Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

domingo, 28 de octubre de 2012

Anthony Mann y James Stewart y el western

Anthony Mann y James Stewart sentados durante el descanso de alguno de sus western
 
"El western es el género más popular, y otorga más libertad que los otros para poner en escena todo tipo de pasiones y acciones violentas. Creo que es también el género que envejece de forma menos rápida, porque resulta esencialmente primitivo. No tiene ninguna regla y todo es posible. De él, sobre todo, surge la leyenda, y es la leyenda lo que ofrece un cine mejor, lo que excita la imaginación”.

“El western goza de tanto éxito porque en él un hombre dice: voy a hacer algo, y lo hace. Todos queremos ser héroes. Esto es el drama. Esto es de lo que trata el cine”.

Con estas frases definía el género Western, el director Anthony Mann, sin duda uno los grandes directores de la historia del cine y al que se debe un buen puñado de obras maestras de este género. En la foto lo podemos ver sentado junto al actor James Stewart, con el que tantos exitos compartió. Este director, nacido en 1906, se llamaba en realidad Emil Anton Bundsman y tras una etapa inicial como actor, se adentró en el mundo de la dirección, y si bien es cierto que no le fue mal con el cine negro durante los años cuarenta con películas como "Desesperado", "La brigada suicida", "El reinado del Terror" o "Border Incident" y que durante los 60, poco antes de morir, logró dos exitazos tremendos dentro del cine épico con "El Cid" o "La caída del imperio Romano", fue sin duda el género del western el que más alegrías le reportó.

Su primer western fue "La puerta del diablo" (1950) donde ya abordaría temas tan constantes en su carrera como la denuncia del racismo o la intolerancia y en el que ya se ofrece una visión totalmente distinta y humanizada del pueblo indio. Tras esta película el actor James Stewart le pidió que dirigiese la fenomenal "Winchester 73" y con este trabajo empezaría una colaboración fantástica que uniría a director y actor en otros siete films, entre los que se cuentan otras cumbres de este tipo de cine como "Horizontes Lejanos" (1952), Colorado Jim (1953), Tierras lejanas (1953) y la fantástica "El hombre de Laramie" (1955). Con estas películas descubrimos a un sorprendente James Stewart, que quien iba a pensarlo, brilló como un singular y taciturno héroe del oeste.

Anthony Mann y Gary Cooper en "El hombre del Oeste"

Curiosamente el director no rodó su mejor western con Stewart, su actor fetiche, sino con Gary Cooper con el que firmó "El hombre del Oeste", posiblemente su obra maestra y James Stewart no rodaría su mejor western con Mann, sino con Ford, el clásico "El hombre que mató a Liberty Valance". Dado el espectacular resultado de sus mutuas infidelidades artisticas no creo que se lo tuvieran en cuenta. Además rodaron juntos otros tres títulos: 'Bahía negra', la muy recordada 'Música y lágrimas' sobre la vida de Glenn Miller y la bélica 'Strategic Air Command', género al que también contribuyo con películas como "La colina de los diablos de acero" (1957) o el que fue su último trabajo completo "Los heroes de Telemark"
 
Durante el rodaje del drama sobre un aspirante a tenor "Dos pasiones y un amor "(1956), conoció a nuestra "Saritísima" que trabajaba en este film como secundaria. Por aquella epoca Sara Montiel, un verdadero bellezón era un valor en alza en Hollywood y Mann se enamoró de ella. No tardaría en abandonar a su primera esposa, Mildred, con la que tenía una hija, y se acabaría casando con Sara Montiel, pero a su manera y asi se unió a la actriz española "en articulo mortis", porque el realizador había sufrido un infarto, y los médicos temían por su vida. Pero sobrevivió... y estuvieron casados durante 6 años. En 1967 otro infarto acabó con la vida del director.
 
Anthony Mann y Charlton Heston en "El Cid"

El gran André Bazin dijo de él:
"Dadle a Mann un paisaje, una montaña y un itinerario. Y ya tendremos una obra maestra".




No hay comentarios:

Publicar un comentario