Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

sábado, 17 de noviembre de 2012

Un museo dedicado a Satán: Kaunas (Lituania)


    Hitler y Stalin como Demonios

A todo el mundo le gusta encontrarse (de vez en cuando) cara a cara con su parte más perversa, con aquella que solemos esconder. Y qué mejor manera que poder analizarla desde fuera, como meros espectadores objetivos, sin ningún tipo de compromiso moral. En el museo del diablo, en Kaunas, Lituania, se hallan hasta 3.000 representaciones diferentes del mismo.

Hay muchos museos en Kaunas: de cerámica, militares (muy interesantes, por cierto), los típicos de pinturas, de deportes… Pero hay uno que llama la atención muy especialmente.

Es el museo del diablo, que recopila representaciones de este en todas sus formas y tamaños y de todas las partes del mundo, ya sean pinturas, tallas de madera, máscaras o esculturas. Es la colección particular de un excéntrico artista de nombre Antanas Zmuidzinavicius. Los visitantes aseguran que son particularmente curiosos el Hitler y el Stalin “diablos” (En primera imagen)

En la muestra también se recogen algunas exposiciones fotográficas de lugares donde se celebran cultos o fiestas al diablo, también en Lituania. Una de las historias más interesantes es la contenida en “la botella del diablo”: supuestamente tiene doble fondo y permitía al poseedor mantenerse sobrio durante una fiesta y hacer lo que quisiera. También encontramos, inevitablemente, algunos clichés ya desfasados de base sexista y xenófoba.



Algunas lenguas cuentan que, antes de que el cristianismo se extendiera por el país, en Lituania se creía que el diablo era una de las tres deidades en el cielo (Dios, el Trueno y el Diablo). Este era el encargado de la flora y la fauna, de mantener el orden y el ciclo natural de las cosas (también de la muerte). Lo cierto es que, a día de hoy, no importa en qué se crea: dentro del museo no existen las religiones, ya que el anti-Dios es un concepto universal.

Fuente: escaners.info, Alberto Peral, labrujulaverde.com,

No hay comentarios:

Publicar un comentario