Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 5 de noviembre de 2012

Elke Sommer




"He tenido una carrera maravillosa.He hecho todo tipo de películas y todo tipo de personajes, desde una prostituta a una monja. Sé que me he convertido en una buena actriz a través de tomar en serio mi trabajo" ELKE SOMMER


Elke Sommer (Spandau, Berlín, Alemania; 5 de noviembre de 1940) es una reconocida actriz alemana de cine ganadora de Globo de Oro en 1964, y además símbolo sexual de los años 70.

Nacida como Elke von Schletz en Berlín en plena Segunda Guerra Mundial, la familia compuesta por el ministro luterano, Baron Peter von Schletz y Renata Topp quienes eran descendientes de familias de noble linaje. Fueron evacuados a Erlangen, una pequeña ciudad universitaria en el sur de Alemania donde vivieron con relativa escasez de recursos. A pesar de su falta de dinero, asistió al prestigioso Gymnasium (escuela secundaria) de Erlangen. Tras la muerte de su padre por enfermedad biliar cuando tenía catorce años, se trasladó a Inglaterra, para perfeccionar su inglés y ganarse la vida. Heredó y mantuvo el título de Baronesa von Schletz.

Fue descubierta por el director de cine Vittorio De Sica, mientras estaba de vacaciones en Italia, y gracias a su buena apariencia y vuluptuosidad comenzó a aparecer en películas hacia finales de 1950. Se convirtió rápidamente en un símbolo sexual y se mudó a Hollywood en la década de 1960. También se convirtió en una de las chicas más populares de la época, y posó para varias revistas ilustradas como la revista Playboy en septiembre de 1964 y diciembre de 1967.

Sommer se convirtió en una de las principales actrices de cine de la década de 1960 e hizo 99 apariciones en cine y televisión entre 1959 y 2005, entre ellos en A Shot in the Dark (1964) con Peter Sellers como el Inspector Clouseau, The Art of Love (1965) con James Garner, The Oscar (1966) con Stephen Boyd, Boy, Did I Get a Wrong Number! (1966) con Bob Hope, Bulldog Drummond (1966), y The Wrecking Crew (1969) con Dean Martin. Sommer fue la protagonista en cada una de estas películas.

En 1964, ganó el Globo de Oro como Actriz Revelación por la película El premio de Mark Robson, que co-protagonizó junto a Paul Newman y Edward G. Robinson. En 1984 entabló una larga demanda contra la actriz Zsa Zsa Gabor por difamación cuando aparecieron en el Circo de la Estrellas que finalizó en 1993 a su favor. En 2001 se le concedió el premio Palma de Oro en California y un lugar en el Paseo de las Estrellas en Hollywood. Actualmente se dedica a cultivar idiomas como políglota (domina siete idiomas) y la pintura cuyas obras tienen una fuerte influencia en Marc Chagall.
[editar] Vida personal


Elke Sommer se casó en 1964 con Joe Hyams vistiendo un controvertido vestido de novia negro y se divorció en 1981,
en 1993 se casó con el empresario hotelero, Wolf Walther con quien permanece hasta el presente. Debido a graves complicaciones con embarazos fallidos no tuvo descendencia.(Fuente:Wikipedia)






The Prize (EL PREMIO) es una película estadounidense de 1963, dirigida por Mark Robson. Protagonizada por Paul Newman, Elke Sommer y Edward G. Robinson en los papeles principales. Basada en el best seller The Prize, de Irving Wallace
Galardonada con el premio Globo de Oro 1964 : a la actriz debutante más promisoria (Elke Sommer).

Vivien Leigh




"La vida es demasiado corta para trabajar tan duro"

VIVIEN LEIGH  (5 de noviembre de 1913 - 7 de julio de 1967)




Vivien Leigh (nacida Vivian Mary Hartley) nació el 5 de noviembre de 1913 en Darjeeling (India), hija de un agente de bolsa inglés y un ama de casa irlandesa. Sus padre regresaron a Gran Bretaña justo después de concluir la Primera Guerra Mundial.

Desde sus inicios escolares, la joven Vivien actuó en producciones teatrales que se organizaban en los variados colegios de diferentes países a los que asistió.

Después de terminar sus estudios primarios se matriculó en la Royal Academy of Dramatic Art para ir perfeccionando sus aptitudes interpretativas.

Su debut en el teatro fue en 1934, cuando apareció en la obra "The Sash" .

Al año siguiente debutó en el cine británico con la película "Things Are Looking Up" (1935).

Unos años antes, en 1932, se había casado con el abogado Herbert Leigh Holman, de quien tomó su apellido marital y posteriormente artístico y con el que tuvo a su única hija, Suzanne.

Sus trabajos escénicos se vieron enriquecidos con su llegada al conocido teatro Old Vic, en donde coincidió por primera vez con el actor shakesperiano Laurence Olivier.

Los dos formaron pareja en varias producciones del legendario autor y terminaron enamorándose.

En el cine también coincidieron en "Fire Over England" (1937), un film dirigido por William K. Howard y producido por Alexander Korda y Erich Pommer.

El amor entre Laurence Olivier y Vivien Leigh fue cada vez más popular y Vivien decidió divorciarse de su primer marido y contraer matrimonio con el popular actor en 1940.
En cuanto a su carrera cinematográfica, Vivien siguió apareciendo en buenas películas británicas como "Un Yanqui En Oxford" (1938) de Jack Conway o "Callejón Sin Salida" (1938) de Tim Whelan.
  

Un admirador americano de lujo de sus películas y de sus actuaciones fue el productor David O. Selznick, quien estaba preparando la versión fílmica de la novela de Margaret Mitchell "Lo Que El Viento Se Llevó".

Tras muchas audiciones a diferentes actrices, la elegida finalmente fue Vivien Leigh (a la que conoció previamente gracias a un encuentro con Olivier), que encarnó con perfección al ya mítico personaje de Escarlata O'Hara.

  "Lo Que El Viento Se Llevó" (1939) , dirigida en sus cuantiosas escenas por muchos realizadores pero firmada por Víctor Fleming, se ha convertido en el título más famoso junto a "Casablanca" y "Ciudadano Kane" de la historia del cine estadounidense. Por su actuación, Vivien logró un Oscar de la Academia de Hollywood.

Aunque había triunfado en el cine, Vivien prefería las actuaciones teatrales y en su posterior carrera siempre se volcó en el mundo de las bambalinas, regresando al cine en contadas ocasiones.

Además, su frágil salud (problemas respiratorios, depresión crónica) le impidió actuar de manera regular tanto en la pantalla grande como en el teatro.

En los años 40, 50 y 60 sólo intervino en nueve películas, siendo las más destacadas "El Puente De Waterloo" (1940) de Mervyn LeRoy, "Lady Hamilton" (1941) de Alexander Korda, "Un Tranvía Llamado Deseo" (1951) de Elia Kazan, "La Primavera Romana De La Señora Stone" (1961) de José Quintero y "El Barco De Los Locos" (1965) de Stanley Kramer.

Por su memorable actuación al lado de Marlon Brando en "Un Tranvía Llamado Deseo", Vivien consiguió su segundo Oscar a la mejor actriz.

Con su marido Olivier (con el que no tuvo ningún hijo), Vivien apareció en tres títulos cinematográficos, además del citado "Fire Over England" (1937), intervinieron juntos en "21 Days Together" (1938) de Basil Dean (producción de Korda) y "Lady Hamilton" (1941). Terminaron divorciándose en 1960, cuando ella ya convivía con el actor John Merivale, visto en películas como "El Último De La Lista" (1963) o "Arabesco" (1966).

Cuando iba a protagonizar un nuevo proyecto teatral llamado "A Delicate Balance", Vivien Leigh falleció en Londres a causa de una tuberculosis el 7 de julio de 1967. Tenía 53 años. (Fuente:alohacriticon.com)




“A Dios pongo por testigo, a Dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme. Viviré por encima de todo esto. Y cuando haya terminado nunca volveré a saber lo que es el hambre. Ni yo, ni ninguno de los míos. Aunque tenga que estafar, ser ladrona o asesinar. A Dios pongo por testigo de que nunca volveré a pasar hambre…”

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ (Gone With the Wind),Victor Fleming,1939
Dirigida en sus cuantiosas escenas por muchos realizadores pero firmada por Víctor Fleming, se ha convertido en el título más famoso junto a "Casablanca" y "Ciudadano Kane" de la historia del cine estadounidense. Por su actuación, Vivien logró un Oscar de la Academia de Hollywood.


Una cita y una fotografía



“No debemos temerle a la luz del día solo porque casi siempre tiende a iluminar a un mundo miserable” . Bill Thomas.

La fotografía, verdadero motivo de esta entrada, tiene por título "Flirting with the sun" (2007) y es obra de Gratziela Gal, de quien siento no poder aportar más datos

El joven Beethoven, los duelos musicales y la Sonata "Tempestad"

Un retrato de un joven Beethoven, obra de Isidor Neugass - 1806



Beethoven fue uno de los grandes pianistas de su tiempo y su primera fama llegó a través de esta faceta más que por la de compositor. El mismo, contaba a su hermano Johann, t...
ras cuatro años en Viena:

"Me encuentro muy bien. Mi arte me gana amigos y estima. ¿Qué más puedo desear? Encima gano bastante dinero..."

En estos años Beethoven se granjeo la amistad y mecenazgo del príncipe Lichnowsky, en cuyo palacio se estrenaban muchas de sus primeras obras en un ambiente cordial y de camaradería que se aparta mucho del carácter huraño del Beethoven que todos tenemos en mente. Nos lo cuenta Wegeler:

"Carlos, príncipe de Lichnowsky, conde de Werdenberg, etc... era un gran patrono, si, y muy amigo de Beethoven, a quien tuvo invitado como huésped permanente en su casa varios años. El príncipe era un gran amante y conocedor de la música. Tocaba el pianoforte, y estudiando a Beethoven e interpretando sus piezas mejor o peor, intentaba convencerle de que no cambiase nada de su estilo de composición. En su palacio había todos los viernes sesiones musicales y además del príncipe intervenían cuatro solistas contratados y un amigo amateur par interpretar por primera vez la música recién compuesta por Beethoven, quien generalmente escuchaba complacido las opiniones de estos caballeros. Solían asistir grandes músicos y amantes de la música"

Además de permitirse el lujazo de tener a un genio en su casa y de disfrutar en la intimidad de su palacio de la música recién compuesta por este, tenían la costumbre por aquella época de someter a duelo musical a sus protegidos y Beethoven no era menos, resultando Hummel uno de sus más duros competidores, tanto que Viena se dividió en seguidores de uno u otro, debido a sus formas totalmente opuestas de entender el piano. En estos verdaderos "mano a mano" que dirían los flamencos, se palpaba la cultura musical vienesa y se vivían como si fueran encuentros deportivos entre dos grandes rivales. El fabuloso Carl Czerny (alumno de Beethoven y profesor de Liszt) contaba en uno de sus escritos:

"Encontramos a Gelinek en la calle, y nos dijo que esa tarde tendría que romper una lanza con un pianista desconocido, "le daré un buen baño", añadió. Al día siguiente le tropezamos de nuevo y le preguntamos qué tal había salido la justa musical de la víspera. "Oh -dijo Gelinek-, recordaré mucho tiempo esa velada, ese jovencito tiene el demonio dentro. Nunca he oído interpretar así. Le di un tema muy difícil para que probase su capacidad de improvisación y lo hizo como no lo he escuchado ni al mismísimo Mozart. Luego tocó composiciones suyas, que son grandiosas en el máximo grado, y desplegó dificultades y efectos en el piano por encima de todos los que hubiésemos podido imaginar." "Cómo se llama", preguntó mi padre. "Es un jovenzuelo, bajo, moreno, pueblerino y de aspecto obstinado. Ha venido desde Alemania a estudiar composición con Haydn, con Albrechtsberger y con Salieri, vive en casa del príncipe Lichnowsky, y se llama Beethoven"

Estos eran los inicios del fabuloso Beethoven, una personalidad fantástica que a causa de su sordera y de su orgullo se iría retirando de una sociedad que no le era esquiva en principio, cambiando radicalmente su carácter al no poder tocar en público o mantener simplemente una conversación, él, que era un dios de la música. A esa época de rebeldía a su mal, en el que escribe su revelador "Testamento de Heiligenstadt", (1802) pertenece la Sonata en re menor nº 17 conocida como "Tempestad", una obra que supone la aparición de un espíritu radicalmente nuevo en la forma de la sonata clásica. Tras un primer movimiento "Largo-Allegro" que ha sido tomado como muestra de la serenidad ante la tempestad y un "Adagio" que puede que sea la parte más endeble de la sonata, llega un verdaderamente luminoso "Allegretto" final, en el que genialmente se repite un ritmo de semicorcheas rígidamente mantenido que describe un clima de intima tensión y que según contaba Czerny, le había sido inspirado a Beethoven por la contemplación de galope de un caballo desde las ventanas de su residencia de Heiligenstadt. La sencillez y reiteración implacable del motivo musical son vehículos de la inquietud y del anhelo que vivía su propia persona. El movimiento y con el la sonata, concluyen sin laboriosas apoteosis de notas que anuncien al espectador el final de la obra, sino que, como un reloj al que se le acaba la cuerda, simplemente se detiene. Es una obra poco difundida en la actualidad, pero que el mismo Beethoven consideraba una de sus obras preferidas. Os dejo la sonata completa, pero para los que quieran ir a lo esencial os recomiendo no perderse el movimiento final. La obra es interpretada por el gran Daniel Barenboim.

Fuentes:
Perfiles humanos: Juan Antonio Vallejo-Nágera (Ed. Planeta)
Beethoven: Obra completa comentada - Arturo Reverter (Ed. Península)
 
Primer movimiento: "Andante Allegreto"
 
Segundo movimiento: "Adagio"
 
Tercer movimiento: "Allegretto"