Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 12 de octubre de 2012

Romasanta ¿Un hombre lobo gallego?


Estudio fisiológico de Manuel Banco Romasanta


Según las crónicas, Manuel Blanco Romasanta nació en la aldea de Regueiro el 18 de noviembre de 1809, una de las zonas más humildes de la provincia de Ourense. De su historia, poco se sabe a ciencia cierta. Algunos dicen que en el primer registro apareció como Manuela, ya que pensaron que se trataba de una niña. Quizá parte de esa primera "definición" le acompañó durante toda su vida, pues era un hombre de baja estatura, de tez clara y con rasgos afeminados. Eso dice la leyenda. Los retratos de la época vienen a decirnos que era un hombre bastante normal...al menos, en lo que a su físico se refiere. En el campo de la inteligencia, hablamos en otros términos. Romasanta era consideradao un hombre culto e inteligente, pues sabía leer y escribir, algo poco habitual en la época.

Según parece, estuvo casado, aunque no tuvo hijos, y llevo una vida que pasó totalmente desapercibida hasta la muerte de su esposa. En aquel momento, dejó la profesión de sastre para dedicarse a la venta ambulante. Con su nuevo modus vivendi llegaron pronto las primeras sospechas. La fama de asesino le llegó pronto: fue acusado, no se sabe bien si con motivos o no, de la muerte del alguacil de Ponferrada. En aquella época, a pesar de viajar como vendedor ambulante, Romasanta se instala en la zona de Rebordechao, donde además compagina la venta con otras tareas (según los expertos, propias de mujeres) como cordelero, cedacero, segador y otros oficios como hiladora o tejedora. Su llegada a la zona coincide con un rosario de brutales asesinatos en los bosques de Redondella y Argostios. La leyenda sobre que sus ungüentos están hechos con grasa humana comienza a extenderse por la zona.

Tras huir durante años por los bosques y de vivir junto al ganado escondido, Romasanta es reconocido por unos segadores, y es encarcelado en 1852 en la localidad de Allariz. Con su captura comienza uno de los juicios más curiosos de la historia, la causa Nº 1778: ?Causa contra el Hombre Lobo. Y es que, para sorpresa de todos, el acusado lejos de negar sus crímenes alegó que se convertía en hombre lobo y que perdía totalmente el conocimiento. El hombre que se transforma en lobo, el hombre que se transforma en bestia. Así mismo describe él su proceso de transformación:


"La primera vez que me transforme ?afirmó Romasanta como se puede leer en legajo del sumario donde quedó escrita de la declaración del gallego? fue en la montaña de Couso. Me encontré con dos lobos grandes con aspecto feroz. De pronto, me caí al suelo, comencé a sentir convulsiones, me revolqué tres veces sin control y a los pocos segundos yo mismo era un lobo. Estuve cinco días merodeando con los otros dos, hasta que volví a recuperar mi cuerpo. El que usted ve ahora, señor juez. Los otros dos lobos venían conmigo, que yo creía que también eran lobos, se cambiaron a forma humana. Eran dos valencianos. Uno se llamaba Antonio y el otro don Genaro. Y también sufrían una maldición como la mía. Durante mucho tiempo salí como lobo con Antonio y don Genaro. Atacamos y nos comimos a varias personas porque teníamos hambre?".

Más tarde alegaría que lo que sufría no era una maldición sino una enfermedad. Los jueces no creyeron su historia y fue condenado a morir en el garrote vil en 1953.

Sin embargo, poco después, un hipnólogo francés aseguró que lo que relataba Romasanta tenía sentido y que su licantropía era un hecho que, al menos, debía contrastarse. envió una carta al Ministro de Gracia y Justicia en la que expresaba sus dudas acerca de si Romasanta padecía o no licantropía. Aseguraba haber curado a otros pacientes con la hipnosis y pedía que, antes de ejecutarlo, le dejaran hipnotizarlo. También solicitó la intervención de la reina Isabel II, que a su vez pidió al Tribunal Supremo que revisase el caso. Tiempo después, Isabel II firmó una orden para liberar a Romasanta de la pena capital, reduciéndose ésta a la perpetua.

Quizá la leyenda sobre Romasanta comience en este punto: ¿porqué su condena le fue conmutada? ¿dónde murio y en qué condiciones? ¿Fue objeto de algún tipo de investigación para estudiar la licantropía? Hoy en día, la "maldición"de Romasanta podría ser definida como esquizofrenia, síndrome orgánico cerebral con psicosis, reacción depresiva psicótica, neurosis histérica de tipo disociativo, psicosis maniaco-depresiva o epilepsia psicomotora. O quizá fuera, simplemente, un monstruo que generó leyendas como la del Sacamantecas o el Hombre del saco.


(Tomado de  Yamelosé.com)


No hay comentarios:

Publicar un comentario