Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 17 de octubre de 2012

Doctor en Alaska (Nothern Exposure).- Personajes y frases



(1990-1995)

"Coges la carretera y te diriges al norte, sin destino fijo (...), y justo cuando crees que has perdido contacto con todo lo real, te encuentras con Cicely, Alaska".

"Brindo por los tiempos pasados, por mi propia crisis a la edad de 22 años, mi año perdido...

Por el exceso, el olvido, el fracaso y la ceguera."(Chris)


"Einstein dijo que Dios no juega a los dados con el Universo, pero, qué sé yo, quizás no en su totalidad, sólo en la trastienda de las personas." (Chris)

“-¿Dónde viven sus hijos ahora?
-Rudy está en Portland, conduce un camión y en su tiempo libre escribe poesía pastoril y Matthew... ese chico era una promesa.
-¿Qué le pasó?
-Está en Chicago, se hizo banquero.
-Lo siento.”

“Oye, sube al coche, yo conduciré. Tú siéntate detrás y aúllale a la luna.”


“- (Joel) Eso es el cine, Ed. La realidad….

- (Ed) No gracias.”


" Según lo veo, da igual que estés aquí 4 años o 4 semanas. El hecho es que estás aquí ahora y cuando estás en un sitio tienes que vivir al máximo, porque no se trata de cuánto tiempo se está en un sitio, si no de lo que uno hace mientras está allí y, cuando uno se marcha saber que ese sitio ha mejorado durante su estancia"


"Ahí va el mensaje del día. Prestad atención porque es muy importante. Cepillaos los dientes, alimentaos bien, tomaos las vitaminas y usad calzado suave. Los homo sapiens llevamos una mochila bastante pesada: la conciencia. Y todos sabemos que un día nos van a pedir que nos bajemos del tiovivo. Más vale tener un cadáver bien parecido. ¿Y qué es lo que debemos hacer? ¿Adelantar un trailer con la moto o darnos de bruces con una hipoteca de treinta años? La eterna lucha." (Chris)




“- El sexo debería ser salvaje.
- ¿Salvaje?
- Sin reglas, y libre. Somos animales ¿no? Al final, básicamente, todos somos lobos con piel de cordero. Siempre quería más…
- ¿Más?
- Si… No la frecuencia, no me refiero a la frecuencia, aunque también sería estupendo, pero… yo quiero más intensidad. Quiero poder salir de mi, fuera de mi piel. Quería que el sexo fuera como arrancar la vida de las fauces de la muerte.
- Wow
- ¿Está bien?
- ¿Por qué?
- Estamos a bajo cero y está empezando a sudar.”

(Diálogo entre Joel Fleischman y Maggie O’Connell)




Esta a veces estrafalaria, surrealista y original serie narraba, a lo largo de sus seis temporadas, las peripecias de un joven doctor, urbanita, judío y neoyorquino, obligado a pasar varios años de su vida ejerciendo su profesión en el remoto (y ficticio) pueblo de Cicely, Alaska (Roslyn, Washington en la realidad), y teniendo que convivir con
sus peculiares y excéntricos residentes.

El motor del relato, a lo largo de sus seis temporadas, son las peripecias surgidas entre los ciudadanos de tan peculiar lugar, así como el contraste de la visión racional y científica del doctor frente a la naturaleza agreste y salvaje del territorio y las diversas mentalidades de los habitantes del mismo.

La mayor parte de los arcos argumentales de la serie recaen sobre los personajes, sus caracteres y personalidades, prevaleciendo la dramaturgia, el diálogo y la labor actoral sobre la pura acción o los giros, más o menos impactantes, del guion.
Los personajes principales de la serie son:

Joel Fleischman (Interpretado por Rob Morrow)
Doctor en Medicina, judío, neoyorquino, cosmopolita, destemplado y neurótico. Joel Fleischman es, en principio, el personaje central de la serie. Realiza sus estudios de medicina gracias a una beca a cambio de ejercer durante cuatro años como profesional en Alaska. Pero lejos de la comodidad del Hospital General de Anchorage, donde se supone que debería ocupar su plaza, es enviado al remoto pueblo de Cicely. El desarrollo cómico y dramático de la serie se centrará en sus comienzos en la confrontación entre el racionalismo extremo y descreído de Fleischman y la visión más peculiar, comunitaria y sosegada de los habitantes del pueblo, y en especial en la relación de continuo amor/odio que establecerá con Maggie O'Connell. Sin embargo, como era de esperar, la experiencia de vivir en Cicely creará en Joel toda clase de dudas sobre sus hasta entonces seguras convicciones, obligándolo a replantearse sus esquemas vitales y convirtiéndolo, en última instancia, en un "cicelyano" más.

Maggie O'Connell (Interpretada por Janine Turner)

Maggie O'Connell es una apasionada, atractiva, feminista, independiente, y a veces también algo neurótica piloto de avioneta, medio de transporte vital para moverse por los inhóspitos terrenos de Alaska. Que complementa sus ingresos con su actividad como casera de varias edificaciones en el pueblo (entre las que se encuentra, cómo no, la cabaña de Joel).
Además tiene un activo papel en el funcionamiento del pueblo, donde sirvió como alcaldesa durante una legislatura. Llegó a Cicely escapando de la vida que le esperaba como miembro de una muy pudiente familia de empresarios de Grosse Pointe, Míchigan. Su futuro, como se le supone a una chica de su posición, estaba predestinado a las fiestas y veladas de alta sociedad, a la inevitable boda con alguien de su mismo rango y a ver crecer sus hijos y nietos en la mansión familiar. Nada de esto encajaba con la necesidad de libertad y aventuras de la joven Maggie, que aprovechó la primera oportunidad que tuvo para escapar a Alaska con su primer novio, que estaba escribiendo un libro sobre montañismo. Tanto éste como los siguientes novios de Maggie murieron en extraños e improbables accidentes, lo que ayudó a crear la leyenda de "la maldición de O´Connell", tema recurrente en la serie y que se entrecruzará también en su tormentosa relación con Fleischman.
Víctimas de su maldición son: Dave: Se durmió bajo un glaciar y murió congelado.
Harry: Comió una ensalada de patata en mal estado durante un pícnic.
Bruce: Accidente de pesca sin identificar.
Glen: Se equivocó de carretera (conduciendo un Volvo, según Chris Stevens) y acabó en un campo de pruebas para misiles.
Rick: Le cayó encima un satélite cuando acampaba.

Chris Stevens (Interpretado por John Corbett)





Locutor de la radio local K-OSO (KBHR) propiedad de Maurice Minnifield. Stevens es un ex convicto de West Virginia con un pasado manchado por delitos menores y totalmente reinsertado. Es un personaje culto y sincero que ejerce de filósofo condensando grandes ideas sobre los sucesos que acontecen en cada capítulo, haciendo en ocasiones de narrador. Cuando estuvo en la cárcel respondió a un anuncio de la revista Rolling Stone que le dio el título de sacerdote, lo que le habilita para ser el párroco "no oficial" de Cicely, si por tal se entiende oficiar bodas, entierros y bautizos, siempre con su particular estilo. Todos los varones de su familia mueren jóvenes (en torno a los 40 años) por lo que pasó la crisis de la mediana edad a los 20.

Ed Chigliak (Interpretado por Darren E. Burrows)

Ed es un joven que fue hallado abandonado por los nativos. A pesar de su apariencia (Pelo largo, chupa de cuero...) es un personaje muy tierno y reflexivo. Su actitud humilde y ligeramente introvertida esconde una gran inteligencia. Aficionado al cine, se cartea con importantes directores como Woody Allen, Steven Spielberg o Martin Scorsese, dándole éstos, en ocasiones, consejos para sus propios proyectos en los que involucra a los ciudadanos de Cicely.

Maurice Minnifield (Interpretado por Barry Corbin)

Propietario de la emisora de radio y periódico local, además de muchas hectáreas de tierra, este ex-astronauta llegó a Cicely 20 años antes del comienzo de la serie, convirtiéndose en la persona más pudiente del pueblo y gran amigo de Holling Vincoeur. Es un personaje con fuerte carácter, ideas muy conservadoras y prepotentes, convencido de que el desarrollo de Cicely pasa por sus manos.

Holling Vincoeur (Interpretado por John Cullum )

Descendiente de una familia de malvados aristócratas franceses (pasado del que reniega), procede de Québec. Es el propietario del Brick, bar y centro de la vida social de Cicely. Lo regenta junto a su compañera sentimental Shelly Tambo, mucho más joven que él. Además, ejerce como alcalde en las dos primeras temporadas. Antes de asentarse, Holling vivía en constante aventura en los bosques y montañas de Alaska como trampero, tiempo en el que conoció a su gran amigo Maurice Minnifield. Todos los varones de su familia mueren en torno a los 120 años, por lo que pasa la crisis de la mediana edad en torno a los 60, poco antes de engendrar con Shelly a su única hija, Miranda.

Shelly Tambo (Interpretada por Cynthia Geary)

Llega a Cicely de la mano de Maurice Minnifield tras ganar el concurso de "Miss Paso del Noroeste" con la intención de casarse con él, pero al poco de conocer a Holling Vincoeur se decide por éste creando tensión entre los dos amigos. Es un personaje inocente e ingenuo que alterna madurez con inmadurez.

El personaje, según estaba previsto originalmente, sería descendiente de nativos americanos, hasta que le llegó el turno a Cynthia Geary en el casting. Su actuación fue tan convincente que la seleccionaron aunque tuvieran que cambiar los orígenes del personaje.

Marilyn Whirlwind (Interpretada por Elaine Miles)


Trabaja como recepcionista en la consulta del Dr. Fleischman, al que desquicia con sus silencios y sus respuestas monosilábicas y directas. Es muy relajada, tranquila y parece que no hay lugar en ella para la duda.


 Video con una de las maravillosas reflexiones de Chris, el locutor-filósofo

Montgomery Clift


 
"Mire, yo no soy raro. Sólo estoy tratando de ser un actor, no una estrella de cine,un actor"

MONTGOMERY CLIFT (17 de octubre de 1920 - 23 de julio de 1966)





Edward Montgomery Clift  fue un actor estadounidense nominado a los premios Óscar, Globos de Oro y BAFTA.

Clift nació en Omaha, Nebraska, hijo de Ethel Fogg (adoptada por los Fogg) y de William Brooks Clift, un banquero proveniente del Sur. Tenía una hermana melliza, llamada primero Roberta pero a la que después le cambiaron el nombre para llamarse Ethel, y un hermano mayor, Brooks, ex marido de Eleanor Clift, la columnista y comentarista política.

La historia de su madre, a la que llamaban "Sunny" marcó su infancia. Sunny había sido adoptada por los Fogg y supo a los 18 años por el doctor Edward E. Montgomery que sus verdaderos padres eran Woodbury Blair y María Anderson. Los Blair y los Anderson eran acaudaladas familias entre los que se encontraban políticos y generales de la Guerra de Secesión. Sunny luchó toda su vida para que la reconocieran y educó a sus hijos para que fueran reconocidos. En 1928, Monty, como era conocido, embarcó con sus hermanos y su madre en viajes a Europa.

Con su aparición en Broadway a los trece años, Clift obtuvo éxito en los escenarios y actuó allí durante diez años antes de viajar a Hollywood, debutando en Río Rojo (1948), con John Wayne.
Montgomery Clift en Yo Confieso.

También en 1948, Clift fue nominado a un premio Óscar al mejor actor por su interpretación en La Búsqueda. Desde entonces, asentaría un nuevo modelo de actor protagonista: sensible, emocional y con una belleza melancólica, el tipo de hombre que una mujer querría cuidar. Su carrera estuvo repleta de éxitos, interpretando muchos papeles nominados al Óscar y convirtiéndose en un ídolo por su presencia y atractivo. Sus escenas de amor con Elizabeth Taylor en Un lugar en el sol (1951) establecieron un nuevo estándar para el romance en el cine. Sus papeles en De aquí a la eternidad (1953), donde interpreta al soldado de infantería Robert E. Lee Prewitt, y en El baile de los malditos (1958) son considerados los más característicos de su carrera. Según parece, Clift rechazó los papeles protagonistas en El crepúsculo de los dioses (1950) y Al este del Edén (1955).

Clift y su rival en la pantalla, Marlon Brando, que casualmente nació en la misma ciudad – Omaha, Nebraska - fueron conocidos popularmente en Hollywood como “Los gemelos de oro”, por su rápido ascenso al estrellato.
[editar] Accidente de coche

El 12 de mayo de 1956, mientras filmaba El árbol de la vida, su coche se empotró contra un poste de teléfono tras salir de una fiesta en casa de Elizabeth Taylor, co-protagonista de la película y una de sus mejores amigas desde que rodaron juntos Un lugar en el sol. Avisada por su amigo Kevin McCarthy, que había presenciado el accidente, Taylor corrió hasta el lugar y salvó a Clift de morir ahogado extrayéndole dos dientes que se le habían clavado en la garganta. Clift fue sometido a cirugía plástica y fue Elizabeth Taylor quien evitó que la prensa molestara al actor durante su estancia en el hospital y evitó que se le fotografiase hasta que su cara fue correctamente tratada y reconstruida. Volvió tras unas semanas para terminar la película. Ambas caras de Clift, antes y después, aparecen claramente en la película. Desde antes del accidente, Clift abusaba del alcohol y los calmantes. Después del accidente siguió en una espiral de autodestrucción que se considera el "suicidio más largo vivido en Hollywood". Él y Liz Taylor, a quien llamaba Bessie Mae, fueron grandes amigos hasta su muerte.


El accidente de coche aceleró el camino hacia su autodestrucción con el abuso de sustancias ilegales. En su primera película desde el accidente, Clift protagonizó Río salvaje (1960), junto con Lee Remick, un film incluido en el Registro Nacional de los Estados Unidos. También coprotagonizaría Vidas rebeldes en 1961, que resultaría ser la última película de Marilyn Monroe y Clark Gable. Su estilo de vida autodestructivo estaba arruinando su salud. Universal lo demandó en 1962, durante la grabación de Freud (Pasión secreta) por sus frecuentes ausencias. El caso se resolvió fuera de los juzgados ; el éxito de taquilla de la película resultó beneficioso para ambas partes.

Clift recibiría una última nominación a los Óscar como mejor actor de reparto en ¿Vencedores o vencidos? (1961), en un papel de siete minutos. También participaron Spencer Tracy, Marlene Dietrich, Maximilian Schell, Burt Lancaster y Judy Garland. El director, Stanley Kramer, escribiría en sus memorias cómo Clift no conseguía recordar sus líneas, a pesar de que sólo salía en una escena: «Al final le dije ‘Mira, Monty, olvídate de las líneas. Tú estás en el estrado. El fiscal te dice algo, y luego el abogado de la defensa te ataca con dureza, y tú echas un vistazo al guion y sueltas una palabra. Eso estará bien. Di lo que sea, en realidad no importa. Simplemente vuélvete hacia Tracy cuando quieras e improvisa algo. Estará bien porque eso mostrará la confusión de tu personaje.’ Él pareció calmarse. Nunca seguía el guion al pie de la letra, lo que dijera siempre encajaba perfectamente, y finalmente lo hizo tan bien como yo esperaba».
[editar] Muerte

Montgomery Clift murió el 23 de julio de 1966 a los 45 años por complicaciones de salud debidas a su adicción al alcohol y a las drogas. Se encontraba en su apartamento de la calle 61, situado en el Upper east side neoyorkino (conocido como el brownstone). Supuestamente, su asistente le oyó decir sus últimas palabras cuando lo llamó para que saliese de su habitación, preguntándole si quizá le gustaría ver Vidas rebeldes en la televisión, a lo que Clift contestó con rotundidad: "No, en absoluto". Fue enterrado en el Cementerio Quaker, Prospect Park, Brooklyn.

En el Paseo de la Fama de Hollywood, Clift tiene una estrella en el 6104 de Hollywood Blvd.(Fuente:Wikipedia)





Judgment at Nuremberg es el título original de una película realizada en 1961 por Stanley Kramer y producida por Philip Langner, cuyo título en español es ¿VENCEDORES O VENCIDOS? en España o El juicio de Nuremberg en Hispanoamérica.

La película, originalmente escrita para televisión, se centra en los históricos juicios de Núremberg, realizada con la perspectiva que confieren 15 años transcurridos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Desarrolla en tal crucial momento la posición de determinadas personas, en especial jueces que aplicaban la ley nazi durante el Tercer Reich de Alemania, subyaciendo el dilema histórico de la posible responsabilidad del pueblo alemán con respecto al Holocausto. El juicio que desarrolla la película está basado en el verídico «caso Katzenberger» en el cual un hombre judío fue acusado de «relación impropia» con una mujer aria y sentenciado a muerte en 1942.
Montgomery Clift fue candidato al Oscar al mejor actor de reparto por esta película.

Carta de Hermann Hesse a su esposa Ninon



Hermann con su esposa Ninon en Casa Rossa, 1931


A NINÓN HESSE

Zürich, abril de 1928.

Hoy he dado un pequeño paseo antes de comer, uno de esos comunes y ridículos paseos de ciudad, por el muelle y a lo largo de las instalaciones del lago de Zürich, hasta las jaulas de los pájaros, donde las aves multicolores pían y retozan, divertidas de que ningún hombre pueda adivinar sus nombres,escritos en las tablillas o carteles allí adosados de un modo que solo da origen a confusiones. A uno de ellos pude oírle cantar claramente: O wie gut, dass niemand weiss,dass ich "Blauer Astrild" heiss'! (Oh qué bien que nadie sepa que me llamo "Astrild azul'' ) Había allí unos pequeños pájaros de fábula, color azul claro e intenso, venidos de África, irisados como las pequeñas mariposas multicolores que pueblan en el estío las altas montañas y regalan sus visos tornasolados cuando se posan en el regato para beber o emprenden el vuelo en bandadas cuando se pasa junto a ellas. Ante estos pájaros pensé en ti porque sé que también te gustan y porque todos ellos han sido contemplados y amados por tus ojos claros y bondadosos.Lucía el sol, pero soplaba un frío cierzo; disfrutamos de una primavera para los ojos, no para la piel. Sin embargo ha sido un día feliz, en primer lugar por los pájaros y también porque esta mañana ha llegado muy escaso correo después...,imagínate: cuando paso por delante del Palacio de la Música, veo un cartel con el programa del concierto de esta tarde, y ¿qué dirás que anuncian? ¡La más hermosa de todas las sinfonías de Mozart, la preferida entre todas por mí, la sinfonía en sol menor, cuyo primer tiempo comienza con tan prodigioso y placentero gozo, mientras el segundo lo hace lleno de una misteriosa tensión! Es ya la tercera vez en lo que va de año que oigo esta obra, todas en distinto lugar,con diversos directores y diferentes orquestas; cada vez fue un hallazgo casual,hecho de paso y cada vez, también, una señal de felicidad.(1)

.Después del gran paseo por las orillas del lago, y ya en casa, di el pequeño paseo de los ojos a través de mi habitación, deambulé lentamente por el minúsculo jardín de cactus, estuve diez minutos en Méjico, entre los euforbios y me detuve un minuto ante nuestra Urania verdeoro, la mariposa mágica de Madagascar. Imagino que tú tendrás ocasión de ver todos los días, allá en París, muchas cosas hermosas; pero estoy seguro de que no pueden serlo más que nuestra Urania. Y con las mariposas también se puede hablar francés.Acaba de aparecer un nuevo libro mío, titulado "Crisis" . Tu ejemplar espera tu llegada en Tessino. Para mí, como siempre, llega demasiado tarde su aparición y ahora deberé escuchar reproches y alabanzas de mis amigos sobre cosas que fueron para mí actuales e importantes hace tres años y que hoy han dejado ya de serlo desde hace tiempo. Y esos amigos que hoy se muestran enojados contra el libro me dirán dentro de cinco o seis años (mientras vuelven a irritarse contra mí por mi última obra), que voy cada vez más cuesta abajo, y que debería hacer un esfuerzo y escribir nuevamente algo tan lindo como fue aquel viejo Crisis. .Pero esto no te interesa nada y sé que deseas conocer en qué trabajo actualmente. Pues sí, yo también desearía saberlo, pero es cosa que escapa a todas mis investigaciones. En cosas como estas no conviene ser demasiado curioso; por lo demás, me sucede que suelo despertarme por la noche, en medio de algún sueño olvidado, y entone creo saber con exactitud que ese sueño era precisar en la nueva obra que intento crear... Pero nunca sé más acerca de ella.Pese a todo, naturalmente, soy trabajador y aplicado. Si yo no fuese en el fondo un hombre harto laborioso, no se me hubiese ocurrido jamás la idea de elaborar cánticos de alabanza y teorías acerca del ocio. Los perezosos geniales, los perezosos natos, nunca han hecho cosa semejante, que yo sepa.De momento, esto es, desde anteayer, vuelvo a dedicar muchos ratos a mi cuaderno de dibujo. Tú sabes que este es mi trabajo predilecto y que por mi gusto dedicaría la mitad de mis jornadas a esta ocupación hermosa, juguetona y fantástica. Pero no hay tanta gente rica como se cree. Hoy día, cualquier muerto de hambre anda por el mundo tan elegante y atildado que se le podría tomar por un consejero de comercio; pero de todos los miles de personas que se hacen un traje cuatro o cinco veces al año, apenas media docena son lo bastante ricos y están de verdad tan acostumbrados a lo hermoso y delicado como para ocurrírseles no solo abonarse a un par de revistas o mantener en casa un papagayo o unos peces de adorno, sino también adquirir de un poeta poemas manuscritos por su autor e ilustrados con dibujos a todo color, hechos de propio puño por él mismo. No; muy pocos son los que tienen tales ideas. La mayoría de la gente rica no suele tener ni siquiera ideas.Pero he aquí que ha venido uno, un caballero extremadamente simpático, que había oído hablar de mis manuscritos y dibujos, y ha solicitado un cuaderno con doce poesías manuscritas y dibujos en color. Así, pues, durante unos días no soy un ocioso desocupado, sino un empleado favorecido con un pedido, y como tal me siento. Si no estuviese lleno hasta rebosar de este orgullo, si no me sintiese feliz por causa de este pedido, tampoco hubiese llegado a vivir los diversos sucesos dichosos de este día, ya que los tales solo acuden a quien tiene imán en el bolsillo. Y no hubiese oído hablar a la azul Astrild de África ni tampoco el amigo Andrea (1) dirigiría esta tarde la sinfonía en sol menor.Así, pues, hoy me he sentado lo mismo que ayer ante mi escritorio, tan bien conocido por ti, teniendo a mi lado las pequeñas paletas de acuarela y el vaso de agua y durante algunas horas he ido sacando de mis carpetas los poemas que más me agradaban en este día y pintando una viñeta en cada uno de ellos.

He pintado ya dos pequeños paisajes del Tessino, uno de ellos con un árbol pelado y un campanario, y el otro con el monte San Giorgio al fondo. Y ahora me propongo escoger una nueva hoja en la cual pienso pintar una corona de flores, a todo color, o al menos con todos los colores de que dispone mi paleta,aunque predominará el azul. Las flores las saco en parte de la memoria y en parte las invento. Hace años ya inventé una flor que existe en realidad. Fue para mi amada de entonces (cuando tu luna no había despuntado aún) y me esforcé en inventar una flor linda y singular. Un par de días después descubrí aquella misma flor en una tienda de flores: se llama  gloxinia, un nombre un tanto pretencioso, sí; pero era exactamente la flor que yo había imaginado.

¿Qué más cosas podría contarte? Ah, sí; ayer me ocurrió una cosa absurda al teléfono. Me disponía a llamar a un amigo y gesticulaba ya con el aparato, concierto éxito, ansioso de saber si las maravillas de la técnica se sentirían hoy inclinadas o no a demostrar su eficacia. Bien; el caso es que me dieron la comunicación solicitada, me envolvió la usual y lejana música de campanas y al fin se acercó alguien al teléfono; era una criada, y yo la rogué que llamase el señor. Corrió ella y durante algunos momentos reinó la calma, pero en seguida comenzó a ladrar un perro en aquella remota casa con la cual estaba yo comunicando, un perro con una hermosa voz de barítono, que muy bien podía ser un perro de aguas joven todavía. Ladraba y ladraba y así siguió durante cinco, durante diez minutos, haciéndome dudar varias veces de si se trataría de un vulgar ratero en lugar de un perro de aguas. La cosa era, de todos modos bastante enigmática, porque hasta el día de la fecha mi amigo no ha tenido nunca perro. Al fin, tras de una espera terriblemente larga y unos ladridos no menos inacabables, alguien se precipitó en la habitación, regañó al perro,furioso, moderó luego su voz y preguntó qué deseaba yo. Pero no llegó a enterarse de mis deseos, porque inmediatamente se evidenció que me habían comunicado equivocadamente.La vida sin ti transcurre magníficamente; por ello, tómate todo el tiempo que necesites. La mayoría de las veces estoy en compañía de personas encantadoras,ya sean pájaros, flores o mariposas y por las tardes bebo un poco de buen coñac,que ahora dura mucho más tiempo desde que no estás tú para beberlo conmigo;figúrate que todavía bebo de la misma botella que abrimos el día que te marchaste. Y cuando regreses, te regalaré una cosa que no puedes adivinar, ni yo tampoco todavía; pero ya se me ocurrirá.Deambular de este modo por la ciudad, sin ojos - porque te los has llevado tú -,es terriblemente aburrido. Cuando brilla el sol y alguien me encarga un manuscrito ilustrado, y vienen días felices como el de hoy, la cosa se puede resistir. Pero cuando llueve, y no canta ningún pájaro, y tú estás tan lejos, tan lejos, la vida tiene muy poco valor.

(1) Se refiere al director de orquesta Volkmar Andrea.

Persépolis.-(Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud, 2007) Fragmentos del guion




"Teníamos tantas ganas de ser felices que acabamos olvidando que no eramos libres."

"Era extranjera en Austria y ahora soy extranjera en mi país."

"Escúchame, no me gusta sermonear pero te daré un consejo que te servirá para siempre: en la vida te encontrarás a muchos gilipollas. Si te hacen daño piensa que es su estupidez la que les impulsa a hacerte daño, así no responderás a su maldad... porque no hay nada peor en el mundo que la amargura y la venganza. Sé siempre digna e íntegra contigo misma."




"No olvides nunca quién eres ni de dónde vienes."

"La abuela durmió con nosotros. Se ponía jazmines en el sostén todas las mañanas para oler bien. Cuando se desvestía, las flores caían de sus pechos. Era mágico. "

"La mitad del país es analfabeta. Solo el nacionalismo y la religión pueden unir a la gente. "


"Nada había cambiado, pero yo sabía que nada sería como antes. "



"- No debe correr así. Cuando corre, su trasero hace movimientos impúdicos.
- ¡Entonces no me miren el culo! "

 "Se le arruinó la vida, pero aún puede reír."

"El miedo nos duerme la conciencia. Nos convierte en cobardes. "

"Es fácil estar enamorada tres horas a la semana. No cuando se comparte una casa."

Rita Hayworth



"Te interesa saber lo mucho que te odio?. Te odio de tal modo que buscaría mi perdición para destruirte conmigo". Rita Hayworth (Gilda)


RITA HAYWORTH (17 de octubre de 1918 —  14 de mayo de 1987)






Margarita Carmen Cansino, mejor conocida por su nombre artístico de Rita Hayworth, fue una de las actrices más emblemáticas de la época dorada del cine estadounidense. Además de ser símbolo sexual indiscutible de la década de 1940, es considerada como una de las grandes estrellas del Séptimo Arte.

Hija del bailarín Eduardo Cansino, natural de Castilleja de la Cuesta, pero nacido en el seno de una familia originaria de Paradas, (Sevilla, España), y de Volga Hayworth, una bailarina de los Ziegfeld Follies, de origen irlandés e inglés.Su padre era pariente del escritor Rafael Cansinos Assens, quien descubrió sus orígenes judíos sefardíes.

Rita empezó su carrera como bailarina junto a su padre, con su nombre real, a la temprana edad de 13 años.

Llegó a Hollywood en 1933 como miembro del Spanish Ballet y pudo empezar a filmar gracias a la ayuda del eximio compositor José Iturbi y a las influencias del diplomático español en Estados Unidos, Lázaro Bartolomé y López de Queralt.[2] Desde 1935 participó como actriz en papeles secundarios, realizando muchas películas de serie B en las que sobre todo destacó por sus dotes para la danza y por su elegante aspecto. De esta etapa destaca la película Charlie Chan en Egipto (1937), de Louis King, película perteneciente a la saga dedicada al célebre detective oriental, en la que trabajó junto a Warner Oland, que encarnaba a Chan.

Fue su marido, por aquel entonces Edward Judson, quien la lanzó al estrellato, convirtiéndola en su mejor inversión personal. Judson le consiguió un contrato con Columbia Pictures, productora que necesitaba de estrellas importantes y a quien la actriz acabaría colocando entre las primeras compañías cinematográficas, reportándole a la empresa millonarios ingresos sólo con su presencia. «Rita Hayworth es la Columbia», dijo Frank Sinatra. Para entonces, Harry Cohn, magnate de la productora, se enamoró de ella. La presión y las disputas por este motivo entre la actriz y el productor, darían mucho que hablar entre los profesionales de la industria, y él estuvo toda la vida obsesionado con ella, quien no respondió nunca a sus requerimientos amorosos.

Su primer papel importante fue como actriz secundaria en la película: Sólo los ángeles tienen alas (1939), de Howard Hawks, lo que hizo que la crítica cinematográfica se empezara a fijar en ella. Ella poseía una personalidad tímida y bondadosa, que contrastaba con su fuerza y enorme impacto en la pantalla; en este film, compartió cartel con Cary Grant, Jean Arthur y Thomas Mitchell. Luego rodó una comedia junto a Brian Aherne: Una dama en cuestión (1940), de Charles Vidor.

Rita ingresó triunfante en la Twenty Century Fox (compañía que años atrás la había rechazado), reclamada por el director Rouben Mamoulian, para interpretar a Doña Sol en la superproducción basada en la novela de Vicente Blasco Ibáñez, Sangre y arena (1941), junto a Tyrone Power y Linda Darnell. Esta película significó su lanzamiento como sex symbol indiscutible durante toda una década. Su carrera la convirtió en una de las grandes estrellas de su época y en la actriz mejor pagada del cine.

Luego intervino en dos comedias musicales de amplio eco popular, junto a Fred Astaire: Desde aquel beso (1941), de Sidney Lamfield, y Bailando nace el amor (1942), de William A. Seiter. Estos éxitos y su talento la llevaron a protagonizar un musical ya clásico, Las modelos (1944), de Charles Vidor, junto a Gene Kelly y Phil Silvers, filme innovador en su día, al trasladar los números de baile de salón a ambientaciones callejeras. En esa época rodó The Strawberry Blonde (1941), de Raoul Walsh, junto a James Cagney y Olivia de Havilland; Mi mujer favorita (1942), de Irving Cummings una cinta de corte biográfico junto a Victor Mature y Carole Landis; y Esta noche y todas las noches (1945), de Victor Saville, un musical que fluctúa entre la comedia y el drama de tono menor, junto a Lee Bowman y Janet Blair.

No obstante, su fama como mito erótico se consolidó con Gilda (1946), de Charles Vidor, una de las grandes películas del cine negro, en la que Rita protagoniza dos escenas ya míticas: una sugerente interpretación musical de "Put the blame on mame", con un striptease tan explosivo como breve (se quita un guante), y una bofetada. Estas imágenes fueron consideradas demasiado atrevidas en algunos países, que censuraron el filme, que a pesar de ello consiguió récords de taquilla en todo el mundo. La bofetada se convertiría en la más famosa de la historia del cine estadounidense, y le fue propinada a Rita por su pareja en el film, Glenn Ford, en respuesta a la que ella le había dado a él momentos antes.

La película fue un escándalo, y en países como España fue considerada "gravemente peligrosa" por la Iglesia Católica, debido a la famosa escena musical donde se quita un guante. Esta película la hizo inmensamente famosa, hasta el punto de que se colocó su imagen en la bomba atómica de pruebas arrojada por Estados Unidos sobre las Islas Bikini. Dado el carácter pacifista de la actriz, este hecho la indignó profundamente. También ocasionó una histérica expedición a la Cordillera de los Andes, a fin de enterrar allí una copia de la película, para que se conservase en caso de un desastre nuclear.

Este momento de fama internacional también coincide con una de sus crisis en lo personal: su matrimonio con el príncipe Ali Khan entró en crisis, y ella declaró a la prensa una frase que se haría célebre: «Todos los hombres que conozco se acuestan con Gilda, pero se levantan conmigo».

La suerte profesional parece ir en racha, y en 1947 rueda junto a su nuevo marido, el director Orson Welles, un filme que fue en su día maldito, pero que resultó de enorme trascendencia: La dama de Shanghai.

La película no tuvo mucho éxito comercial porque Welles le cortó el pelo, la tiñó de rubio platino, le dio un papel de arpía y la mató al final de la película, cosa que no gustó mucho a su público. Sin embargo, forma parte de la mitología del cine por su narrativa, estilística y ritmo, y Rita Hayworth declaró años después que «sabía que estábamos haciendo un clásico mientras la rodábamos».

Gilda, el papel más importante de su carrera, fue también el que marcó el inicio de su declive como estrella de Hollywood, ya que nunca consiguió el mismo éxito como símbolo sexual en ninguna de sus películas posteriores. Sin embargo, fue y es la película que la convirtió en una actriz inolvidable: «Nunca hubo una mujer como Gilda», era el eslogan de la película.

Otros títulos destacados de su filmografía son Los amores de Carmen (1948) y La dama de Trinidad (1952), que no lograron reeditar el éxito de Gilda, pese a repetir pareja protagonista con Glenn Ford (para el escritor y cinéfilo Terenci Moix, Rita fue la mejor 'Carmen' del cine); Salomé (1953), de William Dieterle, recreando la historia bíblica, junto a Stewart Granger y Charles Laughton; La bella del Pacífico (1953), de Curtis Bernhardt, nueva versión de un clásico de William Somerset Maugham ya adaptado para el cine en la década de 1920; Pal Joey (1957), que fue su último musical, rotundo triunfo de la actriz en su madurez física e interpretativa, que incluye un número que ha pasado a la historia del género; Fuego escondido (1957), de Robert Parrish, junto a Robert Mitchum y Jack Lemmon; y Mesas separadas (1958), de Delbert Mann, junto a Burt Lancaster, Deborah Kerr, Wendy Hiller y David Niven.

Rita nunca fue nominada a los premios Oscar, pero asistió a la 36ª ceremonia de dichos premios, para entregar el premio a la mejor dirección en 1964, antes de que en esa década empezara a tener problemas de memoria.

Durante la década de 1960 y principios de la de 1970 trabajó en producciones modestas, de serie B, y en algunas coproducciones europeas, mostrando su declive físico e intelectual, ya que comenzaba a mostrar síntomas de la Enfermedad de Alzheimer, que le impedía memorizar bien los guiones.

En este ínterin se retiró a Argentina unos años, más específicamente a la ciudad de Puerto Madryn, la cual le había sido recomendada por el aire marítimo y el clima patagónico. Éste se consideraba en aquellas épocas beneficioso para detener el avance de la enfermedad mental que la acosaba.

De esta última etapa destacan tres títulos: El fabuloso mundo del circo (1964) de Henry Hathaway, junto a John Wayne y Claudia Cardinale; El aventurero (1967), de Terence Young, junto a Anthony Quinn; y La ira de Dios (1972), de Ralph Nelson), que fue su última interpretación en la gran pantalla.

Rita Hayworth cayó en un semicoma en febrero de 1987. Murió unos meses más tarde, el 14 de mayo de 1987, a los 68 años de edad a causa de la enfermedad de Alzheimer en su apartamento de Manhattan. Un servicio fúnebre para Hayworth se llevó a cabo el 19 de mayo de 1987, en la Iglesia del Buen Pastor, en Beverly Hills. Los portadores del féretro incluidos los actores Ricardo Montalbán, Glenn Ford, Don Ameche y coreógrafo Hermes Pan. Fue enterrada en el cementerio de Santa Cruz, Culver City.

 * Se casó cinco veces: con Edward Judson, con Orson Welles (con quien tuvo a su hija Rebecca), con el príncipe Ali Khan (con quien tuvo a su hija Yasmín Aga Khan), con el también actor Dick Haymes y con el director James Hill.
    * Para trabajar en el cine tuvo que someterse a dietas, y mediante electrodepilación se le amplió la frente y se acentuó el pico del pelo.
    * A los cincuenta años empezó a enfermar de alzheimer. Algo que, al no estar diagnosticado por aquel entonces, se confundió con el alcoholismo. Falleció a los 68 años (1987), víctima de esta enfermedad que se le tardó veinte años en diagnosticar. Está enterrada en el Cementerio de Holy Cross (California).
    * Está considerada una de las estrellas indiscutibles del cine. Una mujer de mucha belleza e instinto para la interpretación, con una personalidad y una profundidad que trascendió su trabajo y que, como afirmó el director George Cukor, consiguió que sus fans se interesasen por la persona más que por sus personajes.
    * Tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Exactamente en el 1645 de Vine Street.

  (Fuente: Wikipedia)






GILDA (1946) es una película dirigida por Charles Vidor y protagonizada por Rita Hayworth y Glenn Ford.

Curiosidades:

La banda sonora contiene canciones como Amado mio o Put the Blame on Mame, que Rita Hayworth (Gilda) escenifica en playback y cuya voz real corresponde a Anita Ellis.
Al interpretar la segunda de dichas canciones, el personaje de Gilda se quita sensualmente un guante; esta escena causó sensación en su momento y motivó que el filme fuese prohibido en varios países, entre ellos España. En la película, tras dicho striptease se produce otro momento que se hizo igualmente célebre: el personaje de Glenn Ford abofetea a Gilda, si bien previamente ella le había golpeado a él.


Carta de Joseph Proudhon a karl Marx




" Busquemos juntos, si usted quiere, las leyes de la sociedad, el modo por el que esas leyes se realizan, el progreso por el que llegamos a descubrirlas. Pero, ¡por Dios!, después de haber demolido todos los dogmatismos a priori no soñemos, por nuestra parte, con adoctrinar al pueblo; no caigamos en la contradicción de su compatriota Martín Lutero, quien, desp
ués de haber derribado la teología católica, se puso enseguida, con grandes refuerzos de excomuniones y anatemas, a fundar una teología protestante. Desde hace tres siglos Alemania no se ocupa de otra cosa que de destruir la revocadura hecha por Lutero; no vayamos a preparar nuevas tareas para el género humano con otras capas de yeso. Aplaudo de todo corazón su idea de esclarecer todas las opiniones, hagamos una polémica buena y leal, demos al mundo el ejemplo de una tolerancia sabia y previsora pero, precisamente porque nosotros estamos a la cabeza del movimiento, no nos hagamos jefes de una nueva intolerancia, no nos la demos de apóstoles de una nueva religión, aunque ésta sea la religión de la lógica, la religión de la razón. Acojamos y alentemos todas las protestas; demostremos todas las exclusiones, todos los misticismos; nunca consideremos una cuestión como agotada y, cuando hayamos gastado hasta el último argumento, volvamos a comenzar, si es necesario, con la elocuencia y la ironía. "

Imagen: Retrato de Proudhon, por Gustave Courbet

Citas sobre el amor II

Escultura de Anteros (hermano de Eros) en Piccadilly Circus (Londres) - Albert Gilbert


Citas sobre el amor II:

"Amar sin ser amado, es como encender un cigarrillo con una cerilla ya apagada." George Sand (1804-1876) Escritora francesa.

"Se aprende a hablar, hablando. A estudiar, estudiando. A trabajar, trabajando. De igual forma se aprende a amar, amando." San Francisco de Sales (1567-1622) Obispo y Doctor de la Iglesia.

"Ama un solo día y el mundo habrá cambiado." Robert Browning (1812-1889) Poeta inglés.

"Hay que amar lo que es digno de ser amado y odiar lo que es odioso, mas hace falta buen criterio para distinguir entre lo uno y lo otro." Robert Lee Frost (1874-1963) Poeta estadounidense.

"Nunca se tiene la libertad de amar o de dejar de amar." François de la Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.

"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar." Charles Baudelaire (1821-1867) Escritor, poeta y crítico francés.

"Hay una teoria que dice que los hombres aman con los ojos, y que las mujeres aman con los oidos." Zsa Zsa Gabor (1917-?) Actriz de origen húngaro

"Cuanto más amamos a alguien menos conviene halagarle." Molière (1622-1673) Comediografo francés.

"El más poderoso hechizo para ser amado es amar." Baltasar Gracián (1601-1658) Escritor español.

"Aprueba a los buenos, tolera a los malos y ámalos a todos." San Agustín (354-430) Obispo y filósofo.

"Amar: cambiar de casa el alma." Constancio C. Vigil (1876-1954) Escritor y periodista uruguayo.

"Con las personas que no puedes amar, muéstrate siempre amablemente evasivo." Eugene O'Neill (1888-1953) Dramaturgo estadounidense.

"El benefactor llama a la puerta, pero el que ama la encuentra abierta." Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.

"El arte de amar se reduce a decir exactamente lo que el grado de embriaguez del momento requiera." Stendhal (1783-1842) Escritor francés.

"Amar es vivir en aquellos que se ama." Eliphas Lévi (1810-1875) Mago y escritor ocultista francés.

"El hombre tiene dos caras: no puede amar sin amarse." Albert Camus (1913-1960) Escritor francés.

"La buena vida consiste en amar y hacerse amar suficiente." Doménico Cieri Estrada (1954-?) Escritor mexicano.

"¡Qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama!" Juan Ramón Jiménez (1881-1958) Escritor español.

"Amar y ser amado es sentir el sol por ambos lados." David Viscott (1938-1996) Psiquiatra y escritor estadounidense.

"Se puede amar sin sufrir cuando se ama sin enrojecer." Louis Charles Alfred de Musset (1810-1857) Poeta francés.

"Agradar cuando se recaudan impuestos y ser sabio cuando se ama son virtudes que no han sido concedidas a los hombres." Edmund Burke (1729-1797) Político y escritor irlandés.

"Amad. Es el único bien que hay en la vida." George Sand (1804-1876) Escritora francesa.

"Cuanto más se ama más se sufre." Henry F. Amiel (1821-1881) Escritor suizo.

"Decir que en la vida no se puede amar más que una sola vez es pronunciar una de las tantas y de las mayores necedades, de las cuales se hace cada día culpable al amor." Paolo Mantegazza (1831-1910) Antropólogo italiano.

"Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado." Jean Paul Sartre (1905-1980) Filósofo y escritor francés.

"Yo amo a los hombres no porque son hombres, sino porque no son mujeres." Cristina II (1626-1689) Reina de Suecia.

"Ama a una nube, ama a una mujer, pero ama." Théophile Gautier (1811-1872) Poeta, crítico y novelista francés.

"Hermanos, no temáis al pecado de los hombres; amad al hombre aún en su pecado, pues un tal amor aseméjase a Dios." Fiodor Dostoievski (1821-1881) Novelista ruso.

"Es mejor haber amado y haber perdido que jamás haber perdido." Samuel Butler (novelista) (1835-1902) Novelista inglés.

"Yo voy a ti como va
sorbido al mar ese río."
Ramón de Campoamor (1817-1901) Poeta español.

"No amar por temor a sufrir es como no vivir por temor a morir." Ernesto Mallo (1948-?) Escritor, dramaturgo y periodista argentino.

"Ama si quieres influir." Doménico Cieri Estrada (1954-?) Escritor mexicano.

"El hombre se define como ser que evalúa, como ser que ama por excelencia." Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo alemán.

"¿Puede ser por ventura amado el que a nadie ama?" Demócrito de Abdera (460 AC-370 AC) Filósofo griego.

"Es necesario asemejarse un poco para comprenderse; pero hay que ser un poco diferentes para amarse." Paul Géraldy (1885-1983) Poeta y dramaturgo francés.

"Amo; por lo tanto creo." George Sand (1804-1876) Escritora francesa.

"La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso." Milan Kundera (1929-?) Novelista y ensayista checo.

"No ames lo que eres, sino lo que puedes llegar a ser." Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) Escritor español.

Primera entrega aqui: http://unapizcadecmha.blogspot.com.es/2012/10/citas-sobre-el-amor-1.html

 La foto que encabeza esta colección de citas es el Eros de Piccadilly Circus (Londres). Popularmente se cree que la estatua representa a Eros, pero el propósito original era representar la imagen de su hermano gemelo, Anteros. El escultor Albert Gilbert definió a Anteros como el 'amor reflexivo y maduro, por oposición a Eros o Cupido, el tirano frívolo'. El modelo para la escultura fue el ayudante de estudio de Gilbert, un italiano de 16 años, Angelo Colarossi (nacido en 1875). Al inaugurarse hubo muchas protestas y algunas de las objeciones se atenuaron rebautizando la estatua como el Ángel de la Caridad Cristiana, que era la aproximación más cercana que se pudo inventar en un contexto cristiano para definir el papel de Anteros en el Panteón griego. Pero este nombre nunca llegó a ser ampliamente conocido, y el nombre original regresó, erróneamente acortado a Eros, con el significado del Dios del Amor Sensual.