Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 7 de octubre de 2012

Sophia Loren: La belleza napolitana



Sophia fijó un estándar de belleza contrario a los criterios aplicados a las demás estrellas de la época. En Italia incluso se creó una expresión para describir a la Loren y a sus iguales, esa legión italiana de actrices exuberantes, que terminaron por constituir la personificación femenina de posguerra, definida por la presencia de un cuerpo con una calidad de estrella propia: "maggiorate fisiche", o lo que es lo mismo, "muy dotadas físicamente". Entre ellas estarían las conocidas: Gina Lollobrigida, Silvana Mangano, Claudia Cardinale o la Pampanini. Loren, modesta respecto a su glorioso físico, solía decir: "Todo lo que usted ve se lo debo a los espaguetis".
 
Desde sus miserables orígenes en Pozzuoli, cerca de Nápoles, a los que se refiere a menudo, paso a tener una reputación internacional gracias a un contrato por cinco películas con la Paramount y un Oscar a la Mejor Actriz por "Dos Mujeres" que lo cambiaron todo, logrando hacer olvidar su físico como único reclamo, gracias a sus demostradas dotes como actriz dramática y de comedia, gracias a su intuitivo ingenio actoral. En cualquier caso sus mejores películas son sin duda las rodadas en italiano, como "La ladrona, su padre y el taxista", "El oro de Napoles", "Ayer, hoy y mañana", Matrimonio a la italiana...... En los años 60, una votación nacional revelo además que la Loren era el símbolo italiano más importante e incluso se pensó en levantar una gigantesca estatua en su honor en Nápoles. En 1999, el American Film Institute la nombró una de las intérpretes más importantes de todos los tiempos y una de las últimas leyendas supervivientes del cine clásico de Hollywood. Su belleza se mantiene aun hoy día, y a sus 72 años apareció en el afamado calendario Pirelli de 2007.

Su nombre real es Sofia Villani Scicolone  y es hija de la maestra de piano Romilda Villani y el ingeniero Riccardo Scicolone. Nació en 1934 en la Clínica Reina Margarita de Roma, pero creció en Pozzuoli (cerca de Nápoles) durante la Segunda Guerra Mundial, con su madre y su hermana Anna María. Se cuenta que Sophia y su familia tuvieron que trasladarse a Nápoles para instalarse en casa de su abuela y poder subsistir, pues su padre se desentendió de ellas. Montaron una taberna, frecuentada por militares norteamericanos, donde la madre tocaba el piano. De su padre tuvo dos hermanos varones más, Giuliano y Giuseppe.

Loren comenzó su carrera en actuación a comienzos de la década de 1950, con pequeños papeles en películas italianas. En esos tiempos, actuó como extra junto con su madre en la película "Quo Vadis", que fue filmada en Roma.

Trabajó también como modelo en fotonovelas semanales (fotoromanzi), acreditada como Sofia Villani o Sofia Lazzaro. Participó en varios concursos de belleza, en los cuales ganó varios premios y conoció a su futuro marido, Carlo Ponti, productor de películas, con quien se casó el 17 de septiembre de 1957. Juntos tienen dos hijos, Carlo Ponti Jr. y Edoardo Ponti. El matrimonio fue anulado temporalmente para evitar una demanda legal contra Ponti, acusado de bigamia, y se casaron nuevamente en 1966.

Su carrera comenzó a despegar cuando conoció, en 1954, a Vittorio De Sica y Marcello Mastroianni. Fue incluida en el grupo de bellezas italianas que aunaban picardía y emociones en las películas más amables del neorrealismo italiano. En cierta manera, Sofía era el reverso de Anna Magnani, considerada menos bella y más emocional.

Para la segunda mitad de la década de 1950, Sophia era ya popular en Hollywood, al protagonizar películas junto con Frank Sinatra y Cary Grant. Fue en estos años epoca en la que firmó el ya referido contrato por cinco películas con los Estudios Paramount. Entre sus trabajos de esta época están "Deseo bajo los olmos" (Desire Under the Elms, con Anthony Perkins), "Orgullo y pasión" (con Cary Grant y Frank Sinatra), "Houseboat" (nuevamente con Cary Grant) y "Heller in Pink Tights" (El pistolero de Cheyenne) bajo la dirección de George Cukor, en 1960.

Sophia Loren se ganó el respeto de la audiencia por su participación en dramas y comedias, especialmente en proyectos italianos, donde era más libre para expresarse. En 1960, su actuación en "La ciociara" (Dos mujeres), película dirigida por Vittorio de Sica, según un relato de Alberto Moravia, dio un giro a su carrera. En ella encarna a una madre, violada junto con su hija, durante la Campaña de Italia (1943-45). Ganó 22 premios de interpretación, entre ellos los más prestigiosos: los de mejor actriz en los festivales de Cannes, Berlín y Venecia, así como el premio Óscar. Fue la primera persona que lo ganaba con una actuación en un idioma que no fuera el inglés.

Ha sido admirada durante décadas por su imagen de exuberante belleza, que ha mantenido en gran medida hasta edad madura; sin embargo, es también reconocida por su inteligencia y agudeza.
A partir de la década de 1960, frecuentó los papeles de personajes históricos y películas rodadas en co-producción, como El Cid de Anthony Mann (donde encarnó a Doña Jimena), "La caída del imperio romano", "La condesa de Hong Kong" (con Marlon Brando, dirigida por Charles Chaplin), la adaptación del musical "El hombre de La Mancha" (con Peter O'Toole) y "El puente de Cassandra". También hay que citar la película de intriga "Arabesque" (con Gregory Peck), "Lady L" (con Paul Newman) y otros trabajos con Clark Gable, Peter Sellers, John Wayne, William Holden, George Sanders...

De todas formas, la aportación más valiosa de Sophia Loren radica en las películas rodadas en su lengua natal, como "Matrimonio a la italiana" (1964) de Vittorio de Sica o "Una giornata particolare" (1977) de Ettore Scola, ambas rodadas junto a Marcello Mastroianni.

Posteriormente, espació sus apariciones en el cine para volcarse en el cuidado de sus hijos. Se cuenta que rechazó papeles importantes en dos series de televisión que serían míticas en la década de 1980: Falcon Crest y Dynasty.

En 1980, Sophia Loren tuvo el raro privilegio de actuar como ella misma y como su madre, en el filme biográfico para televisión. La película estaba basada en su libro autobiográfico titulado "Sophia": su propia historia. Su nombre apareció en las portadas de todo el mundo en 1982 por razones no artísticas, pues recibió una sentencia de cárcel de 18 días, por evasión fiscal.

En 1991, recibió un premio Óscar Honorífico por su contribución a la industria cinematográfica. Tres años más tarde, regresó a la gran pantalla para participar en la película "Prêt-à-Porter", de Robert Altman, donde compartió escena con Marcello Mastroianni, Julia Roberts, Tim Robbins, Kim Basinger, Lauren Bacall y Tracy Ullman. Su actuación la hizo acreedora de una nueva nominación al premio Globo de Oro en la categoría de "mejor actriz de reparto".

Su siguiente trabajo en el cine tuvo lugar en la comedia de 1995, Discordias a la carta, en la cual trabajó junto a Ann-Margret, Walter Matthau y Jack Lemmon. Esta película alcanzó un considerable éxito de taquilla. En ese mismo año, la actriz recibió un nuevo galardón en reconocimiento a su trayectoria preofesional, el premio Cecil B. DeMille. Posteriormente apareció en producciones italianas como Francesca e Nunziata (2001) y Peperoni ripieni e pesci in faccia (2004).

En 2009 volvió a aparecer en una producción estadounidense, la película "Nine", adaptación cinematográfica del musical homónimo de Broadway, bajo la dirección de Rob Marshall. Allí trabajó junto a Daniel Day-Lewis, Penelope Cruz, Fergie, Kate Hudson, Marion Cotillard y Nicole Kidman. El elenco protagonista del filme fue nominado al Premio del Sindicato de Actores como "mejor reparto", si bien Nine no alcanzó el éxito comercial y crítico esperado.

Cineclásicajazz Pizcadelodemás

Un video con fotos suyas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario