Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 24 de octubre de 2012

Oscar Wilde.- Palabras y cartas para un amigo (Robert Ross)



"La vida, que tanto he amado -demasiado- me ha despedazado como un tigre, así que cuando vengas a verme comprobarás la desastrosa ruina en que se ha convertido lo que en otro tiempo fue maravilloso y brillante y terriblemente improbable" (Fragmento de una carta)


“Cuando salí de prisión, unos me esperaban con vestiduras y con bálsamos, otros, con buenos consejos. Tú me esperabas con amor.”  (Dedicatoria para su amigo en la obra “Balada de la cárcel Reding”)

Hotel de la Plage, Berneval-sur-Mer 28 de mayo, 1897

Mi querido Robbie:
Es el primer día que estoy solo, y huelga decir que fue una jornada penosa. Empiezo a darme cuenta de mi terrible situación de aislamiento, y me he sentido rebelde y amargo de corazón todo el día. ¡Qué dolor! ¡Y yo que me figuraba poder aceptar todo tan fácil y tan simplemente! No obstante, he tenido accesos de rabia, que han pasado sobre mí como tremendas ráfagas de huracán agostando las mejores espigas.
(…) Esta noche, apenas he dormido. Tenía a mano la indignante carta de Bosie y, estúpidamente la volví a leer antes de dejarme caer en la cama. (…) Ahora siento verdadero miedo de ese funesto desagradecido mozo, con su egoísmo vulgar y su absoluta insensibilidad para todo aquello que es o intenta ser bueno y amable para los demás. Me da la sensación de una influencia malsana… ¡Pobre! Volver a su lado, sería volver al infierno, del que creo haber escapado. Espero no verle más.
En cuanto a ti, queridísimo Robbie, me atormenta la idea de que muchas personas de las que requieren me lleguen a motejar, si no lo hacen ya, de egoísta, por mi afán de tenerte a mi lado de vez en cuando. (…) Me ayudas a mantener mi alma en vida, no ya en el sentido teológico, sino en el más sencillo e inmediato, pues mi alma había muerto realmente, ahogada en el cieno de los más groseros placeres, y mi vida era indigna de un artista. Tú puedes curarme y ayudarme, pues eres ya mi único amigo en este bello mundo. Tampoco deseo tener otro.
Oscar
(1854 – 1900)



Juvenal.- cita





"Que ni una palabra ni una mirada obscena manchen la casa en donde haya un niño."


Juvenal (67-127) Poeta satírico romano.


Imagen: Javier Mayordomo Guerrero

Henry Miller .- cita



"Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia."

(Henry Miller)

Imagen: Edvard Munch.- Madonna

Cartas de María Callas a Pier Paolo Pasolini




Con Pier Paolo Pasolini, quien convirtió a Maria en la protagonista de su película Medea, la cantante tuvo un vínculo de gran amistad. Desde la primera clase de los aviones de Olympic Airways se confiesa con el cineasta en la primera carta. En la segunda, le da unos consejos

"Te escribo desde las nubes. Esto parece, de verdad, un hermoso tapiz, tan suave que se podría caminar sobre él. [...] El espíritu vuela donde quiere. Nadie le da órdenes al espíritu. Por lo menos no al mío, ni al tuyo. Es una gran fuerza, Pier Paolo, ¿no lo crees? [...] Cuídate. Intenta tener paciencia con los débiles como Alberto. Sabes, querido amigo, verdaderos amigos no he encontrado muchos, por no decir ninguno. Tú, en cambio, piensas que sí –lo siento—, pero ya verás con el tiempo... Respeto tu verdad y tu sinceridad. Estamos muy ligados espiritualmente, hasta diría como rara vez uno puedo estarlo con alguien. Es algo raro y hermoso. Es preciso que dure. ¿Y qué significa que dure? [...] De hecho, Alberto no me convenció nunca –perdóname— estoy triste por ti porque sufres, él era uno de tus amigos. Pero como dice Dante: “Mira y continúa tu camino”. Tú eres mejor que ellos. Sé que todo lo que te digo no son sino palabras y las palabras no son más que palabras. Pero pienso en ti y en tu salud."

5 de septiembre de 1971

"La calma que me atribuyes la tengo de verdad. Me la he impuesto. (...) Me hice a mí misma y me construí, sola, el lugar que tengo en la sociedad, el respeto. Por supuesto, como tú dices, estoy sana, y eso es verdad, pero sé también que el orgullo me salva de muchas cosas. Hoy es la ruta más difícil por seguir, pero, a la larga, la única. No espero nada de nadie o sólo raramente un poco de amistad, lo que es mucho, pero puedo también quedarme muy a menudo sola. Me siento bien conmigo misma, sólo me traiciono pocas veces. Me dirás que sermoneo. No, P.P.P. Me da pena verte sufrir. Dependías por entero de Ninetto y no era justo. Ninetto tiene derecho a vivir su propia vida. Déjalo hacer, trata de ser fuerte. Debes serlo. Todos hemos pasado de un modo u otro por lo mismo. Sé el dolor inmenso que eso representa, quizá estoy más desilusionada que otros. Ciertas palabras no pueden consolar. Lo sé. Me hubiera gustado que sintieras la necesidad de venir a verme, pasar esos cinco minutos difíciles, pues sólo se trata de 5-10 minutos de dolor atroz, después el dolor se mitiga, pero no has sentido la necesidad de mi amistad y eso me apena. Pero comprendo también tu reacción. (...) Te abrazo fuertemente, con todo mi afecto y soy siempre, créeme, tu mejor amiga (quizá es una presunción de mi parte).

J. Cortázar, Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj



Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a l...
a muñeca y pasearás contigo. Te regalan –no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Imagen: Salvador Dalí
 

Jean Paul Sartre.- El existencialismo es un humanismo


“Estamos solos, sin excusas. Es lo que expresaré diciendo que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo, es responsable de todo lo que hace. El existencialista no cree en el poder de la pasión. No pensará nunca que una bella pasión es un torrente devastador que conduce fatalmente al hombre a ciertos actos y que por consecuencia es una excusa; piensa que el hombre es responsable de su pasión. El existencialista tampoco pensará que el hombre puede encontrar socorro en un signo dado sobre la tierra que le orienta; porque piensa que el hombre descifra por sí mismo el signo como prefiere. Piensa, pues, que el hombre, sin ningún apoyo ni socorro, está condenado a cada instante a inventar el hombre” (J. P. SARTRE, El existencialismo es un humanismo, Trad. V. Prati. Barcelona, Orbis, 1984, pp. 68-69).

Imagen.- Matteo Pugliese, Determinación (2003)

Kevin Kline




"Me juré que nunca haría un spot comercial ni una telenovela.E hice las dos cosas,tan pronto como me quedé sin trabajo y me moría de hambre". KEVIN KLINE






Kevin Delaney Kline (24 de octubre de 1947, Saint Louis, Misuri), más conocido como Kevin Kline, es un actor estadounidense ganador de un Óscar.Es hijo de Peggy Kline y de Robert Joseph Kline, antiguo comerciante de discos y juguetes.

Tiene dos hermanos menores llamados Alex y Chris, y una hermana mayor de nombre Kate, quien se dedica a la producción cinematográfica.

Después de concluir sus estudios secundarios en su localidad de nacimiento, St. Louis, Kline estudió interpretación en la Universidad de Indiana y más tarde en Nueva York, asistiendo a la Juilliard School, en donde recibió clases de Harold Guskin.
Posteriormente se incorporó al teatro trabajando con John Houseman.

Kevin se especializó en representar obras de William Shakespeare girando con la compañía de teatro Acting Company.

Su talento interpretativo, tanto en obras de Broadway como en funciones off-Broadway, le llevó a conseguir en el último tramo de la década de los 70 dos premios Tony, uno en 1978 por “On the twentieh century”, y el segundo en 1981 por “The Pirates of Penzance”, musical que protagonizó también en el cine.

Tras intervenir en producciones para la televisión Kevin debutó en la pantalla grande a comienzos de los años 80 al protagonizar junto a Meryl Streep “La decisión de Sophie” (1982), un film dirigido por Alan J. Pakula, director con el que volvió a colaborar diez años después en “Dobles parejas” (1992).
En “Reencuentro” (1983) Kline coincidió por primera vez con Lawrence Kasdan, con quien dio inicio a una regular asociación grabando juntos títulos como “Silverado” (1985), “Te amaré hasta que te mate” (1990), “Grand Canyon” (1991) o “French Kiss” (1995), comedia romántica co-protagonizada por Meg Ryan.
En 1988, gracias a su interpretación en la comedia “Un pez llamado Wanda”, Kevin fue recompensado por la Academia de Hollywood con el Oscar al mejor actor secundario.
Un año después, en 1989, Kevin, que rechazó papeles en películas de éxito comercial como “Tiburón” o “Batman”, se casó con la actriz Phoebe Cates, vista en “Gremlins” y “Noches de neón”. Con Phoebe, Kline ha tenido dos hijos llamados Greta y Owen.
Otros directores, además de Kasdan y Pakula, habituales en su trayectoria profesional, son Richard Attenborough, con quien rodó “Grita Libertad” (1982) y “Chaplin” (1992), título biográfico en el que encarnó a Douglas Fairbanks; Michael Hoffman, con quien grabó “Escándalo en el plato” (1991) y la adaptación de William Shakespeare “El sueño de una noche de verano” (1999); o Irwin Winkler, con quien colaboró en “La casa de mi vida” (2001) y en “De-Lovely” (2004), una película co-protagonizada por Ashley Judd en la que Kline interpretaba al compositor Cole Porter.
Participó también en "La pantera rosa" (2005) de Shawn Levy, y en "El último show" (2006), el último film dirigido por Robert Altman.
Para televisión Kevin ha sido Hamlet en un telefilm dirigido por el mismo en el año 1990.
En "Definitivamente, quizás" (2008), película protagonizada por Ryan Reynolds y Rachel Weisz, interpretaba a un egocéntrico escritor y profesor.
En la comedia romántica "Sin Compromiso" (2011), co-protagonizada por Ashton Kutcher y Natalie Portman, era el padre de Kutcher.
En el drama familiar "¡Por Fin Solos!" (2012) era el marido de Diane Keaton.
(Fuente:alohacriticon.com)




Hilarante escena de "IN & OUT"(1994) en la que Kevin Klein se somete a un "test de masculinidad"

"El éxtasis de Santa Teresa de Jesús" - Bernini




"Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas. Al sacarle, me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor, que me hacía dar aquellos quejidos y tan excesiva la suavidad que me pone este grandísimo dolor que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal sino espiritual aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aún harto. Es un requiebro tan suave que pasa entre el alma y Dios, que suplico yo al su bondad lo dé a gustar a quien pensare que miento"

Con estas palabras describía su éxtasis místico Santa Teresa de Jesús en "El libro de la vida" y fueron las que inspiraron a Gian Lorenzo Bernini (1598-1680) la escultura "El extasis de Santa Teresa" (1647-1651), una obra que actualmente se encuentra en la Capilla Cornaro de la Iglesia romana de Santa María de la Victoria. Santa Teresa, acostumbrada a vivir sin vivir en ella, describe en sus palabras trance que al ser traducido a la piedra da la sensación de que más que una experiencia espiritual, es un goce intenso y sensual, por decirlo elegantemente. Todas esas sensaciones parecen agitarse de forma desbordada, al igual que las ropas de la Santa que se presentan como olas de piedra que evocan el terremoto espiritual al que esta se ve sometida. Un verdadero éxtasis, no cabe duda!


 

Aretha Franklin y su tema "Think"




 "Ser cantante es un don natural. Significa que estoy utilizando en el mayor grado posible el don que Dios me dio para usar. Estoy feliz con eso."

Y quien duda que la que así habla, Aretha Franklin, tiene que estar inmensamente feliz con ese verdadero "chorro de voz" (que diría un mexicano) con el que nos regala los oídos. Era mujer, como podemos ver en la foto, de voluminosos peinados, de los que ella misma decía: "Soy una mujer grande. Necesito un pelo grande" y ciertamente era una gran mujer y todavía mejor cantante. Uno de sus grandes temas es sin duda: "Think", un sencillo que fue incluido dentro del álbum "Aretha now" (1968) y que pudimos disfrutar en la película "The Blues Brothers" (1980) de la que dejamos un video más abajo. La canción se encaramó a lo más alto de las listas de música negra y no tardó en convertirse en un verdadero himno feminista, algo que para entenderlo hay que recurrir a la traducción de la letra, o al menos a parte de ella. Una letra sencilla pero significativa:

Piensa (piensa) Piensa (piensa) (Repetido varias veces)
Piensa sobre ello (piensa)

Será mejor que pienses (pienses)
Piensa en lo que estás tratando de hacerme
Yeah, piensa (piensa-piensa), déjate llevar, déjate ser libre

Volvamos - volvamos
Volvamos atrás cuando
ni siquiera te conocía
No podías tener más de diez años (sólo un crío)

No soy psiquiatra
No soy un doctor graduado
pero no hace falta un C.I. muy alto
para ver lo que me estás haciendo

Será mejor que pienses (pienses)
Piensa en lo que estás tratando de hacerme
Yeah, piensa (piensa-piensa)
Déjate llevar, déjate ser libre

Oh libertad (libertad)
Libertad (libertad)
Oh libertad
Yeah, libertad (yeah)
 

 
"