Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 22 de octubre de 2012

Angel Picazo



ANGEL PICAZO (1 de julio de 1917 - 22 de octubre de 1998)





Ángel Picazo Alcaraz fue un actor español que se hizo famoso por sus papeles de galán, su voz y su parecido con Alfonso XIII. En su libro "Bastardos y Borbones", José María Zavala afirma, apoyado en la Internal Movie Database que se puede consultar en www.imdb.com, que podría ser hijo ilegítimo del rey Alfonso XIII de España.

Hijo de Ángel y Dolores, abandonó sus estudios universitarios para dedicarse al teatro debutando en 1942 con Los ladrones somos gente honrada, de Enrique Jardiel Poncela. Tras unos inicios marcados por personajes de reparto especialmente en comedias, derivó a papeles de galán y terminó convertido en primer actor del Teatro María Guerrero.

A lo largo de su carrera interpretó obras de Benito Pérez Galdós, Miguel Mihura, Antonio Buero Vallejo, Alfonso Sastre y Alfonso Paso. En su repertorio, figuran, entre otros, los siguientes títulos: La Bombonera, La bella Dorotea, La Malquerida, La vida en un hilo y Eloísa está debajo de un almendro.

Otras representaciones incluyen:

    * Los ladrones somos gente honrada (1942), de Enrique Jardiel Poncela.
    * Criminal de guerra (1951), de Joaquín Calvo Sotelo,[1]
    * Hoy es fiesta (1956), de Antonio Buero Vallejo.
    * La riada (1956) de Julia Maura.
    * La ciudad sin Dios (1955), de Joaquín Calvo Sotelo.
    * El cuervo (1957), de Alfonso Sastre.
    * La Malquerida (1957), de Jacinto Benavente.
    * La carreta (1957), de René Marqués.
    * Los pobrecitos (1957), de Alfonso Paso.
    * Alta fidelidad (1957), de Edgar Neville.
    * Las manos son inocentes (1958), de José López Rubio.
    * Tránsito de madrugada (1958), de Santiago Moncada.
    * La casa de té de la luna de agosto (1958), de John Patrick.
    * Vida Moderna (1958), de Álvaro de Laiglesia.
    * Catalina no es formal (1958), de Alfonso Paso.
    * La vida en un hilo (1959), de Edgar Neville.
    * Los pobrecitos (1959), de Alfonso Paso.
    * La boda de la chica (1960), de Alfonso Paso.
    * Micaela (1962), de Joaquín Calvo Sotelo.
    * La bella Dorotea (1963), de Miguel Mihura.
    * El caso de la mujer asesinadita (1964), con Josefina Güell.
    * A media luz los tres (1966), de Miguel Mihura.
    * El amor del gato y del perro (1967), de Enrique Jardiel Poncela.
    * Juegos de medianoche (1971), de Santiago Moncada.
    * Nueve brindis por un rey (1974), de Jaime Salom.
    * Encuentro en otoño (1979), con Conchita Montes.
    * Salvar a los delfines (1979), con Amparo Rivelles.
    * La vida es sueño (1981), con Luis Prendes.
    * La gallina ciega (1983), de Max Aub.
    * El alcalde de Zalamea (1988), con Jesús Puente.



Debutó ante la cámara en 1947 y desarrolló una no muy extensa carrera cinematográfica en la que trabajó a las órdendes de algunos de los más destacados directores españoles. Entre los títulos en los que intervino, puede destacarse su recreación del rey Alfonso XIII en Las últimas horas (1966), de Santos Alcocer.

También participó en Pacto de silencio (1949), de Antonio Román, La bella Mimí (1960), de José María Elorrieta, Encrucijada para una monja (1967), de Julio Coll, La curiosa (1972), de Vicente Escrivá y Las verdes praderas (1978), de José Luis Garci. Fue la voz narradora en la película documental "Franco, ese hombre" de José Luis Sáenz de Heredia.

En la última etapa de su vida profesional tuvo una presencia muy destacada en múltiples espacios de Televisión española, especialmente los dramáticos como Primera fila, Novela y Estudio 1, aunque tuvo también un papel en la sátira de Valerio Lazarov El Irreal Madrid (1969).

A lo largo de los años cuarenta y cincuenta intervino en una serie de doblajes de películas, tanto en Madrid como en Barcelona, prestando su voz a varios protagonistas. La mayoría de estos trabajos se encuentran desaparecidos, pero se puede oír su voz doblando a Gregory Peck en Duelo al sol y a Walter Pidgeon en La señora Miniver. No retomó estas actividades hasta más de veinte años después.(Fuente: Wikipedia)






LAS ULTIMAS HORAS (Santos Alcocer, 1965),película en  la que Angel Picazo interpreta al rey Alfonso XIII (su verdadero padre enla vida real,según muchas fuentes)



Joan Fontaine



"Anoche soñé que volvía a Manderlay". Joan Fontaine (Rebeca)

JOAN FONTAINE





Joan De Beauvier De Havilland nació el 22 de octubre de 1917 en Tokio (Japón) en el seno de una familia británica de clase media alta. Su hermana era Olivia de Havilland, actriz con la que mantuvo una fuerte rivalidad durante toda su existencia.

La carrera cinematográfica de Joan se inicio en su juventud. Trasladada a California poco después de nacer e impulsada por su madre, debutó con el apellido Burfield a los 18 años en el cine al aparecer en “No More Ladies” (1935), un film dirigido al alimón por George Cukor y Edward H. Griffith. Tras esta película adoptó definitivamente el apellido artístico de Fontaine.

A finales de la década de los 30 su rostro apareció en destacables títulos, como la película de George Stevens con el genial bailarín Fred Astaire, "Señorita en desgracia" (1937), "Olivia" (1937), un film también dirigido por Stevens que estaba protagonizado por Katharine Hepburn, "Mujeres" (1939) de George Cukor, o "Gunga Din" (1939), la obra maestra de aventuras realizada por George Stevens.

Estos primeros papeles fueron en su mayoría personajes secundarios que fueron afianzando su presencia en Hollywood.

La belleza de Joan no pasó desapercibida para el "amigo" de las rubias, Alfred Hitchcock, quien le concedió el protagonismo femenino en la producción de David O. Selznick "Rebeca" (1940), película co-protagonizada por Laurence Olivier. Por su interpretación en el papel femenino principal de esta historia que adaptaba una novela de Daphne Du Maurier alcanzó el estrellato y fue nominada al Oscar a la mejor actriz principal. La estatuilla en esa edición fue para Ginger Rogers por “Espejismo de amor”.
  

La frágil presencia de Fontaine fue requerida de nuevo por el mago del suspense para intervenir en "Sospecha" (1941), film maltratado por los productores que Joan protagonizó al lado de Cary Grant, con quien ya había coincidido previamente en “Gunga Din”. Por su actuación en “Sospecha” consiguió el premio Oscar.

Establecida como estrella de Hollywood, los años 40 fueron para Joan su mejor y más fructífera época como actriz, apareciendo en "Sé fiel a ti mismo" (1942) de Anatole Litvak; el melodrama de Edmund Goulding "La ninfa constante" (1943), película por la que volvió a ser nominada al Oscar (logró la estatuilla Jennifer Jones por “La canción de Bernadette”); una curiosa y colorista historia de piratas titulada "El pirata y la dama" (1944) dirigida por el exquisito Mitchell Leisen; al lado de Orson Welles en "Alma rebelde" (1944); o enamorada de Louis Jordan a las órdenes de Max Ophuls en la obra maestra del romanticismo "Carta de una desconocida" (1948).

Además de interpretar, Joan Fontaine no desperdiciaba su tiempo libre, ya que pilotaba aviones y practicaba a menudo la pesca y el golf.

Su rendimiento en los años 50 fue menor y apareció en menos producciones que en la década anterior.

Sus películas más destacadas en este período fueron "Ivanhoe" (1952) de Richard Thorpe, "Otelo" (1952) de Orson Welles, "El Bígamo" (1953), un film dirigido por la directora y actriz Ida Lupino, o la comedia musical interpretada por el inefable Bob Hope, "La Gran Noche de Casanova" (1954), en la que el aventurero veneciano estaba interpretado por Vincent Price.

A partir del fin de la década de los 50 Joan se fue apartando poco a poco del cine activo y dedicándose al teatro y a la televisión. A pesar de ello, intervino durante los años 60 en producciones como "Viaje al fondo del mar" (1961) de Irwin Allen, e incluso para la Hammer con "The Devil's own" (1966).

Se casó en cuatro ocasiones. Con el actor Brian Aherne (1939-1945), el productor William Dozier (1946-1951), el guionista y también productor Collier Young (1952-1961) ,y finalmente con el periodista Alfred Wright Jr, con quien contrajo matrimonio a principios de 1964. Se divorciaron cinco años después.

En la actualidad vive en Carmel en una relativa reclusión. Publicó su autobiografía, "No Bed of Roses", en 1979.(Fuente:alohacriticon)






Rebecca, conocida en castellano como REBECA, una mujer inolvidable o simplemente como Rebeca, dependiendo del país, es una película dirigida por Alfred Hitchcock en el año 1940. Es su primera película rodada en Estados Unidos.

Está basada en la novela homónima de la escritora británica Daphne du Maurier. Ganó dos Oscar, a la mejor película y a la mejor fotografía en blanco y negro, y obtuvo otras nueve nominaciones, incluyendo mejor director, mejor actriz principal (Joan Fontaine), mejor actor principal (Laurence Olivier) y mejor actriz secundaria (Judith Anderson).



El Sirviente (Joseph Losey, 1963)




"La dependencia genera miedo. Si yo dependo de usted emocional, psicológica o espiritualmente, seré su esclavo y, por lo tanto, le temeré. No es una opinión, sino un hecho. "(Krishnamurti)


"The Servant" es una de las más bellas películas del cine británico, y una de las más misteriosas de los años 60. Un joven y atractivo aristócrata, Tony se instala en una casa de un lujoso barrio londinense del siglo XVIII y contrata a Hugo Barret como mayordomo. Barret se confirma desde el principio como un mayordomo modelo, servicial, trabajador, discreto, inteligente, con buen sentido del humor. Tony está encantado con él. Solamente a Susan, su novia, le molesta el papel demasiado importante que el criado va adquiriendo en la vida de su prometido y constata en él un cierto aire manipulador y malsano así como un peligro para su relación. El joven aristócrata inglés llega a depender del embaucador de su sirviente hasta el punto de perder su propia dignidad y de llegar a entrar en un proceso de autodestrucción.

Basada en una novela de Robin Maugham, segundo Vizconde de Hartfield (1916 - 1981), novelista y dramaturgo inglés, The Servant se sumerge en el complejo mundo de las relaciones humanas. En particular, esta película de Joseph Losey se dedica a profundizar en las relaciones de dependencia que surgen entre un acomodado joven inglés y su mayordomo, de extracción social más humilde. La ambigüedad de los sentimientos que se van originando entre ambos hacen que la novia del joven vaya quedando de forma progresiva desplazada por el modus operandi del invasivo y manipulador sirviente. La dependencia genera una serie de situaciones y conflictos que van a ir degradando cada vez más la relación

La película “The servant” constituye un referente, un juego magistral de miradas, en el que podemos llegar a comprender la esencia misma de la condición humana. Los estudios en relación a esta obra versan en particular sobre el tema de la lucha de clases y del análisis de la compleja relación entre los personajes. Han habido lecturas que desde una óptica marxista vieron la película como una muestra de que la toma del poder es sólo una cuestión de voluntad, ya que los "oprimidos" tienen el poder real en situaciones análogas. Una postura no menos interesante veía en El sirviente una parábola de cómo los asalariados se envilecen al tomar la posición de sus amos, o sea, que en esta toma de poder se revela, mejor que nada, el triunfo de las clases poderosas, ya que con sus lujos y su poder seductor corrompen y enceguecen al recién llegado.
Podemos preguntarnos, ante esta ya clásica realización del director estadounidense, cuáles son las razones biológicas, neuronales o psicológicas que conducen a un personaje maduro, instruido y de buena posición social, a perder el control, a entrar en conflicto consigo mismo, dentro de ese fenómeno que denominamos como enamoramiento o atracción hacia otra persona

¿somos realmente libres en nuestra elección de la persona que pensamos amar o que anhelamos, o estamos quizás predeterminados por una serie de esquemas psicológicos y neuronales preestablecidos?

TÍTULO ORIGINAL The Servant
AÑO 1963
DURACIÓN 115 min.
PAÍS Gran Bretaña
DIRECTOR Joseph Losey

GUIÓN Harold Pinter (Novela: Robin Maugham)
MÚSICA Johnny Dankworth
FOTOGRAFÍA Douglas Slocombe (B&W)
REPARTO Dirk Bogarde, Sarah Miles, Wendy Craig, James Fox, Catherine Lacey, Richard Vernon, Brian Phelan, Hazel Terry, Alison Seebohm, Philippa Hare, Dorothy Bromiley

PRODUCTORA Springbok Productions / Elstree Distributors
PREMIOS 1963: Festival de Venecia: Nominada al León de Oro
1964: Premios BAFTA: 3 premios. 5 nominaciones, incluyendo mejor película y guión
GÉNERO Drama. Intriga | Drama psicológico

SINOPSIS Un intrigante y manipulador mayordomo consigue, gradualmente, dominar la vida del señor al que sirve, aprovechándose de sus debilidades sexuales. Un tenso y adulto drama psicológico que obtuvo excelentes críticas. (FILMAFFINITY)
CRÍTICAS ----------------------------------------
"Elegante, espeluznante y fascinante" (Time)
----------------------------------------
"Junto a 'Rey y Patria', la cima del cine de un director siempre atento y comprometido." (Miguel Ángel Palomo: Diario El País)

(Por Celia Valdelomar)

Georges Brassens



"La amistad no pide nada a cambio, salvo mantenimiento."

GEORGE BRASSENS

(22 de octubre de 1921 –  29 de octubre de 1981)
 
 
 
Georges Brassens nació en Sète, Languedoc-Rosellón el 22 de octubre de 1921, en el seno de una familia humilde. Su padre era albañil y tenía un sentimiento anticlerical, que contrastaba con su madre Elvira Dagrosa, italiana y creyente, que marcó al cantautor. Realizó sus estudios elementales, en los que no resaltó, pero los dejó para trabajar en la fábrica de Renault. Con 27 años se trasladó a Paris, pues tuvo un incidente con un asunto de joyas que lo condenó durante un año a la cárcel, pero le dieron una prórroga. Desde su adolescencia tenía ideas revolucionaras, y en la capital se unió a la resistencia francesa durante la ocupación alemana, además de colaborar de forma clandestina en “Libertaires”, publicando su primera obra, un libro de poemas, en 1942. Pasó de la poesía a la música en 1951, grabando canciones como “Le gorille”, “La mauvaise reputation” o “Chanson pour l´auvergnant” en 1955. Además, se incorporó en el círculo de intelectuales franceses, haciendo presentaciones en L´Olympia. También tuvo un papel como actor en “Porte de Lilas”, en la película de su amigo René Clair, en 1957. Durante los años sesenta hizo varias giras por Europa y Sudamérica, siendo la inspiración de muchos autores. Fue uno de los exponentes de la chanson francesa como de la trova anarquista durante el siglo XX, sus canciones han sido un referente para la mayoría de cantautores de su generación, y su fama sigue hasta hoy, pues murió el 29 de octubre de 1981 con tan solo 60 años de edad. (Fuente: http://frasesonline.com/biografia/george_brassens)



Georges Brassens toca a la guitarra "LA MALA REPUTACION" mientras canta Noël Pascal en esta breve version en español del famoso tema.

Robert Capa



"Si tu fotografía no es lo suficientemente buena, es porque no estabas lo suficientemente cerca."

ROBERT CAPA (22 de octubre de 1913 -25 de mayo de 1954)

Robert Capa,seudónimo de Endre Ernö Friedmann, fue el más famoso corresponsal gráfico de guerra del siglo XX.

Robert Capa (Endre Ernö Friedmann) nació en la ciudad de Budapest en el seno de una familia judía que gozaba de una buena posición económica. Su madre era diseñadora de moda y su padre un pensador intelectual con influencias aristocráticas. En Hungría era costumbre en aquella época pertenecer a un círculo de índole artístico o político y Endré entró en uno de ellos, en el que recibió el sobrenombre de "Bandi".


Condenado en su adolescencia a vivir vagando por la ciudad por la instauración del taller de sus padres en la casa, después de que éstos perdieran el local a raíz de la depresión económica de 1929. En estas andanzas conocería a una de las mujeres que más influyó en su vida, y se puede decir que, si no hubiera sido por ella no habría llegado a ser un gran fotógrafo. El nombre de esa mujer era Eva Besnyo, quien desde muy joven tuvo un gran interés por la fotografía. Eva era una de esas personas a las que le parecía más productivo tomar fotografías que hacer sus deberes escolares. En su juventud ya tomaba fotografías con su cámara Kodak Brownie. Ella y su especial gusto por este arte motivaron el primer contacto de Endré con la fotografía. Era muy solicitado por sus amigos, ya que se caracterizaba por ser un joven generoso y leal.

Ya hacia sus florecientes diecisiete años y esperando terminar su vida escolar, Endré conoce a una de esas personas que moldearían su vida, uno de esos buenos amigos que emprendían sus senderos, con excelentes consejos, apoyo económico oportuno, conexiones apropiadas, sugerencias artísticas y concepciones acerca de la vida. Este ilustre personaje se llamaba Lajos Kassák, quien, con tendencias socialistas, se decidió a ayudar a cualquier artista con corrientes constructivistas. Dio a conocer la fotografía como un objeto social mostrando las injusticias del sistema capitalista y presentando trabajos en sus seminarios como los de Jacob Riis y Lewis Hine. En 1929 la situación política iba de mal en peor con la imposición de un gobierno fascista en Hungría, lo que obligó al joven Endré a salir del país junto a la gran masa de jóvenes que se sentían presionados por la falta de un gobierno democrático y garantías económicas.


A los 18 años abandona Hungría, entonces ya bajo un gobierno fascista. Tras su paso por Alemania, viaja a París, donde conoce al fotógrafo David Seymour quien le consigue un trabajo como reportero gráfico en la revista Regards para cubrir las movilizaciones del Frente Popular.

Entre 1932 y 1936, tratando de escapar del nazismo, Endre Friedmann, establecido en Francia, conoce a la fotógrafa alemana Gerda Taro (nacida Gerta Pohorylle) que acabaría siendo su compañera. Para tratar de aumentar la cotización de los trabajos de la pareja a menudo rechazados, se inventan el nombre de un supuesto fotógrafo norteamericano Robert Capa, utilizado ambos indistintamente dicho seudónimo. Este hecho constituye la base de la polémica sobre quién de los dos tomó en realidad algunas de sus fotografías más relevantes.

Al estallar la Guerra Civil Española en julio de 1936, Capa se traslada a España con su novia para cubrir los principales acontecimientos de la contienda española. Implicado en la lucha antifascista y con la causa de la República, estuvo presente, desde ese lado, en los principales frentes de combate, desde los inicios en el frente de Madrid hasta la retirada final en Cataluña.

Siempre en primera línea, es mundialmente famosa su fotografía Muerte de un Miliciano,tomada en Cerro Muriano, en el frente de Córdoba, el 5 de septiembre de 1936. Reproducida en la mayoría de los libros sobre la Guerra Civil, su autenticidad ha sido puesta en cuestión por diversos expertos. A pesar de que un historiador local de Alcoy puso nombre al miliciano, Federico Borrell García, miliciano anarquista, el documental La sombra del iceberg (2007) niega tal atribución con testigos, médicos forenses y documentos del archivo local de Alcoy. Asimismo, muestra lo inconsistente de dicha tesis y aporta nuevas fotos de la secuencia del miliciano que avalan la tesis de la puesta en escena, así como la posibilidad de que la instantánea no la tomara Capa sino su mujer. En enero de 2008 se encontró, según la CNN, una valija perdida por Capa donde están innumerables negativos de tomas que efectuó en la Guerra Civil Española; un tesoro de incalculable valor histórico. Según un artículo publicado en la web de El Periódico, queda de manifiesto que dicho set de fotografías fueron tomadas a 10 kilómetros del frente, en la localidad de Espejo, donde tenían en esas fechas las tropas republicanas su cuartel general de acuerdo al periódico.

Durante la retirada del ejército republicano en la batalla de Brunete, en julio de 1937 Gerda Taro muere al frenar el coche en cuyo estribo viajaba, caer y ser arrollada por el tanque que el conductor intentó evitar. En este tiempo, Capa cubrió también diferentes episodios de la invasión japonesa de China, ya en los prolegómenos de la II Guerra Mundial.

Durante la II Guerra Mundial, está presente en los principales escenarios bélicos de Europa, así desde 1941 a 1945 viaja por Italia, Londres y Norte de África. Del desembarco aliado en Normandía, el 6 de junio de 1944, el famoso día D, son clásicas sus fotografías tomadas, junto a los soldados que desembarcaban en la propia playa denominada Omaha en la terminología de la operación. Plasmó asimismo en imágenes la liberación de París. Huston Hu Riley fue el fotógrafo que retrató ese momento. Con motivo de su trabajo durante este conflicto, fue galardonado por el general Eisenhower con la Medalla de la Libertad.

En 1947 creó, junto con los fotógrafos Henri Cartier-Bresson, Rodger, Vandiver y David Seymour, la agencia Magnum Photos, donde Capa realizó un gran trabajo fotográfico, no solo en escenarios de guerra sino también en el mundo artístico, en el que tenía grandes amistades, entre las que se incluían Pablo Picasso, Ernest Hemingway y John Steinbeck.

En 1954, encontrándose en Japón visitando a unos amigos de antes de la guerra, fue llamado por la revista Life para reemplazar a otro fotógrafo en Vietnam, durante la Primera Guerra de Indochina. En la madrugada del 25 de mayo, mientras acompañaba a una expedición del ejército francés por una espesa zona boscosa, pisó inadvertidamente una mina y murió, siendo el primer corresponsal americano muerto en esta guerra y terminando así una azarosa vida profesional, guiada por una frase que popularizó: "Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente." (Fuente: Wikipedia)




LA MALETA MEXICANA

En 1939, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, desaparecieron del estudio que Robert Capa tenía en París unos negativos de la Guerra Civil Española. Casi setenta años después, al término de un misterioso viaje a través del sur de Francia, llegaron a Ciudad de México más de un centenar de rollos de película, no sólo de Robert Capa, sino también de Gerda Taro y Chim (David Seymour), tres de los principales fotógrafos de la contienda española. El conjunto de los negativos, conocido como La Maleta Mexicana, proporciona una amplia, rica y exclusiva panorámica de una guerra que cambiaría el curso de la historia europea, y constituye además un hallazgo de valor incalculable por su aportación a la evolución de la fotografía bélica. Hoy se conserva en la colección del International Center of Photography, en Nueva York.


Pau Casals



"La música es la manera divina de contar cosas poéticas y bellas al corazón."

PAU CASALS (29 de diciembre de 1876 - 22 de octubre de 1973)
 
 
 

Pau Casals ha sido uno de los mejores violonchelistas del siglo XX, reconocido internacionalmente como uno de los mejores intérpretes y directores de orquesta de su tiempo.

Nacido en El Vendrell el 29 de diciembre de 1876, mostró ya desde la infancia una gran sensibilidad para la música. Su padre, también músico, le transmitió los primeros conocimientos musicales, que Pau Casals amplió con estudios en Barcelona y Madrid. Con sólo veintitrés años, inició su trayectoria profesional y actuó como intérprete en los mejores auditorios del mundo. Como intérprete, aportó cambios innovadores en la ejecución del violonchelo, introduciendo nuevas posibilidades técnicas y expresivas en este campo. Como director, buscaba también la profundidad expresiva, la esencia musical que él alcanzaba con el violonchelo. Además, Pau Casals ejerció de profesor y fue un gran compositor, entre cuyas obras destaca el oratorio El Pesebre, que se convirtió en un verdadero canto a la paz.

El desenlace de la Guerra Civil Española lo obligó a marchar al exilio y a residir, primero, en Prada de Conflent (Francia) y, después, en San Juan de Puerto Rico.

Paralelamente a su extraordinaria carrera como músico, Pau Casals mantuvo siempre una incansable dedicación a la defensa de la paz y de la libertad. Sus numerosos conciertos benéficos, su implicación en acciones humanitarias y sus diversas intervenciones en las Naciones Unidas lo caracterizaron como un hombre de paz.

Pau Casals murió en 1973 a los noventa y seis años en San Juan de Puerto Rico. En la actualidad, sus restos descansan en el cementerio de El Vendrell.
(Fuente:http://www.paucasals.org/es/PAU-CASALS-biografia/)




EL CANT DELS OCELLS (El canto de los pájaros, en castellano) es una canción popular catalana, de origen desconocido y tradicional de Navidad. La letra gira alrededor del nacimiento del niño Jesús.

Aun cuando se desconoce el nombre del autor original, es común que se asocie con la figura del ilustre violonchelista catalán Pau Casals principalmente después de que la adaptara y tocara en numerosas ocasiones, entre las cuales destaca la interpretación de la misma en la sede de las Naciones Unidas, donde también estaba invitado como conferenciante.

En Cataluña es típico honrar a los difuntos ilustres con una despedida silenciosa mientras se escucha el violonchelo de Pau Casals, ya sea en el ámbito político como en los campos de fútbol.

Durante la guerra de sucesión española, se usó una versión del mismo como himno por parte de los partidarios del archiduque Carlos de Austria



En veure despuntar el major lluminar en la nit més ditxosa,

els ocellets cantant a festejar-lo van amb sa veu melindrosa.

Al ver despuntar el mayor resplandor en la noche más dichosa

los pajaritos van a cantarle con su melosa voz


L'àliga imperial pels aires va voltant, cantant amb melodia,

dient: 'Jesús és nat per treure'ns de pecat i dar-nos l'Alegria'.

El águila imperial va por los aires, cantando con melodía,

diciendo: Jesús ha nacido para librarnos del pecado y darnos la Alegría


Respon-li lo pardal: 'Esta nit és Nadal, és nit de gran contento'.

El verdum i el lluer diuen, cantant també: 'Oh, que alegria sento!'

Le responde el gorrión: Esta noche es Navidad, es noche de gran contento.

El verderón y el lúngano dicen, cantando también: ¡Oh, qué alegría siento!


Cantava el passerell: 'Oh, que formós i que bell és l'Infant de Maria!'.

I lo alegre tord: 'Vençuda n'és la mort, ja neix la Vida mia'.

Cantaba el pardillo: ¡Oh, qué hermoso y qué bello es el Hijo de María!

Y el tordo alegre: Vencida ha sido la muerte, ya nace mi Vida


Cantava el rossinyol: 'Hermós és com un sol, brillant com una estrella'.

La cotxa i lo bitxac festegen el manyac i sa Mare donzella.

Cantaba el ruiseñor: Es hermoso como un sol, brillante como una estrella.

El colirrojo y la tarabilla celebran la criatura y su Madre doncella


La garsa, griva i gaig diuen: 'Ja ve lo maig'. Respon la cadernera:

'Tot arbre reverdeix, tota planta floreix, com si tot fos primavera'.

La graza, el zorzal y el arrendajo dicen: Ya viene el mayo. Responde el jilguero:

Todo árbol reverdece, toda planta florece, como si todo fuese primavera.