Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 19 de noviembre de 2012

Antonio Vivaldi.- In furore iustissimae irae, RV 626




El motete de Vivaldi In furore iustissimae irae, RV 626 es una pieza que demuestra el valor y el talento del Vivaldi operista, del Vivaldi conocedor de las voces y sus potenciales para mostrar los más inusuales recursos expresivos de los cantantes.

En la época de Vivaldi, el motete para solista se hallaba ya perfectamente delineado en cuanto a su contenido y forma: dos arias unidad por un recitativo, con un jubiloso aleluya como brillante final. Dentro de la obra litúrgica del compositor barroco encontramos un gran número de estas composiciones. Pero, a juicios de muchos, ninguna tan brillante como el RV 626. Su partitura está dando vida en la que probablemente sea la gesta musical de principios de siglo, datada  en la década de los años 20 del siglo XVIII.

El aria 1 evoca, como el nombre del motete indica, la cólera, el furor divino. Las crónicas de la época recuerdan a Vivaldi como un “furioso” virtuoso del violín. Nunca nadie como él reflejó la cólera y la ira de esa forma tan intensa y energética. Para mí la escucha de este motete es como una especie de recarga de pilas. El que diga que el barroco es aburrido, que escuche este motete. Creo que pocas cosas hay que puedan ser tan brillantes en apenas 15 minutos de duración. Siguiendo con la descripción del aria 1, sus principales características son, junto con lo agitado del tempo, la tonalidad menor, la necesidad de una solista capaz de endiabladas agilidades vocales, y la repetición de notas y escalas, sobre todo en el ritornello.

Tras un breve recitativo nos vamos al aria 2 “la lenta”. El tempo indicado, “dulcissimo Adagio”, nos muestra la finalidad del pasaje: expresar el arrepentimiento del pecador, abandonado a las lágrimas y a la penitencia. Atentos a la palabra langescit, sobre la que recae el peso del aria.

Y por último, un Aleluya magnífico, de una escritura brillantísima, y muy compleja. La guinda del pastel  . Desprovisto de introducción orquestal, es la voz la que empieza a dibujar el motivo principal del aria 1, a una mayor velocidad y con abundantes notas stacatto que confieren a la pieza una gran ligereza y velocidad.


Imagen: Tintoretto.- Tarquino y Lucrecia


Vivaldi - Motet in C minor "in furore iustissimae irae" for soprano, strings, and basso continuo RV626

1. Primera aria



2. Recitativo: "Miserationum Pater piissime"





Performed by Ensemble Caprice
Featuring Monika Mauch, soprano
Directed by Matthias Maute


Aria 3

Alleluia








1 comentario: