mayoría de los relatos los representan como gente no muy alta, pero de aspecto y altura humana, de tez blanca, ojos claros y pelo muy negro.
En los relatos medievales, las hadas (a veces llamadas «El Buen Pueblo» o «La Buena Gente») aparecen relacionadas con encantamientos y hechizos, conocedoras del poder y las virtudes de las palabras, las leyendas y las hierbas, que les permitían mantenerse jóvenes y bellas, y acumular grandes riquezas.
En algunos libros, se menciona que las hadas hacen todas las cosas inocentemente, aunque su comportamiento pueda llegar a ser perverso. En muchos escudos heráldicos de esta época se refleja el mundo de las hadas. Muchos aristócratas querían hacer ver que provenían de un linaje de las hadas.
En la mitología cántabra se las llama anjanas, entre las que están las Ijanas del Valle de Aras, cuya característica es que tienen pechos descomunales y son feas, pero pueden cambiar de apariencia a voluntad. Este mismo tipo de hadas se encuentra en la isla de Gotland, en Suecia. En Galicia se llaman fadas, en Asturias reciben el nombre de xanas, en Cataluña además de fada, se le llaman goljas y en Baleares Damas de aiguo.
La mitología nórdica y la griega -encarnada en las ninfas y dríades de Homero y Ovidio- influyeron en el concepto que los primeros bardos se formaron de las hadas, pero andando el tiempo los escoceses, irlandeses, galeses y otros pueblos europeos llegaron a poseer un cuerpo lleno vivo de tradiciones, fundado principalmente en las leyendas celtas.

Inicialmente se atribuyeron a las hadas proporciones humanas, pero las diminutas y etéreas criaturas de Shakespeare influyeron poderosamente en las concepciones posteriores de los poetas ingleses.
Varios rasgos comunes caracterizan a estos habitantes del ultramundo en todos los países: se clasifican en benéficas y perversas, precisan ocasionalmente de apoyo humano, sus órdenes deben cumplirse estrictamente so pena de terribles castigos, etc.
Algunas de ellas son hadas convertidas en tales pero que antes habían sido mujeres humanas. Estas se convirtieron en hadas a causa de alguna infracción contra la naturaleza (ya que es el sitio en donde viven), siendo castigadas por ello a tener tal apariencia, incluso a vivir en el mundo de las hadas. Pueden ser desencantadas de diversas maneras en fechas concretas del año, como en La noche de San Juan y por ejemplo cuando se asoman a las aguas cristalinas y piden ser desencantadas. Para las que se convertían en hadas o cruzaban el límite existente entre el mundo humano y el de las hadas, el tiempo en el espacio cambiaba ya que un día o un mes podía ser un año o un siglo.
Hay varias hadas con poderes nocivos que lo llegan a utilizar contra los humanos, la mayoría de las veces por maltratar la naturaleza (talar un bosque sería una auténtica catástrofe para su mundo). Llegaban a raptar a niños para cambiarlos por seres feéricos totalmente iguales a los niños raptados. Así intentaban crear una estirpe entre humanos y hadas, aunque los niños morían al poco tiempo, ya que eran pálidos y enclenques. En la Edad Media a todos aquellos niños que estaban pálidos y delgados se les consideraba que eran hijos de las hadas y habían ocupado el lugar del verdadero hijo.
Otras veces engatusaban a un hombre de noble estirpe transformándose en mujeres de belleza inigualable para quedarse embarazadas de estos y dar a luz un ser mitad humano y mitad feérico. Para que el ser sobreviviera el marido no debía de rezar nunca y jamás deberían ver a las hadas desnudas por completo.
Este conjunto de supersticiones, derivadas de las creencias anímicas de todos los pueblos antiguos, ha inspirado a notables literatos sus fabulosos «cuentos de hadas».
La variedad de labores que llevan a cabo las hadas es casi infinita además de cantar y bailar, ayudan a los hombres en el campo, ejercen su control sobre el tiempo protegiendo las cosechas. Durante muchos meses ellas esperan impacientes la llegada de la primavera. También saben el día exacto en que brotaran las primeras flores pero prefieren mantener el secreto.
También hablan las leyendas del mundo que las hadas suelen tener poderes psíquicos o mágicos que, podían hacer felices a los seres humanos, también se creía que eran hechizadas por las brujas de los siglos XVII y XVIII para que vigilaran a sus víctimas, por otro lado, también se decía que eran ángeles en su forma femenina, aunque a veces se veían hadas macho.
Según la mitología Celta, las hadas gustan de los árboles del Tilo o Sauces.

Atkinson Grimshaw


Hay muchas clases de hadas, pero todas ellas independientes de la mitología celta en la que tienen origen, siendo todas ellas especulaciones y mezclas de distintas mitología. Estas clasificaciones y asociaciones con los elementos son contemporaneas, creadas por los creyentes de esoterimo y espiritismo. Algunas de estas clasificaciones son:
Lamias, hadas de la mitología vasca. Poseen largos cabellos que peinan con peines de oro que son muy preciados. Sus pies son palmeados, como los de un pato, exceptuando a las Itxaslamiak, las lamias marinas, semejantes a sirenas.
Ninfas, hadas de la mitología griega que pueden ser:
Náyades: Ninfas que pueblan los ríos, a veces son hijas de éstos, por ejemplo, Eurídice;
Nereidas: Ninfas del Mar mediterráneo, hijas de Nereo. A veces son descritas como mujeres con cola de pez. Destacan Anfitrite y Tetis;
Oceánides: Ninfas del Océano, hijas de éste. Destacan Metis (madre de Atenea) y Doris (madre de las nereidas);
Dríades: Ninfas de los bosques, a veces asociadas a los robles;
Hamadríades: Ninfas ligadas a un árbol concreto de tal modo que si éste era cortado, la ninfa moría con él;
Melíades: Ninfas de los fresnos, nacen de la sangre de Urano (dios del Cielo). Son las ninfas más antiguas.
Sílfides, hadas de los vientos; Paracelso es el primero en citarlas, y son, según él, los seres elementales del aire.
Salamandras, hadas del fuego.
Drinfas, hadas de la tierra.