Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 30 de diciembre de 2012

"El emigrante" de Juanito Valderrama: La primera canción protesta española

 
 


Acabo de ver la película "El emigrante" en la que se puede disfrutar de la esplendorosa voz de Juanito Valderrama y abierta la curiosidad, me puse a buscar información sobre la canción, un tema del que el propio Valderrama contaba:

“Con ‘El emigrante’ yo fui el primer cantautor que hubo en España. El primero que llegó al gran público con una letra que había escrito yo mismo y donde se recogían los sentimientos, las alegrías y las penas de todo un pueblo. Cómo será la fama de ‘El emigrante’, que de esa canción hasta Franco me pidió un bis.”

La canción empieza a tomar forma en 1948, cuando el cantante, durante una gira por España en la que iba acompañado por el gran Niño Ricardo, encontró inspiración en unas notas improvisadas por el músico. Al respecto cuenta Manuel Roman:

“Un día, el guitarrista Niño Ricardo, uno de los más grandes en su género, improvisó unas notas que alimentaron la inspiración de Juanito, hasta el punto de que, ‘por lo bajinis’, le susurró que no las olvidara, con las que minutos después, ya en el camarín, compuso unas estrofas, aquellas que luego rezarían así: ‘Adiós, mi España querida, dentro de mi alma, te llevo metía…’

Eran años en los que los vencidos de la guerra Civil habían de abandonar España para buscar fortuna lejos de una tierra que les cerraba todas las puertas y en la que no pocos eran perseguidos. Ya en 1949, Juanito Valderrama iba a viajar a América, lugar al que se habían exiliado muchos españoles, especialmente a México, y con la base de las notas de Niño Ricardo y con el pensamiento puesto en los que marcharon, logró terminar la letra sobre una factura de hotel cuando estaba camino de Larache en una gira por Tanger.

Durante la guerra Civil, Valderrama se alineó con la República y se alistó en un batallón de la CNT, donde junto con otros artistas en situación similar actúa para combatientes y heridos de guerra. Lo que refuerza la idea de que más que a los emigrantes, que sería un fenómeno que no llegaría hasta años más tarde, la canción iba dirigida a los exiliados políticos, debiendo ser considerada con una verdadera "canción protesta". Al respecto diría Manuel Francisco Reina:

“Hombre de filias republicanas, en cuyo bando estuvo alistado durante la guerra, escribió esta canción que, sin duda, se convirtió en himno de todos los exiliados republicanos por todos los márgenes de la España de Franco y dentro del miedo y el silencio de sus fronteras.”

Asi, Juanito Valderrama es para no pocos, uno de los primeros cantautores españoles (muy admirado por Serrat, que lo considera fuente de inspiración), y logra además de interpretar, componer un repertorio propio, en el que introduce matices críticos con el entorno que le toca vivir.

Curiosamente era una de las canciones favoritas de Franco y al respecto decía el propio Valderrama:

“A Franco le encantaba ‘El emigrante’. Decía que era muy patriótica. No debía darse cuenta de que esa canción iba en contra de su política, pues su argumento no era otro que el de tantos exiliados españoles que vivían fuera de España en la posguerra. Durante años, cada 18 de julio me enviaban desde el palacio de El Pardo una invitación para acudir a otro palacio, el de La Granja, al aniversario del comienzo del Alzamiento Nacional, por cuyo motivo se celebraba una gran fiesta en sus jardines con asistencias de todo el Cuerpo Diplomático y grandes personalidades del Régimen. A aquella recepción íbamos muchos artistas de la canción española. Y yo tenía que cantar siempre ‘El emigrante’, pues sabía que a Franco le gustaba, incluso tuve una vez que hacer un bis.”

De ese famoso bis contaba Carmen Sevilla, que había ocurrido cuando tanto ella como Valderrama habían sido invitados a cantar en una fiesta organizada por un señor acaudalado y a la que asistía Franco. Cuando llegó el momento de cantar y en presencia de tanto uniforme, Juanito Valderrama sudaba de puro miedo, cuando el maestro Quiroga le dijo que la canción que deseaban oír era "El emigrante". Cuando terminó la canción, se hizo un silencio que duró unos segundos, tras los cuales, inesperadamente y en contra de su costumbre, Franco le pidió que la volviese a cantar, pues la consideraba una canción patriótica muy de su gusto. Solo después de mucho tiempo Valderrama contaría a Carmen Sevilla la razón de sus sudores aquella noche, que no era otra que la verdadera naturaleza del contenido de la canción, y el "escogido publico" ante el que había de cantarla.

Una canción que vuelve a estar de actualidad y que aunque ya se ha escuchado muchas veces, puede que hoy os suene distinta
 


1 comentario: